Qué Es La oración. Cómo orar, Ejemplos De Oraciones En La Biblia

Hay muchos ejemplos de oraciones en la biblia, y muchas exhortaciones para orar. La casa de Dios debe ser una casa de oración (Marcos 11:17), y el pueblo de Dios debe ser gente de oración: “Queridos amigos, al edificarse en su santísima fe y orar en el Espíritu Santo, manténganse en Dios” (Judas 1: 20–21).

Las oraciones escritas pueden ayudar a impulsar su oración. Pero a veces las palabras no tienen el significado en tu mente o corazón. Cuando llevan el significado en tu corazón, puedes utilizarlas. Si no lo hacen, ora a tu manera honesta.

Oraciones en la biblia
Oraciones en la biblia
Índice De Contenidos

    ¿Qué es la oración?

    La definición más básica de la oración es "hablar con Dios". La oración no es meditación o reflexión pasiva; es dirección directa a Dios. Es la comunicación del alma humana con el Señor que creó el alma. La oración es la forma principal para que el creyente en Jesucristo comunique sus emociones y deseos con Dios y la comunión con él.

    La oración puede ser audible o silenciosa, privada o pública, formal o informal. Toda oración debe ser ofrecida en fe (Santiago 1: 6), en el nombre del Señor Jesús (Juan 16:23) y en el poder del Espíritu Santo (Romanos 8:26).

    La oración cristiana en su pleno significado en el Nuevo Testamento es la dirigida a Dios como Padre, en el nombre de Cristo como Mediador, y mediante la gracia habilitante del Espíritu que mora en el interior". Los malvados no desean orar (Salmo 10: 4), pero los hijos de Dios tienen un deseo natural de hacerlo (Lucas 11: 1).

    La oración se describe en la Biblia como buscar el favor de Dios (Éxodo 32:11), derramar el alma del Señor (1 Samuel 1:15), clamar al cielo (2 Crónicas 32:20), acercarse a Dios (Salmo 73:28), y arrodillados ante el Padre (Efesios 3:14).

    En la oración, decimos, esencialmente, "No mi voluntad, sino la tuya." La clave para la oración contestada es orar de acuerdo con la voluntad de Dios y de acuerdo con Su Palabra. La oración no es buscar nuestra propia voluntad, sino buscar alinearnos con la voluntad de Dios más plenamente (1 Juan 5: 14-15; Santiago 4: 3).

    ¿Cómo orar?

    Aquí hay algunos consejos muy sabios de cómo debe ser una oración:

    1. Comienza con una alabanza

    Los discípulos le dijeron a Jesús: Señor, enséñanos a orar”. Entonces Jesús les enseñó en Mateo 6: 9-13. La oración siempre comienza con alabanzas por quién es Dios porque parte de la oración es una conciencia de la esencia de Dios; Una apreciación de su omnisciencia conduce a la adoración.

    Cuando adoramos algo o alguien, estamos enamorados de la esencia de quienes son. Estamos tan enamorados que en este estado de adoración no pensamos en nosotros mismos, sino que estamos agradecidos por el enriquecimiento.

    2. Reconoce que lo necesitas

    A medida que profundizamos en la oración, comenzamos a darnos cuenta de que queremos que su toque sea evidente en todos los aspectos de nuestras vidas porque creemos que es perfectamente amoroso y justo . Reconocemos nuestras deficiencias y aceptamos que lo necesitamos. Necesitamos su justicia y su perfección en nuestras vidas imperfectas.

    Debido a nuestra continua dependencia de Dios, hacemos solicitudes. Orar nos recuerda que lo necesitamos a diario y que Él puede satisfacer nuestras necesidades. Sí, prometió darnos los deseos de nuestro corazón, pero muy a menudo nuestros deseos no están alineados con Su voluntad.

    Hacemos hincapié en las cosas materiales, mejores trabajos y relaciones simplificadas, pero solo para nuestro beneficio. Estamos más centrados en nosotros mismos, y ese nunca fue su enfoque cuando nos enseñó a orar.

    3. Perdona a todos los que te han ofendido

    Nuestras relaciones importan. Si hay discordia, debemos perdonar tal como fuimos perdonados porque el perdón es el aceite que impulsa nuestras relaciones hacia adelante. Cuando estamos dispuestos a limpiar la pizarra con perdón, comenzamos a experimentar lo que Jesús hizo por nosotros. "Perdónanos nuestras deudas como perdonamos a nuestros deudores”.

    Mientras vivamos en esta tierra como cristianos, no podemos ser ajenos al mal y las tentaciones que nos rodean. Tenemos que abordar las cosas de manera diferente y amorosa mientras navegamos por los males de este mundo.

    4. Alinéate con la voluntad del Padre

    En la Oración del Señor, Jesús estableció un modelo de cómo orar. Sus discípulos lo escucharon orar a menudo y comenzaron a aprender la lección más profunda de la oración, que es una interacción constante con el Padre, tal como lo notó Pablo cuando nos dijo que oremos con frecuencia en 1 Tesalonicenses 5:17: " orar sin cesar ". Debemos decirle a nuestro Señor que se haga su voluntad y no la de nosotros.

    5. Expresa sentimientos profundos

    Cuando Jesús oró por nosotros, fue crudo, sincero, poderoso e íntimo. Usó un lenguaje simple pero expresó pensamientos profundos, que mostraron una inmensa preocupación, sabiduría y compasión. Mientras oraba, abarcó el tiempo al hablar sobre el pasado, el presente y el futuro.

    Jesús oró por sí mismo, sus discípulos y nosotros. Él oró por nuestra protección para que podamos darle gloria, nuestro conocimiento, nuestra unidad y que su amor sea evidente en nuestras vidas.

    Oraciones en la biblia

    Tenemos un largo camino por recorrer para poder orar con el coraje de Abraham o la pasión de Moisés. ¿Queremos aprender a orar con gran fe pero todavía no estamos allí? Estudiaremos algunas de las grandes oraciones que te servirán de ejemplo:

    1. La oración del Señor (Mateo 6: 5-15): Jesús enseñó esta clásica lección de oración a sus discípulos.
    2. La oración de Moisés por Israel en el desierto (Éxodo 32: 9-14): Increíbles ejemplos de Moisés suplicando a Dios para preservar su propio nombre y carácter y no destruir a Israel.
    3. La oración de Abraham por Sodoma (Génesis 18: 16-33): Un ejemplo de oración intercesora que encuentra su base en el carácter de Dios.
    4. La oración de David por el perdón y la confesión del pecado (Salmo 51): Cuando pecamos contra Dios, ¿cómo podemos orar para restaurar nuestra comunión? La oración de David es una oración clásica de arrepentimiento.
    5. Peticiones de Ezequías para liberación y curación (2 Reyes 19: 14-19; 20: 1-7): Aquí hay un rey piadoso a punto de ver a su nación conquistada y destruida por el poderoso ejército asirio. Entonces el que acaba de escuchar de un profeta que debe prepararse para morir pronto. ¿Cómo ora él?
    6. Salmo de rendición de David (Salmo 139): David lucha con el intenso conocimiento que Dios tiene de él, se maravilla de la intrincada formación de Dios sobre él en el útero de su madre, y luego hace una oración de rendición a la búsqueda, el conocimiento, el sondeo y el refinamiento de Dios.
    7. La confesión de Daniel en nombre de su pueblo (Daniel 9: 1-19): Cuando Daniel se da cuenta de que los 70 años de exilio han terminado, ofrece una oración de confesión en la que él (aunque personalmente es un hombre justo) se identifica con los pecados de su pueblo y pide la misericordia de Dios.
    8. La Oración de Nehemías por el Éxito (Nehemías 1: 1-2: 9): Nehemías se entera del sufrimiento de los exiliados que regresaron. Después de llorar en ayuno y oración, Nehemías reza por el éxito y se compromete a la voluntad de Dios para su vida.
    9. La oración de sumisión de Jesús en Getsemaní (Lucas 22: 39-46): Jesús pide que se pase por alto la copa (crucifixión), pero luego ora para que se haga la voluntad del Padre sobre todo.
    10. Las oraciones de Pablo para los creyentes de Efeso (Efesios 1: 15-23; 3: 14-21): Aquí están las oraciones de Pablo para que los cristianos de Efeso, y para nosotros, comprendan realmente las alturas y las profundidades del amor de Cristo por nosotros.

    La oración es muy importante para la vida de un cristiano, ya que a través de ella, este puede estar en verdadera comunión con Dios. Al orar, estamos conversando directamente con Él. Existen algunos ejemplos de oraciones en la biblia, que pueden servir de guía para internalizar el concepto y el verdadero propósito de la oración.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    Únete a nuestro Boletín informativo

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano