Dios Nos Ha Dado Autoridad: Qué Podemos Hacer Con Ella

Dios nos ha dado autoridad ¡Qué escritura tan poderosa! ¿Qué quiere decir el Señor cuando nos dice que le ordenemos? Bueno, ciertamente no quiere decir que somos más poderosos que Él y que podemos ordenarle. Quiere decir, que tomemos nuestra autoridad y ordenemos su poder.

Dios nos ha dado autoridad
Dios nos ha dado autoridad
Índice De Contenidos

    ¿Qué significa que Dios nos ha dado autoridad?

    Autoridad es algo más fuerte que el poder. Se puede decir que el poder es una fuerza. La autoridad es el elemento de control sobre una fuerza. Jesucristo dijo a sus discípulos (de los cuales estamos incluidos) que nos ha dado toda la autoridad, sobre todo el poder del diablo, y que nada nos dañaría de ninguna manera.

    Por supuesto, nuestro enemigo desafiará esta palabra para intentar confundirnos; eso es parte de su misión. Pero no te desanimes por sus gritos y divagaciones, solo sigue el libro de Dios y su voz. Te guiará bien. ¡Recuerda que estamos destinados a la victoria en Cristo Jesús!

    Pablo dijo que Dios nos llevaría siempre al triunfo por medio de Jesucristo. Es por eso que perseveraremos y seremos fortalecidos por medio de Su Espíritu, como nos dicen las Escrituras en Colosenses 1:11. Sin embargo, todavía se espera que "ejercitemos" nuestra autoridad audazmente en este momento.

    Recuerda que la autoridad no es poder, es lo que dirige el poder. La ilustración más antigua de esto, sigue siendo la de un automóvil, lleno de "poder" que baja por la calle, pero un "hombre", con el uniforme de un policía, puede pararse frente al automóvil y el automóvil se detendrá. No porque el hombre tenga más poder, sino por la autoridad que el hombre representa.

    Jesús aseguró nuestro poder y autoridad

    Jesús logró asegurar todo el poder yendo a la cruz, pasando una muerte horrible, sufriendo la pena por el pecado y derrotando a Satanás en el pozo del infierno. Él vino a la tierra como hombre por una razón: para volver a capturar la autoridad que Satanás había robado a través de la desobediencia de Adán en el jardín.

    Jesús fue llamado el último Adán (1 Cor. 15:45). Después de asegurar ese poder y autoridad, Él lo entregó libremente en manos de aquellos que creerían en Él, tú y yo.

    No es suficiente para nosotros simplemente aceptar el trabajo de Jesús en el Calvario. Somos responsables de mucho más. Las palabras de Jesús en el capítulo 16 de Marcos no estaban destinadas solo a la iglesia primitiva. Sus palabras son tan vitales y reales hoy como cuando se pronunciaron por primera vez.

    Jesús se apareció a sus discípulos después de su resurrección de entre los muertos. Sus palabras para ellos forman el fundamento básico para el trabajo de la iglesia del Nuevo Testamento. Fue en ese momento que delegó la autoridad para llevar a cabo ese trabajo. El mandato más importante fue: “vayan y prediquen el evangelio en todo el mundo”.

    ¿Dios nos ha dado autoridad para qué?

    Dios nos ha dado autoridad para muchas cosas, pero a continuación, te mostramos algunas de las más importantes y vitales para la vida del cristiano:

    1. Autoridad para predicar el evangelio

    Dios nos ha dado autoridad para predicar el evangelio a toda criatura. Todo creyente nacido de nuevo tiene la autoridad y la responsabilidad de predicar el Evangelio de Jesucristo en esta tierra. Es muy importante que esta misión sea cumplida, ya que es lo principal para que las almas sean salvas.

    Quiero que se den cuenta de quién debe hacer todas estas cosas: los que creen. Las señales seguirán a los creyentes que actúan con fe y audazmente hablan en el nombre de Jesús. El creyente es el que tiene el poder y la autoridad para hacer todas las cosas que Jesús ha ordenado.

    Dios confirmará Su Palabra, pero primero tiene que ser presentada. Ahí es donde entramos tú y yo. Dios no predica; Dios nos ha dado la autoridad para predicar. Dios no pondrá manos sobre los enfermos. Él traerá la sanidad, pero tú y yo como creyentes debemos poner las manos sobre los enfermos por fe, creyendo que Dios cumplirá Su Palabra.

    2. Dios nos ha dado autoridad para vencer a satanás

    Una de las áreas más vitales de la autoridad del creyente es su poder para enfrentarse con éxito a Satanás. Efesios 4:27 dice: Tampoco le des lugar al diablo. En el sexto capítulo de Efesios, el apóstol Pablo describe la armadura que nosotros como creyentes debemos usar en el combate contra Satanás. Explica cada pieza de esa armadura.

    Pero ni una sola vez dice que Dios te pondrá la armadura o que Dios luchará contra el diablo por ti. Tú eres el sujeto de estos versículos. Él dice: “Tú, sé fuerte en el Señor. Colócate toda la armadura de Dios para que puedas resistir las artimañas del diablo.

    Dios nos ha dado autoridad para enfrentarnos a Satanás y sus obras destructivas. Él ha provisto la armadura, pero es nuestra responsabilidad como creyentes utilizar esta valiosa herramienta y enfrentarnos al diablo.

    Santiago 4: 7 dice: resiste al diablo y él huirá de ti. La armadura y las armas están a tu disposición. Dios está allí contigo para respaldar Su Palabra; pero todo no tiene valor a menos que asumas tu posición de autoridad y la responsabilidad de usar lo que Él ha provisto.

    Tienes el poder y la autoridad para tomar la Palabra de Dios, el nombre de Jesús y el poder del Espíritu Santo, y sacar a Satanás de tus asuntos. Asume tu responsabilidad y habla directamente con Satanás, y mantente firme en Jesucristo.

    3. Tenemos autoridad para ser partícipes en la obra de Jesús

    Hebreos 2:14 dice: Por tanto, como los hijos son participantes de carne y hueso, él también participó de lo mismo. Jesús participó de carne y hueso, para que pudieras participar del espíritu y la vida.

    Para que participes de ese espíritu y vida, debes asumir la responsabilidad de estar en el lugar de la autoridad como la nueva creación en Cristo Jesús que eres.

    Has tenido un nuevo nacimiento, no de simiente corrompida, sino de una imperecedera, por la Palabra de Dios (1 P. 1:23). Fue la Palabra del Dios Todopoderoso la que se inyectó en tu hombre espiritual para lograr el nuevo nacimiento en tu vida.

    Cuando la iglesia estaba comenzando, Hechos 12:24 la describió como la Palabra creciendo y multiplicándose. La Palabra está en ti, pero tú eres quien debe estar dispuesto a permitir que funcione en ti.

    Dios nos ha dado autoridad, es nuestra responsabilidad ayudar a los nuevos creyentes a conocer más a Jesús para que no se alejen. El Espíritu Santo hace el trabajo real en ti y en los demás, pero debes tomar la decisión de permitirle que lo haga.

    Podemos hablar desde un punto de autoridad

    El poder de Dios está en su Palabra. (Heb. 1: 3). Necesitas aprender a utilizar lo que Dios te ha dado y caminar desde un punto de autoridad. En su ministerio terrenal, Jesús dijo cosas tales como: "Sé sano". "Toma tu cama y anda".

    Luego, a un cojo, Pedro le dijo también en Hechos 3: 6: "En el nombre de Jesucristo, levántate". Y camina”. Él también habló desde un punto de autoridad. "Él vino a la tierra como hombre por una razón: para volver a capturar la autoridad que Satanás había robado a través de la desobediencia de Adán y Eva".

    Es hora de que, como creyente, comiences a actuar de esa manera. Has obtenido una herencia, y en esa herencia se te ha dado toda la autoridad. ¡El Dios del universo vive dentro de ti! Él vive y camina en ti. Conviértete en una persona con mentalidad interna y comenzarás a caminar en este punto de autoridad.

    Continúa construyéndote en tu herencia. Vives en un mundo lleno de malas influencias. Satanás quiere asegurarse de que olvides la realidad de nacer de nuevo. Él quiere cersiorarse de que nunca te des cuenta de tu lugar de autoridad en Cristo Jesús, porque si lo haces, ese poder con el que caminas te hace absolutamente peligroso para él.

    Él no tiene defensa contra ti cuando caminas en el poder de la Palabra de Dios.  Cuando confieses a Jesús como tu Salvador, y estés en Él, Entonces serás fuerte, estarás en un punto de autoridad y operarás en tu herencia. Al hacer esto, el poder de Dios siempre estará disponible para que trabajes en su nombre.

    Dios nos ha dado autoridad, Ahora es nuestra decisión levantarnos, estudiar la palabra y abrir los ojos a donde Dios espera que ejercitemos esa autoridad, y dirijamos el poder que puso en nosotros, el poder del Espíritu Santo, para construir Su reino. Depende de nosotros ponernos de pie, tomar esa misma autoridad y detener el poder del enemigo. Podemos hacerlo, o Dios no nos lo hubiera dicho.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. antonia mario dice:

      muy buenos estudios biblicos poderoza la palabra de Dios.......

    2. Alvaro Medina dice:

      Guerrero de Dios

    3. Anuncios
    4. Alvaro Medina dice:

      Excelente la enseñanza de la autoridad por la palabra de Jesucristo

      1. Alvaro Medina dice:

        Exelente la palabra

    5. Pascual delgado dice:

      Muy buen estudio y muy interesante dios bendiga aquiem lo realiso y le siga dando sabiduría disernimineto y sobre todo disposison para aser la obre bemdisiones

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información