¿Qué es La Sanidad Interior Para Mujeres?

La sanación interna es un término bíblico, nuestro Dios ya sabía los problemas emocionales por los que íbamos a pasar, y por ello nos dejó pautas reflejadas en su palabra. En esta oportunidad vamos a hablar de sanidad interior para mujeres.

Las mujeres somos un poco más sensibles que los hombres en el aspecto emocional, y en otros también, somos esa parte en la que nuestro creador puso esa necesidad de ser protegidas y ser amadas, por ello Dios manda a que debemos ser tratadas como “vaso frágil”.

Sin embargo, esta guía de sanidad interior para mujeres, se puede aplicar también a los hombres, porque el hecho de ser más fuertes no los deja exentos de todas estas cosas. El enemigo está allí “como león rugiente” y no mira sexo ni color para meterse con la creación en la que Dios puso tanto esfuerzo y amor.

Sanidad interior para mujeres
Sanidad interior para mujeres

No todos los métodos que usa la gente son bíblicos. Algunas técnicas que las personas usan están más arraigadas en la psicología secular, el misticismo o incluso el ocultismo. Deberíamos huir de lo oculto, ser cautelosos con el misticismo y, en muchos casos, desconfiar de la sabiduría mundana.

Índice De Contenidos

    Qué es la sanidad interior

    La "sanidad interna" tiene por objeto ayudar a las personas a encontrar la libertad de las secuelas emocionales de las experiencias dañinas o traumáticas. Dependiendo de lo que esté específicamente involucrado en la "sanidad interior", puede o no ser bíblico.

    Muchas personas llevan heridas de su pasado a su presente sin darse cuenta. Es bueno buscar a Dios para sanar a todo nuestro ser, incluido nuestro "yo interno". Sin embargo, es importante entender que la "curación interior" no siempre es tan inocente como parece a primera vista.

    Antes de buscar cualquier tipo de ayuda con la "sanidad interior", asegúrate de que el proceso, el enfoque y las metas estén enraizados en la Palabra de Dios. Algunos practicantes de la llamada sanidad cristiana usan técnicas que tienen sus raíces en el misticismo y los métodos de la Nueva Era.

    Signos de que puedes necesitar una sanidad interior

    Como dije anteriormente, las damas pueden ser enormemente sensibles a nivel emocional, y los problemas suelen consumirlas fácilmente, sin embargo, no por ello todas las mujeres carecen de paz interior, existen signos de que la mujer necesita sanidad interior, a continuación están algunos de los más comunes:

    1-Desencadenantes emocionales

    Cada vez que una canción, película o experiencia provoca un desencadenante emocional, esto es un signo de una herida abierta. Los desencadenantes emocionales incluyen llanto, abstinencia o incluso arremeter contra los demás.

    2-Reacción exagerada

    Esto sucede cuando se proyectan sentimientos, con respecto a un tema más profundo, sobre algo en el momento. Da un paso atrás y asegúrate de que la respuesta se ajuste a la situación.

    3-Guardar rencor

    La dificultad de perdonar a alguien o guardar rencor por algo que sucedió en el pasado sugiere la necesidad de una reparación emocional. Comienza con el perdón y confronta directamente los sentimientos dolorosos.

    4-Repetición instantánea

    Una repetición constante de diferentes recuerdos indica un problema en el corazón. Estos nunca desaparecen realmente a menos que sean dados a Dios para sanar permanentemente.

    5-Inseguridad

    Las heridas internas afectan la confianza y causan baja autoestima. Rompe la esclavitud, rompiendo el silencio y confrontando el problema central.

    6-Problemas de relación

    Las mujeres que tienen dificultades para navegar las relaciones, tanto familiares como amistosas, y siempre necesitan mantener una distancia segura de las personas, podrían estar luchando con esto. Un cierto nivel de vulnerabilidad es realmente saludable para las relaciones, cuando se evita constantemente es una forma de autoprotección.

    7-Malos patrones

    Cuando una mujer parece no poder romper los malos hábitos que destruyen su calidad de vida, casi siempre hay una razón más profunda.

    8-Combates de depresión

    sanidad interior para mujeres: signo de que la necesitas
    sanidad interior para mujeres: signo de que la necesitas

    Este es el caso en el que mas se necesita utilizar cuando se trata la sanidad interior para mujeres, es un punto que la mayoría de estas viven en el día a día por el bullying, el maltrato, la poca valoración por parte de los hombres y la sociedad, entre muchos otros.

    Los cambios de humor y los altibajos emocionales amplifican la raíz de cualquier problema. La verdadera sanidad interna solo puede comenzar a través del coraje y la voluntad de reconocer que hay una lesión.

    Pasos para lograr la sanidad interior en las mujeres

    Hemos compilado una lista básica de pasos fundamentales que son tan importantes para aquellos que reciben o ministran la sanidad interior. Esta es una parte vital del ministerio de liberación y juega un papel insustituible en la liberación de muchos en la actualidad. Dios quiere tomar tus heridas, dolor, dolor y tristeza.

    Antes de comenzar, quiero que sepan que Dios desea sanar nuestras heridas y quitarnos nuestro dolor y nuestra pena. ¿Sabes cómo puedes amar tanto a alguien, que desearías poder soportar su dolor o sufrimiento?

    Así es como Jesús se siente acerca de nosotros. ¡Nos ama tanto que pagó el precio de nuestra curación emocional en el trabajo en la cruz. Es importante que tengas a la mano una biblia, para que veas lo que Dios te dice, y el amor que siente por ti:

    1-Busca de Dios y descubre lo que te dice en la biblia

    En 1. Isaías 53: 4 Dios nos dice que el carga con nuestros dolores. Solo tenemos que buscarlo, y entregar en sus manos todas nuestras dolencias.

    Él llevó nuestras penas en su obra en la cruz. La palabra tristezas aquí literalmente se refiere a angustia, aflicción, pena, dolor y tristeza. ¡Jesús tomó estas cosas y pagó el precio con su propia sangre por

    ¿Quieres recibir la curación de las heridas emocionales, el dolor, las penas, el dolor y la angustia? Es vital que aprovechemos lo que Cristo ha hecho por nosotros y aprendamos a poner nuestras preocupaciones sobre el Señor. No algunos de ellos, sino TODOS; sabiendo que se preocupa por ti y quiere quitarte esas cosas.

    1 Pedro 5: 7: "Echa todo tu cuidado sobre él; porque él se preocupa por ti". Libera esas emociones dolorosas y temerosas en las manos de Jesús.

    Aferrarte al dolor y al temor hace que las bendiciones no lleguen a ti, y que el poder sanador del Espíritu Santo en tu alma no pueda actuar como quiere. Es vital abrirse y permitir que el Señor sane tus heridas.

    Jesús pagó el precio por la curación de nuestras almas y para liberarnos de la esclavitud a la que hemos venido a causa de los moretones que hemos recibido. Es importante para Dios que recibamos esta sanidad interior. ¡Su Hijo pagó un precio costoso por ello!

    2-Entrégale todo a Dios

    Permite que tus emociones dolorosas se liberen al dárselas al Señor. Está bien llorar, sollozar y dejar que las emociones dañadas salgan a medida que son entregadas a las manos de Dios. Aferrarse al dolor solo evitará que te cures.

    Santiago 5:16 dice, "confiesa tus faltas, y ora, para que puedas ser sanado. La oración ferviente y efectiva de un hombre justo vale mucho".

    Si puedes encontrar a una persona en quien confiar, también puede ser muy útil compartir su carga con ellos y recibir oración por sanidad. ¡Hay una tremenda curación que puede tener lugar cuando compartes tu dolor con un hermano o hermana en Cristo!

    3-Piensa en el amor que Dios tiene por ti

    Date cuenta del amor de Dios por ti; esto te ayudará a abrir y recibir la sanidad interior. Conocer la verdadera naturaleza de nuestro Padre celestial nos ayudará a confiar en él y a abrirnos para que podamos recibir la curación que solo el Espíritu Santo puede proporcionarnos.

    Después de que Cristo sufrió y murió por nosotros, ¿por qué retendría sanar nuestras almas heridas? Podemos abrirnos con confianza a él y saber que tiene nuestros mejores intereses en mente simplemente mirando lo que pasó por nosotros en la cruz. Dios te ama, no por lo que has hecho, sino por lo que eres.

    Jesús dijo que el mayor amor que un hombre puede mostrar por sus amigos es cuando da su vida por ellos. Jesús dio su vida por nosotros, ¡así de valiosos y queridos somos para él!

    4-Descubre la voluntad de Dios para tu mente y recíbela

    Dios dice en 2 Timoteo 1: 7 que no nos ha dado ningún espíritu de temor sino de amor y poder, entonces ¿por qué nuestra mente no debería estar sana?

    Abuso, trauma y dolor son cosas con las que uno se topa mucho cuando se enfrenta a un caso donde se debe aplicar sanidad interior en las mujeres, y estas son obras del diablo.

    Jesús vino a destruir las obras del diablo y restaurar a sus hijos a la plenitud para la cual los creó. Cuando Jesús estuvo aquí en la tierra, hizo la voluntad del Padre en el cielo, y esto incluía sanar a todos los oprimidos del diablo.

    5-Extiende el perdón hacia aquellos que te han lastimado

    La falta de perdón obstaculizará o bloqueará el poder sanador del Espíritu Santo. Te atará y te separará del poder perdonador y sanador de Dios. Es vital liberar esos sentimientos que tienes contra los demás, para que el poder sanador y perdonador del Espíritu Santo pueda sanar y restaurar tu alma.

    El no perdonar es un veneno mortal que nos separa del perdón de Dios en nuestras propias vidas y nos entrega a espíritus atormentados. Es difícil recibir curación cuando uno está en esa posición. Marcos 11: 25-26

    Como podemos ver, la falta de perdón impedirá que el perdón de Dios opere en nuestras propias vidas. La sanidad interior para ti mujer requiere el perdón de Dios.

    La falta de perdón nos pondrá en manos de espíritus atormentadores. ¡Esto es lo último que necesitamos cuando buscamos la curación de nuestras almas!

    Como si eso no fuera suficiente, la falta de perdón también pone a una persona en la oscuridad espiritual y la separación de Dios, y nos contamina espiritualmente:

    1 Juan 2:11, "Pero el que odia a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque esa oscuridad ha cegado sus ojos".

    6-Date cuenta de quién eres en Cristo

    Darnos cuenta de nuestra identidad en Cristo es absolutamente vital para nuestro proceso de curación. ¡Necesitas saber que eres una nueva creación en Cristo, liberado de la oscuridad de tu pasado, perdonado de tus pecados. La libertad y la curación son tuyas gracias a la Sangre que Cristo derramó por ti.

    7-Deja de alimentarte de mentiras de inseguridad, culpa y dolor

    A menudo se usa la historia de dos hombres sobre nuestros hombros, y cualquiera que escuche se desplazará al otro. Esto es absolutamente cierto con respecto a cómo manejamos la voz de Dios y la voz del diablo.

    Es definitivamente vital que NO escuchemos ni prestemos atención a la voz del diablo en nuestras mentes. La Palabra de Dios nos dice que debemos llevar cautivos todos los pensamientos a la obediencia a Cristo:

    2 Corintios 10: 4, "Derribando la imaginación, y todo lo alto que se exalta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo".

    8-Perdónate a ti mismo: mírate como Dios te ve

    Perdonarnos es un paso vital que debemos tomar mientras buscamos la sanidad interior. ¡Necesitamos amar y apreciar a la persona que Cristo ha hecho en nosotros!

    Es importante que nos veamos como somos realmente en Cristo. Si continúas golpeándote por tus fracasos pasados, después de que la Sangre de Cristo los haya lavado, ¡en realidad estás negando la obra misma de la cruz! Aquí hay algunos (de muchos) buenos versículos para mediar en la Palabra de Dios:

    • Salmos 103: 12, "Tan lejos como el este es del oeste, hasta ahora ha quitado nuestras transgresiones de nosotros".
    • Isaías 43:25: el borra tus transgresiones.
    • Hebreos 10:22, "acércate con un corazón verdadero con plena seguridad de fe”

    9-Habla con el dolor y suéltalo en las manos de Jesús

    Por último, ve al dolor, la herida emocional que se esconde dentro de ti, y enfréntalo con el amor sanador de Cristo. Sabiendo que Jesús ha pagado por tus heridas emocionales, dolores y penas, dile al dolor interno, los recuerdos dolorosos y la aflicción emocional que te dejes en el nombre de Jesús.

    Luego llama a Jesús para que te quite esas cosas, dile: “te pido que me quites estos dolores internos, recuerdos dolorosos y heridas emocionales en este momento. Te los presento, y acepto tu paz en lugar de esas cosas que estoy renunciando".

    El siguiente paso es buscar la liberación de cualquier espíritu que esté involucrado en su mente o emociones. Estos espíritus deben ser confrontados y expulsados en el nombre de Jesús. Puedes intentarlo tú misma como auto liberación, o buscar un ministro de liberación calificado para que te ayude con este paso.

    Si comienzas a experimentar reacciones demoníacas abrumadoras o fuertes de la oración a continuación, o si los espíritus no salen, entonces se recomienda buscar la liberación de un ministro calificado.

    10- Si aún no crees en Cristo

    Entonces no te recomiendo confrontar a ningún espíritu maligno hasta que lo hagas. Si deseas aceptar a Jesús ahora como tu Señor y salvador, ve ante él ahora con una oración como esta: "Señor Jesucristo, me doy cuenta de que soy un pecador.

    Creo que moriste y derramaste tu sangre por la remisión de mis pecados, para que pueda tener vida eterna. Ahora mismo, me alejo de mis pecados y te pido que vengas a mi vida, cambiándome a una nueva persona y lavando todos mis pecados.

    Cuanto más aprendemos a posponer la vieja naturaleza, más brillará la vida de Jesús a través de nosotros. Esta es una gran parte del propósito de Dios para nuestras vidas.

    Espero que te haya sido de ayuda este artículo de sanidad interna en las mujeres. Para hombres es más o menos la misma metodología, solo que con ellos la mayoría de las veces la parte emocional está un poco menos arraigada.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información