Cómo Ser Una Mujer De Fortaleza: 6 Pasos De Acción

Aquí te mostraremos cómo ser una mujer de fortaleza con la ayuda de Dios. Las mujeres hermosas que miramos en la Biblia eran imperfectas, como tú y yo. Pero, la razón por la que las miramos es porque muestran destellos de los rasgos de carácter, prácticas y posturas; atributos que Dios desea que tengan sus hermosas hijas.

Hoy daremos 6 pasos de acción; instrucciones que Dios nos deja para que podamos buscar ser mujeres más fuertes y efectivas para el reino de Dios. Abre tu corazón para ver y escuchar. No confíes solo en mi palabra, acércate a Su presencia y permite que Él te muestre lo valiosa que es esta vida.

Quizás te puede interesar: Las 15 Mujeres En La Biblia Que Marcaron La Diferencia

Índice De Contenidos

    Cómo ser una mujer de fortaleza

    Para ser una mujer de fortaleza de acuerdo al designio de Dios es necesario que tomes en cuenta lo siguiente:

    Una mujer de fortaleza

    1. Busca a Dios y ponlo a Él primero

    Aunque estaban lejos de ser perfectas, cada una de las mujeres que puedes mirar en la Palabra buscó poner al Señor en primer lugar en su vida. María nos mostró que ella valoraba a Dios primero al estar dispuesta a seguir Su voluntad para cumpliendo el propósito que estaba destinado para ella.

    Sara se sometió a la voluntad de Dios y trató de seguirlo incluso cuando no era fácil ni agradable. Ana consideraba a Dios completamente digno de poner en primer lugar, por encima de sus deseos o anhelos. Sabía que Él la proveería y la bendeciría simplemente por estar en una verdadera relación con Él. Mateo 6: 33-34.

    2. Muestra la verdadera belleza

    Las verdaderas mujeres de la Palabra, las verdaderas mujeres de Dios, consideran la belleza exterior como un extra, una “cereza en la cima”. No ponen todo su peso, seguridad y confianza en la belleza exterior. Más bien, eligen trabajar y resaltar su hermosura interior por encima de todo.

    Al igual que María, Sara y Ana, estamos llamados a dedicar más tiempo y esfuerzo a cultivar nuestra belleza interior, la de Jesús por encima de todo. Podemos hacer esto si consideramos nuestro tiempo en la Palabra con Dios y amamos a los demás como lo más importante.

    Para tener ojos, labios y oídos hermosos, debemos estar profundamente conectados con Dios y Su preciosa Palabra. A partir de ahí, Él nos muestra cómo brillar desde adentro tan intensamente, que las personas se sentirán profundamente atraídas por esa belleza, una que nunca se daña ni se desvanece. 1 Pedro 3: 1-6.

    3. Se humilde

    Algo que predica la visión mundana del feminismo es que "las mujeres no pueden tener éxito a menos que sean independientes y asertivas". Ahora, no hay nada de malo con la independencia, pero hermana, Dios nunca nos creó como mujeres para ser asertivas, dominantes o jactanciosas de nosotras mismas.

    Una mujer de fortaleza para no siente la necesidad de afirmarse a sí misma haciendo alarde de sus logros y elogios en los rostros de los demás. Se da cuenta de que la humildad es una insignia de honor ante los ojos de Dios y una hermosa manera de vivir con un propósito mayor que su propia realización temporal. Filipenses 2: 3-11.

    4. Sirve al Señor y a los demás con un corazón manso y amoroso

    Cada mujer de la Palabra de Dios mostró un corazón manso y amoroso. Se expresó maravillosamente en la forma en que se servían unos a otros. A diferencia de muchos hoy en día, no veían el servicio como algo degradante que simbolizaba inferioridad, sino como una forma de considerar a los demás más importantes que ellas mismas y glorificar a su Padre.

    Eran cariñosas, pero no fáciles de convencer. Eran mansas, pero no desobedientes ni inmodestas. Se dieron cuenta de que servirse unos a otros también era una forma de servir a su Rey.

    Amarse unos a otros, incluso cuando no lo merecían, era una manera de honrar a Jesús y mostrar Su amor. Se dieron cuenta de que debido a que Dios las amaba y les servía primero, ellas estaban llamadas a hacer lo mismo. 1 Juan 4: 7-21.

    5. Atesora el hermoso papel que Dios te ha dado

    Aunque hubo momentos de descontento que enfrentaron, estas mujeres de fortaleza atesoraron sus vidas. A pesar de que había cosas que deseaban tener o problemas con los que luchaban, seguían confiando en Dios más que en sus circunstancias.

    Debido a que conocían a su Dios y su corazón amoroso hacia ellas, podían confiar y atesorar la vida que Dios les había dado; una vida y un papel único para glorificarlo. Sus roles eran todos diferentes: madre adolescente, esposa enferma y cuidadora y segunda esposa / ama de llaves. Sin embargo, mantuvieron sus pies firmemente plantados donde estaban porque Dios lo ordenó.

    Y no solo se quedaron donde estaban sus pies, sino que también lo atesoraron. Eligieron permitir que el Señor las hiciera crecer en la fe en lugar de hacerlas crecer en el descontento. Cuanto más confiaban en el Señor, más atesoraban sus roles en la vida porque Él se los había dado con amor.

    6. Sé valiente y audaz con la Palabra de Dios y sus dones

    Algo hermoso que podemos notar en las historias de María, Sarah y Ana es la hermosa forma en que compartieron la Palabra de Dios, la esperanza y las promesas. Cuando las pruebas y luchas de la vida pudieron haberlas callado, se volvieron para alabar a Dios con valentía.

    Ana fue un hermoso ejemplo de una mujer de fortaleza que constantemente clamaba a Dios y nunca perdía la oportunidad de agradecerle por su provisión. Cada una fue lo suficientemente valiente para anunciar lo que Dios había hecho en su vida.

    Cada una tuvo bastante valentía como para usar sus dones únicos libremente, todo para que otros vieran quién estaba detrás de todo. Se dieron cuenta de que los dones que Dios les había dado y la responsabilidad de compartir Su palabra eran demasiado grandes para guardarlos para ellas. Fue un cambio de vida eternamente consecuente.

    Agradece a Dios por darte audacia para usar tus dones y compartir Su Palabra, todo para Su gloria. Porque piénsalo: estas tres mujeres que tocamos eran todas sumamente indispensables para el plan de redención de Dios a través de Su Hijo. Sin estas hermosas mujeres y su obediencia a Dios, no habría habido una línea real para traer a Jesús. Qué provisión, ¿verdad?

    Tal vez desees conocer: 15 Características de una mujer virtuosa según la biblia

    5 mujeres fuertes e inspiradoras de la Biblia

    Anteriormente te mostramos los atributos que debes tener para ser una mujer de fortaleza según la biblia. Ahora, te mostraremos algunas de las historias de mujeres que te hemos mencionado como ejemplo:

    1. Marta: mujer de la Biblia llena de fe

    Marta aparece tres veces en la Biblia, incluido uno de los testimonios más poderosos de las Escrituras, cuando Jesús resucita a Lázaro de entre los muertos. Y es en esta historia donde Martha muestra la fuerza inquebrantable de su fe.

    Marta, amiga personal de Jesús, residía en Betania en compañía su hermana María y su hermano Lázaro. En Juan 11, Lázaro cae gravemente enfermo y, a pesar de enviar un mensaje a Jesús pidiendo ayuda, el mismo fallece antes de que llegue su salvador. Sin embargo, la fe absoluta de Marta en Jesús brilla cuando ella corre a su encuentro.

    Jesús hace el milagro y resucita a Lázaro para que tenga una salud completa y plena. ¿Cuán asombroso es ser testigo de esa fuerza de fe y estar convencido de la provisión y el poder de Dios sin importar lo que suceda en lo natural? A través de la historia de Martha aprendemos la importancia de confiar en Dios incluso cuando todo parece perdido.

    2. Ester: una mujer influyente de la Biblia

    En Ester 4:14 podemos encontrar una lectura con mucho peso y resonancia tanto para esa época como para la actual. Porque has nacido para una época como esta. Tu voz importa, tú importas para Dios, y nunca dejes que nadie te diga lo contrario.

    Ester, una joven judía del imperio persa, era hermosa y "se ganó la voluntad de todos los que la vieron". Pero esta reina nunca tuvo la intención de ser simplemente ornamental: es una de las mujeres más prominentes de la Biblia. Ante la posibilidad de morir, Esther optó por actuar a pesar del miedo cuando las personas que amaba se encontraban en peligro.

    Ella fue una verdadera mujer de fortaleza, pero no confiaba en su propia fuerza sino en la de Dios; oraba y ayunaba constantemente, esperando Su tiempo. A través de su influencia, pudo evitar el genocidio de los judíos en su reino. ¡Qué asombroso es eso! ¿Cierto? El libro de Ester en el Antiguo Testamento muestra cómo el coraje puede salvar a una nación y cómo un héroe improbable puede cambiar el curso de la historia.

    3. Abigail: una mujer de fortaleza de la Biblia

    La sabiduría y la belleza encontraron un hogar en Abigail, cuya historia se encuentra en 1 Samuel. Descrita como “una mujer inteligente y hermosa”. Su esposo era hosco y mezquino en sus tratos (1 Samuel 25: 3).

    Sin embargo, Abigail se comportó con dignidad e integridad a pesar de sus circunstancias, ella verdaderamente fue una mujer de fortaleza. Cuando las vidas de quienes la rodeaban se pusieron en peligro, Abigail se puso en acción para salvarlos.

    4. Débora: una mujer poderosa en la Biblia

    Profetisa y juez honorable, Deborah es una de las mujeres más asombrosas de la Biblia. Un gran modelo a seguir para todos aquellos llamados a liderar. Los israelitas se acercaron a ella para que sus disputas se resolvieran. (Jueces 4: 5).

    Uno de los sellos distintivos del liderazgo de Débora es su disposición a seguir el llamado de Dios y darle el crédito a Él en lugar de liderar con sus propias fuerzas. La canción de Deborah nos recuerda que en las batallas de la vida, no estamos solos ni sin ayuda.

    5. Ana: una mujer devota de la Biblia

    En solo tres frases, la vida de Anna se muestra como un viaje extraordinario de confianza y devoción, rebosante de amor por Dios. Ana, una profetisa, reconoce a Jesús como el Mesías y se convirtió en una de las primeras misioneras cristianas que salieron a compartir las buenas nuevas de Jesús. En Lucas 2: 36-38 podemos ver su historia completa.

    Esta mujer tuvo ochenta y cuatro años de espera, de adoración y de confianza. Todos los días, Anna decidió mantenerse fiel a su fe sin importar las circunstancias. Dedicó toda su vida a confiar en la provisión de Dios y sus largos años de espera fueron recompensados al poder contemplar el rostro de Jesús.

    Necesitas saber: Dios Puede Perdonar La Infidelidad Y Restaurar Tu Matrimonio

    Para ser una mujer de fortaleza, necesitamos necesariamente la ayuda de Dios. No podemos basarnos en nuestra propia fuerza. Hay muchas mujeres maravillosas en la Biblia que pueden inspirarnos y darnos un gran ejemplo. Es necesario que las conozcamos a través de la palabra para que sean nuestros modelos a seguir y nos animen a dar un paso adelante en la fe.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información