10 Maneras De Estar Al Servicio De Dios | Cómo Servir A Dios

Pasamos años tratando de hacer cosas para estar al servicio de Dios. Sin embargo, la realidad es que muy pocas personas entienden lo que significa esto, y lo que realmente quiere nuestro Señor. La mayoría de nosotros conseguiremos trabajos normales, formaremos familias y tal vez encontremos un pasatiempo intermedio, es lo que más haremos por esto es importante que encontremos las maneras de servir a Dios en todas las circunstancias.

Como cristiano, es importante que entiendas que el servicio no es una opción, es una responsabilidad, una que debes tomar en serio y abrazar con alegría. No dejes que la idea del servicio te intimide y nunca sientas que no tienes nada que valga la pena ofrecer. Todos tenemos algo que ofrecer. Sin embargo, si necesitas algunas ideas de cómo servir a Dios, aquí te las daremos.

Debemos estar al servicio de Dios
Debemos estar al servicio de Dios
Índice De Contenidos

    ¿Cómo podemos estar al servicio de Dios en nuestra rutina diaria?

    Una vida ordinaria aún ofrece numerosas oportunidades para estar al servicio de Dios. Aquí hay algunas maneras simples en que los cristianos pueden hacer crecer su fe en una rutina diaria y descubrir la alegría de servir a Dios.

    1. Invierte en otras personas

    “Toda la ley se resume en una sola orden: Ama a tu prójimo como a ti mismo'" - Gálatas 5:14

    Es notable la frecuencia con la que interactuamos con las personas, pero nunca hacemos el esfuerzo de conocerlas. El cajero de tu tienda favorita, la mujer que limpia tu oficina, el hombre que pasas camino al trabajo todas las mañanas; cada uno de estos individuos es alguien que Dios creó.

    Los cristianos que buscan compartir a Cristo pueden comenzar formando relaciones con las personas que los rodean. Pregúntales sobre su día, felicita su atuendo o simplemente tómate un momento y escúchales. Al invertir en otras personas, abrimos sus corazones al impulso del Espíritu Santo.

    2. Ofrece ayuda donde se necesita

    "El Rey responderá: En verdad te digo que lo que hiciste por uno de estos hermanos y hermanas míos, lo hiciste por mí" (Mateo 25:40).

    Hay un viejo dicho sobre cómo un acto de bondad, por pequeño que sea, nunca puede carecer de sentido. Incluso pequeñas muestras de amor pueden cambiar vidas para mejor. ¿Conoces a una pareja que acaba de tener un bebé? Llévales una comida alguna noche. ¿Alguien se muda a la casa de al lado? Dales la bienvenida al vecindario y ayúdalos a llevar sus pertenencias.

    ¿Alguna persona que conoces está enferma? Puedes ofrecer vigilar a sus hijos durante un día para que puedan descansar. No dejes pasar la oportunidad de ayudar donde sea necesario. Estos momentos pueden ser breves, pero serán recordados. Además, es una gran oportunidad para ponerte al servicio de Dios.

    3. Busca la sabiduría

    "¡Cuánto mejor es obtener sabiduría que oro, elegir comprensión en lugar de plata!" Proverbios 16:16

    Los automóviles necesitan gasolina, los cuchillos deben afilarse y los cristianos deben mantenerse educados. Es tentador dejar esto en manos de nuestros pastores, simplemente ingerir lo que tengan que decir cada domingo por la mañana, pero el individuo tiene que ganar una verdadera sabiduría.

    Todo cristiano necesita pasar tiempo estudiando la Biblia por su cuenta, y vivir la palabra de Dios. Puedes aprender cómo aplicar la verdad de la Palabra de Dios a la vida cotidiana. ¡Recuerda, las pruebas son más fáciles cuando estudias para ellas!

    4. Practica la hospitalidad

    "No te olvides de entretener a extraños, porque al hacerlo, algunas personas han entretenido a los ángeles sin saberlo". Hebreos 13: 2

    Hay una razón por la cual Jesús frecuentemente escogió compartir comidas con sus seguidores. La hospitalidad crea confianza entre extraños y construye puentes sobre el paisaje agreste de nuestras vidas. Si los cristianos quieren compartir el amor de Dios con sus vecinos, simplemente tienen que invitarlos.

    5. Muestra perdón

    "Y cuando estés orando, si tienes algo en contra de alguien, perdónalo, para que tu Padre celestial te perdone tus pecados". Marcos 11:25

    El perdón, el verdadero perdón, puede ser algo difícil, pero es una de las cosas que necesariamente tenemos que lograr para poder estar al servicio de Dios. Por mucho que nos guste creer que entendemos el concepto de gracia, algunos de nosotros todavía estamos aprendiendo lo que significa dejar nuestra ira y dolor.

    Hay docenas de momentos en la vida en los que incluso los cristianos prefieren no mostrar perdón: el tipo que te cortó en el tráfico, el compañero de trabajo que aún no te ha enviado ese correo electrónico importante, el amigo que te despide en el último minuto. Dios nos enseña que el perdón significa dejar de lado los rencores, la expectativa de venganza y elegir el amor sobre la retribución.

    6. Haz espacio para adorar a Dios

    Como vivimos por el Espíritu, mantengámonos en sintonía con el Espíritu". Gálatas 5: 24-25

    Es fácil para los cristianos dejarse llevar por nuestros horarios diarios. Nos levantamos, vamos a trabajar, cenamos, quizás miramos televisión y nos preparamos para hacerlo de nuevo mañana. En tal ambiente, a menudo podemos olvidar adorar a Cristo regularmente, pero esa adoración misma refresca el alma.

    Antes de salir por la puerta cada mañana, siéntate y toma un momento para agradecerle al Señor por un nuevo día. Si trabajas en un área agradable, pasa la hora del almuerzo caminando y alabando a Dios por su trabajo. Por la noche, haz un espacio donde puedas estar solo con Dios.

    7. Comparte la palabra con tu familia

    Este debería ser su mayor enfoque en la vida en cuanto a (Deuteronomio 11: 18-19). Pasa tiempo en la Palabra con tus hijos, Ora con ellos. Canta alabanzas a Dios con ellos. Tienes muy poco tiempo con tus hijos antes de que abandonen el nido, ¡así que haz que tu vida con ellos tenga un valor eterno! Además, debes amar a tu cónyuge.

    Hazles sentir a tus hijos que son la única persona con la que quieres envejecer. Estos te admiran mamá y papá. Ellos ven lo que haces, imitan lo que haces. Si estás dando malos ejemplos, tus hijos probablemente tomarán algunos de ellos en sus propias familias algún día. Si quieres que tus hijos sean como Jesús, debes ser Jesús para ellos.

    8. Sirve a tus pastores

    Mis hermanos y hermanas, nuestros pastores hacen bastante por la iglesia, y a muchos no se les pagan lo suficiente por todo lo que hacen. ¡Todos podemos dar un paso al frente y ayudarles! Pídeles una cena y una noche de juegos. Llámalos por teléfono y mira cómo están, pregúntales si necesitan oración, ofrece quitarles la carga para que puedan concentrarse en otras cosas.

    Si permites que tu pastor haga discípulos de la congregación, tu iglesia prosperará más allá de tu imaginación más salvaje. Por lo tanto, comienza grupos en tu iglesia que puedan aliviar algunas de las cargas de tus pastores. Ten un grupo "de guardia" para visitar a aquellos que inesperadamente van al hospital.

    Si tu pastor principal dirige la congregación en la adoración porque no puede pagar un ministro de música, ofrécete para ocupar ese puesto de forma gratuita. Nuestros pastores nos necesitan más de lo que dicen. Entonces, lo digo ahora, ¡Ponte al servicio de Dios apoyando a los pastores de tu iglesia!

    9. Conviértete en un guerrero de oración

    ¡Hay un poder serio en la oración! ¡Conviértete en un guerrero de oración! Sé intencional, y ora por personas específicas con necesidades específicas, poniendo siempre en primer lugar la voluntad de Dios en la situación.

    Así como el Espíritu Santo intercede por nosotros en nuestro nombre cuando no sabemos cómo orar (Romanos 8:26), podemos interceder en nombre de los demás cuando no están orando. Dios siempre escucha las oraciones de aquellos que son fieles, así que tómate un tiempo y ora por otros en sus aflicciones.

    10. Usa tus dones

    Dios nos ha bendecido a todos con dones y talentos. ¡Úsalos para el reino! ¿Eres bueno con la construcción? ¡Ayuda con las cosas que necesitan arreglarse en la iglesia! ¡Ofrece arreglar cosas en los hogares de las personas gratis!

    ¿Puedes tocar un instrumento o cantar? ¡Únete al equipo de alabanza! ¿Te gusta actuar? ¡Únete al equipo de drama! ¿Se te hace fácil hablar en público? ¡Conviértete en predicador o maestro! Dios te ha dado talentos por una razón. ¡Puedes impactar mucho en la iglesia y en la comunidad a través de tu servicio!

    ¡Estar al servicio de Dios es una experiencia increíble! Hay muchas más formas de las que he escrito para servir a nuestro Señor. Tómate un tiempo y piensa en dónde puedes hacerlo si aún no estás sirviendo para el reino. ¡Dios te bendiga, recuerda trabajar para vivir una vida digna del llamado!

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información