¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

Quizás muchos se han preguntado cómo sentir la presencia de Dios, cuando hablamos de experimentar la presencia de Dios, las cosas pueden volverse realmente raras, muy rápido. De repente, estamos en el ámbito de lo subjetivo, de sentimientos, de experiencias sobrenaturales que van más allá de la norma diaria.

¿Cómo Sentir La Presencia De Dios?
¿Cómo Sentir La Presencia De Dios?
Índice De Contenidos

    ¿Cómo sientes la presencia de Dios?

    Mientras leemos las Escrituras, podemos convencernos de que Dios quiere que experimentemos verdaderamente su presencia a diario. Solo necesitamos cambiar nuestra perspectiva acerca de lo que significa experimentar la presencia de Dios.

    Con esa mentalidad de saber en realidad que es lo que se siente cuando realmente experimentamos la presencia de nuestro Dios verdaderamente, aquí hay cuatro formas simples y profundas cómo podemos disfrutar de la presencia de Dios todos los días:

    1 - Siempre estamos en la presencia de Dios

    Comencemos con el más obvio. Como Dios es omnipresente, siempre  estamos  en su presencia. Medita sobre eso por un segundo y ve si no causa un escalofrío de placer. Cada segundo de cada día, realmente estamos en la presencia de Dios.

    No necesitamos hacer ningún ritual especial o peregrinar a una ciudad santa. No es necesario manejar reliquias u ofrecer oraciones a los santos. Pero debido a que estamos en Cristo, esta realidad es aún más profunda. No estamos solo en la presencia de Dios de la misma manera que lo está el resto de la creación.

    Más bien, la presencia de Dios ha hecho su hogar  en nosotros. El Espíritu Santo ha establecido su residencia en nosotros, y realmente somos templos de Dios. Es por eso que Pablo dice en 1 Corintios 6:19: ¿O no sabes que tu cuerpo es un templo del Espíritu Santo dentro de ti, a quien tienes de Dios?

    Estas son palabras absolutamente impresionantes. La presencia de Dios, la misma presencia que causó que Isaías cayera aterrorizado, no está en ningún  lado. Si estamos en Cristo, la presencia de Dios verdaderamente está dentro de nosotros, y tenemos acceso a esta gloriosa presencia en todo momento a través de Cristo nuestro mediador.

    ¿No son estas asombrosamente buenas noticias? La presencia de Dios no está tapiada por una cortina masiva, no escondida dentro del Lugar Santísimo, accesible solo por el Sumo Sacerdote una vez al año. El Espíritu Santo se ha reubicado y ahora habita dentro.

    Podemos comunicarnos con Dios y experimentar su presencia en el automóvil, en el metro, en nuestro cubículo, en grupos pequeños y en cualquier otro lugar. La dulce y santa presencia de Dios siempre está disponible para nosotros, y no necesitamos usar ninguna técnica manipuladora de "avivamiento" para acceder a ella.

    2 – A través de las Escrituras

    La mejor manera de aprender cómo sentir la presencia de Dios, es a través de la biblia. Así como la presencia de Dios se cernía sobre las aguas en Génesis 1, así se cierne sobre las páginas de las Escrituras. La Biblia no es un libro ordinario, no es una mera colección de palabras y páginas.

    Hebreos 4:12 nos recuerda que la Palabra de Dios está viva: porque la palabra de Dios es viva y activa, más afilada que cualquier espada de dos filos, perforando la división del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discerniendo los pensamientos e intenciones del corazón.

    Cuando abrimos las páginas de las Escritura, nos encontramos con el Dios vivo, activo y que habla. Dios puede hablarte de milo maneras mientras lees las escrituras él puede:

    • Convencerte de pecado y llevarte al arrepentimiento.
    • Fortalecerte y animarte en lo más profundo de tu alma.
    • Pedirte que ores por un amigo que lucha y está rezagado.
    • Llevarte de rodillas en adoración.

    Cada vez que abrimos la Biblia, nos encontramos con la presencia del Altísimo de una manera única y poderosa. Somos necios al tratar de experimentar la presencia de Dios en otro lugar si no nos estamos sumergiendo constantemente en la palabra de Dios.

    3 – Por medio de la oración

    Considera, por un momento, la naturaleza gloriosa de la oración. Dios, el creador del universo, el Rey de Reyes, el que mantiene a los planetas en la órbita adecuada y los átomos no se dividen, quiere que le solicitemos cosas. Es absolutamente alucinante.

    Dios quiere que abramos nuestros corazones ante él, que le traigamos nuestras cargas, que le pidamos cosas grandes y audaces. Y este no es un simple ejercicio, como escribir un diario o hablar sobre problemas con amigos. Cuando oramos, ¡Dios realmente hace cosas! La presencia de Dios de repente habita todos los detalles grandes y pequeños de nuestras vidas:

    • Levanta nuestras cargas y nos da paz.
    • Nos da poder para vencer nuestro pecado.
    • Cura a los enfermos.
    • Salva al rebelde y se apodera del vagabundo.
    • Satisface nuestras necesidades.
    • Cuando oramos, Dios toma medidas.

    Nada está bien hecho sin oración por la sencilla razón de que deja a Dios fuera de la cuenta. Cuando oramos, Dios es llevado  a  la cuenta, y cuando eso sucede, no hay imposible. Cuando Dios entra en la ecuación, las leyes normales de la naturaleza salen por la ventana.

    Si queremos saber cómo se siente la presencia de Dios diariamente, es tan simple como orar. ¿No es eso glorioso? La oración le dice a Dios: “Por favor, ven e invade los detalles de mi día. No soy suficiente por mi cuenta por el día, pero tú sí.

    4 – Teniendo comunión con cristianos

    En Mateo 18:20, Jesús dijo que donde están dos o tres reunidos, allí está él. En otras palabras, Jesús mismo está presente únicamente cuando los cristianos se reúnen en su nombre.

    Considero que Mateo 18:20 significa que la presencia de Dios se manifiesta de una manera única cuando los creyentes se reúnen. En otras palabras, experimentamos su presencia de una manera que simplemente no podemos cuando estamos solos.

    Dios hace algo especial cuando oramos, cantamos y servimos juntos. Creo que esto es en parte por qué el autor de Hebreos dice: no descuidar reunirse, como es la costumbre de algunos, sino alentarse unos a otros, y más aún cuando vean el Día acercarse.

    Experimentar la presencia de Dios nunca es "extraño". No me malinterpreten, habrá momentos en que será asombrosamente sobrenatural. Cuando Dios contesta las oraciones de maneras que son humanamente imposibles.

    Cuando Él te nivela absolutamente a través de un pasaje particular de la Escritura. Cuando otro cristiano tiene una visión profunda de tu vida. Sin embargo, la mayoría de las veces, nuestra experiencia de la presencia de Dios será muy "ordinaria" (como si el encuentro con Dios fuera ordinario; ¿entiendes el punto?).

    Esto debería ser un estímulo profundo para nosotros. No necesitamos trabajar en un estado emocional para experimentar a Dios. No necesitamos ir a una conferencia o viajar a una reunión especial (no es que haya algo inherentemente malo en eso).

    Podemos experimentar la hermosa y gloriosa presencia de Dios todos los días. ¡Qué privilegio!

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. Anuncios
    2. Wilfredo calderon dice:

      Deseo aprender de la palabra de dios soy de la iglecia de dios rio de uncion sancristobal

    3. Meudys Ochoa dice:

      Me alegra que quieras aprender más de Dios Wilfredo. En la página puedes encontrar estudios sobre distintos temas relacionados con nuestro Señor, con basamento bíblico.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    Únete a nuestro Boletín informativo

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano