11 Razones Para Agradecer A Dios

Expresar nuestra gratitud puede ser un desafío incluso cuando nos sentimos bendecidos. Pero, ¿qué pasa cuando estamos en tiempos de dolor, sufrimiento o dificultad? Aquí te mostramos 11 poderosas razones que te dicen por qué agradecer a Dios aun en momentos malos.

Cuando nuestro mundo parece desmoronarse, ¿cómo podemos esperar, como nos dice Pablo, que "demos gracias en todas las circunstancias" (1 Tesalonicenses 5:18)?

Índice De Contenidos

    ¿Por qué agradecer a Dios?

    ¿Por qué agradecer a Dios?
    ¿Por qué agradecer a Dios?

    Jesús fue separado de amigos, acusado injustamente, tratado brutalmente, si alguna vez una persona tenía derecho a quejarse, era este hombre, que padeció tantas cosas por culpas que no le correspondían.

    Murió por nosotros en la cruz (Dios hecho carne) ¿no es motivo suficiente para ti? Además de este sacrificio tan grande, aquí te presentamos más motivos por los que debes ser agradecido con Dios:

    1. Porque no estás solo

    Ningún cristiano pasa por tiempos de problemas solo. No solo estamos unidos con Cristo, también estamos unidos con otros creyentes a través de nuestra unión con Jesús.

    Nuestro Salvador no se queda fuera de nosotros, simplemente liderando el camino hacia una vida mejor. Más bien, "vivimos en él y, por lo tanto, el uno para el otro".

    Si estás ansioso o asustado, con dolor o con dudas, acude al Señor y busca a tus hermanos y hermanas en Cristo. Deja que otros creyentes conozcan tus problemas para que puedan compartir tus cargas.

    2. Porque Dios es soberano

    Como cristianos podemos estar agradecidos de que somos hijos del Señor soberano. Incluso cuando nuestra vida parece estar fuera de control, podemos confiar en que Dios está totalmente al mando y que usa momentos difíciles para hacernos madurar y completarnos.

    3. Porque tienes esperanza

    Tenemos la tendencia a pensar en la esperanza como un estado emocional que refleja lo que tendríamos gustaría que suceda en el futuro, pero no estamos seguros será realmente suceder. Por ejemplo, podemos "esperar" que se repare nuestro matrimonio roto o podemos evitar la ruina financiera. Sin embargo, a pesar de nuestro sincero deseo, no tenemos la seguridad de que obtendremos el resultado que preferimos.

    Sin embargo, en las Escrituras, la esperanza significa algo completamente diferente. La esperanza es un deseo de un resultado futuro que sea absolutamente seguro. En Romanos 8:28 se nos confirma que si amamos a Dios, todas las cosas nos llevarán a cosas buenas y beneficiosas.

    Debido a que confiamos en las promesas de Dios, podemos estar completamente seguros del resultado. Como sabemos que Dios puede y hará lo que dice, nuestra esperanza es una forma de saber que la esperanza es la fe mirando hacia adelante.

    4. Porque tienes a Dios

    A medida que crecemos en gratitud, aprendemos a estar agradecidos no solo por los buenos dones que Dios nos da sino por todo en nuestra vida, incluidas nuestras pruebas y sufrimientos. Aprendemos que incluso en el dolor podemos estar agradecidos, ya que todavía tenemos el mejor regalo que podríamos desear: Dios mismo.

    5. Por la vida

    Siempre estamos a solo un latido de la muerte. Solo Dios da vida y sostiene la vida. Incluso los impíos viven a través del don de Dios. Toda la vida está en su mano, porque "Él da vida, y aliento a todas las cosas". (Hechos 17:25)

    6. por la biblia

    Ya sea que el mundo sea brillante u oscuro, la Palabra de Dios es siempre la misma. Si somos jóvenes o viejos, en salud o enfermedad, es un refugio para la mente y el corazón. Simplemente piensa cómo sería el mundo sin él, y agradece a Dios por su bendita Palabra que "vive y permanece para siempre". (1 Pedro 1:23)

    7. Por la salvación

    No importa qué fracaso hayamos hecho en la vida, podemos volvernos en fe a Cristo y encontrar la salvación. Es gratis, y se ofrece a todos en la tierra, y no depende de la riqueza, la educación, la buena apariencia, los amigos o la influencia. Definitivamente deberíamos estar agradecidos de que "la gracia de Dios que trae salvación ha aparecido a todos los hombres". (Tito 2:11)

    Dios nos ha dado el mayor regalo de todos: su Hijo, que murió en la cruz y resucitó para que podamos conocerlo personalmente y pasar la eternidad con Él en el cielo: "¡Gracias a Dios por su indescriptible regalo!" (2 Corintios 9:15).

    La Biblia nos dice que estamos separados de Dios porque hemos pecado. Pero Dios nos ama, te ama, me ama, y ​​quiere que seamos parte de su familia para siempre. Él nos ama tanto que envió a Su único Hijo al mundo para morir como un sacrificio perfecto por nuestros pecados.

    Todo lo que tenemos que hacer es extender la mano en la fe y aceptar a Cristo como nuestro Salvador y Señor: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

    8. Por las bendiciones

    Hasta los más pobres de nosotros tenemos algunas cosas buenas: algo de salud, algunos amigos, algo de comida, algo de ropa, algo de sol. Necesitamos enfatizar más estas bendiciones. Con la bendición de Dios podemos ser ricos incluso cuando somos pobres, porque "la bendición del Señor, enriquece". (Proverbios 10:22)

    Parece que nunca estamos satisfechos con lo que tenemos: ricos o pobres, sanos o enfermos. ¡Pero qué diferencia hace cuando nos damos cuenta de que Dios nos ha dado todo lo que tenemos! El rey David oró: "La riqueza y el honor provienen de ti. Todo viene de ti" (1 Crónicas 29: 12-14).

    9. Porque tenemos una tierra de libertad

    Por una tierra de libertad religiosa, podemos agradecer a Dios todos los días. A veces olvidamos qué sangre, trabajo y sacrificio ganaron esta libertad para nosotros. Estamos acostumbrados a la libertad y la tomamos como algo natural. ¡Seamos agradecidos!

    10. Por los juicios e incluso por  la persecución

    Nos retiramos de las dificultades, pero ninguno de nosotros está exento de algún tipo de problema. En muchas partes del mundo es peligroso incluso ser cristiano debido a la persecución. Y sin embargo, en medio de esas pruebas, podemos agradecer a Dios, porque sabemos que Él ha prometido estar con nosotros y que nos ayudará. Sabemos que nuestro Señor puede usar los momentos de sufrimiento para acercarnos a Él.

    Cuando el profeta Daniel se enteró de que los hombres malvados estaban conspirando contra él para destruirlo, "se arrodilló y oró, dando gracias a su Dios, tal como lo había hecho antes" (Daniel 6:10). La Biblia ordena que demos gracias a Dios en todo momento, sea malo o bueno  (1 Tesalonicenses 5:18).

    Pablo declaró: "Incluso podrás agradecer a Dios en medio del dolor y la angustia porque tienes el privilegio de compartir la suerte de aquellos que viven en la luz" (Colosenses 1:12).

    11. Por su continua presencia y poder en tu vida

    Cuando venimos a Cristo, ¡no es el final sino el comienzo de una vida completamente nueva! Él está con nosotros y quiere ayudarnos a seguirlo a Él y a Su Palabra. En nosotros mismos no tenemos la fuerza que necesitamos para vivir como Dios quiere que vivamos.

    Pero cuando nos volvemos a Él, descubrimos que "es Dios quien trabaja en nosotros para actuar de acuerdo con su buen propósito" (Filipenses 2:13). Jesús prometió a sus discípulos: “Toda autoridad en el cielo y en la tierra me ha sido dada. Seguramente estoy contigo siempre, hasta el final de la era” (Mateo 28:18, 20).

    Espero que con estas 11 de tantas razones para agradecer a Dios, te hayan hecho entender la importancia de estar agradecido con nuestro creador. Él nos ha dado todas las cosas que hoy poseemos, desde la vida, hasta las cosas materiales. Quizás alguna vez estés pasando por un problema, pero aún allí está Dios para ayudarte a superar las pruebas.

    ¿Has abierto tu corazón a Jesucristo? Si no, recurre a Él con una simple oración de arrepentimiento y fe, y agradécele por lo que ha hecho por ti. Y si conoces a Cristo, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que le agradeciste a Dios por tu salvación? No debemos dejar pasar un día sin agradecer por su misericordia y su gracia para con nosotros en Jesucristo.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. paola dice:

      gracias dios

    2. Carmen salcedo dice:

      Excelente palabra.respecto a el porque debo tener un corazón agradecido hacia mi Papá Dios.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información