15 Características de una mujer virtuosa según la biblia

Las características de una mujer virtuosa tienen que ver con las bendiciones que recibe de Dios por cumplir con los principios de Dios y hacer la voluntad de Dios. Así que cuando una sierva del Señor dedica su vida al su servicio pleno, ella se convierte en una bendición para su entorno familiar y laboral porque emana la luz de Cristo.

Te puede interesar leer: Las 15 Mujeres En La Biblia Que Marcaron La Diferencia

Índice De Contenidos

    Características de una mujer virtuosa

    Una mujer virtuosa edifica su casa, es obediente, muestra los frutos del Espíritu Santo y pone en práctica sus habilidades. Dentro de las características más sobresalientes encontramos:

    1.- Es estimada

    Es estimada por todos porque refleja la luz admirable de Cristo, y a diferencia de las mujeres incrédulas tiene como prioridad a Dios, quien es su Señor y su guía en todo momento. Se muestra amable ante su marido y ante los demás y es obediente a la palabra de Dios, tal como se puede apreciar en este pasaje:

    “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas”(Proverbios 31:10)

    En este sentido una mujer virtuosa es estimada, apreciada, excelente, obediente, diligente, prudente. Conoce la palabra y la pone en práctica, dejando de lado sus propios intereses. Es por eso que su estilo de vida es diferente al de la mujer actual, ya que toda su vida le pertenece al Señor. No busca lo suyo, busca la presencia de Dios.

    2.- Es sabia

    La mujer virtuosa es ante todo, sabia pero esta sabiduría proviene del Señor, y por eso puede tomar las decisiones más acertadas en pro de sus beneficios y los del su hogar. Ella sabe que una mala decisión puede acarrear grandes consecuencias, y por eso actúa con prudencia, pidiéndole siempre la dirección a nuestro Padre Celestial.

    Características de una mujer virtuosa
    Características de una mujer virtuosa

    Una mujer sabia, alegra el corazón de Dios y es un regalo tenerla, ya que sus decisiones no son egoístas. Solo recibe las bendiciones que Dios quiere darle y le agradece por todo, por lo bueno y lo malo, ya que ella sabe que Dios tiene el control de todas las cosas y que todo nos edifica y nos ayuda para bien porque somos hijos del Todopoderoso, del Altísimo, de Jehová de los ejércitos.

    3.- Es una mujer valiosa

    El valor de la mujer virtuosa es invaluable, es un valor que no se puede medir ni comprar. No está basado en las posesiones materiales sino que emana de su interior, de un corazón humillado y lleno del amor del señor, que busca bendecir a su familia y a su prójimo con su buen comportamiento y sus palabras edificadoras.

    4.- Es temerosa del Señor

    La mujer que es temerosa del Señor es virtuosa porque sabe que ese es un principio inquebrantable. El temor de Dios implica vivir de acuerdo a su voluntad y estatutos. No pretende causarle una buena impresión a los demás con su belleza física, sino que se diferencia del resto de las mujeres porque su mayor deseo es agradar a Dios.

    5.- Es confiable

    Una mujer virtuosa es digna de confianza, y por eso está apta para dirigir el hogar, ya que le da prioridad a la familia, y busca siempre ser de bendición para su marido: “El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida” (Proverbios 31: 11-12)

    Una mujer virtuosa es alegría para el hogar, el cual es su prioridad, buscando siempre mantener la armonía. Esto contrasta con los objetivos de la mujer actual que descuida su hogar, es rencillosa y le gusta fiestear siempre, en vez de compartir junto con su familia.

    En la actualidad las mujeres se han hecho muy independientes y buscan generar sus propios ingresos. Lo cual es muy positivo. Pero descuidan el hogar, a los hijos, a su esposo, ya que se aferran más al trabajo que a la consolidación de la familia y la unión, dándole más importancia a las cosas del mundo que a las cosas de Dios.

    Por eso se pueden ver tantas familias disfuncionales, llenas de problemas, contiendan, riñas. Esto pasa porque se ha descuidado lo más importante que nos ha dado el Señor, y es la familia. La cual debe ser de gran bendición en nuestra vida: “La mujer virtuosa es corona de su marido; Mas la mala, como carcoma en sus huesos” (Proverbios 12:4)

    Este versículo nos muestra que el esposo de la mujer virtuosa no tiene nada que temer, y puede estar tranquilo y confiado porque sabe perfectamente que su esposa es una hija de Dios que tiene como prioridad hacer su voluntad y cuidar de su familia.

    Es una mujer que siempre buscará hacer lo correcto delante de los ojos de Dios, y busca dar buen testimonio siempre para no avergonzar a su esposo ni a su familia. Esto trae bendiciones que vienen de lo alto porque el Señor recompensa al buen hijo y a su descendencia.

     6.- Trabaja con voluntad

    Como se mencionó anteriormente, en la actualidad la mujer ha tenido que independizarse económicamente y salir a trabajar. Sin embargo debe existir un equilibrio entre mis responsabilidades como madre y esposa, y el trabajo.

    Si la mujer no edifica la casa, el hogar se descompone, ya que Dios le dio a la mujer dones espirituales para mantener a la familia unida, la ungió con sus bendiciones, le dio el espíritu maternal y fraternal para ser ese aliciente que se necesita para consolidar un hogar.

    Si tu prioridad no es tu familia, tu hogar puede verse afectado, ya que la madre representa la base fundamental para edificar, bendecir, armonizar el entorno familiar. Por lo cual la mujer tiene una gran responsabilidad en sus hombros, pero tiene la ayuda del Todopoderoso, quien le da las fuerzas, el ánimo y el espíritu de lucha. Tal como se puede apreciar en la siguiente cita bíblica:

    “Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos. Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos. Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas. Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche” (Proverbios 31: 13-18)

    En este sentido, una mujer virtuosa es trabajadora y esforzada, usa bien su tiempo, se levanta temprano, le sirve a su familia, los atiende con amor. Sabe cuales son sus prioridades y busca siempre la ayuda de Dios porque cumple la voluntad de Dios.

    7.- Sabe administrar su casa

    Una mujer virtuosa sabe cómo administrar su casa, sus provisiones, su tiempo. Tiene la sabiduría de lo alto porque cree fielmente en Dios: “Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará” (Proverbios 24:3)

    En este sentido, la mujer virtuosa tiene muchas cualidades y una de ellas es utilizar muy bien sus recursos sin desperdiciar nada, ni improvisar de forma irresponsable. No deja las cosas incompletas, sino que culmina aquello que empezó porque su objetivo es edificar su casa junto a su Padre Celestial, quien le da las herramientas para poder hacerlo.

    8.-  Protege su salud

    La mujer virtuosa mantiene su cuerpo, mente y espíritu saludable. Ella sabe que su cuerpo es templo y morada del Espíritu Santo, así que no hace nada que pueda perjudicar su salud en general.

    No es imprudente y siempre pide dirección de Dios ante de tomar decisiones apresuradas que puedan traerle preocupaciones, angustias, tristezas que podrían debilitarla espiritualmente. Al respecto la palabra nos exhorta de la siguiente forma:

    “…O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1 Corintios 6:19)

    9.- Su belleza fluye del interior

    En la actualidad la mujer se interesa mucho por su apariencia, por tener posesiones materiales, por vanagloriarse. Pero la mujer sabia y virtuosa tiene otros propósitos en su vida, y es cuidar su belleza interior que es eterna y que refleja la belleza del Señor: “El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate” (Proverbios 15:13)

    10.- Instruye y anima a las más jóvenes

    Nada le vale a una mujer tener conocimientos y experiencia si no las comparte para bendecir a los demás. La mujer virtuosa busca enseñar, instruir y exhortar a las más jóvenes para que sigan su ejemplo y busquen siempre la dirección del Señor y no se desvíen del camino de la verdad.

    Las instruye para que lean la palabra y se nutran con las enseñanzas y evangelios que nos proporcionan sabiduría y discernimiento en estos tiempos finales, donde la humanidad está centrada en las cosas del mundo más que en Dios.

    11.- Es ingeniosa y emprendedora

    Ella tiene la capacidad de manejar a cabalidad sus finanzas, es prudente, precavida y eficiente. En ante todo ingeniosa y siempre le busca soluciones a los problemas que se puedan presentar. No se preocupa, ella se ocupa. Es capaz de emprender, concretar proyectos, crear, ya que activa sus potencialidades porque sabe que Dios está a su lado siempre.

    Una mujer virtuosa cuida y protege las finanzas de su familia, ya que su prioridad es que no les falte nada. Por lo cual gasta lo necesario y busca la dirección de su Padre Celestial que es el dueño del oro y la plata.

    Ella conoce perfectamente la diferencia entre los deseos y necesidades. No solo provee de forma equilibrada, sino que piensa en tener siempre una reserva para el futuro para el momento de la escasez porque se planifica para poder enfrentar las adversidades. La palabra lo evidencia en este pasaje: “La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba” (Proverbios 14:1)

    12.- Da y recibe con gozo

    Una mujer virtuosa se preocupa del necesitado, es bondadosa, sierva, caritativa y solidaria. Actúa con gozo en su corazón ante la necesidad del prójimo: “Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso” (Proverbios 14:20)

    Te invito a leer: 30 Versículos sobre obediencia extraídos de la biblia

    13.- Da buen testimonio de su esposo

    La mujer virtuosa es buena esposa, da buen testimonio de su esposo cuando éste la respeta, la ama, la honra. No lo expone al escarnio público, no lo desacredita, más le da el lugar que se merece como hijo de Dios y padre de familia.

    Ella conoce el valor de su esposo, usa con sabidurías sus palabras para no causarle ningún daño, ora por él constantemente, busca compartir tiempo con él, no le guarda rencor, porque lo ama por sobre todas las cosas.

    Al respecto la palabra nos exhorta de la siguiente manera: “Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido” (Efesios 5:33)

    14.- Usa bien su tiempo

    Ella es una ágil ama de casa, no pierde el tiempo, trabaja en el hogar con diligencia y es ante todo eficiente en las tareas que realiza. Invierte su tiempo en hacer cosas que sean de provecho para ella y para su familia. Busca siempre tiempo para mantenerse en comunión con Dios. Tal como lo demanda la palabra:

    “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16)

    En este sentido, esta cita nos alerta a utilizar bien nuestro tiempo y a trabajar con diligencia porque los tiempos son duros y hay que estar preparados para todo. A fin de que Dios se glorifique en nuestras vidas.

    15.- Sus obras hablan por ella

    La mujer virtuosa da buen testimonio haciendo la voluntad de Dios y siendo diligente en su hogar. Por sus buenas obras sabremos que es una Hija del Altísimo porque pone en alto el nombre de Jesucristo. No pregona lo que hace, porque sus buenas obras la definen como sierva del Señor. Tiene una vida conforme a su voluntad y está ungida por el Espíritu Santo.

    La verdadera santidad es producto de la relación genuina que tengamos con Dios. Y esa comunión se refleja en nuestro diario vivir, ya que nuestro hogar refleja nuestra espiritualidad, nuestro crecimiento, nuestra dedicación y diligencia.

    Si descuidamos la comunión con Dios, estamos descuidando nuestro hogar, ya que por nuestras propias fuerzas nada podemos hacer. Tal como dice la palabra: “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” (Salmo 127:1)

    En este sentido una mujer virtuosa es un regalo de Dios, es una bendición y es muy importante dentro del hogar porque edifica junto con el Señor el núcleo familiar. Además posee muchas cualidades que la hacen única y la distinguen del resto de las otras mujeres incrédulas.

    Así que una mujer virtuosa es un ejemplo a seguir en todo sentido. Grandes mujeres podemos ver en la biblia que poseen estas características, tales como: María, Sara, Raquel, entre otras.

    Puedes leer: 10 Características de un buen cristiano según la Biblia

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano