Cómo Transformar Las Palabras Que Nos Destruyen

El poder de transformar las palabras es un tema muy importante que nos será de utilidad a lo largo de nuestra vida. Las palabras son como semillas que sembramos: cuando decimos algo, sembramos una semilla que luego cobrará vida.

Cualquier cosa que proclamemos con la boca puede, en algún momento, convertirse en realidad. Puede que aún no te des cuenta, pero profetizas una y otra vez sobre tu futuro. Ya sea tu próximo día o el próximo año, tus palabras influyen en tu futuro.

Si tus palabras son negativas y están llenas de cosas malas, traerás lo negativo a tu vida y tarde o temprano te traerán a vivir esas mismas palabras que salieron de tu propia boca. La buena noticia es que al alimentarte y hablar la Palabra de Dios, también puedes bendecir tu vida y cambiar el curso de tu existencia.

Índice De Contenidos

    Transformar las palabras para que condicionan con nuestro futuro

    Cómo Transformar Las Palabras Que Nos Destruyen
    Cómo Transformar Las Palabras Que Nos Destruyen

    Cuando Jesús entró en nuestra vida, su palabra de bendición entró en nuestros corazones; cuando proclamamos la Palabra de Dios, profetizamos sobre nuestro futuro y pedimos bendición en nuestra vida. Es un principio extraordinario que nos acompaña a lo largo de nuestra existencia y que nos permite entrar en el destino que Dios tiene para nosotros. Tener siempre palabras positivas es entrenamiento y podemos hacerlo.

    Aquí puedes leer sobre: La ley y la gracia - Diferencias a la luz de la palabra

    • Muchos pueden pensar: "Pero pastor, usted no sabe por las dificultades que estoy atravesando".

    Cuando pasamos por sufrimiento o enfermedad, el primer instinto sería el de quejarnos y contar nuestras desgracias a los que nos rodean para tratar de buscar apoyo. Pero cuando somos hijos de Dios, ¡es diferente! Si tenemos la convicción de que Dios es nuestro Padre, que gobierna todas las situaciones y que dirige nuestra vida, entonces debemos confiar en él.

    • Debemos apoyarnos en él y seguir proclamando sus palabras de bendición, por muy difíciles que seamos.

    Hay que aplicar este principio sin realmente darte cuenta del poder detrás de él. Pero hay que entender que al hacer esto, no hablamos palabras simples, estamos transformando las palabras para proclamar lo que Dios quieres decir.

    Ejemplo de transformar las palabras que nos destruyen

    Experiencia real: cuanto más proclamas la bendición de Dios en las dificultades, ¡más verás que se resuelven tus problemas! Debes comprender que al confiar en Dios, a cambio, Dios actuará por ti. Proclamar palabras de victoria no es baladí, vuelve las situaciones a nuestro favor.

    ¡Todos tenemos dificultades! Por eso es importante proclamar la Palabra de Dios para que el Señor transforme nuestras pruebas en bendiciones.

    • Recuerda: tus palabras son como semillas. Entonces, al proclamar la Palabra de Dios, ¡profetizas de tu próxima victoria!

    Estamos atormentados por lo que estamos pasando por eso hay que transformar las palabras que nos destruyen

    Nuestra vida diaria y nuestros pensamientos humanos a menudo están muy lejos de lo que dice la Biblia. Pero cuando miramos la Palabra de Dios, vemos lo buena que es. También entendemos que Dios piensa de manera diferente a nosotros.

    Por eso, en cada situación, es importante que confiemos y transformemos las palabras que nos destruyen y las proclamemos para ayudar a otros. Dios le dio a su hijo Jesús para que pudiéramos acercarnos a él, para romper esta barrera entre él y nosotros.

    Las palabras son, por tanto, como semillas que, con el tiempo, crecen y dan fruto. Este razonamiento también es válido para las personas que nos rodean: sus palabras influirán en nuestro futuro: "Siempre estás cansado cuando te veo ... no tienes buenas notas en la escuela ... te estás demorando demasiado en tu trabajo, terminarás despedido… ”. Cada una de estas palabras tiene un peso en la vida de la persona a la que están destinadas.

    Frente a las palabras negativas, ¡el Señor nos llama directamente! La biblia nos dice:

    • Santiago 3:10. De una misma boca salen bendición y maldición. No debe ser así, hermanos míos.

    Este versículo nos muestra cuán poderosas son nuestras palabras y cuánto debemos tener cuidado con ellas; debemos poner un guardia frente a nuestras bocas porque algunas de nuestras palabras pueden ser destructivas y traer maldición.

    Con demasiada frecuencia, las personas, incluidos los cristianos, hablan indiscriminadamente.

    ¿Qué refleja esto?

    • Esto refleja una cosa: no medimos el peso de nuestras palabras ni las consecuencias que pueden tener en nuestra vida o la de quienes nos rodean. Así es como muchas personas atraviesan dificultades: sus palabras negativas se han hecho realidad.

    El dominio de la palabra es una enseñanza esencial para todo cristiano. Muchos de los hijos de Dios luchan porque dicen cosas que no deberían decir. Podrían evitar muchas situaciones negativas simplemente cambiando la forma en que hablan y, por lo tanto, piensan.

    El fruto de transformar las palabras

    Un día u otro, comemos el fruto de nuestras palabras. Cuando plantamos semillas, algún tiempo después, comemos los frutos. Si sembramos semillas de manzana, comeremos manzanas; si plantamos una semilla de albaricoque, comeremos albaricoques y no naranjas.

    Por lo tanto, se vuelve esencial plantar el tipo correcto de semilla. En otras palabras, no puedes sembrar palabras negativas en tu vida y esperar cosechar el éxito y la bendición de Dios. ¡Nuestros deseos deben estar en armonía con nuestras palabras! Si deseamos el éxito, ¡entonces debemos proclamar palabras de éxito!

    Dando un paso atrás

    También debemos aprender a no dramatizar situaciones y dar un paso atrás. Tendemos a hacer que los eventos menores sean importantes y eso nos duele. Hay gente que convierte todo en desastre; al comportarse de esta manera, atraen la negatividad a su vida.

    • En estas condiciones, ¿cómo podemos vivir con alegría? ¿En paz? ¿En el florecimiento?

    Una de las primeras fuentes de negatividad en nuestra vida son las noticias de televisión. Algunos se alimentan de esta mañana, mediodía y noche: robo, guerra, pobreza, crisis…

    Esta sobredosis de información negativa es mala para nuestras vidas. Duele ver a la gente morir o vivir en la calle. Por supuesto, existe y no debemos ignorarlo; ¡pero Dios no nos llama a cargar con toda la miseria del mundo! ¡Ya envió a su hijo Jesús para salvar a la humanidad!

    Necesitamos nutrirnos cada día de la Palabra de Dios

    Es buena y portadora de esperanza. ¿Cómo quieres tener fe en el futuro si solo escuchas malas noticias? ¡Es imposible! A fuerza de alimentarte negativamente, la negatividad se apodera de tu vida.

    • Recuerda: la semilla que siembras da fruto. Si siembras una manzana, no cosecharás una naranja; Asimismo, si siembras negatividad, no cosecharás positividad. Por eso tenemos que asegurarnos de que nuestros oídos escuchen.

    Todos los días necesitamos sembrar semillas de positividad en nuestras vidas. Estas semillas son las palabras de la Biblia. Por eso debemos nutrirnos diariamente de la Palabra de Dios; un cristiano debe leer su Biblia todos los días para renovar sus pensamientos a la luz de Dios.

    No se puede hablar de derrota y esperar experimentar la victoria al transformar las palabras que nos destruyen

    Si salen malas palabras de tu boca, no esperes bendiciones. De hecho, cuando proclamas la maldición con tu boca, ¡es más que solo palabras! Literalmente traes mala suerte a tu vida.

    Los espíritus malignos escuchan tus palabras y los atrae. Pero te recuerdo que Dios nos liberó precisamente para que ya no vivamos bajo el yugo de estos espíritus malignos que nos agitan. Por lo tanto, evita invitarlos a tu vida con malas palabras.

    Tenemos que velar por nuestra semilla.

    No podemos sembrar una cosa y esperar cosechar otra. Solo cosecharemos lo que sembramos.

    • Entonces, en lugar de proclamar: "Nunca estaré sano... Esta enfermedad ha afectado a mi familia durante generaciones...",
    • Siembra buenas semillas y di: "¡Dios mío es grande! ¡Me da una salud perfecta! ¡Él atiende todas mis necesidades! ".

    Incluso si tienes una enfermedad, proclame que es solo temporal y que pronto se curará. Sé que no es fácil afirmar la curación cuando estamos enfermos, ¡pero así es como trabaja la fe!

    ¡Así es como debes confiar en Dios! No solo debemos compartir el evangelio el domingo por la mañana cuando estamos en la iglesia; ¡también lo proclamamos en el sufrimiento! Llevamos a Jesús en nuestro corazón cada minuto de nuestra vida, bueno o malo.

    Si tiene cuidado de sembrar semillas positivas, comerá los frutos de la abundancia: salud, éxito, victoria. Pero más allá de eso, ¡te hará bien! ¡Qué agradable es hablar de cosas buenas! ¡Qué bien se siente mantenerse al día con las promesas bíblicas!

    Transformar las palabras que nos destruyen humanamente

    Humanamente, nos gusta hablar de las cosas que están mal: las faltas de nuestro compañero de trabajo, el revés que ha experimentado nuestro vecino... Es más fuerte que nosotros, es como un placer.

    Pero eso no lleva a ninguna parte, si no hacia abajo. ¡La Iglesia de Cristo no es un chisme! Se basa en la comunión fraterna, el amor, la templanza. Nuestro papel como miembros del cuerpo de Cristo es glorificar a Dios; y sabemos muy bien que no podemos glorificarlo si criticamos a nuestro hermano o nuestra hermana.

    • ¡Nuestras palabras tienen un efecto en nuestro futuro, por lo que podemos bloquear la realización del plan de Dios para nuestras vidas! En otras palabras, al no transformar las palabras que nos destruyen, podemos arruinar nuestro futuro.

    Tiene sentido: las palabras negativas son solo un reflejo de nuestra ingratitud y falta de confianza en Dios. Cada vez que lo decimos, dejamos de lado el poder de Dios y nos olvidamos de lo bueno que es.

    Tanto es así que después de un tiempo, Dios ni siquiera actúa más en nuestra vida porque nosotros mismos lo hemos alejado de Él. Sí, podemos, con nuestras palabras, quitar a Dios de nuestra vida.

    • Y debes saber esto: no sé si hay un arrepentimiento más terrible que pensar que hemos perdido nuestro destino. Por eso debemos estar atentos porque es muy fácil perder el llamado de Dios.

    No descuides el llamado de Dios

    ¡No dejes que nuestras decepciones pasadas eliminen nuestro deseo de servirle porque Dios es mucho más grande! No importa lo difícil que enfrentemos, el privilegio de servir a Dios es mucho mayor.

    Entonces, no tengamos una actitud altiva hasta el punto de rechazar este llamado porque un día u otro Dios nos pedirá que rindamos cuentas por nuestra actitud; y ese día será demasiado tarde.

    Sin embargo, mientras estemos en la tierra, nunca es demasiado tarde para obedecer la voz de Dios. Mientras vivamos, podemos servirle. Así que siembra semillas de abundancia y dile a Dios: "Quiero cumplir tu voluntad Señor"

     ¡Nada es más hermoso que servir a Dios porque conocemos el precio de un alma! Siempre que una nueva persona se acerca a Dios, todo el cielo se abre para regocijarse.

    Si quieres adentrarte en tu destino, ¡proclámalo! No digas:

    • "No soy capaz, no tengo a las personas adecuadas a mi alrededor"

    Sino repite:

    • "¡Señor, me abres las puertas y atraes a las personas adecuadas! ¡Organizas favorablemente las circunstancias para que yo tenga éxito! ".

    Dios es grande, y tales palabras hacen resaltar su grandeza en tu vida; ¡Lo que dices es decisivo para tu éxito!

    Dios ha puesto pasión en cada uno de nosotros.

    Y un cristiano que no cumple la voluntad de Dios es un cristiano infeliz porque no se da cuenta de esta pasión. Así que cuidemos nuestras palabras porque repito, son las semillas de nuestro futuro.

    Todos pasamos por dificultades y todos tenemos buenas razones para quejarnos. ¡Pero las quejas no nos llevan a ninguna parte! Al contrario, ahuyentan a los que nos rodean y nos desmoralizan aún más. Los pensamientos negativos nos destruyen.

    El problema con esos pensamientos es que se apoderan de nosotros muy rápidamente: nos devoran. Una vez que el pensamiento está en nuestro cerebro, se vuelve difícil controlarlo; rápidamente, se apodera de nosotros y nos desmoraliza.

    ¡Así que cambia! Deje de ser negativo y en su lugar proclame las promesas de Dios: "¡Todo lo que hago es próspero y exitoso!" ". En lugar de decir: “No cumpliré mis sueños”, di: “Gracias Señor porque un día llegaste a la vida y eso cambió todo. ¡Mi deseo es darte todo porque quiero entrar en tu visión! ¡Sé que me estás llamando para lograr grandes cosas! ¡Quiero florecer en tu casa! ".

    ¡Necesitamos recordar lo bueno que es Dios! al transformar las palabras que nos destruyen

    Debemos volver a lo que nos agradó cuando vinimos al Señor y aún no estábamos contaminados con las decepciones humanas. ¿Qué nos gustó cuando vinimos a Dios? ¡Estábamos felices porque estábamos descubriendo a un Dios grande y bueno! ¡Un Dios milagroso para quien nada es imposible! Y debido a que teníamos la fe de un niño, vimos la mano de Dios moviéndose en nuestra vida. ¡Recuerda aquellos días en los que invocaste al Señor y él te respondió!

    Pero, con el paso del tiempo, algunos se dejan alcanzar por las pruebas y los desengaños; después de un tiempo, sus palabras ya no reflejan la grandeza de Dios. Fue entonces cuando no pasó nada más porque sus palabras se volvieron negativas.

    Transformar las palabras que nos destruyen bendicen tu futuro

    ¡Debes bendecir tu vida! ¡Es tan importante! Dios te ha elegido, ¡así que deja de dudar! Estar convencido de la bendición de Dios y proclamarla todos los días. ¡Y no proclames una pequeña bendición, sino una grande!

    Pedirle mucho a Dios no es orgullo; a la inversa, pedir poco cuando Dios te ofrece mucho es falsa modestia. Dios pone ante ti una mesa llena de bendiciones, ¡no te corresponde a ti llevar la más pequeña! Dios no es así. Debes estar orgulloso de tu bendición.

    • Deshazte de esa mentalidad de pobreza que siempre te hace pedir poco. Dios es grande y desea grandes cosas para tu vida.

    Bendecir tu vida es profetizar cosas buenas para tu futuro

    ¡Un buen trabajo, buena salud, una familia feliz! Y no dejes que el miedo al mañana te paralice. Si quieres comprar una casa y para eso tienes que sacar un préstamo a 20 años, no empieces a pensar en lo que pasará el día que pierdas tu trabajo. Más bien, proclama que Dios nunca te abandonará.

    • ¡Entonces, estad atentos! Con tus palabras, puedes bendecir o maldecir tu vida. Y no creo que nadie tenga el deseo de maldecir su futuro.

    Transformar las palabras que escuchas es importante.

    Cuando una persona te predice algo negativo, debes rechazar esa palabra y proclamar la bendición de Dios. Tenemos el ejemplo de una hermana en la iglesia que constantemente rechaza las malas palabras.

    Tan pronto como escucha:

    • "Te vas a enfermar, no va a funcionar...",

    Ella responde de inmediato:

    • "¡En el Nombre de Jesús rechazo esta palabra! ¡Al contrario, proclamo que Dios me guarda y me bendice! ".

    Debes estar atento porque esto suele suceder como una broma. Para reírnos, nos gusta decir: "Eres tan estúpido como un burro, terminarás calvo como la cabeza de un huevo...".

    Todas estas son palabras negativas que proclamamos sobre la vida de nuestros seres queridos y que pueden hacerse realidad. No creas que tus bromas no tengan ningún impacto. Tienen el mismo poder de bendición o maldición que tus simples palabras.

    Tienes que aprender a ordenar lo que escuchamos. Palabras negativas, rechazamos en el nombre de Jesús; pero recibimos palabras positivas al agradecer a Dios por su bendición.

    Podría haber cometido un modesto error y fingir responder que no era cierto. Pero cuando recibimos cumplidos, ¡debemos aprender a aceptarlos! Especialmente cuando reflejan la bendición de Dios.

    Transformar las palabras que nos destruyen - ¿Cómo usarlas?

    Entiendo que algunas personas han experimentado sufrimiento en su pasado y las animo a buscar la curación de Dios. ¡Pero es importante no recordarlos cada vez que surja la oportunidad!

    A algunas personas les gusta quejarse; tan pronto como pueden, les gusta contar todas las desgracias que han vivido. No es proclamando lo negativo del pasado que vivirán un futuro bendecido; al contrario, al hacerlo, lo maldicen.

    • Es un principio bíblico: ¡no maldigas tu futuro, sino bendícelo! ¡Profetiza cosas buenas! ¡Lo mejor está frente a ti!
    • Entonces: "¡En lugar de proclamar la enfermedad, proclama la Palabra de Dios!" ¡Declara que la enfermedad no tiene derechos sobre ti y que la rechazas! "
    • Isaías 54:17: Cualquier arma forjada contra ti quedará sin efecto; Y toda lengua que se levante contra ti, la condenarás. Esta es la heredad de los siervos del SEÑOR; esta es la salvación que de mí les vendrá, dice el SEÑOR.

    ¡Ninguna enfermedad, ninguna prueba, ninguna altura puede levantarse contra ti!

    ¿Cómo podemos defraudarnos cuando tenemos un arma así?

    Cuando te atacan, ¿proclamas este versículo? Cuando la enfermedad te ataca, ¿te rindes: "Los médicos no pueden hacer nada por mí, se acabó"? O esgrime el escudo de la fe y proclama: "¡Cualquier enfermedad contra mí no tendrá efecto!" "? Este es el consejo que le di a este hombre que estaba enfermo; Le dije que rechazara la enfermedad y que, en cambio, proclamara que estaba curado.

    Tus palabras se hacen realidad y tus palabras dan forma a tu futuro. ¡Así que no te dejes engañar por lo que dices!

    • Proverbios 6: 2: Si eres abrazado por las palabras de tu boca, si eres tomado por las palabras de tu boca,

    ¡Tus palabras te interesan! ¡Pueden atraparte y hacerte tropezar! ¡Pueden evitar que su potencial se exprese! ¡Así que te animo a que te liberes de todas las malas palabras que puedas haber tenido hacia ti mismo! Cada uno representa un vínculo que te mantiene cautivo y del que debes liberarte.

    No pronuncies tus malos pensamientos al transformar las palabras que nos destruyen

    Este versículo también revela otro punto importante: no estamos atrapados por nuestros pensamientos sino por lo que sale de nuestra boca.

    Podemos tener pensamientos negativos, miedo o baja moral. Pero tenemos control sobre lo que sale de nuestra boca y podemos evitar muy bien que surja una mala palabra.

    Esto es lo que significa la expresión "ponerle guardia a la boca". También veremos un poco más adelante, a través de varios ejemplos bíblicos, lo importante que es no decir ciertas cosas en voz alta.

    Ten mucho cuidado con lo que dices al transformar las palabras que nos destruyen

    Mientras el mal pensamiento permanezca en tu cabeza, el enemigo no lo sabrá y no podrá usarlo en tu contra. Pero tan pronto como lo dices, toma forma y se convierte en un arma real en tu contra. Por ejemplo, será difícil para ti estar en buena forma si sigues repitiendo que estás cansado. A fuerza de repetir que eres pobre, seguirás siendo pobre porque le quitas la bendición de Dios.

    Una palabra positiva desbloquea situaciones

    ¿Hay un juicio frente a ti? ¡Di que es un desafío para ti y que lo va a aceptar! Haz como David, que no tuvo miedo de enfrentarse al gigante Goliat: ¡proclamó que el Señor estaba con él y que tenía la victoria!

    • Puedes evitar que te asalten los malos pensamientos.

    Muchos dicen que cuando se enfrentan a pensamientos de desánimo, ira o miedo, se sienten impotentes; les invade la cabeza y no pueden evitarlo. Y comprendo estas reacciones porque determinadas circunstancias no pueden dejarnos indiferentes.

    Está bien enfadarse cuando se le acusa injustamente. Pero si no hablamos de estos malos pensamientos, si no les damos vida a través de nuestras palabras, morirán por sí mismos.

    • Hasta que hable sus malos pensamientos, ¡no se harán realidad!

    Lo mismo ocurre con una semilla al transformar las palabras que nos destruyen

    Hasta que no la plantes, no puede germinar. Podemos continuar con este razonamiento un poco más. Una vez en el suelo, la semilla solo puede desarrollarse si la riegas. Cuanta más agua le pones, más crece.

    • Lo mismo ocurre con tus pensamientos: si les das vida hablándolos y encima sigues hablando de ellos, les das aún más importancia. Cuanto más hables de tus pensamientos negativos, más poder les darás en tu vida.

    Por tanto, puede suceder que tengamos pensamientos negativos. Pero la mejor arma contra la que tenemos que luchar es no darles vida a través de nuestras palabras, ni alimentarlos a través de nuestras conversaciones.

    La clave para tener éxito al transformar las palabras que no destruyen

    Es nunca pronunciarlos. Cuidemos lo que sale de nuestra boca porque por nuestras palabras, decidimos nuestro éxito o nuestro fracaso; a través de nuestras palabras, podemos permitir que Dios realice sus milagros así como podemos rechazarlo y evitar que actúe.

    Dios está poniendo un gran proyecto en tu corazón y cuando miras tu vida, ¿te das cuenta de que ni siquiera tienes lo suficiente para comenzar este proyecto?

    ¡Poco importa! Si Dios te muestra algo, ¿quién tiene razón, Dios o tu mente? Incluso si dudas, incluso si te parece excesivo, no pronuncies tus palabras de duda. ¡No eres tú quien actúa sino Dios! ¡Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios! Confía en él y te abrirá las puertas.

    El principio de transformar las palabras que destruyen

    Te repito este principio porque realmente nos gustaría que lo hicieras tuyo: puedes evitar que surjan pensamientos negativos si no los dices. ¡No hables de eso! ¡Ponte un protector en la boca!

    No proclames tu derrota de antemano porque es la mejor forma de vivirla. Proclama tu victoria y tendrás éxito. Tus palabras deben ser palabras de bendición: "¡Dios provee todas mis necesidades con riquezas y gloria!"

    Más de una vez Dios ha querido curar a la gente; más de una vez Dios ha querido liberar almas cautivas; ¡pero estas mismas personas impidieron la acción de Dios porque proclamaban enfermedad o cautiverio con la boca! ¡Ellos mismos sacaron a Dios del juego!

    ¿Cómo puede actuar Dios si nuestras palabras van en contra de las suyas?

    Es imposible. Sin embargo, estoy convencido de que estas personas tienen por único deseo que vivir la liberación; pero sus propias palabras los mantienen cautivos.

    Además de eso, las palabras negativas desaniman a quienes te rodean. ¿No has notado que cuando alguien te empieza a hablar de todo lo que está mal, sales de esa conversación completamente desmoralizado?

    Después, ya no quieres nada y ya no sigues adelante. ¡Así que deja de ver las cosas en el lado malo y aprende a verlas de manera positiva! ¡Es bueno para todos! Primero para ti, pero también para quienes te rodean.

    El camino de la razón y el camino de Dios

    ¡Todos los días debemos invocar la bendición en nuestra vida, en la vida de aquellos que conocemos y en nuestra iglesia! ¡Esto es comportarse como un hijo de Dios! No hables de tus problemas, habla de las promesas de Dios.

    Proclama para tu vida y la de los que te rodean la bendición del Señor: "¡Dios dirige mis pasos y me abre el camino!" ¡Declaro que estoy motivado y que mi futuro es maravilloso! ". ¿Eres consciente de que tu futuro es maravilloso? ¿Es consciente de que está bajo la atenta mirada de Dios y que Él está cuidando de usted? Así que ve más allá de tu mirada carnal y busca la mente de Dios.

    Algunos llevan una vida que no les gusta y la aceptan, se resignan y acaban olvidándose de las tremendas promesas de Dios para su vida. ¡Pero esta no es la voluntad de Dios! ¡Dios quiere que se sienta satisfecho en su vida diaria! ¡Dios incluso planeó que usted fuera feliz en su trabajo!

    Ésta es otra promesa que Dios te hace; pero para verlo hecho realidad, debes vivir el pensamiento de Dios e ir más allá de tu punto de vista.

    Recuerda que Dios es tu protector

    Así que ante las malas noticias, ante los callejones sin salida de la vida, ¡no olvides que Dios es tu protector! ¡Él es el Dios de la restauración! ¡Es el líder de los ejércitos y es él quien lucha en tu lugar!

    ¿Alguien te crítica?

    No caigas en la trampa de criticarlo a cambio; esta pelea es la pelea de Dios y él toma tu defensa. Entiendo que queremos responder a una persona que nos critica, ¡pero entiendo que no es tu problema! ¡Es asunto de Dios! ¡Al contrario, debes bendecir!

    La Palabra nos dice:

    • 1 Pedro 3: 9: No devuelvas mal por mal, ni insulto por insulto; bendecid, por el contrario, porque para esto fuisteis llamados, para heredar la bendición.

    Este versículo es una clave real porque nos enseña que bendecir a una persona en todas las circunstancias es una forma de recibir la bendición de Dios.

    En la vida, siempre hay dos caminos disponibles para nosotros:

    El camino de la derrota y el camino de la fe.

    El camino de la derrota

    El camino de la derrota es el camino que ven nuestros ojos carnales, el camino de nuestra razón, el camino que elegimos cuando nos quejamos o somos negativos. Pero, ¿a dónde lleva? Autocompasión, es decir, exactamente lo contrario de lo que Dios nos pide. Incluso bloquea la acción de Dios en nuestra vida.

    El camino de la fe

    ¡Pero también podemos elegir el camino de la fe! Este camino es invisible para nosotros, pero tenemos la firme convicción de que existe porque Dios nos lo ha mostrado.

    Es verdaderamente una elección que debemos hacer:

    El camino de la razón o el camino de la fe. La razón es demasiado racional y nos muestra todo el sufrimiento y toda la miseria de este mundo. Ella nos muestra todo esto sin traernos una solución porque la solución no es racional, ¡es divina! ¡Dios es la solución de la humanidad!

    ¡Cristo es el salvador del mundo! No vemos esto con nuestra razón, sino con nuestra fe. Así que salgamos de lo que piensa el mundo para vivir el milagro de Dios. Dejemos de ser sabios a los ojos del mundo y busquemos la sabiduría de Dios.

    ¡Dejemos de lado el camino de la razón y escojamos el camino de la fe! ¡La forma en que Dios logra cosas imposibles! ¡La forma en que vemos la gracia incondicional de Dios manifestándose! ¡La forma en que nuestros sueños se hacen realidad porque caminamos por fe!

    Transformarlas palabras que nos destruyen en el corazón

    La palabra que surge de nuestra razón no conduce más que a la autocompasión y al desánimo. Pero la palabra de fe es el primer paso para realizar un milagro porque nada es más grande que Dios.

    La palabra de la razón parece sabia ya que es solo el reflejo de la realidad. Pero es lo opuesto a la Palabra de Dios. Ésta es la principal diferencia entre un cristiano y un no cristiano: conocemos el Evangelio, la Palabra de vida. Nos abre un camino que el mundo no conoce.

    ¡La palabra de la razón nos aprisiona mientras que la palabra de fe nos da la victoria! Imagínese a alguien diciendo por la mañana: “Esta entrevista no funcionará, no tendré el trabajo”.

    Con tus propias palabras, te condicionas para el fracaso y se aprisiona; ella se condena a sí misma.

    ¿Cómo puede Dios actuar en estas condiciones?

    Dios responde a la fe, no a la razón. La palabra de fe consiste en anunciar lo contrario de lo que ven nuestros ojos. Si su esposo bebe demasiado, entonces debe proclamar todas las mañanas que está libre de alcohol. La palabra de fe no es la palabra de lo que vemos, sino de lo que creemos.

    No te permitas la derrota o el fracaso en tu vida, porque es una verdadera invitación que les estás extendiendo. Tus palabras de duda atraen los espíritus de la mediocridad y la derrota a tu vida. Estas palabras invitan directamente a la infelicidad a su vida. Comprende que si dices: "Soy mediocre", nunca te convertirás en un campeón.

    • Así que te recuerdo lo que nos dice la Biblia: ¡Dios nos coloca a la cabeza y no a la cola! Es decir, Dios nos hace victoriosos y no derrotistas

    Pero solo puede darse cuenta de ello cuando nosotros mismos lo proclamamos. Dios no va a confiar las llaves de una misión a quien no crea en él o no se crea capaz de triunfar. Dios necesita personas que se apoyen en él y tengan fe en sus habilidades.

    Sus palabras positivas no deben limitarse al domingo por la mañana cuando esté en la iglesia, rodeado de sus hermanos y hermanas; ¡tienes que repetirlos todos los días! No es suficiente tener fe una vez a la semana para tener éxito; Dios te observa todo el tiempo: cuando estás en la iglesia y cuando no.

    Transformar las palabras, comportamientos y acciones

    ¡Sepa que Dios nos deja libres en nuestras acciones, nuestro comportamiento y nuestras palabras! Si queremos ser negativos, ¡podemos! Dios no nos detendrá. Pero eso funcionará en nuestra contra. Podemos tener pensamientos negativos, afectarnos o desanimarnos dependiendo de lo que nos pase, pero siempre debemos tener buenas palabras.

    Veremos en la segunda parte de esta enseñanza que Dios a veces le pide a su pueblo que no hable precisamente para evitar que proclamen sus dudas y negatividad. Dios hizo esto para evitar que su pueblo descarrilara sus planes con palabras negativas que finalmente reflejan una falta de fe.

    Dios y sus promesas

    Dios nos hace promesas, pero ¿con qué frecuencia demoramos su cumplimiento con lo que hablamos? Cuando nuestras palabras no están en armonía con la mente de Dios, entonces le impedimos llevar a cabo su plan porque, les recuerdo, Dios nunca nos obligará a hacer su voluntad.

    Cuántas personas estaban a punto de ser sanadas por Dios pero pasaron de largo porque cuando salieron de la oración seguían diciendo: “Todavía tengo dolor; al final, nada ha cambiado”

    Rechacemos todas las palabras negativas que no resuelven nada, rechacemos las palabras de duda que re-huyen la bendición de Dios, rechacemos el espíritu de victimización que nos lleva a soportar situaciones más que a actuar.

    También te puede interesar leer sobre: La predicación de la palabra de Dios – Significado según la biblia

    El camino de Dios nos dice que somos fuertes, bendecidos y saludables. Y nuestras palabras, nuestra forma de pensar, nuestro estilo de vida deben reflejar estas promesas: “¡El favor de Dios me acompaña cada día y me hace victorioso! ".

    Oración:

    Señor, nos haces comprender el poder de las palabras que salen de nuestra boca y que hablamos en voz alta. Les pido que se acerquen a cada uno de sus hijos para que puedan comprender la importancia y el poder de las palabras en sus vidas. Muéstreles que cada palabra es una profecía acerca de su vida y de quienes los rodean.

    Señor, nos has tocado para que tengamos palabras de vida y no palabras de muerte. Extraemos esta palabra de vida del evangelio de Jesucristo, quien nos libró de la muerte para llevarnos a la vida eterna.

    Tú nos das este principio: no decir palabras negativas en voz alta para no parirlas, no glorificarlas o darles control sobre nuestra vida. ¡Ayúdanos Señor! Dejemos que estas palabras negativas dejen de salir de nuestras bocas que solo alimentan estas semillas de maldición. Proclamamos que todas estas semillas de maldición se han ido antes de que echen raíces.

    Nuestro deseo es, por el contrario, sembrar buenas semillas para que tu bendición llegue a cada una de nuestras vidas y que entremos en el destino que tienes planeado para nosotros de antemano.

    Señor, a tus ojos somos grandes, fuertes, vencedores, ¡gozamos de buena salud! Y no queremos perdernos tus pensamientos, queremos estar orgullosos de quiénes somos, ¡orgullosos de ser tus hijos! ¡Así que proclamamos la palabra de vida, la palabra de fe!

    Si los ojos de tu razón te muestran un callejón sin salida o una imposibilidad, ¡entonces rechaza los pensamientos de la razón y deja de decir palabras que impiden que el poder de Dios se manifieste! ¡Al contrario, proclama que tu Dios es extraordinario y que te permite lograr lo imposible porque sabemos que todo es posible a través del nombre de Jesucristo!

    ¡Jesús incluso resucitó a los muertos! ¡Así que proclamemos esta palabra de resurrección en nuestra vida y que nuestros sueños abandonados cobren vida! ¡Proclamemos la liberación y que todo espíritu de cautiverio o inquietud sea atado y rechazado en el nombre de Jesucristo que nos libera! ¡Proclamemos la victoria de Jesucristo en la cruz!

    Te damos gracias Señor por todo lo que haces.

    En el nombre de Jesús, amén.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano