Dones de revelación - 3 Atributos de Dios para sus hijos

Los dones de revelación son atributos dados por Dios a los hijos de Dios con un propósito determinado, donde él comparte sus conocimientos con la iglesia para edificarla y glorificar su nombre. Dios otorga este conocimiento de manera sobrenatural y usa a la persona como instrumento para manifestar cada uno de estos dones de revelación.

Te invito a leer: Lista de dones espirituales según la biblia. 7 Versículos para saber usarlos

Índice De Contenidos()

    Qué son los dones de revelación

    Los dones de Revelación son los que el Espíritu Santo usa para revelarle a su Iglesia de forma sobrenatural un conocimiento que sólo él puede dar y que no es posible percibir humanamente. Tal como lo expresa la palabra:

     “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu… a otro, discernimiento de espíritus...” (1 Corintios 12:8,10)

    En este sentido, estos dones le ayudan a la iglesia del Señor conocer situaciones que están ocultas ante nuestras limitaciones humanas. Por eso, los dones de revelación son conocidos como los ojos del Señor dentro de la iglesia.

    Sin embargo, estos dones no son atribuidos a todos los hijos de Dios, sino que cada persona desarrolla dones diferentes dependiendo del propósito que tenga el Señor. Así que cuando él nos otorga este privilegio debemos aprovecharlo de la mejor manera y activar el poder de Dios en nosotros para glorificarlo solo a él. Debemos cuidarnos de la vanagloria y de darnos méritos que no nos corresponde, ya que esto no es del agrado de Dios.

    3 dones de revelación: Atributos de Dios para sus hijos

    Como se señaló anteriormente los dones de revelación son otorgados con la finalidad de conocer el propósito que Dios tiene a través  de hechos sobrenaturales que resaltan su poder y majestad en el mundo terrenal. Dentro de estos dones encontramos:

    1.- Palabra de Ciencia

    La palabra ciencia está relacionada con el conocimiento que Dios nos da de forma sobrenatural referente a un suceso en específico que puede ser del pasado o del presente. El  conocimiento es procedente del griego gnosis (γνῶσις) que describe la información suministrada relacionado a un tema determinado.

    De esta manera, la palabra de ciencia es aquel don que se otorga mediante el Espíritu Santo, quien le  comunica al creyente que posee el conocimiento de revelación que le permite saber sobre hechos del pasado o del presente.

    Según el contexto es un don sobrenatural, que muestra parte de la ciencia o conocimiento del Señor, quien es  Omnisciente, así que nos comparte parte de su verdad, de su conocimiento sobre un hecho que él quiere resaltar.

    En este sentido, el don de ciencia se refiere a la revelación de Dios sobre hechos que acontecieron en el pasado o que se están presentando en este momento. Este conocimiento se logra de forma sobrenatural y traspasa los límites humanos. Esto lo podemos apreciar en el siguiente pasaje:

    “Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado”  (Hechos 10: 19-20)

    De esta manera que la revelación de ese conocimiento puede otorgarse mediante una visión, un sueño, un sentir en el interior, una voz audible, entre otros. Pero cuando se trata de la revelación de sucesos pasados o presentes, estamos ante el don de Palabra de Ciencia.

    Entonces el don de ciencia es parte de la trinidad de Dios, quien es omnisciente porque todo lo sabe. Conoce nuestros pensamientos y sentimientos.

    De igual forma esta palabra de Dios no se otorga para la exaltación de la persona porque es netamente divino, no proviene de fuerza humana sino únicamente del Señor y se usa para edificar a la iglesia que es el cuerpo de Cristo.

    Las manifestaciones sobrenaturales se atribuyen para que la persona que tenga el don de ciencia pueda dar a conocer todo lo mostrado por Dios. Es una capacidad única que pone de manifiesto el conocimiento ilimitado del Señor.

    2.- Palabra de Sabiduría

    Otro de los dones de revelación que el Señor le otorga a su hijo es el don de la sabiduría, en los cuales se le imparte información con respecto a los sucesos que se van a presentar en el futuro. Esto con el fin de alertar al pueblo y a las iglesias a hacer la voluntad de Dios.

    Te puede interesar leer: La sabiduría de Dios y Su Significado Según la Biblia

    Dentro de las iglesias, este don es de gran importancia porque a través de él podemos estar alertas sobre los sucesos que acontecerán para así saber actuar correctamente, pedirle dirección a Dios e interceder por medio de la oración para que todo esté bajo su control y podamos sobrellevar determinada situación, bien sea un hecho negativo o positivo.

    El término Sabiduría procede del griego sofía (σοφία) y la definición es la misma “sabiduría”. Éste se refiere a aquel don mediante el cual el Espíritu Santo revela de forma sobrenatural el conocimiento de acontecimientos que se confirmarán en el futuro.

    De esta manera, el vocablo sabiduría  se trata de una revelación en el ámbito espiritual que es otorgado a los creyentes en el Caso de que se presente una necesidad especial o un hecho determinado dentro de la iglesia o en una nación.

    A través de esta palabra de sabiduría el pueblo, iglesia y nación nos advierte y manifiesta lo que se debe hacer en una situación en específico. En la palabra podemos encontrar diferentes ejemplos de este tipo de don de sabiduría:

     “En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía, y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio. (Hechos 11:27-38)

    En este pasaje se puede apreciar la manifestación del don de la palabra de sabiduría, en donde se señala que uno de estos profetas era Agabo quien que vendrían tiempos de escasez y hambre.

    Se puede apreciar que este don resulta ser muy útil para la iglesia, debido a que a través de este don, los discípulos de Antioquía se pudieron organizar para enviar ayuda a la iglesia de Judea. De igual forma en la actualidad es importante escuchar atentamente los mensajes que los profetas tienen para la iglesia de Dios.

    Sin embargo, también es importante resaltar que debemos estar prevenidos de los falsos profetas que revelan calamidades que son falsas y lo que hacen es perjudicar al pueblo, creando pánico y dejando mal testimonio.

    Asimismo este mismo profeta llamado Agabo aparece anunciando tiempo después el sufrimiento y encarcelamiento de Pablo, donde el Espíritu Santo no le prohíbe ir a Jerusalén, pero si lo alerta de lo que tendrá que pasar. Esto lo podemos apreciar en el siguiente pasaje bíblico:

      “Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo,   quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles” (Hechos 21: 10-11)

    Por lo cual, este don puede ser usado para advertir a los siervos de Dios acerca de hechos referentes al  ministerio que se les ha otorgado, con la finalidad de afianzar la voluntad del Señor, para alertarlos ante cualquier situación y confirmar su propósito.

    En este sentido, es importante primeramente saber que el temor de Dios es el principio de la sabiduría y que el Señor es la fuente de ésta. Así que los hijos de Dios necesitamos de su guía en todo momento y le debemos pedir sabiduría de lo alto.

    Cuando se habla del don de sabiduría nos referimos a un atributo de Dios y no de los hombres, y es inspirada por el Espíritu Santo al instante.

    3.- Discernimiento de Espíritus

    Es el don mediante el cual el Señor revela cuál es el tipo de espíritu que está obrando en una circunstancia determinada.   Es el don que manifiesta si un hecho sobrenatural proviene de Dios o del diablo.

    El término discernimiento procede del griego diákrisis (διάκρισις) y se refiere a  la capacidad de comprender claramente un suceso en particular. El don de discernimiento de espíritus es la capacidad que Dios les otorga a algunos creyentes para conocer y diferenciar si algunas manifestaciones son divinas.

    En este sentido mediante este don se puede discernir si el hecho milagroso es proveniente verdaderamente del Espíritu Santo o por el contrario si es procedente de huestes de maldad. Así que este don nos permite saber cuándo un espíritu es maligno. Al respecto la palabra nos advierte lo siguiente:“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (1Juan 4:1).

    En la palabra podemos encontrar diferentes sucesos en los que los espíritus fueron probados. Podemos encontrar el caso de Pablo, quien se encontró a una muchacha que estaba poseída por el espíritu de adivinación, que es un espíritu maligno. Así que usó el don de discernimiento y pudo detectarlo y echarlo fuera de ella.

    Esta joven, no era considerada demente ni loca, sino que la veían con la capacidad de adivinar y predecir el futuro, ya que el espíritu que la poseía era el de la adivinación. Así que las personas  les pagaba a sus amos por ese servicio de adivinación, con el cual ganaba mucho dinero.

    Pero Pablo tenía el don de discernimiento y pudo identificar al espíritu maligno, ya que esos poderes sobrenaturales de adivinación no provenían de Dios, sino del diablo, así que lo reprendió y lo echó fuera en ese instante. Esto se puede apreciar en el siguiente pasaje:

    “Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora” (Hechos 16:16-18)

    En este sentido, el don de discernir significa ver más allá de lo que pueden ver nuestros ojos, y es dado a la persona para que pueda identificar el espíritu que se está manifestando, bien sea en las palabras, acciones de alguien. Este espíritu puede ser maligno o provenir de Dios.

    En el caso de Pablo, él pudo discernir que el espíritu de la muchacha era maligno, que no pertenecía a Dios, y por eso pudo echarlo fuera de su cuerpo. Así que como cristianos debemos poder identificar los espíritus para no ser engañados y no recibir nada que no sea del agrado del Señor.

    Relación entre el don de ciencia y el don de  Sabiduría

    Cuando se habla de estos dos dones de revelación, el don de ciencia y el don de sabiduría, se puede llegar a pensar que significan lo mismo. Sin embargo es importante aclarar ciertos aspectos en torno a estos dos términos.

    Dones de revelación
    Dones de revelación

    Los dos vocablos provienen del término “logos” que significa “palabra” que hace referencia a la esencia de algo o de alguien. Por lo cual la sabiduría que se le otorga al creyente es poca comparada con la gran sabiduría que posee el Señor.

    A través de ésta él nos llama a ser y hacer, es decir que se debe poner en práctica y hacerla llegar en el momento oportuno, según la dirección de Dios y su perfecta voluntad.

    Por su parte, la palabra de ciencia, es cuando se le otorga a un creyente un poco del conocimiento de Dios, el cual es infinito. Así que la palabra de Ciencia nos da a saber algo de parte de Dios con un propósito determinado.

    Por otro lado, ambos dones provienen por parte de Dios y se manifiestan de manera sobrenatural. Vienen de la esencia del Señor pero poseen propósitos diferentes.

    La única manera en la que Dios le atribuye estos dones a la persona es cuando se tiene una relación estrecha y firme con él. No se los otorga a cualquier persona, es un don que depende únicamente de la comunión que se tenga con el Señor. Así que antes de pedirle dones a Dios, debemos buscarle a cada instante y fortalecer los lazos de unión con nuestro Padre Celestial.

    Puedes leer: Cuáles Son Los Dones Del Espíritu (Ruah Hakodesh)

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir