“Hágase Tu Voluntad Y No La Mía” Lucas 22:42. Significado

Hágase tu voluntad y no la mía

Jesús enfrentó su inquietud por el sufrimiento venidero que soportaría en la cruz al orar pidiendo fuerza para hacer la voluntad de su padre. En lugar de dejar que el miedo lo abrume o lo lleve a la desesperación, Jesús se arrodilló y oró: "Padre, Hágase tu voluntad y no la mía".

Podemos seguir el ejemplo de Cristo y someter humildemente nuestras preocupaciones inminentes a las manos seguras de nuestro Padre celestial.

Podemos confiar en que Dios estará con nosotros para ayudarnos en todo lo que tengamos que soportar. Él sabe lo que nos espera y siempre tiene en mente nuestros mejores intereses.

Quizás te puede interesar: Significado Bíblico Del Padre Nuestro

Índice De Contenidos

    Qué significa “Hágase tu voluntad y no la mía”

     

    La oración de petición debe ofrecerse con fe, pero no puede presumir de uno mismo. Por esta razón, generalmente se expresa en forma condicional “Hágase tu voluntad y no la mía”. A Dios se le pide que otorgue algo, pero solo con la condición de que quiera otorgar lo que se le pide.

    El ejemplo obvio es la oración de Jesús en Getsemaní: 'Padre, si es tu voluntad, quítame esta copa. Sin embargo, no se haga mi voluntad, sino la tuya' (Lucas 22:42).

    "Hágase tu voluntad y no la mía" se considera aquí explícita o implícitamente central en todas las oraciones. En todas las oraciones de petición "Se le pide a Dios que actúe, y el peticionario se hace disponible como causa secundaria a través de la cual Dios puede actuar".

    Muchos otros teólogos apoyan la sugerencia de que la oración "Hágase tu voluntad y no la mía" es una manera de ofrecerse a uno mismo como una causa secundaria para que Dios la use. Intentamos discernir la voluntad de Dios en situaciones particulares, alineamos nuestros propios deseos con los de él y luego le pedimos a Dios que actúe.

    Por qué es necesario decir “Hágase tu voluntad y no la mía”

    ¿Es tan importante decir 'hágase tu voluntad y no la mía' después de una oración? Por supuesto que sí, al hacer esto, le estamos dando toda la autoridad a Dios sobre nuestras vidas. Veamos un ejemplo.

    La frase "Hágase tu voluntad y no la mía", fue tomada de una oración de Jesús. En el Evangelio de Mateo (26:42) vemos a Jesús orar: "Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad". Jesús expresa su deseo de que las cosas sean diferentes, pero se sirve para que su Padre actúe a través de él.

    Pero, ¿qué hay de diferente en la categoría de oraciones de petición que no termina con un 'hágase tu voluntad y no la mía'? Sugiero que la diferencia está en la relación entre nuestra voluntad y la voluntad de Dios. Alguien no termina sus oraciones diciendo 'Pero no se haga tu voluntad la sino la mía', porque allí estaría condicionando a Dios.

    ¿Qué dice la Biblia sobre la voluntad de Dios?

    La Biblia está llena de la voluntad de Dios. Por ejemplo, la Biblia nos enseña sobre el llamado, la santificación y la voluntad de Dios con respecto a la acción de gracias. A continuación te mostramos algunas verdades sobre la voluntad de Dios:

    1. La voluntad de Dios es para nuestros llamamientos

    Dios nos ha llamado a cada uno de nosotros. ¿Crees eso? Dios todopoderoso te llamó y te eligió para realizar obras de justicia para Su gloria. Pablo declaró con denuedo y confianza que había sido “llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios” (1 Corintios 1: 1).

    Dios también nos llamó a través de Su voluntad. Y podemos caminar con la misma audacia y confianza que demostró Pablo. Nunca tenemos que disculparnos por ser cristianos o por caminar en los llamamientos a los que Dios nos ha llamado. Busca a Dios para tu llamado y propósito. Hacerlo te ayudará a caminar en obediencia con nuestro Padre Celestial.

    Tal vez quieras saber: Cómo agradar a Dios y hacer su voluntad

    2. La voluntad de Dios es para nuestra santificación

    "Porque esta es la voluntad de Dios, la santificación de ustedes, que se abstengan de fornicar" (1 Tesalonicenses 4: 3)".

    Nunca debemos preguntarnos si Dios desea que caminemos rectamente. Nunca tenemos que preguntarnos si la fornicación, el adulterio u otros pecados están bien con Dios; no lo están. Nunca es Su voluntad que cometamos pecados intencionales y presuntuosos. De hecho, la santificación es la voluntad de Dios para nuestras vidas. La voluntad de Dios también es que demos gracias en todo:

    "Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús" (1 Tesalonicenses 5:18).

    Cómo buscar la voluntad de Dios

    Además de estudiar la Biblia, la oración también puede ayudarnos a discernir la voluntad de Dios. Cuando los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar, Jesús incluyó “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” para enseñar a los discípulos de entonces, así como a Sus discípulos de hoy en qué enfocarse en la oración.

    Esta porción de La oración del Señor nos recuerda que Dios no está obligado a actuar en nombre de nuestras agendas. Él se mueve de acuerdo con Sus propósitos y planes. Cuando le traemos al Señor nuestra lista de oración, debemos recordar que Su voluntad finalmente se cumple. Como cristianos, debemos desear Su voluntad sobre la nuestra de todos modos.

    Cómo el Espíritu Santo nos ayuda a comprender la voluntad de Dios

    "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios". (Romanos 8:14).

    Hay momentos en la vida del cristiano en que la Biblia guarda silencio sobre un tema en particular, y la oración no parece traer las respuestas que estamos buscando. Ha sido durante esos momentos que el Espíritu Santo me guía a través de puertas abiertas y cerradas (oportunidades).

    Hace unos años, estaba pidiendo al Señor por un trabajo más cerca de casa y encontré lo que parecía ser un puesto perfecto. Sin embargo, el trabajo requería viajes semanales. Fui estudiante, hermana y líder. El viaje me habría obligado a abandonar los tres, y no estaba dispuesta a hacerlo.

    Le hablé al empleador de uno de mis amigos y, tristemente, reinicié mi búsqueda de trabajo, convencida de que el único trabajo perfecto se me había escapado de las manos. Gracias a la dirección del Espíritu Santo, obtuve un nuevo empleo trabajando desde casa en un mes.

    El nuevo puesto me permitió tiempo de calidad con mi esposo y familiares, y me permitió continuar enseñando estudios bíblicos. El Espíritu Santo desea conducirnos y guiarnos a la voluntad de Dios. Necesitamos seguir su dirección, confiando en que la voluntad de Dios siempre es mejor que la nuestra.

    ¿Qué nos impulsa a aceptar la voluntad de Dios?

    El ejemplo de Jesús debería ser una motivación para nosotros. La oración era una forma de vida para Jesús, incluso cuando sus deseos humanos eran contrarios a los de Dios. La Biblia dice que Jesucristo estaba en agonía. Sentimos el intenso conflicto en la oración de Jesús, ya que su sudor era como grandes gotas de sangre (Lucas 22:44).

    Le pidió a su Padre que le quitara la copa del sufrimiento. Luego se rindió: "Hágase tu voluntad y no la mía". Aquí Jesús demostró el punto de inflexión en la oración para todos nosotros. La oración no se trata de doblegar la voluntad de Dios para obtener lo que queremos.

    El propósito de la oración es buscar la voluntad de Dios y luego alinear nuestros deseos con los suyos. Jesús puso voluntariamente sus deseos en completa sumisión a la voluntad del Padre. Este es el sorprendente punto de inflexión. Volvemos a encontrar el momento crucial en el Evangelio de Mateo:

    Continuó un poco más y se inclinó con el rostro al suelo, orando: "¡Padre mío! Si es posible, que me quiten esta copa de sufrimiento. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía" (Mateo 26:39).

    Jesús no solo oró en sumisión a Dios, vivió de esa manera:

    "Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino para hacer la voluntad del que me envió" (Juan 6:38).

    Cuando Jesús les dio a los discípulos el modelo de oración, les enseñó a orar por el gobierno soberano de Dios:

    "Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo" (Mateo 6:10).

    Dios comprende nuestras luchas humanas

    Cuando queremos algo desesperadamente, elegir la voluntad de Dios sobre la nuestra no es una tarea fácil. Dios el Hijo comprende mejor que nadie lo difícil que puede ser esta elección. Cuando Jesús nos llamó a seguirlo, nos llamó a aprender la obediencia a través del sufrimiento tal como lo había hecho él:

    Aunque Jesús era el Hijo de Dios, aprendió la obediencia por las cosas que sufrió. De esta manera, Dios lo calificó como un Sumo Sacerdote perfecto y se convirtió en la fuente de salvación eterna para todos aquellos que le obedecen (Hebreos 5: 8–9).

    Entonces, cuando ores, hazlo con sinceridad. Dios comprende nuestras debilidades. Jesús comprende nuestras luchas humanas. Clama con toda la angustia de tu alma, tal como lo hizo Jesús. Dios puede aceptarlo. Entonces deja tu voluntad terca y carnosa. Sométete a Dios y confía en él.

    Si realmente confiamos en Dios, tendremos la fuerza para dejar de lado nuestros deseos, nuestras pasiones y nuestros miedos, y creer que su voluntad es perfecta, correcta y lo mejor para nosotros.

    Echa un vistazo a: 7 Personajes de la biblia que escucharon la voz de Dios e hicieron su voluntad

    Una oración para que se cumpla la voluntad de Dios

    Buscar y discernir la voluntad de Dios es imperativo para los cristianos, para que el enemigo no nos engañe. También necesitamos conocer la voluntad de Dios para poder caminar en obediencia. Aquí hay una breve oración para que le digas a Dios “Señor, hágase tu voluntad y no la mía”:

    "Padre, vengo a ti ahora con toda humildad y mansedumbre. Dejando a un lado mis metas, planes, agendas, deseos, necesidades y voluntad. Señor, sin importar cómo me sienta, deseo que se haga Tu voluntad en mi vida. Señor, úsame como mejor te parezca. Iré a donde me envíes. Hablaré lo que me digas que hable. Haré lo que me pidas que haga. Padre, hazme sensible a Tu Espíritu y guía. Ayúdame a reconocer Tu voz, Ayúdame a obedecer Tu voz y a aceptar Tu voluntad. Gracias por tener paciencia conmigo y amarme.

    En el nombre de Jesús,

    Amén.

    Pensamientos finales

    “Hágase tu voluntad y no la mía” es una frase bíblica que muchos quieren evadir en sus oraciones. Las personas, incluso los cristianos, estamos acostumbrados a obtener todo lo que deseamos. Sin embargo, no podemos desear la voluntad de Dios, debemos entender que la voluntad del Señor es mejor que la nuestra y que él siempre va a querer lo mejor para nosotros. Al querer forzar la decisión de Dios, estamos demostrando que no confiamos en Él.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información