El impacto de las madres sobre sus hijos en el cristianismo

El impacto de las madres sobre sus hijos es tan significativo porque les permitirá desarrollarse en la vida y tomar las mejores o peores decisiones en su mundo terrenal y espiritual. Las madres tienen en sus manos el más grande tesoro que Dios pueda darle a un ser humano, y en su habilidad buena de crianza, se podrá ver en el futuro de ese nuevo ser.

Te invito a leer:  Análisis de la frase;Instruye al niño en su camino; según la biblia

Índice De Contenidos

    El impacto de las madres sobre sus hijos en el cristianismo

    La palabra impacto proviene del latín impactus y es una especie de choque o más bien un efecto significativo y crucial que en este caso, va a ejercer la madre sobre el hijo, especialmente en los primeros años de su vida. La madre será esa persona con la que el niño va a compartir y aprender la mayor cantidad de información que ésta le pueda dar, para que posteriormente el niño pueda desenvolverse como adulto.

    Influencia de una madre cristiana sobre su hijo

    Definir a una madre es sumamente complejo, sin embargo, diremos que es uno de los seres más fuertes y valientes que existe en el mundo, ya que con el solo hecho de parir y poner su vida en riesgo pone de manifiesto ese amor hacia su hijo, y se refleja el amor de Dios en este hermoso acto.

    Por esta razón podemos ver lo afortunados que somos al ver ese amor reflejado desde el momento en que nacemos, al recibir sus cuidados, protección y dedicación, y estos son hechos invaluables .

    La influencia que genere una madre los primeros años de vida de un infante van a hacer una huella significativa en la vida adulta del mismo, ya que la transferencia de amor, fortaleza, temores, errores serán su patrón de vida, pudiéndose asegurar que la enseñanza impartida va más allá de la muerte de esa madre, influyendo en las decisiones que tomará en su diario vivir.

    Por todo esto las madres deben ser cuidadosas y astutas al criar a sus hijos, esta es la oportunidad de romper con patrones de conducta que han transmitido de generación en generación y que a esas generaciones herederas, no les han sido de provecho ni en lo terrenal ni en lo espiritual, más bien ha sido causa de sufrimiento y debilidad espiritual, arriesgando la salvación de sus almas.

    En Proverbios 1:8–9 podemos ver la sabiduría de Salomón al decir: “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre; Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, Y collares a tu cuello” la madre debe instruir y corregir, esto es tener sabiduría, y la sabiduría, es directamente proporcional al amor.

    Con la disciplina, se corrige, se moldea, y hasta se busca la perfección del carácter, también se busca sembrar el amor, la fe, la moral, los valores de una persona. La Biblia dice que Dios al que ama corrige, él dirige la disciplina, si no nos amara Dios no nos prestaría atención, Dios es el mejor ejemplo para todo aquel que tiene la misión de disciplinar, y en este caso hablamos de las madres.

    Hasta dónde puede llegar el impacto de una madre

    La mujer no tiene un manual para ser madre, esa es una de las expresiones más usadas en el mundo, sin embargo es interesante desmentir ese decir, ya que la mujer tiene una guía para ser una buena madre, y esa guía es la Biblia, allí encontrará la orientación adecuada para una buena crianza de los hijos.

    El impacto de las madres sobre sus hijos en el cristianismo
    El impacto de las madres sobre sus hijos en el cristianismo

    Un ejemplo de ello se encuentra en Proverbios 22:6 “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” aquí Dios da una orientación que se trasladará hasta la vida del adulto, es necesario corregir a tiempo, el hecho de que sean niño no quiere decir que no entienda, es, ese el momento en donde se orienta corrige y se siembra la semilla de amar a Dios.

    Otro pasaje bíblico en donde se enseña a la mujer a ser madre es Proverbios 1: 10–15Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. Hijo mío no andes en caminos con ellos. Aparta tu pie de su vereda” Estas invitaciones   de malos amigos, perseguirán al individuo siempre, pero, si la madre orienta desde la niñez, salvará al  niño o al hombre del yugo del mal.

    Madres de la Biblia que causaron un gran impacto en los hijos y reforzaron su misión

    La Biblia nos habla de  algunas de estas madres, y esto pueden ayudar de una forma u otra a cualquier mujer que desee ser madre o que ya lo sea,  la historia de sus vidas ayudarán a cualquier mujer a tener una buena relación, con sus hijos, familiares, toda una sociedad y principalmente con Dios, de esta forma se podrá saber qué hacer en determinadas circunstancias de la vida.

    Un ejemplo de desobediencia a los mandatos de Dios y sus consecuencias fue Eva, su acción más relevante, se lee en Génesis 3:1–7,  debemos estar firme en Dios, para que los malos consejos no afecten nuestras vidas, entorno y por ende   los hijos, la mujer debe guardar  en su corazón y cuidar los mandatos de Dios como a la niña de sus ojos, así lo pide Dios en Proverbios 7:1–3.

    Dentro de una mujer, siempre habrá temores, desconfianza o dudas, y las mujeres que sirvieron a Dios no están excluidas de este contexto, sin embargo existieron mujeres como Sara en Génesis 21:1–7, donde se evidencia con detalle su proceder, allí, nos enseñó a cómo creer en Dios, sus promesas y a no permitir que las dudas destruyan la Fe.

    En la vida de una madre como tal ocurrirán muchas eventualidades, que la pueden llevar a querer solucionar las cosas, con sus propias fuerzas o inteligencia, sin embargo, Rebeca, otra de las madres claves en la Biblia nos enseña en Génesis 24 y luego en Génesis 27, cómo debemos poner las vidas de nuestros hijos, nuestra Fe, en las manos de Dios, que pase lo que pase debemos confiar en Dios.

    Han existido y existirán porque Dios así lo ha planificado, madres que formarán  seres muy importantes en el mundo, para ello Dios requiere que esa mujer actúe con un amor maternal inigualable, y una creatividad impresionante, ejemplo de ello, está en Éxodo 2, vemos como Jocabed, pudo cumplir con los deseos de Dios, llevando a Moisés a puerto seguro para evitar que lo mataran.

    Cuando una mujer, engendra, pare, y cría un hijo, llega un momento en el que cree que ese ser es de ella, situación que vemos muy seguido, la madre debe tener siempre presente que los hijos son de Dios, un ejemplo de ello lo tenemos con Ana, la madre de Juan el Bautista, esta madre se mantuvo orando y con una Fe infinita  en Dios Todopoderoso, este evento lo leemos en 1Samuel.

    Como análisis final, la madre es fundamental en los primeros años de vida del niño, en su desarrollo es la pieza elemental, a tal extremo que la madre afectará directamente la personalidad y conducta de ese ser en su fase de adulto, si alguno pensara que el vínculo madre e hijo empieza luego del nacimiento está equivocado, este vínculo y enseñanza empieza desde su gestación.

    Las madres deben pedirle sabiduría a Dios Todopoderoso ante esta gran labor de crianza, ya que en muchas ocasiones la mujer sufre depresiones, inseguridad y es insensible a las necesidades básicas del niño, estudios revelan que todos estos sentimientos que pudiera sufrir la madre, están asociado hoy en día a la ansiedad, y lo más significativo es que estos sentimientos se transmiten al niño.

    Desde el punto de vista espiritual, los hijos deben prestar atención y obedecer las instrucciones que en este caso las madres imparten, ya que un hijo desobediente y rebelde no es bien visto por Dios, y eso lo podemos leer en la Biblia, es importante que la madre que tiene una influencia especial en el hijo, le haga conocer de Dios y la bendición que se recibe al hacer  su voluntad.

    No se le puede dar fin a este tema, sin recordar el quinto mandamiento de la ley de Dios, el cual es el único que tiene promesa, Éxodo 20:12 “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da” Dios nos ama, infinitamente y mientras más tiempos vivas más cosas positivas harás, más tiempo tendrá el individuo para corregir su errores.

    Puedes leer: El Poder de la oración a la sangre de Cristo por los hijos

    Dra. Mercedes Pérez Sarrameda

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información