Bienaventurados Los Pobres De Espíritu (Mateo 5: 3). Significado Bíblico

Bienaventurados los pobres de espíritu

Ya sea que hayas crecido en la iglesia o no, en algún momento has escuchado las Bienaventuranzas. Empiezan con "Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos" (Mateo 5: 3). Puede que no sepas lo que significan, pero las has escuchado.

Las Bienaventuranzas se encuentran en la sección de los Evangelios conocida como el Sermón de la Montaña. Este es el primer sermón registrado de Jesús. Se centra en sus enseñanzas y significa un cambio importante de los líderes religiosos de la época que predicaban la obediencia externa.

El Sermón del Monte de Jesús enseña la importancia de lo interno. Todos conocemos a alguien que sigue las reglas pero tiene un espíritu desagradable. Puedes ser ultrareligioso y, sin embargo, no ser amoroso.

En contraste con los líderes fariseos de la época, Jesús enseña la importancia del carácter. Por lo tanto, el Sermón del Monte es una colección de las enseñanzas de Jesús acerca de tener un "corazón" de carácter justo.

Las Bienaventuranzas comienzan el Sermón del Monte mientras Jesús enseña que aquellos con carácter recto serán bendecidos.

Quizás te puede interesar: Análisis de la parábola "El rico insensato"

Índice De Contenidos

    Bienaventurados los pobres de espíritu

    Las Bienaventuranzas presentan la hermosa estructura del carácter de Cristo. No hay entrada para conocer y apropiarse de Sus riquezas sin pasar primero por Su bendición para aquellos que son pobres de espíritu.

    Cuando nos tropezamos con la palabra "pobre", rápidamente la asociamos con la falta material. Pero en las Escrituras, incluso en el Antiguo Testamento, pobre no significa necesariamente pobreza física. A menudo es un término técnico para aquellos que se dan cuenta de que, en el fondo, necesitan a Dios para todo lo físico y espiritual. Esto es lo que Isaías quiso decir cuando proclamó:

    “El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque el Señor me ha ungido para llevar buenas nuevas a los pobres” (Isa. 61: 1).

    Este trasfondo deja en claro que es el Mesías quien suplirá las necesidades de los "pobres". Simeón dijo de Jesucristo en Lucas 2:34: "Este niño está puesto para caída y resurrección de muchos". ¿Qué viene antes de volver a levantarse? Una caída, la muerte.

    ¿Qué dijo Je-sus? “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto” (Juan 12:24). Debido a nuestra pobreza espiritual natural, debe haber una muerte del yo si alguna vez vamos a ser llenos de Cristo.

    Esta bienaventuranza no está promoviendo una falsa humildad, la humildad insincera de Uriah Heep de Dickens, quien solía decir cuán “humilde” era una persona. Esa es una humildad que llama la atención sobre sí misma y, por lo tanto, no es humildad en absoluto.

    Esta bienaventuranza tampoco requiere la supresión de nuestra personalidad. No tenemos que salir de este mundo o cambiar nuestros nombres para convertirnos en "pobres de espíritu".

    Entonces, qué significa ser pobres de espíritu

    Ser pobres en espíritu se trata de que Dios nos dé una actitud adecuada hacia nosotros mismos y hacia Él. Necesitamos vernos a nosotros mismos cargando con una deuda de pecado y, en consecuencia, como en bancarrota ante Dios. Sabiendo esto acerca de nosotros mismos, clamaremos por misericordia al único que puede borrar la deuda y ser el suministro en nuestra bancarrota.

    Esto contrasta con gran parte de lo que vemos. El espíritu de nuestra época nos dice que nos "expresemos" y "creamos" en nosotros mismos. Se trata de la autosuficiencia, la autosuficiencia, la autoconfianza, entre otras cosas. Las verdades contraculturales de las Bienaventuranzas dicen:

    "Vacía el yo para que Dios pueda entrar".

    Cuando estamos llenos de nosotros mismos, perdemos la bendición de la presencia de Dios. Si siempre estamos llenos de nosotros mismos, ni siquiera somos recordamos que tenemos un padre celestial. No superamos esta primera bienaventuranza, si lo hacemos, entenderemos realmente lo que dios desea que seamos.

    Tal vez quieras conocer: El fundamento del carácter cristiano - Qué significa según la biblia

    Jesús le dijo a la gente de la iglesia en Laodicea en Apocalipsis 3: 17–18: “ellos dicen que son ricos, han prosperado y no necesitan nada”. “Les diré que son pobres y que, por lo tanto, deben comprarle oro refinado al fuego para que sean ricos”. Es decir, ricos en Él.

    La postura fundamental de esta bienaventuranza se encuentra en el recaudador de impuestos en Lucas 18: 9-14. El fariseo de esta parábola confió en sí mismo y en sus obras ante Dios. En contraste, el recaudador de impuestos dijo: "¡Dios, ten misericordia de mí, un pecador!".

    La promesa sigue: "Porque todo el que se ensalza será humillado, pero el que se humilla será ensalzado". Si vamos a entrar en el reino de los cielos y estar satisfechos allí en Cristo, primero debemos ser "pobres en espíritu".

    Entonces, Jesús no estaba hablando de dinero o finanzas, y tampoco se estaba refiriendo literalmente a los pobres de espíritu. “Pobre de espíritu” significa ser humilde. Alguien que es "pobre de espíritu" tiene un excelente conocimiento de sí mismo y tiene claro que necesita de Dios en todo momento.

    El orgullo precede a la caída

    Jesús enseña que el orgullo no solamente es pecaminoso, también es dañino. Incluso si no eres cristiano, seguramente has visto las consecuencias del comportamiento orgulloso de alguien. Proverbios 16:18 dice:

    “El orgullo viene antes que la destrucción, y el espíritu arrogante antes de la caída”.

    Cuando empezamos a pensar que somos mejores que los demás o que no necesitamos a los ellos, nos encontramos con problemas. Hay consecuencias. Piensa en los momentos de tu vida en los que tu orgullo u arrogancia tuvieron repercusiones.

    Ahora, considera esta primera bienaventuranza. Jesús dice que los que serán bendecidos son los que son "pobres de espíritu". A diferencia de los del proverbio anterior, estas personas son humildes, honestas y conocen su necesidad de la gracia.

    La autosuficiencia también ocasiona caídas

    Del mismo modo, nuestra cultura elogia la autosuficiencia. Desde pequeños se les enseña a los niños a cuidarse solos. Si bien debemos cuidarnos a nosotros mismos, existe una gran diferencia entre hacer lo que podamos para cuidarnos y creer que somos autosuficientes. La autosuficiencia significa que creemos que no necesitamos a nadie más, y menos a un Salvador. Romanos 12: 3 dice:

    "Porque por la gracia que me ha sido dada, les digo a cada uno de ustedes: No piensen en ustedes mismos más de lo que deberían, sino piensen en ustedes mismos con juicio sobrio, de acuerdo con la fe que Dios ha distribuido en cada uno".

    ¿Conoce a alguien que piense que está por encima de cualquier reproche o que crea que no puede hacer nada malo? Cuando comenzamos a pensar demasiado en nosotros mismos, perdemos de vista nuestra necesidad espiritual. Aquellos que son "pobres de espíritu" reconocen sus propios defectos. Se dan cuenta de que son pecadores, que necesitan un salvador y que tienen la necesidad de perdón.

    Por qué la falsa humildad tampoco es la respuesta

    Antes de pasar a hablar de la bendición que reciben los “pobres de espíritu”, es importante señalar una cosa más que los mismos no hacen. No demuestran una falsa humildad y tampoco son personas envueltas en una tristeza autocrítica que camina diciendo "No valgo nada" o "No puedo hacer nada". Dios nos da gracia. Por eso las Escrituras dicen en Santiago 4: 6:

    “Dios se opone a los orgullosos pero muestra favor a los humildes”.

    Los que son “pobres de espíritu” son humildes porque saben que son pecadores y conocen su necesidad espiritual. Pero también tienen conocimiento de la gracia de un Salvador amoroso. Saben que son dignos de amor y gracia porque son herederos del Reino de Dios (Santiago 2: 5).

    Porque de ellos es el Reino de los Cielos

    Esta primera bienaventuranza concluye con la bendición "de ellos es el reino de los cielos". ¿Qué significa eso exactamente? En última instancia, significa que el Evangelio les pertenece. Entienden su necesidad de Dios; por lo tanto, el Señor satisfará esta necesidad. A través de su comprensión de sí mismos y su necesidad, sus corazones están en sintonía con el Evangelio.

    Necesitas aprender: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    Pensamientos finales

    ¿Conoces a alguien que no tenga un verdadero conocimiento de sí mismo? ¿Te has encontrado con alguien orgulloso? Por eso las Bienaventuranzas siguen siendo importantes hoy en día. “Bienaventurados los pobres de espíritu” es una frase que contrasta con los consejos que nos da nuestra cultura. Se nos enseña a ser competitivos, a llegar a la cima a toda costa y a sentirnos orgullosos de nosotros mismos. Sin embargo, Dios quiere algo diferente de nosotros.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano