Consejos Para Tratar y Amar A Gente Difícil

Consejos Para Tratar y Amar A Gente Difícil
Consejos Para Tratar y Amar A Gente Difícil

¿Quieres saber cómo puedes tratar y amar a gente difícil? Muchas veces en nuestro diario vivir, nos encontramos con personas difíciles, esto quiere decir que hay gente que tiene carácter fuerte que ha vivido por situaciones traumáticas que les ha hecho crear defensas para evitar situaciones que les recuerden el trauma. Pero, ¿Cómo puedes tratarlos y amarlos si ellos no quieren por miedo? Aquí te explicamos que puedes hacer desde el punto de vista bíblico. Te invitamos a quedarte con nosotros.

Índice De Contenidos

    Consejo 1: tratar y amar a gente difícil – Hay que entender que están en todas partes

    Seguramente no tendrás problemas para encontrar una persona difícil a tu alrededor. En nuestro mundo quebrantado, lleno de pecado, está en todas partes.

    • El colega dispuesto a hacer cualquier cosa por un ascenso, incluso para apropiarse de tus ideas.
    • Los suegros que siempre parecen estar midiéndote, cuestionan tus habilidades de crianza y te dicen cómo podrías mejorar.
    • El niño que sabe exactamente cómo llevarte al límite y que te deja exasperado, frustrado, de nuevo.
    • Tu colaborador en el ministerio que se queja constantemente de tu liderazgo, que piensa que sus ideas son mejores y las comunica en tono hiriente y directo. El amigo ambivalente que es agradable un día pero te ignora al siguiente.

    También puedes leer sobre: Cómo saber si mi oración es la voluntad de Dios a la luz de la palabra

    ¡La lista no es exhaustiva! Entonces, ¿qué hacer con esta gente? ¿Con nuestras relaciones constantemente tensas? Nuestra tendencia natural es la de huir en sentido contrario, para evitarlos en la medida de lo posible. Pero, ¿está honrando a Dios en una situación difícil?

    Consejo 2: La gente difícil siempre ha estado ahí

    Moisés es sin duda el hombre que ha tenido más experiencia con personas difíciles. Incluso después de que fue liberado de la esclavitud y llevado a un lugar seguro lejos de los egipcios, los israelitas no estaban contentos con él. En lugar de estar agradecidos por su nueva libertad y las bendiciones de Dios, estaban llorando por su situación.

    No estaban contentos con el menú (Números 11: 4-6), gimieron pidiendo agua (Números 20: 2-3), dijeron que hubieran preferido morir en Egipto y tener otro líder (Números 14: 2-4). Incluso el hermano y la hermana de Moisés estaban celosos de su posición (Números 12: 2) y se quejaron con Dios sobre él y su esposa.

    Lo que siempre me sorprende de Moises es que no tomó represalias frente a este molesto grupo. Ni siquiera se defendió cuando fue acusado con duora. Por el contrario, mostró una increíble humildad y compasión por aquellos a quienes dirigía, intercediendo por ellos una y otra vez.

    Moisés le pidió a Dios que sanara la lepra de María (Números 12:13). El suplicó tiene Dios que perderá la incredulidad de Israel para entrar en la Tierra Prometida (Números 14:19). Permaneció postrado ante Dios, ayunando cuarenta días y cuarenta noches después de que Aarón y los israelitas construyeron el becerro de oro (Deuteronomio 9: 13-18).

    Debe reconocerse que, a veces, los incesantes murmullos de los israelitas llevaron a Moisés al borde de la desesperación (Éxodo 5:22, Números 11: 14-15). Pero por la gracia de Dios, perseveró. E incluso al final de su vida, continuó liderando con amor a los israelitas desobedientes.

    Consejo 3: tratar y amar a gente difícil – Hay que seguir amando

    Moisés permaneció leal hasta el final y se aseguró de que Dios tuviera a alguien más que lo siguiera. No quería que la gente se quedara sin pastor (Números 27: 16-18). Moisés siempre lo amó, incluso cuando menos se lo merecía.

    Por la gracia de Dios, también podemos seguir amando a las personas difíciles que Dios ha puesto en nuestras vidas. La forma más sencilla sería cortar los lazos con la persona que sufre, cuando podamos, o evitarlos en la medida de lo posible.

    Pero sugerimos que seamos más como nuestro Salvador paciente y amoroso, nos apoyemos unos a otros y procuremos mostrar compasión y bondad, sin importar cómo nos traten.

    6 formas prácticas  para tratar y amar a gente difícil

    Aquí hay 6 formas prácticas (entre otras) de mostrar amor a las personas difíciles que Dios ha puesto en nuestro camino:

    1. Ore por su propio corazón: Pídele a Dios que ablande tu corazón hacia esta persona, que quite la ira y la irritación, que te vista de humildad y bondad, que comprendas y respondas al sufrimiento de esta persona con compasión (Colosenses 3: 12-14) .
    2. Ora por ellos: Pídele a Dios que obre en sus corazones, que traiga a los que no creen a Él y que santifique a los creyentes para que puedan llegar a ser más como Jesús (Filipenses 1: 9-11).
    3. Ve hacia ellos en lugar de alejarte: tendemos a evitar a las personas con las que no nos llevamos bien, cuando estas son precisamente las personas con las que deberíamos encontrarnos. Encontrar formas de hablar con ellos, invítelos a tomar un café, envíeles un mensaje.
    4. Encontrar formas prácticas de bendecirlos y animarlos: Escríbales una nota amistosa. Dales un libro que te anima. Diles que estás orando por ellos.
    5. Dales gracia como Dios te da la gracia: recuerda la gracia inagotable que Dios derrama todos los días por tus pecados. Pídele a Dios que te ayude a soportarlos, que los perdones, como él te ha perdonado a ti (Colosenses 3:13).
    6. ¡Acepta que también eres una persona difícil en la vida de otra persona! : Quizás no te das cuenta de que eres una espina clavada en la carne de alguien cercano a ti. No seas ciego a tus propias faltas y pecados.

    Entonces, cuando este niño te empuja al límite, acabas de recibir una carta dura y crítica sobre tu ministerio, o un miembro de tu familia extendida te vuelve loco, pídele a Dios la gracia de no huir, sino de seguir amando esta persona difícil de amar.

    Dios será honrado y nuestros corazones encontrarán una satisfacción más profunda al tratar de amar a las personas como Cristo nos amó cuando todavía éramos sus enemigos.

    ¿Qué dice la Biblia acerca de tratar y amar a gente difícil?

    Todos conocemos personas a las que encontramos "difíciles" de una forma u otra, a quienes estamos llamados a soportar. Pueden ser condescendientes, críticos, confrontativos, egoístas, frívolos, obtusos o simplemente desagradables. Estas personas saben exactamente cómo hacernos daño, enojarnos y crear problemas. Saber comportarse con ellos es un esfuerzo constante de paciencia, amor y gracia.

    Nuestro comportamiento con las personas difíciles debe ajustarse al ejemplo de Jesús, quien se enfrentó a muchas personas difíciles durante su vida en la tierra, sin mostrar jamás desprecio o espíritu de superioridad en sus interacciones con ellos, sino ejerciendo la autoridad, sin perder la autoestima y control.

    Los tomaba cuando era necesario (Juan 8.47), pero en otras ocasiones guardaba silencio (Juan 8.6), les hacía preguntas (Marcos 11.28-29), les recordaba las Escrituras (Marcos 10.2-3) y les contaba historias (Lucas 7: 40-42).

    Jesús nos enseña cómo tratar y amar a gente difícil

    En su Sermón de la Montaña, Jesús nos muestra claramente cómo tratar a las personas difíciles, con amor y humildad diciendo lo siguiente: “Pero yo les digo a los que me escuchan:

    • Amen a sus enemigos, hagan bien a los que los odian, bendigan a los que maldicen tú, ora por los que te maltratan.
    • Si alguien te golpea en una mejilla, vuélvele la otra también.
    • Si alguien le quita el abrigo, no le impida volver a quitarle la camisa. Dale a quien te pida y no reclame tu propiedad al que se la quita.
    • Lo que quieres que los hombres hagan por ti, haz lo mismo [tú mismo] por ellos. " (Lucas 6: 27-31)

    1 Pedro 3: 9 dice: "No devuelvas mal por mal, ni insulto por insulto; bendecir al contrario. Tú lo sabes es lo que has sido llamado a heredar la bendición. "

    Debemos cuidarnos de ser orgullosos al tratar y amar a gente difícil

    En nuestro trato con personas difíciles, debemos tener cuidado de no sentirnos orgullosos. Es importante recordar la advertencia del apóstol Pablo que dice lo siguiente:

    • Romanos 12.3: “Por la gracia que me ha sido dada, les digo a cada uno de ustedes que no piensen demasiado en sí mismos, sino que mantengan los sentimientos modestos, cada uno según la medida de fe que Dios ha dado. él" (Ver también Filipenses 2: 3-4)

    Cuando sabemos que vamos a estar en contacto con una persona difícil, debemos abordar la situación con bondad y amor:" Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (Gálatas 5:14) Debemos mostrar el amor de Dios a todos, incluso a las personas difíciles.

    ¿Qué dice el antiguo testamento sobre tratar y amar a gente difícil?

    El libro de Proverbios contiene muchos consejos sabios sobre cómo tratar con personas difíciles.

    • Proverbios 12:16 nos insta a ser pacientes en nuestras relaciones: “El necio inmediatamente manifiesta su ira, pero el que encubre una afrenta es un hombre prudente”
    • Proverbios 20.3 nos llama a ser pacificadores: Es una gloria para el hombre evitar las disputas, pero el necio se involucra en ellas.
    • Proverbios 10:12 nos anima a amar:" El odio da lugar a contiendas, mientras que el amor cubre todas las faltas.
    • Proverbios 17.14 enfatiza la previsión y la deferencia: Participar en un conflicto es abrir una compuerta; antes de que estalle la discusión, ¡lárgate! " En la medida de lo posible, Es mejor evitar por completo encontrarse en esta situación mostrando sabiduría en nuestras asociaciones: "¡No andes con el hombre enojado, no vayas con el hombre violento!" "(Proverbios 22:24)

    Tal vez te interese leer sobre: Jesús revela su poder: Amor, Evangelio, Oración y Espíritu Santo

    Conclusión

    No siempre podemos evitar a las personas con problemas afectivos, por eso debemos saber cómo tratar y amar a gente difícil. En nuestro trato con ellos, nos sentimos tentados fácilmente a responder de acuerdo con la carne, pero eso solo manifiesta lo peor que hay en nosotros.

    ¡Es mucho mejor para nosotros dejar que nuestra relación con ellos produzca los frutos del Espíritu en nosotros (Gálatas 5: 22-23)! Por la gracia de Dios, podemos mostrar amor, alegría, paz, paciencia, bondad, benevolencia, fidelidad, mansedumbre y, sobre todo, dominio propio, con ellos. ¡Que les mostremos el amor, la gracia y la misericordia que Dios nos ha otorgado y tengamos cuidado de no volvernos “difíciles” nosotros mismos! Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano