Cristo Nos Redimió De La Maldición Y Nos Dio Su Gracia

¿Te gustaría saber el significado de la frase Cristo nos redimió de la maldición? Aquí te mostraremos cual fue la forma en que Jesús no exoneró de la paga del pecado y cómo nos trajo la salvación por gracias. Te invitamos a quedarte con nosotros.

Índice De Contenidos

    ¿Por qué Cristo nos redimió de la maldición?

    Cristo Nos Redimió De La Maldición
    Cristo Nos Redimió De La Maldición

    Los versículos de la palabra que habla sobre: Cristo nos redimió de la maldición. Están expuestas en gran parte del nuevo testamento. Un ejemplo claro lo podemos leer en el siguiente pasaje:

    Aquí puedes aprender sobre: El Problema De Judas: Vidas, Muertes Y Posesión De Judas En La Escena Medieval

    • Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero) para que la bendición de Abraham tenga para los gentiles su cumplimiento en Jesucristo, y que recibimos por fe el Espíritu que nos había sido prometido. (Gálatas 3: 13,14)

    Cristo abre un camino y nos redimió de la maldición de la maldición de la ley

    La maldición de la ley recae sobre todos los hombres, sean judíos o paganos. La buena noticia es que Cristo está abriendo un camino para escapar de esta maldición. Lo último significa que ninguna de nuestras obras agradará jamás a Dios, pero Cristo agradó a Dios en nuestro lugar (Lucas 3:22).

    • La maldición nos deja sin justicia, pero Cristo se ha convertido en nuestra justicia (1 Corintios 1:30).
    • La maldición nos sumerge en la servidumbre, pero Cristo nos libera de ella (Juan 8: 30-36).
    • La maldición nos condena a la ira de Dios y a una eternidad de perdición, pero "No hay... ahora condenación para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8: 1).

    Cristo nos redimió de la maldición al comprar nuestra salvación

    El término "comprar" significa literalmente "adquirir en el foro". Esta es una referencia directa a la práctica de comprar esclavos mediante pago. Así que Cristo nos ha "redimido" del mercado de esclavos del pecado. El hombre es esclavo de la ley por la sencilla razón de que es esclavo del pecado.

    • “Todo aquel que comete pecado es esclavo del pecado” (Juan 8:34).

    Si pudiéramos rechazar el pecado, deshacernos de él, no tendríamos nada que temer de la ley. Soy un esclavo, "vendido al pecado" (Romanos 7:14), porque no puedo escapar de sus garras.

    Pablo desarrolla la analogía del mercado de esclavos en Romanos capítulos 5 al 7. Los hombres “fueron hechos pecadores” por la desobediencia de Adán (5:19).

    Mientras nuestro "anciano" permanezca vivo (nuestro estado de hombres "adánicos", de la raza de Adán), seguiremos siendo esclavos del pecado (6: 6). En este estado, nos ofrecemos voluntariamente como siervos del pecado para obedecerlo (6: 16, 17,19).

    El resultado inevitable de tal vida es la muerte eterna, "porque la paga del pecado es muerte" (6:23).

    La ley no nos de la redimió de la maldición

    ¿No puede la ley ayudarnos a escapar de este destino? “No”, responde Pablo, “ha venido la ley en que la ofensa [el pecado] abundará” (Romanos 5:20). Lejos de conceder descanso del pecado, la ley empeora las cosas. De hecho, “el poder del pecado es la ley” (1 Corintios 15:56).

    El pecado gobierna sobre el hombre mientras esté "bajo la ley" (Romanos 6:14) ¿Por qué?

    “Cuando vino el mandamiento, el pecado revivió y yo morí… Porque el pecado, aprovechando la oportunidad, me engañó con el mandamiento, y con él me mató… el pecado [me dio] muerte con lo bueno [es decir, la ley]… [Para que] llegue a ser el más condenable” (Romanos 7: 9-13).

    El significado de "la maldición de la ley"

    Estos versículos desarrollan aún más el significado de "la maldición de la ley". Esta maldición reside primero en la incapacidad del hombre para guardar la ley y, en segundo lugar, en la pena que la ley exige por el pecado.

    Otro aspecto de esta maldición se refiere al mayor poder que la ley imparte al pecado. Parece un trapo rojo para el toro. Los mandamientos y mandatos de la Palabra de Dios estimulan la rebelión en el corazón humano.

    “El cariño de la carne es enemistad contra Dios, porque no se somete a la ley de Dios, y ni siquiera puede hacerlo. Pero los que viven según la carne no pueden agradar a Dios” (Romanos 8: 7,8).

    La esperanza de liberación de esta triple maldición, por tanto, no reside en la naturaleza humana ("la carne"), sino en la única redención gratuita efectuada por Cristo.

    La redención de los elegidos se ha cumplido

    Nota una declaración importante de Pablo aquí: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley. Se ha pagado un precio, la vida misma de Cristo.

    • "No fuisteis redimidos por cosas perecederas, ni por plata ni por oro... sino por la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin defecto y sin mancha" (1 Pedro 1:18).

    Pedro usa una palabra griega diferente para "redimidos", una palabra que significa "liberar mediante pago". Si se ha pagado el precio, la transacción está completa y el esclavo es libre. Por tanto, no cabe la idea de que la muerte de Cristo se contenta con hacer posible la salvación del pecador. La redención de los elegidos se ha logrado, no solo se ha facilitado.

    Cristo nos redimió de la maldición que era para nosotros - Gálatas 3:13

    De acuerdo con la voluntad de Dios, se tuvo que poner en marcha un plan de salvación, gratuito para nosotros, pero extremadamente costoso para Dios y su hijo, para salvarnos de la justa condenación que merecíamos debido a nuestros propios pecados.

    • "Pero cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley" Gálatas 4: 4
    • "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición, porque escrito está: Maldito todo el que es colgado en un madero", Gálatas 3:13.

    De acuerdo con la voluntad de Dios, un plan de salvación, gratuito para nosotros, pero extremadamente costoso para Dios y su hijo, tuvo que implementarse para salvarnos de la justa condenación que merecíamos por nuestros propios pecados.

    • "Pero cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley" Gálatas 4: 4

    Un costoso plan de salvación nos redimió de la maldición

    • "Él es a quien Dios quiso, por su sangre, que fuera, para los que creerían víctima propiciatoria, para mostrar su justicia, porque había dejado impunes los pecados cometidos antes, en el tiempo de su paciencia, para, Digo, para mostrar su justicia en tiempo presente, para ser justo mientras justifica al que tiene fe en Jesús. Romanos 3: 25-26

    En perfecto acuerdo con la perfecta voluntad de su padre, Cristo también quiso y suplicó nuestra redención. Conocía muy bien el espantoso destino que le reservarían las mismas manos de aquellos que vendría a salvar.

    Sabía que su sacrificio sería descuidado, despreciado, que la gran mayoría de los hombres le serían indiferentes y acabarían siendo rechazados. Sin embargo, debido al pequeño número que lo aceptaría, quiso ser el compañero de los pecadores. Quería ser nuestro compañero. Fue por su propia decisión que hizo esto.

    • “Soy el buen pastor. El buen pastor su vida da por las ovejas. “El Padre me ama, porque yo doy mi vida para recuperarla. Nadie me lo quita, sino yo mismo lo doy; Tengo el poder de darlo y tengo el poder de retirarlo: esta es la orden que recibí de mi Padre” Juan 17:11; 17,18

    Por eso se convirtió en un hombre de carne y hueso, compañero de los enfermos, pecadores y sumidos en toda clase de pecados. Antes de venir a la tierra sabía muy bien quiénes éramos, qué tipo de vida llevábamos, sabía muy bien que éramos pecadores de todo tipo y de todo tipo.

    No imagines que fue fácil para Cristo. Nunca podremos entender completamente por lo que pasó Cristo debido a nuestra gente y nuestros pecados. Pero su misericordia, su compasión y su amor por nosotros eran más fuertes que su odio por nuestros pecados.

    Cristo, el portador divino del pecado nos redimió de la maldición

    Según el extraordinario y asombroso plan de salvación implementado para nosotros, sería necesario que Cristo “tocara” el pecado, más exactamente, para “llevar” esta terrible enfermedad que es el pecado en su propio cuerpo.

    • "El que llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos a nuestros pecados, vivamos a la justicia; aquel cuya herida os sanó" 1 Pedro 2:24

    Cristo, por compasión por nosotros, consiente en soportar lo insoportable. La pureza infinita, consiente en su humanidad, se ha identificado de manera increíble con el pecado.

    Se vuelve uno con él en la cruz. De buena gana cargó los pecados de los hombres en el madero "en su cuerpo". Así que Cristo, la inocencia, incluso la pureza, es deliberadamente culpable de llevar nuestros pecados.

    También la justicia de Dios, viendo en él nuestra iniquidad, nuestros pecados y nuestra rebelión, lo condenó. La ley de Dios es tan santa, tan perfecta, que Dios no la ha cambiado ni siquiera para perdonar a su propio hijo, objeto de todo su afecto.

    Cristo, culpable (no de sus pecados) sino de nuestros pecados que él carga, tuvo que sufrir la condenación de la ley hacia el pecador.

    • “… El castigo que nos da paz ha recaído sobre él…” Isa 53: 5.
    • “Agradó al Señor quebrantarlo con sufrimiento…” Isa 53:10.
    • “Cristo se ha hecho por nosotros maldición, porque escrito está: Maldito todo el que es colgado de un madero.  Gál 3:13

    Tuvo que morir, crucificado en una cruz, colgado de un madero y condenado por la justicia divina, sufriendo la maldición reservada a los pecadores por nuestros pecados que voluntariamente hizo suyos.

    ¿Y qué pecados?

    El pecado en todo su poder, en todo su alcance. El pecado, rebelión abierta contra Dios y su ley, es en su esencia un principio totalmente egoísta, contrario a toda justicia, que llega al asesinato para satisfacer sus demandas egocéntricas.

    Si pudiera, Satanás, el autor de este principio de iniquidad, llegaría tan lejos como para eliminar a Dios mismo para satisfacer su ambición. Además, lo demostró enterrándose en Cristo hasta la muerte.

    Este es un principio absolutamente contrario al carácter abnegado de Dios y de Cristo. Y es, lamentablemente, este principio fatal el que nos habita y nos hace lo que somos. Solo Cristo puede salvarnos de eso.

    El intercambio infinito nos redimió de la maldición

    Por eso Juan el Bautista llama a Jesucristo el "Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo". Juan 1:29 Y es verdad. Cristo es un cordero. Cristo es un cordero porque él mismo es inocente.

    Pero, en la cruz, quiso convertirse en el representante de la humanidad culpable y pecadora y, debido a que carga con los pecados del mundo, su inocencia es como ahogada por el océano del pecado y las transgresiones del mundo entero.

    Quería de acuerdo con su padre tomarlos voluntariamente, hacerse cargo de ellos, asumir la terrible responsabilidad de ellos, soportar el castigo eterno que lo acompaña por amor a nosotros, pecadores humanos, perdidos y esclavos.

    • Quería tomar nuestros pecados y darnos su santidad,
    • Quería tomar nuestra injusticia y darnos su justicia,
    • Quería tomar nuestra culpa y darnos su inocencia.
    • Quería tomar nuestra enemistad y darnos su reconciliación.
    • Quería tomar nuestra muerte eterna y darnos su propia vida eterna en su lugar.

    Qué amor, qué tierna misericordia, qué asombro de sí mismo, por los pecadores rebeldes e ingratos, que tal vez ni siquiera acepten semejante derramamiento de gracia, amor y misericordia.

    Cristo carga con el pecado Pero no fue sin sufrimiento. Desde Getsemaní, el enorme peso de toda esta culpa mundial ya estaba aplastando los hombros humanos de Cristo. Como hombre, estaba en agonía, y se desmayaba, sucumbía, estaba tan exhausto y exhausto.

    Su humanidad no pudo soportarlo más, pero aguantó una y otra vez, llegando hasta el final de su sacrificio, por amor a nosotros que quería salvar a toda costa, a costa de su preciosa vida.,

    • “Oró más intensamente, y su sudor se hizo como grumos de sangre que caían al suelo” Lc 22:44

    Además de eso, no cargó con la culpa de un solo pecador. Pero tomó todos los pecados, la culpa de toda la humanidad, tanto de creyentes como de incrédulos.

    Cualquier pecado que veamos, por oscuro, oscuro, imaginable o inimaginable que sea, Cristo lo llevó en su cuerpo. Así es como:

    • "Al que no conoció pecado, Dios lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros seamos en él justicia de Dios" 2 Co 5, 21.

    Aquí está el intercambio supremo e inefable: Cristo toma, el pecado, mucho más dice Pablo “Dios lo hizo pecado por nosotros” el pecado, la imperfección, el horror, que es nuestro, lo asume y nos da a cambio, gratuitamente. , sin que lo merezcamos, cuál es su justicia pura y perfecta para que “en él” gracias a él y por él seamos “la justicia de Dios”. Justicia, la misma antítesis del pecado.

    • “… Se entregó a sí mismo a la muerte, y… fue contado entre los culpables… llevó los pecados de muchos…” Isa 53:12.

    ¡Qué extraordinarias cargas de rebelión recayeron sobre Cristo!

    Por el peso del pecado que cargaba, voluntariamente "contado entre los culpables" se sentía privado de la presencia del padre, separado de él. Sintió en su propio cuerpo el castigo de la ira con que Dios y su justicia castigan el pecado y la transgresión.

    Querido lector, todos los pecados que hemos cometido y cometeremos en el futuro, tú y yo, le pertenecían tanto a Cristo que es como si él mismo los hubiera cometido. Quería hacerse cargo de ellos él mismo y asumirlos.

    • Isaías dijo: "El Señor ha hecho que la iniquidad de todos nosotros caiga sobre él". Isaías 53: 6

    Mi mentira de que cometo tan fácilmente a Cristo la toma, se hace cargo de ella y asume la condenación que la acompaña. Mi mentira le dará la muerte eterna… Así que soy yo, mi pecado, mi transgresión lo que le da la muerte. Soy yo, yo quien debería morir y no él. Soy yo quien sigue al culpable y quien debería sufrir el castigo eterno y no a él.

    ¿Qué hizo él?

    Ahora lo más triste, lo más vergonzoso, lo más cruel en la historia de este sacrificio infinito de Jesucristo el Hijo de Dios, es la absoluta y extraordinaria incredulidad e indiferencia del hombre ante este supremo don e inaudito del cielo.

    “Despreciado y abandonado por los hombres, Varón de dolores y acostumbrado a sufrir, Como quien se aparta el rostro, Lo despreciamos, no lo tenemos en cuenta. Sin embargo, son nuestros sufrimientos los que él ha soportado, es nuestro dolor el que se ha hecho cargo; Y lo consideramos castigado, herido por Dios y humillado”. Isaías 53: 3, 4. vs.

    El evangelio es Cristo que carga con nuestros pecados nos redimió de la maldición

    Es Cristo quien carga y muere por nuestros pecados y no nosotros quienes los cargamos y morimos por ellos. Cristo voluntariamente hizo suyos y expió nuestros pecados. No solo los pecados de los que creen, sino los pecados de todos los hombres sin excepción.

    • “Él mismo es una víctima expiatoria por nuestros pecados, no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 1 Jn 2: 2

    Y si todos los hombres no se salvan es porque, indiferentes," cegados por el Dios de este siglo ", no creen y no retienen este Evangelio que les es anunciado. Pablo hablando a los corintios les recordó el evangelio que les predicó:

    Tal vez te puede interesar leer sobre: La Seguridad Eterna Del Discípulo - Pérdida De La Salvación Y Libre Albedrío (Elección)

    • “Les recuerdo, hermanos, el Evangelio que les he predicado, que han recibido, en el que han perseverado y por el cual han sido salvos, si lo guardan como les he anunciado; de lo contrario habrías creído en vano. En primer lugar, les enseñé, como también lo recibí, que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y resucitó al tercer día, según las Escrituras;
    • y que se apareció a Cefas, luego a los doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales todavía están vivos y algunos están muertos. “'Entonces, que sea yo, que sean ellos, eso es lo que predicamos, y eso es lo que creíste”. 1 Corintios 15: 1-4; 11

    Conclusión

    Como puedes ver, la escritura está llena de la revelación de Dios que nos dice que nos redimió de la maldición, del pecado y de la esclavitud. Pero esto no fue gratis, Cristo tuvo que morir para que nuestra salvación sea realidad. Esperamos haberte ayudado con esta información y tomes el camino de la salvación eterna. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano