La Viuda De Sarepta Y El Profeta Elías. Historia Y Enseñanzas

La historia de la Viuda de Sarepta es una de las narraciones bíblicas que muestra la manera en que el Señor puede obrar en sus hijos a través de la fe. El capítulo 1 de Reyes relata la historia de cuando Dios envió al profeta Elías a buscar suministros a la casa de una mujer pobre que no tenía casi nada con qué comer.

¿Quieres saber lo que hizo Dios en esta oportunidad? Aquí te mostramos cual fue la forma en que nuestro creador obró en el caso de la viuda de Sarepta y el profeta Elías, y las enseñanzas que podemos extraer de esta maravillosa y representativa historia.

Y la palabra del Señor vino a él, diciendo: "Levántate, ve a Sarepta, que pertenece a Sidón, y vive allí: he aquí, he mandado a una viuda que te sostenga". 1 Reyes 17: 8.

Índice De Contenidos()

    Cosas a tomar en cuenta en la historia de la Viuda de Sarepta

    Hay varias cosas a tomar en cuenta de la representativa historia de la viuda de Sarepta, en la cual se ve mucho lo que significa la soberanía de Dios. A continuación te las explicamos:

    1. Elección divina

    “Muchas viudas estaban en Israel en los días de Elías, cuando el cielo estuvo encerrado tres años y seis meses, cuando hubo una gran hambruna en toda la tierra; pero Elias no fue enviado a ninguno de ellos, excepto a Sarepta, una ciudad de Sidón, a una mujer que era viuda.

    La elección pasó por alto a todas las viudas pobres de Israel que podrían haberse esperado, como pertenecientes al pueblo del pacto de Dios, a ser provisto por primera vez en el día de las hambrunas, y se encendió en soberanía sobre una pagana, una mujer que vivía en un país que había sido maldecido por Dios, y que antes había sido entregado a la espada de la simiente de Jacob.

    La viuda de Sarepta da de comer al profeta Elías
    La viuda de Sarepta da de comer al profeta Elías

    Pasó por alto a todos los más probables y la seleccionó, que parecía estar más allá del borde de la esperanza, ordenando con misericordia para que ella fuera salvada. Seguramente, hermanos, tenemos aquí una instancia de la soberanía. Si la gracia debe ir a Sidón por su objetivo, ¿por qué debe seleccionar una viuda?

    Parecía ser la persona menos probable para responder al diseño del decreto, a saber, el sustento del profeta. ¿No había príncipes en Sidón con suministros secretos de comida? ¿No había comerciantes que habían navegado sobre el mar salado y sabían dónde encontrar el grano? ¿No había hombres entendidos que por su conversación pudieran alegrar las horas solitarias del profeta?

    Pero aunque son grandes o sabios, o ricos, Dios le ordena a su carro que se aleje de las altas torres de nobles a la humilde cabaña de los más pobres en todos los dominios de Sidón, y una mujer viuda pobre se convierte en el objeto de una gracia especial. Esto dice que Dios quiere demostrar que es Él quien va a hacer la obra, no el dinero, ni las riquezas.

    Si lo hubiera mandado a un hogar de gente pudiente ¿Qué propósito hubiera tenido eso? ¿Qué hubiera sucedido después con el profeta? Dios no hace nada sin un propósito fijado; Dios quería probar que con la fé Él puede hacer grandes cosas en nuestra vida ¿Aun crees que es casualidad que te hayas topado con esta historia?

    Otra cosa importantes es que la elección se hace en todos los casos por la voluntad suprema de Jehová, y no se ordena según la voluntad del hombre, ni la voluntad de la carne, ni la sangre, ni el nacimiento. No es por el que quiere, ni por el que corre, sino el que gobierna todas las cosas según su propio placer, da como quiere y retiene lo que desea.

    2. Hubo una bendición para la viuda

    En toda la tierra, la gente sintió los amargos dolores del hambre, pero no había necesidad en su casa, porque abundaba el pan y el aceite. Esto no fue un lujo, pero fue similar al pan y la mantequilla entre nosotros, ya que los orientales usan el aceite como nosotros usamos la mantequilla.

    Simplemente había comida suficiente para satisfacer, pero no suficiente para satisfacer los gustos delicados. La viuda de Sarepta tuvo suficiente; la comida y el aceite estuvieron presentes en su hogar, cuando había hambre en la tierra.

    Amados en Cristo Jesús, ¡cuán bendecidos somos los que nos regocijamos en nuestra elección! ¡Qué comida tenemos! ¡Qué pan y qué aceite! ¡Qué suministros de ricas golosinas más ricas que la tierra podrían producir, gracia redentora y amor! ¡La carne de Jesús y su sangre preciosa para ser nuestra comida y bebida!

    3. La elección de esta mujer, aunque le trajo tanta bendición, implicó un servicio.

    ¿Podría ser la viuda de Sarepta la mujer que proporcionaría comida al profeta? ¿Cómo podía hacerlo, ya que ella misma era tan pobre? A pesar de cualquier duda que Elias pudo haber tenido, comenzó una conversación con la mujer. “Por favor”, dijo, “tráeme un poco de agua en una taza para que pueda beber”.

    Cuando fue a buscarle un poco de agua, el profeta agregó: “Por favor, tráeme un trozo de pan”. Darle una bebida al extraño no molestó a la viuda, pero darle pan fue un problema. Hay que considerar enormemente que ella fue una mujer de fe y además, una persona obediente al señor.

    La viuda de sarepta primero debió obedecer el mandato de Dios que el profeta le estaba haciendo saber; “dar la última comida que le quedaba”, algo bien fuerte ¿no?, sin embargo ella no tomó en cuenta las circunstancias y obedeció lo que Dios le estaba ordenando.

    4. Dios todo lo sabe, y actúa en el corazón humano

    Esto se ilustra aquí, ya que leemos: "He ordenado", y sin embargo, no encontramos que el Señor le haya dicho una sola palabra a esta mujer. No se había dado ninguna orden y, sin embargo, Dios dijo: "He mandado a una mujer viuda para que te sostenga".

    La viuda de Sarepta no parece haber sido consciente de que debía alimentar a un profeta. Sin embargo, el Señor, que nunca miente, dijo una verdad solemne cuando expresó: “He mandado a una mujer viuda allí”. Cuando Elías llegó al lugar indicado, efectivamente allí estaba esa mujer.

    Dios prepara los corazones de los hombres para recibir la palabra; mucho antes de que el mensaje vivo real llegue como una instrucción para ellos. Amados, hay un momento sin duda cuando el Espíritu de Dios comienza a operar sobre el corazón de los salvos, pero incluso desde la infancia, la gracia de Dios comienza a preparar el corazón para la salvación.

    5. Dios nos guarda cuando estamos en sus propósitos

    Aquí hay un profeta para ser sostenido. No puede estar escondido en ningún lugar de Israel, porque el rey está persiguiendo a este tipo de personas; él debe ir a otro país.

    ¿Quién lo apoyará? Jezabel pertenece a Sidón, si por lo tanto se sabe que Elías está en Sidón, será capturado. Pero una viuda que vive justo en la frontera está preparada por Dios para guardar al profeta.

    Ninguno de nosotros habría pensado en tal cosa, pero así fue; Dios encuentra inesperadamente a la mujer adecuada que hace el trabajo de la manera correcta, cuya oscuridad y pobreza contribuyeron a la seguridad del profeta.

    6. Dios obra por medio de la fe y la obediencia

    Aunque la pobre viuda de Sarepta vivía entre idólatras, ella ejerció fe. Jehová envió a Elías a ella por el bien de la mujer. De esto, podemos extraer una lección vital.

    No todos los habitantes de Sareth, adorador de Baal, eran completamente corruptos. Al enviar a Elías a esta viuda, Jehová demostró que toma nota de las personas bien intencionadas que aún no le están sirviendo.

    Tal como prometió Elijah, Jehová multiplicó sus escasos suministros para que mantuvieran a Elías, a la viuda y a su hijo hasta que terminara la sequía.

    Dios resucita al hijo de la viuda
    Dios resucita al hijo de la viuda

    De hecho, "la jarra grande de harina no se agotó, y la jarra pequeña de aceite no se secó, de acuerdo con la palabra de Jehová  que había hablado a través de Elías" (1 Rey. 17:16; 18: 1).

    La viuda de Sarepta había actuado de manera diferente, la barra de pan que hizo de su escaso suministro de harina y aceite bien podría haber sido su última comida.

    Cuando enfrentes una prueba de integridad y ejerzas fe, Jehová te ayudará. Él será un proveedor, un protector y un amigo para ayudarte a sobrellevar tu juicio.

    Cuando enfrentamos pruebas específicas, necesitamos buscar la guía divina de las Escrituras y de nuestras publicaciones basadas en la Biblia.

    Entonces debemos actuar en armonía con la dirección de Jehová, independientemente de lo difícil que sea aceptarlo. Presta atención a Dios en todos tus sentidos, y él enderezará tus caminos. Prov. 3: 5, 6.

    ¿Has venido a poner a mi hijo a la muerte?

    La fe de la viuda estaba a punto de someterse a otra prueba. ¿Había recordado la mujer un pecado que perturbaba su conciencia? ¿Pensó que la muerte de su hijo fue una retribución divina y que Elías era el mensajero de la muerte de Dios? La Biblia no nos dice, pero un punto es claro: la viuda no acusó a Dios de ninguna injusticia.

    Elijah debe haberse sorprendido por la muerte del hijo de la viuda y por su idea de que la presencia misma del profeta fue responsable de su desgarrador dolor. Después de llevar el cuerpo flácido del niño a la cámara del techo, Elijah gritó:

    "Oh Jehová Dios mío, ¿también estás causando daño a la viuda con la que me estoy quedando al matar a su hijo?".

    El profeta no pudo soportar la idea de que Se le reprocharía el nombre de Dios si permitiera que esta amable y hospitalaria mujer sufriera más. Entonces Elias rogó:

    “Oh Jehová Dios mío, por favor, deja que la vida de este niño regrese a él”. 1 reyes. 17:20-21.

    "Mira, tu hijo está vivo"

    Jehová estaba escuchando. La viuda de Sarepta había provisto a su profeta y había ejercido fe. Aparentemente, Dios permitió que la enfermedad del niño siguiera su curso, sabiendo que se produciría una resurrección, la primera registrada en las Escrituras, y que daría esperanza a las generaciones futuras.

    Cuando Elías le suplicó, Jehová le devolvió la vida al niño. ¡Imagínate el deleite de la viuda cuando Elías dijo: "Mira, tu hijo está vivo"! La viuda le dijo a Elías:

    "Ahora sé que realmente eres un hombre de Dios y que la palabra de Jehová en tu boca es verdad". 1 reyes 17: 22-24.

    El relato en 1 Reyes capítulo 17 no dice más sobre esta mujer. En vista de la referencia positiva de Jesús a ella, sin embargo, ella pudo haber vivido sus días como una fiel sierva de Jehová, como prueba de que Dios provee para los fieles, incluso en circunstancias extremas. Este relato también da evidencia del deseo y la capacidad de Jehová de resucitar a los muertos.

    La historia de la viuda de Sarepta nos deja numerosas enseñanzas, pero hay un aspecto que está muy resaltado, y ese es la fe. La fe marcó la diferencia en todos los casos que se expresan en este maravilloso relato; la fe de Elías en que la viuda que lo sustentaría iba a estar allí, la fe de la mujer en que Dios tenía algún propósito, la fé del profeta en que Dios resucitaría al muchacho.

    Otro aspecto no menos importante que debemos notar es la obediencia. Y no se trata de la obediencia solo en los momentos buenos, sino también en las dificultades. Esta mujer dio la que ella pensaba que era su última provisión tan solo porque Dios lo había ordenado y fue bendecida por esto.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir