Doble Ánimo: Definición Según La Biblia, Características Y Cómo Curar

En Santiago 1: 8 hay dos palabras a considerar: la primera es "de doble ánimo", que proviene de la palabra griega dipsychos, que significa "interés vacilante o dividido". La raíz de esta palabra significa literalmente tener dos psicologías o conciencia dual. La persona de doble ánimo literalmente tiene dos agendas operando dentro de ella.

Otra palabra a considerar, es la palabra "inestable". Esta palabra proviene de la palabra griega akatastatos, que significa incapaz de pararse. La fricción entre las dos personalidades de la gente de doble ánimo crea una atmósfera de inestabilidad espiritual y emocional. Nunca están "establecidos" en su propósito y, en última instancia, nunca cumplen su destino en Dios.

Doble ánimo
Doble ánimo
Índice De Contenidos

    ¿Qué significa ser de doble ánimo?

    Como dije anteriormente, el término de doble ánimo proviene de la palabra griega dipsychos, que significa "una persona con dos mentes o almas". Es interesante que esta palabra aparezca solo en el libro de Santiago (Santiago 1: 8; 4: 8).

    Incluso los hombres piadosos en la Biblia a veces cayeron en una doble mentalidad. Aquellos que son de doble ánimo no tienen la fe de la que se habla en Hebreos 11: 1, 3: “Ahora la fe es estar seguro de lo que esperamos y seguro de lo que no vemos.

    A menudo, la persona de doble ánimo no es consciente de que está trabajando en contra de su propia visión o tarea debido a una división en su alma. Esta división suele ser el resultado de un trauma. Este trauma puede variar desde abuso, abandono, rechazo, divorcio, traición o dolor en la iglesia.

    Esto es más que un problema de liberación. La persona de doble ánimo necesita ser sanada y recuperada del daño que ha sufrido. Deben matar a la otra personalidad impía (falsa) a la que se le ha dado influencia sobre su pensamiento. Entonces y solo entonces experimentarán una estabilidad real y un cambio duradero.

    Alguien de doble ánimo, es como una vasija de barro que se rompe en pedazos; Los fragmentos se dispersan en diferentes direcciones. Ese recipiente ya no es capaz de retener agua.

    Dios habló a los hijos de Israel a través del profeta Jeremías y dijo: "Porque mi pueblo ha cometido dos males; me han abandonado, la fuente de las aguas vivas, y han sacado para sí cisternas, cisternas rotas, que no pueden contener agua: (Jer. 2:13).

    Características de las personas de doble ánimo

    En su carta del Nuevo Testamento, el apóstol Santiago usa dos veces el término de doble ánimo (Santiago 1: 8; Santiago 4: 8). Ser de doble ánimo es un problema que puede dañar a los cristianos y puede manifestarse en varias áreas de sus vidas. Las características principales de una persona de doble ánimo son las siguientes:

    1. Ora con dudas

    La primera área que afecta el hecho de ser de doble ánimo es la forma de orar. (Santiago 1: 5-8). Alguien que es dudoso e indeciso en la oración no puede esperar ver la gloria de Dios porque para verla se debe creer.

    La duda y la falta de resolución en nuestra comunicación con Dios acortan nuestra relación con Él. Antes de pedirle algo a Dios, primero debemos hacernos preguntas que tengan relación directa con nuestras oraciones:

    ¿Es lo que pido según su voluntad? El apóstol Juan nos dice por qué esto es importante: "Ahora, esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos algo de acuerdo con Su voluntad, Él nos escucha" (1 Juan 5:14)

    ¿Mis motivos son egocéntricos o centrados en Dios? Ten cuidado con lo que oras: "Pides y no recibes, porque pides mal, para gastarlo en tus placeres" (Santiago 4: 3).

    Si podemos responder afirmativamente a las primera pregunta y "centradas en Dios" a la segunda, entonces no deberíamos tener ningún problema para permanecer en la oración. Por supuesto, no podemos ganar ni forzar una respuesta particular de Dios. Dios nos responde según su misericordia y justicia, no la nuestra.

    2. Escucha sin hacer

    La segunda advertencia de Santiago se refiere a la doble audición de la Palabra de Dios (Santiago 1: 22-25). Él muestra que la doble mentalidad puede infiltrarse en nuestra actitud, y exhorta a sus lectores a "ser hacedores de la palabra, y no solo oyentes, engañándose a sí mismos" (versículo 22).

    El seguidor de Cristo debería sentirse feliz después de leer la Palabra de Dios, pero leer la Biblia debería ser un medio para un fin, para llegar a ser como Cristo. Deberíamos ir más allá de sentirnos bien para realmente esforzarnos por ser buenos. Un sentimiento agradable puede engañarnos al pensar que hemos logrado algo cuando no lo hemos hecho.

    La historia del nacimiento milagroso de Jesucristo y su madre, María, ha inspirado a muchos, y con razón. Sin embargo, pocos están motivados por la historia para seguir el ejemplo y la voluntad de Cristo.

    Lucas 11 cuenta la historia de una mujer tan conmovida por las palabras y los milagros de Jesucristo que exclamó: "¡Bendito sea el útero que te parió y los senos que te amamantaron!"

    Cristo habló de personas imprudentes cuyas vidas no están construidas en la Roca. Todos los que "oyen estos dichos míos y no los hacen" son "tontos" (Mateo 7: 24-26). Por el contrario, aquellos que quieran obedecer a Cristo "harán" sus dichos.

    3. Tiene fe sin obras

    La fe de doble ánimo es creer en Dios sin realizar las acciones o las "obras" que reflejan esa creencia. La fe significa más que solo creer en Dios. Todo cristiano debe ser consciente de que "la fe sin obras está muerta" (Santiago 2:20).

    La creencia no es suficiente, “¡Incluso los demonios creen y tiemblan!” (Santiago 2:19). Es mucho más fácil temblar al pensar en la existencia de Dios que temer desobedecerlo.

    Un ejemplo clásico es el antiguo Israel. Los israelitas temblaron de miedo ante la asombrosa presencia de Dios cuando les dio los Diez Mandamientos (Éxodo 20: 18-19).

    Pero, cuando ya no podían ver la evidencia de la cercanía de Dios con ellos, fabricaron un becerro de oro (Éxodo 32) mientras deberían haber estado temblando ante las instrucciones explícitas que Dios les había revelado.

    4. Posee lengua desenfrenada

    ¿Alguna vez has tratado de evitar decir algo incorrecto pero no pudiste y un comentario inapropiado salió de tu boca? Por supuesto que sí.

    Si con nuestra lengua "bendecimos a nuestro Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres" (Santiago 3: 9), entonces estamos hablando por ambos lados de nuestra boca y, por lo tanto, somos de doble ánimo ( Santiago 3: 1-12 ).

    La lengua es "un mal rebelde, lleno de veneno mortal", porque la conversación abusiva puede socavar las poderosas influencias de la oración, la lectura inspirada de la Palabra de Dios, el trato imparcial de las personas y la fe en las obras.

    Antes de transmitir información que pueda lastimar a alguien, debemos preguntarnos: ¿Es necesario decir esto o solo quiero decirlo? ¿Sería más perjudicial decirlo o no decirlo? Si es necesario decirlo, ¿lo estoy compartiendo con la persona adecuada?

    Imagina cómo los medios de noticias y entretenimiento, la política y nuestra vida social podrían mejorarse si primero pensáramos las cosas de esta manera. “Porque a menudo tropezamos y caemos, todos nosotros.

    Si hay alguien que nunca tropieza en el habla, ese hombre ha alcanzado la madurez de carácter y es capaz de frenar toda su naturaleza” (Santiago 3: 2).

    Antes de examinar las palabras que fluyen de nuestra boca, debemos examinar los pensamientos de nuestras mentes y corazones, porque, como dijo Jesús, "de la abundancia del corazón habla la boca" (Mateo 12:34).

    No siempre podemos controlar lo que escuchamos, pero podemos controlar lo que apreciamos en nuestros corazones. Cada día, Satanás inspira implacablemente una multitud de pensamientos impropios. Debemos "tomar cautivo cada pensamiento para hacerlo obediente a Cristo" (2 Corintios 10).

    ¿Cómo puedes evitar ser de doble ánimo?

    El Dios al que servimos está en el negocio de la restauración. Él (y solo Él) es más que capaz de llevarnos al lugar llamado integridad. Como escribió el salmista, "Él restaura mi alma" (Sal. 23: 3). Es hora de que el cuerpo de Cristo permita que el Espíritu Santo produzca en nosotros la mentalidad necesaria para liberar el avivamiento a esta generación.

    "Cuando suceden cosas malas, no le preguntes a Dios por qué. Solo cree que Dios tiene todo bajo control y no te asustes" Es fácil confiar en Dios cuando las cosas van bien. Cuando la crisis golpea sin previo aviso, la fe se prueba.

    Es posible que nunca entendamos por qué suceden algunas cosas. En lugar de preguntar "¿Por qué?" pregunta "¿Quién?" ¿Quién sabe la profundidad de mi dolor? ¿Quién ve la imagen más grande en mi vida? ¿Quién está interesado en formar mi personaje a través de pruebas? Dios es la respuesta que estas buscado.

    ¿Cómo curar el doble ánimo?

    Afortunadamente, existen curas para la doble mentalidad:

    1. Asegúrate de ser un verdadero creyente, un siervo del Señor Jesucristo.
    2. Corrige cualquier dispersión o separación de la iglesia de Cristo. Adopta el plan de Dios para cuidarte a ti y a todos sus hijos, su iglesia a la que le ha dado dones espirituales: pastores, maestros, sus sacramentos que sostienen la vida y su propia presencia en la adoración. Considera la iglesia como vital para tu bienestar espiritual y servicio.
    3. Confiesa la doble mentalidad con respecto al plan de santificación de Dios, que utiliza pruebas a propósito para edificar nuestra fe. La mente doble ve el mal en la prueba y a Dios solo en la periferia. La mente espiritualmente enfocada ve a Dios en control y trabajando por nuestro bien.
    4. Sé resuelto sobre la generosidad de Dios hacia ti. Usa Santiago 1: 5–8 para arrepentirte de dudar de la bondad de Dios y su generosidad. Concéntrate en la "corona de la vida que ha prometido a los que lo aman"

    No debemos ser personas de doble mentalidad, porque a nuestro Señor no le agrada eso. Nuestro padre es un Dios celoso y no le es grato que tengas la mente dividida en dos, el necesita que estés concentrado en escuchar y hacer su palabra. Afortunadamente la misma biblia nos da las herramientas tanto para evitar, como para combatir el doble ánimo.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano