Deleitarse En El Señor: 4 Maneras De Lograrlo

De manera muy común conocemos personas cristianas que no saben cómo deleitarse en el Señor; ven la biblia y la iglesia como un montón de estatutos que deben seguir. Esto ha ocasionado que los inconversos vean el cristianismo como algo aburrido y falto de gozo, sin embargo, en este estudio aprenderás que sí se puede obtener un verdadero deleite en Dios.

Índice De Contenidos

    ¿Qué quiere decir deleitarse en el Señor?

    Deleitarse en el Señor

    La palabra deleite significa "obtener gran placer, satisfacción y felicidad". Otro significado de la palabra hebrea para deleite es "suavidad y ternura". Los verdaderos amantes de Dios son aquellos que siempre están dispuestos a aprender y son dóciles en sus manos.

    ¿No te gustaría que esas palabras fueran una descripción de tu relación con tu Creador, una en la que tanto tú como él disfruten el tiempo que pasan en la presencia del otro?

    Si eso te suena bien, entonces tengo buenas noticias. Dios también quiere ese tipo de amistad deliciosa, que se desarrolla a través del compromiso, la confianza y la paciencia. Entonces, toma en cuenta los siguientes consejos:

    • Un creyente debe encomendar sus caminos a Dios. Esto significa que es necesario invitar al Señor a examinar nuestros deseos e intenciones, y a cambiar todo lo que no se ajuste a su propósito o avance en su plan para nuestra vida.
    • Debes confiar en Dios. ¿Quién es más digno de nuestra fe que el Padre, que dio a Jesucristo para salvar a los pecadores inicuos?
    • Es necesario que descanses en Dios. Cuando nos preocupamos por un tema o algo que consideramos necesario, no nos estamos comprometiendo con el Señor ni confiando en él. Debido a que nuestro punto de vista humano es extremadamente limitado, esperar con paciencia rara vez resulta fácil. Dios, sin embargo, tiene sabiduría infinita y sabe cuándo las circunstancias y el tiempo están perfectamente alineados para que se haga su voluntad.

    Una relación creciente con el Señor no es una tarea pesada, aunque puede ser un trabajo duro. Pero el esfuerzo es un trabajo de amor, porque los seres humanos están diseñados para obtener gozo y satisfacción al estar en la presencia del Creador. El mayor placer que podemos experimentar en la vida es caminar de la mano de un Padre que nos adora.

    Quizás te puede interesar: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    En un nivel práctico, ¿cómo podemos deleitarnos en el Señor?

    Existen muchas maneras de deleitarse en el Señor, todo va a depender de lo que tu corazón te dicte en un momento indicado. Sin embargo, a continuación te mostramos algunas de estas:

    1. Deléitate en la Palabra

    ¿Te encanta escuchar la voz de tu esposo? ¿A veces, quieres estar en la habitación en la que él está solo para poder hablarle repetidas veces? Así debe ser con la palabra de Dios. Nuestro creador quiere hablar con nosotros. Anhela compartir su corazón y pasiones con sus hijos pero tenemos que fomentar su presencia para lograr esa conexión. Todos están envueltos dentro de las Sagradas Escrituras.

    Sería imposible exagerar la importancia de deleitarse en cada palabra que procede de la boca de Dios. ¿Está encontrando tiempo para estar en su palabra y deleitarte en lo que él le dice? Entonces te encuentras teniendo una verdadera relación y cercanía con el Creador.

    2. Deléitate en sus caminos

    Deleitarte en el camino de Dios y en la forma en que obra en tu vida es lo que te hace más como Cristo. Los caminos de Dios incluyen esperar en él. Sí, ¡espera en el Señor! Esperar significa "tener paciencia sin desespero". Debemos llevar nuestro corazón al corazón de Dios y aprender sobre sus caminos.

    Muchos aman las obras de Jesús, ¡porque los milagros son realmente asombrosos! Nos encanta ver a Dios obrar pero no nos gusta seguir los senderos correctos, y esto es un error grave. Conocer los caminos de Dios es conocer su corazón y si no tenemos idea de lo que son, estamos mal. Deléitate con sus caminos, no importa lo desconcertantes que te parezcan en un momento dado.

    3. Deléitate con sus maravillas

    Piensa en el momento en el que te deleitaste con algo, tal vez una puesta de sol. Mientras te deleitabas con la puesta de sol, ¿deseabas comer? ¿O zapatos nuevos? ¿O la fama? No. En ese momento, lo que deseabas era exactamente lo que estabas presenciando. Querías seguir disfrutando de la belleza del atardecer.

    Más adelante puede que tengas otros deseos, pero en el momento en que te deleitabas con ese preciso acontecimiento, no venía nada más a tu mente. De la misma manera, cuando nos deleitamos en el Señor, lo que deseamos es a Dios: seguir contemplando su gloria, adorando su majestad, viendo su belleza.

    Entonces, cuando esto ocurre, los deseos que tenemos en nuestro corazón son para el Señor. Por lo tanto, el Salmo 37:4 significa que si nos deleitamos en el Señor, él satisfará nuestros deseos dándonos más gozo en él.

    4. Deléitate en la adoración

    En el Salmo 36: 7-9 podemos ver las siguientes expresiones de adoración:

    ¡Oh Dios, cuán extravagante es tu amor! Toda la humanidad puede encontrar un escondite bajo la sombra de tus alas. Todos pueden beber de la unción de la abundancia de tu casa. Todos pueden beber hasta saciarse de las deliciosas fuentes del Edén. Conocerte es experimentar una fuente que fluye, beber en tu vida, brotar para satisfacer.

    ¡Nada trae más felicidad a nuestras almas que adorar a Dios libremente, sin nada que nos detenga! ¡Qué hermosa libertad experimentamos cuando nos deleitamos en adorar a Dios! El mayor placer que podemos experimentar en la vida es caminar de la mano de un Padre que nos adora.

    ¿Notaste en el versículo anterior la mención de las fuentes del Edén? En este caso, los manantiales del Edén son una referencia directa a los ríos que fluyen de la abundancia y el placer de Dios. Los ríos del Edén son torrentes de bienaventuranza. ¿Puedes imaginarte ríos de dicha fluyendo a través de ti mientras levantas tus manos en adoración? Todas nuestras fuentes están en él, y él nos hace un jardín de bendición para su gloria. ¡Nos disfruta!

    Jesús dijo que si creemos en él, de nuestro interior correrán ríos de agua viva (Juan 7:38). De nuestro ser más íntimo, de lo más profundo de nosotros, nace un torrente. Múltiples ríos fluyen a través de nosotros, ríos de gracia, torrentes de vida, ríos de verdad y de salvación.

    Necesitas aprender: Qué Es La oración. Cómo orar, Ejemplos De Oraciones En La Biblia

    Entonces, es necesario deleitarse en el Señor porque es un mandamiento, pero, como hemos dicho antes, Dios no desea que lo hagamos por obligación sino por amor. Pero más allá de esto, nos ayuda a sentir verdaderamente la presencia de quien nos formó y permanece con nosotros hasta el final de los tiempos. ¡Créeme! es una experiencia bastante agradable y única que no puede ser igualada por nada ni nadie en esta tierra.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información