La Túnica De José. Historia, Simbología Y Enseñanzas

La túnica de José fue un gran símbolo en La historia de su vida. Esta, es una de las historias más fascinantes de la Biblia. Pero fue bastante desafortunado temprano en la vida: odiado por sus hermanos, vendido como esclavo, acusado falsamente, y luego encarcelado por el crimen que no cometió.

Esta historia nos ayudará a entender que a veces, las cosas suceden más allá de nuestro control. Como hijos de Dios, podemos aprender ideas espirituales sobre cómo manejar los muchos contratiempos en nuestra vida.

En pocas palabras, José experimentó la presencia y protección de Dios en medio de varias adversidades e incertidumbres en la vida. Permíteme compartir contigo la explicación del por qué la túnica de José marcó la diferencia en cada aspecto de su vida, y las lecciones que podemos aprender de esta historia.

Índice De Contenidos

    La primera Túnica de José: El regalo de su padre

    La primera Túnica de José: El regalo de su padre
    La primera Túnica de José: El regalo de su padre

    La primera prenda que mete en problemas a José es el abrigo de muchos colores que su padre hizo para él. El texto dice: "Cuando sus hermanos vieron que él era a quien amaba su padre, más que cualquiera de sus hermanos, lo odiaron y no pudieron soportar hablarle pacíficamente" (Génesis 37: 4).

    ¿José hizo alarde de su regalo especial frente a ellos? ¿O fue simplemente el hecho de que su padre le mostró favoritismo con un hermoso regalo que los molestó tanto? Obviamente es una prenda muy especial; el término se usa solo una vez más en las Escrituras, refiriéndose a la prenda usada por la hija del rey David, Tamar, que probablemente indica su estado real (II Reyes, 13:18).

    Por lo menos, podemos suponer que José lo usó con orgullo. En cualquier caso, cuando José se acerca a sus hermanos cuando atienden a las ovejas de su padre, planean matarlo.

    Solo la intervención de Rubén salva la vida de José. Los hermanos le quitan el abrigo, lo arrojan a un pozo y luego lo venden a una caravana de ismaelitas.

    Después toman el abrigo de José, lo llenan de sangre de una cabra que habían sacrificado y se lo llevan a su padre. No queriendo mentirle a su padre, los hermanos dicen "Encontramos esto; ¿lo reconocen? ¿Es el abrigo de su hijo?" (Génesis 37:32). ¡La túnica de José fue reconocida por su padre! El cual dijo: ¡Una bestia salvaje lo devoró! ¡José está hecho pedazos!”

    Hubo consecuencias no deseadas: Jacob sin duda pensó que el regalo de un hermoso abrigo compensaría el hecho de que José, uno de los hermanos más jóvenes, sería molestado por sus hermanos. Quizás el regalo de un abrigo lo haría sentir especial. No solo se despoja a José de su prenda, sino que la prenda misma (junto con sus sueños) desencadena los celos de sus hermanos.

    La esposa de Potifar hace una acusación utilizando la túnica de José

    La tentación de José
    La tentación de José

    José es llevado a Egipto y comprado por Potifar, un oficial de la corte de Faraón. Tiene éxito rápidamente, con la ayuda de Dios, y su maestro se da cuenta, poniéndolo a cargo de todo en su casa. Todo, es decir, excepto la esposa de Potifar, que trata de seducir a José.

    Este hombre intenta desesperadamente rechazarla, pero cuando estaban solos en la casa, "lo agarró por la ropa y le dijo:" ¡Acuéstate conmigo! “José dejó la prenda en la mano de la mujer, huyó y salió corriendo" (Génesis 39:12).

    José hace todo bien; pero su prenda, no el abrigo de muchos colores que tenía antes, sino una pieza de ropa indescriptible, lo traicionará. La esposa de Potifar muestra la prenda primero a los sirvientes del hogar y luego a su esposo, acusando a José de tratar de mentir con ella.

    Así como Jacob concluyó falsamente al mirar la túnica de José que el mismo estaba muerto, Potifar concluyó falsamente al mirar una de las prendas de José, que era culpable de querer acostarse con su esposa. Potifar inmediatamente lleva a José a prisión. Una vez más, la túnica de José demuestra ser su ruina.

    Entonces, tal vez la pérdida de esta segunda prenda fue tan significativa como la pérdida de la primera, el abrigo de muchos colores. Ciertamente tiene un efecto similar, una vez más haciendo que José descienda, esta vez a prisión. La ropa, en sí misma, por supuesto, no causa los males. Pero ya sea elegante o simple, una prenda de vestir puede incriminar a una persona.

    La túnica de José “El gobernador de Egipto”

    José es nombrado gobernador de Egipto
    José es nombrado gobernador de Egipto

    José era un varón que hacía siempre cosas que eran agradables ante los ojos de Dios, razón por la cual siempre había gracia en él. A pesar de todas las cosas que le pasaron, jehová nunca lo abandonó, y todas las cosas que pasó tuvieron un propósito divino. Dios le dio a José el don de interpretación de sueños porque sabía que en algún momento lo sacaría de donde sea que estuviera.

    José encontró gracia ante el jefe de la guardia, y ante otras personas por este maravilloso don que nuestro Señor le había dado. Pero hubo una interpretación muy importante “la del sueño del Faraón” “el sueño de las siete vacas gordas y las siete flacas”. José le dijo al faraón que venían siete años de abundancia y siete años de hambre, pero que en los siete años de hambre podían juntar provisiones para los tiempos difíciles.

    También le aconsejó que pusiera gobernadores en el país que fueran capaces de hacer esto que Dios había ordenado a través de ese sueño. El faraón tuvo prontitud en reaccionar, y pensó que nunca hallaría en toda la tierra un hombre tan sabio como José, que tuviera el favor de Dios siempre con él. Después de este pensamiento ordenó que fuera el propio José quien gobernara sus tierras.

    La palabra de Dios se cumplió; ocurrieron los siete años de abundancia en Egipto, y como lo habían planeado, recogieron las provisiones que iban a ser utilizadas en el tiempo de hambruna. Luego de pasar este tiempo, llegaron los siete años de escasez, pero el pueblo nunca sufrió hambre.

    Poderosas lecciones para aprender de la vida de José

    La túnica de José es algo muy representativo en esta historia, ya que fue lo que marcó la diferencia en todos los casos por los que pasó este hombre de Dios. Pero además del hecho de que las vestiduras pueden inculpar a una persona inocente, hay muchas otras lecciones que podemos aprender de esta maravillosa historia:

    1. Los celos pueden arruinar una relación familiar

    Los niños que luchan entre sí, incluso en los mejores hogares, pueden ser lo suficientemente malos. Pero en la casa de Jacob, se convirtió en una seria rivalidad entre hermanos. Esto se debe a que Jacob había favorecido a José más que cualquiera de sus otros hijos.

    Aparte del hermoso abrigo, los sueños inusuales hicieron que sus hermanos sintieran más envidia de él. Más tarde, literalmente pensaron en quitarle la vida por celos. Cuando se presentó una oportunidad, lo arrojaron a la cisterna o al pozo y tuvieron que inventar una historia para ocultar la verdad a su padre.

    2. La túnica de José había sido quitada, pero no su persona

    El regalo del abrigo no hizo que José se sintiera querido por sus hermanos. Cuando su padre le dio un hermoso abrigo con muchos colores, sus hermanos se pusieron celosos de él. Como resultado, le quitaron su elegante abrigo y lo arrojaron a la cisterna.

    Curiosamente, aunque le habían quitado el abrigo, pudo mantener su carácter e integridad. Puede que no estuviera usando un hermoso abrigo como esclavo, pero su personaje se destacó entre otros esclavos en Egipto. En lugar de ropa elegante y apariencia externa, no hay duda de que la personalidad es la mejor aliada para ganarse el respeto y la confianza de los demás.

    3. Debemos Ser trabajadores diligentes y productivos

    José era un joven diligente. Cuando lo llevaron a Egipto como esclavo, trabajó duro en la casa de Potifar. José pudo asegurarse de que estaba haciendo todo lo posible, especialmente en la gestión de la crisis alimentaria en Egipto.

    El mensaje es bastante simple: siempre haz lo mejor que puedas en el lugar de trabajo. Pablo nos recordó que siempre nos entreguemos plenamente a la obra del Señor porque sabemos que nuestro trabajo en el Señor no es en vano (1 Corintios 15:58).

    4. Dios lo protegió en medio de los problemas

    José fue arrojado a la cisterna por sus celosos hermanos y finalmente vendido a los comerciantes como esclavo. Más tarde, fue acusado de violar a la esposa de Potifar y fue encarcelado. En medio de los peligros y las adversidades, Dios lo protegió por su fidelidad. José se mantuvo fiel a Dios en lugar de quejarse, a cambio, el Señor lo guardó.

    5. Debemos huir del pecado a toda costa

    José era guapo, inteligente, astuto, un líder nato. No es de extrañar que la esposa de Potifar se enamorara e intentara seducirlo. La Biblia dice que ella lo agarró por la capa y le dijo: "¡Ven a la cama conmigo!" Pero él dejó su capa en la mano y salió corriendo de la casa  (Génesis 39:12). ¿Alguna vez has sentido que nunca superarás el pecado y la tentación en tu vida? Sigue este ejemplo.

    6. Fue promovido y bendecido

    La promoción de José le trajo roles y responsabilidades más grandes. Debido a su carácter y sabiduría incuestionables, José pudo salvar a dos naciones del hambre, Israel y Egipto.

    No lograrás las cosas de la noche a la mañana, la verdadera prosperidad vendrá a través del trabajo duro y ser justos en todos tus tratos. Al igual que José, debes ser más diligente y buscar una relación con Dios primero para que puedas ser bendecido.

    7. Eligió el perdón sobre el resentimiento

    Cuando José se encontró con sus hermanos en Egipto, ahora era un líder y no lo reconocieron. Los sueños de José se hicieron realidad cuando sus hermanos se inclinaron ante él con respeto. Esta habría sido una oportunidad perfecta para vengarse, pero él no lo hizo. En cambio los ayudó.

    Como hemos podido notar a lo largo de la historia, la túnica de José siempre cumplió un papel muy importante; fue lo que lo identificó en todo momento. Por su vestimenta fue objeto de envidia, por  su vestidura fue incriminado, y con esta también fue enaltecido ante todo el pueblo de Egipto y ante sus hermanos, los cuales lo habían vendido como esclavo.

    Este relato, es un excelente ejemplo de que con la ayuda de Dios, todo lo podemos lograr, y que si Dios está con nosotros, aunque estemos en la fosa más oscura, él sabrá cómo sacarnos de allí. Muchas veces pasamos por momentos difíciles y nos quejamos, o decimos que Dios nos está castigando, pero la verdad es que nuestro Señor siempre tiene una meta o un propósito.

    ¡Mira por todo lo que tuvo que pasar José para llegar a ser gobernador!, fue envidiado por sus hermanos, entregado a los comerciantes, vendido como esclavo, acusado y apresado injustamente. Si te sucedieran todas estas cosas ¿Qué pensarías, o qué harías? Es importante que aprendamos a tener paciencia y a esperar en Dios, porque él tiene el mejor propósito para nuestra vida.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información