Cómo ser un líder como Jesús

Para ser un líder como Jesús debemos seguir su ejemplo reflejado en los evangelios de las Sagradas Escrituras, y debemos considerar algunos principios para desarrollar el carácter de Cristo en nosotros. Para ello es importante tener la disposición y entrega al ministerio del liderazgo.

Te invito a leer: Explicación de la parábola de los talentos y qué representa

Índice De Contenidos

    ¿Cómo ser un líder como Jesús?

    En la actualidad el liderazgo ha sido un tema muy abordado en las iglesias, ya que se necesitan líderes que estén comprometidos con la obra del Señor y que tengan un corazón semejante al de Dios, para así formar parte de la transformación de muchas personas que están perdidas sin tener a Dios en sus vidas.

    Pero también se necesitan líderes que tengan los dones espirituales, la fortaleza, autoridad para ejercer su función con disciplina y diligencia, ya que Dios quiere tener una iglesia que esté en orden, donde se respeten las normas.

    En este sentido, el liderazgo empieza en el nacimiento pero no deja de implementarse con la muerte, ya que Dios escoge personas que puedan guiar y por eso sobre ellas recaen privilegios y responsabilidades. El buen líder tiene influencia sobre los demás y logra transmitir el mensaje de Dios de una clara, y lo lleva a la práctica con su testimonio y acciones dentro de la iglesia.

    El liderazgo debe ofrecer oportunidades, modelar el carácter de sus miembros y crear oportunidades a todos por igual. En la biblia podemos apreciar el impacto que tuvo Jesús como líder en el pueblo, donde todos querían escucharlo “Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios.” (Lucas 5:1)

    En este pasaje podemos apreciar que Jesús ejercía mucha influencia en los demás por ser un líder excepcional y por hablar de la verdad de forma serena y segura. A través de sus enseñanzas, transmitía su liderazgo y se hacía entender a través de sus parábolas.

    3 Aspectos para ser un líder como Jesús

    Para ser un buen líder igual que Jesús y tener las características de este maestro, debemos considerar diferentes aspectos:

    1.- Jesús enseña con paciencia

    Este principio de liderazgo se puede apreciar en la biblia, en el libro de Juan capítulo 11 y revela la historia de la “Resurrección de Lázaro”: Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella (Juan 11:4)

    En esta cita bíblica, Jesús deja ver claramente que sabía el propósito de la muerte de Lázaro y por eso se tardó varios días en llegar al lugar para dejar que muriera, ya que de esta forma Dios sería glorificado al resucitarlo, y el mensaje sería proclamado en todo el pueblo.

    Pero sus discípulos no pudieron captar el mensaje rápidamente cuando él les decía que Lázaro dormía, ya que se refería a que estaba muerto, y ellos entendieron que estaba descansando y que se levantaría pronto. Tal como se aprecia en esta cita:

    Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. 12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará. Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto.” (Juan 11:11-14)“

    Los discípulos del maestro, no eran tan inteligentes, ya que eran personas comunes como todos los demás. Por eso ellos no podían comprender una simbología tan sencilla como  que “Lázaro estaba dormido”.

    Sin embargo, Jesús se mostró paciente y les explicó a qué se refería con esa frase, y comprendió la lentitud de ellos para entender el mensaje divino. Un buen líder actúa con paciencia y no pierde la calma. Así que Jesús les explicó claramente:

    ”Lázaro ha muerto, y me alegro de no haber estado allí, porque ahora ustedes tendrán oportunidad de confiar en mí. Vayamos a donde está él” (Juan 11:13-15

    De esta manera que para ser un líder como Jesús se debe practicar la paciencia, hablar de forma entendible para aquellos que de verdad quieren aprender. La paciencia de Jesús se hacía presente cuando cuestionaban todo lo que hacía, ya que había mucha incertidumbre acerca del mensaje que Cristo proclamaba, ya que no comprendían la manera de hablar ni la simbología.

    Sin embargo, él pacientemente les explicaba y empleaba las parábolas para explicar su mensaje divino y el propósito de su presencia en la tierra, tal como la parábola de la moneda perdida:

    ”O supongamos que una mujer tiene diez monedas de plata y pierde una. ¿No enciende una lámpara, barre la casa y busca cuidadosamente hasta encontrarla? Y cuando lo encuentra, llama a sus amigos y vecinos y les dice: Alégrense conmigo; he encontrado mi moneda perdida. De la misma manera, os digo que hay gozo en la presencia de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.” (Lucas 15: 8-10)”

    2.- Jesús siente compasión por todos

    En la biblia podemos encontrar pasajes que nos hablan acerca de la compasión de Jesucristo hacia la humanidad, tal como se presencia en el versículo más corto “Jesús lloró” y a pesar de ser tan corto, conlleva una gran enseñanza.

    Esto nos lleva a preguntarnos el por qué Jesús lloraba en ese momento en particular. Siguiendo la historia de Lázaro mencionada anteriormente, él sintió compasión por el dolor de María y demás parientes de Lázaro. Esto se visualiza en la siguiente cita:

    “María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano. Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. Jesús lloró.” (Juan 11:32-35)

    De esta manera podemos apreciar que Jesús no escondió sus sentimientos y se mostró sincero ante la situación. Así que Jesús padece por nuestro sufrimiento y siente compasión por nuestro dolor en diferentes situaciones adversas de la vida.

    De igual forma, Dios podría estar llorando con nosotros sin percatarnos de eso. Jesús como buen líder muestra su apoyo y ayuda en los momentos difíciles, está en nuestra tristeza y llora con nosotros.

    En este sentido para ser un líder como Jesús, debemos sentir compasión por los demás, sentir empatía y dar fortaleza al que está débil en un momento determinado. Así como Jesús sufría cuando veía tanta necesidad en las personas, de igual forma un buen líder lo hace sin juzgar.

    3.- Jesús ama y sirve

    Una de las características más resaltantes de Jesucristo es la de amar y servir a los demás, ver la necesidad y tender sus manos para darle fortaleza. Y en los diferentes pasajes de la biblia podemos encontrar ejemplos de su infinito amor y servicio por la humanidad, donde las personas que se estaban alrededor de Jesús se expresaban de la siguiente manera: “Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.” (Juan 11:36)

    De esta manera que un líder como Jesús, ama, ya que Jesús es Dios y Dios es amor. Se puede llegar a pensar de manera errónea que Dios no se preocupa por nuestras cosas, pero tan grande es el amor de él hacia nosotros que cuando vino a la tierra, no vino para que le sirvieran, sino que vino a servir y a dar luz en medio de la oscuridad.

    Finalmente la historia de Lázaro revela las características de un buen líder, el cual debe ser paciente, compasivo y amoroso, dispuesto a servir al prójimo y a tender la mano en momentos de adversidad. En la historia de Lázaro, al final Dios queda glorificado y la tristeza de todos se convirtió en gozo, tal como lo muestra el siguiente pasaje bíblico:

    “Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

    Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: !Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir” (Juan 11:38-44)

    En este sentido un líder como Jesús debe amor y servir con fervor sin esperar nada a cambio, hacerlo con sinceridad y con la mayor dedicación posible. No debemos amar a un grupo específico de personas, a quienes le entregamos todas nuestras enseñanzas, ya que Dios nos manda a predicar el evangelio a toda criatura, a buscar lo que está perdido y ofrecerle la luz admirable de Cristo.

    un líder como Jesús
    un líder como Jesús

    Es lamentable que en la iglesia actualmente exista tanta discriminación y donde las oportunidades estén limitadas por el amiguismo, ya que todos somos hijos de Dios, con debilidades y fortalezas. Ese amor que entreguemos debe ser igual al amor de Jesús, quien dio su vida por nosotros y nos dio una vida eterna.

    Por otro lado Jesús como buen líder desafió a sus discípulos para escoger entre el modelo de liderazgo de acuerdo a los diferentes gobernantes de este mundo y el modelo de liderazgo ejemplificado mediante una vida de amor y servicio hacia los demás. En la actualidad, los líderes se topan con siguientes interrogantes como: ¿Qué modelo de liderazgo estoy siguiendo actualmente? ¿solo busco ser popular al ser líder?

    Sin embargo lo que verdaderamente nos debemos cuestionar es acerca de los principios que estamos llevando a cabo en el momento en que ejercemos un liderazgo y nuestras prioridades a la hora de asumir nuestra responsabilidad, tal como lo hizo Jesús en su tiempo, ya que Jesús le dio el primer lugar a su Padre; el segundo lugar se lo dio a su familia y, en tercer lugar, al objetivo de hacer discípulos.

    De esta manera debemos seguir el ejemplo de Cristo cuando estuvo en la tierra e impartió sus enseñanzas con amor, compasión y paciencia. Pero además tenía discípulos que se encargarían de proclamar el mensaje de la cruz, ya que él se entregaría por nosotros en un sacrificio perfecto.

    Pero no le resultó fácil ser comprendido, incluso para sus discípulos, a quienes les costaba a veces entenderlo. Pero Jesús practicó la paciencia y el amor y les explicaba claramente sus propósitos. Les mostró a través de su ejemplo el verdadero amor de Dios, ya que sin esto no se puede ser un buen líder, ya que Dios es amor, tal como lo muestra su palabra:

    “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él” (1 Juan 4: 7-9)

    Finalmente para ser un líder como Jesús, se debe nacer de nuevo, dejar el viejo hombre atrás y comenzar un ministerio lleno dones espirituales. También un buen líder debe aceptar críticas constructivas, considerando la opinión de sus hermanos, y ayudar a todos por igual, dejar a un lado las preferencias, ya que Dios no hace acepción de persona:

    “Porque el SEÑOR vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible que no hace acepción de personas ni acepta soborno” (Romanos 2:11)

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir