El Poder De La Cruz: Lo Que Logró El Sacrificio De Cristo

En estas líneas te hablaremos sobre el poder de la cruz. Es importante recalcar que no es el elemento en sí el que tiene la potestad de lograr cambios en el mundo, sino el valor del sacrificio que hizo cristo en esta.

Hay muchas personas que utilizan la cruz como un amuleto, lo cual es algo incorrecto, al hacerlo, estamos llevando esto hasta un punto de idolatría “cosa aborrecida por Dios”.

Cargar una cruz en el cuello no va a cuidarnos, no va a perdonarnos, ni mucho menos va a hacernos dignos de la salvación. Lo que nos hace merecedores de esta, por gracia, es aceptar que Cristo fue nuestro único Señor y salvador.

El poder de la cruz
El poder de la cruz
Índice De Contenidos

    El poder de la cruz

    La cruz, por medio del sacrificio de Cristo, tiene el poder de:

    1. Liberar a los hombres

    Lo admitan o no, las personas llevan en sus corazones una carga increíble de ansiedad y miedo debido a la culpa. Esto es normal porque todos los hombres son culpables de pecado, y este hecho ha sido bien documentado en la Biblia. La universalidad del pecado es una doctrina central de la Biblia.

    En el mundo, no existe ninguna persona que sea justa. Por esta razón, todos fuimos destituidos de la gloria de Dios. Sin embargo, el sacrificio de Cristo ha logrado que podamos reconciliarnos con Dios y vivir una vida en santidad.

    Nuestros pecados fueron llevados a la cruz

    Jesucristo mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo en la cruz para que podamos morir al pecado y vivir en la justicia. Por tanto el poder de la cruz de Jesús puede liberarnos de la esclavitud del pecado para que podamos ser salvos.

    Jesús nos cura de los efectos del pecado quitándolos y llevándolos a sí mismo. Los elimina a través de un proceso de transferencia, un proceso que fue visto durante siglos por el sistema de sacrificios judío.

    En el Antiguo Testamento, cuando el sacerdote ofrecía un animal como sacrificio por los pecados de alguien, primero ponía las manos sobre el animal como símbolo de que se estaba llevando a cabo una transferencia (Levítico 4: 13-21).

    Los pecados del individuo estaban siendo transferidos al animal, y el animal estaba siendo asesinado para simbolizar que el pago por el precio moral de los mismos, los cuales acarrean la muerte (Génesis 2: 15-17).

    Con el pecado transferido simbólicamente al animal, y el animal luego sacrificado (sacrificado porque la muerte era la forma en que algo se transfiriera del reino físico al reino espiritual), la persona era limpiada de la carga de culpa causada por el pecado.

    Por supuesto, hoy sabemos que esto fue una vista previa de lo que estaba por venir. Jesús, el cordero perfecto e inocente, tomó los pecados de todos los hombres (no simbólicamente, sino literalmente), y luego ofreció su ser sin pecado y eterno en un sacrificio en la cruz para hacer un pago moral por todo pecado.

    2. Crear un deseo de justicia

    El poder de la cruz puede hacer que una persona tenga el deseo de amar y de hacer lo que es bueno, correcto, verdadero y puro. Aunque una persona no puede alcanzar la perfección en esta tierra, la cruz de Cristo le da sed de ella.

    Ninguna ley puede producir esto en el corazón. Ninguna amenaza de castigo puede hacer que alguien quiera lo que es correcto. Sin embargo, la cruz de Cristo tiene el poder de crear este deseo en el corazón humano.

    Cuando se contempla el sacrificio de Jesús, se puede ver la esencia de la bondad más profunda y la más pura justicia de Dios. A través de la cruz, podemos ver un Dios que tomó sobre sí una naturaleza humana y entró en la historia para sufrir el castigo por los pecados que cometimos y por los cuales realmente merecíamos castigo.

    Hay muchas cosas en el mundo que cambiarán la apariencia de una persona, incluso su estado mental, pero solo el poder de la cruz de Cristo puede cambiar el corazón de una persona.

    3. Convencernos de que somos amados

    Algunos de los problemas comunes con los que podemos encontrarnos, como el suicidio adolescente, la depresión, el abuso de alcohol y drogas, y el colapso matrimonial son por falta de amor. A veces simplemente no nos sentimos amados.

    A veces, de diferentes maneras recibimos "mensajes" que nos dicen que no estamos bien, fracasos, problemas con nuestros familiares directos. Si estos mensajes son precisos o no, no es el problema; El problema es que pensamos que son verdaderas y comenzamos a almacenarlas en nuestras mentes subconscientes.

    Estos son mensajes que el enemigo nos envía para que sintamos que no tenemos valor, y caigamos en la tentación del suicidio, porque él sabe que si lo hacemos estaremos perdidos.

    Pero otra cosa de la que también está consciente es que el poder de la cruz de Jesús es infinito, y este sacrificio es la demostración más grande de amor que puede existir.

    Mientras todavía estábamos indefensos, en el momento justo, Dios murió por nosotros. Por lo tanto, nadie nos puede decir que no somos amados, porque Dios nos ha amado tanto que ha dado a su hijo unigénito en sacrificio para que podamos ser salvos.

    Cosas que debes saber sobre la cruz

    Aquí hay varias cosas importantes que debes saber sobre la cruz de Cristo:

    1. La cruz es un evento trinitario.

    La cruz debe revelar la Trinidad. Dios el Padre envió al Hijo para salvar al mundo, el Hijo se sometió a la voluntad del Padre, y el Espíritu aplica la obra de la redención a los seguidores de Jesús. La redención es predestinada por el Padre (Efesios 1: 3–6), realizada por el Hijo (Efesios 1: 7–10) y aplicada por el Espíritu (Efesios 1: 13–14).

    Dios no retuvo al Hijo, y el Hijo se rindió al Padre. Sin embargo, el Padre no está sacrificando al Hijo. El Padre, el Hijo y el Espíritu poseen una sola voluntad. El sacrificio, aunque es únicamente el trabajo del Hijo, es también la voluntad de las tres personas.

    2. La cruz redefine el poder en el reino.

    El anuncio de Jesús de que el reino de Dios ha venido se revela de manera concluyente en el evento de Cristo en la cruz. Las Escrituras narran cómo Dios manifestará su reinado en la tierra. Él les da a Adán y Eva la tarea de gobernar y reinar sobre la tierra como sus representantes, pero intentan tomar el poder por sí mismos (Génesis 3: 5).

    De hecho, todos sus hijos hacen lo mismo. Babel (o Babilonia) es la ciudad opuesta al reinado de Dios. Jesús viene como el verdadero Hijo y redefine el poder al mostrar la fuerza a través de la debilidad. No explota su poder como Adán, sino que se vacía (Fil. 2: 5–6). Se convierte en un siervo de todos y, por lo tanto, es exaltado como gobernante.

    3. La cruz inaugura el nuevo pacto.

    En la Última Cena, Jesús interpreta su muerte como traer el nuevo pacto. Es por su cuerpo y sangre que se forma su nueva comunidad.

    Así como el pueblo de Israel fue rociado con sangre cuando entraron en un pacto con Yahweh, así los discípulos son miembros de la nueva comunidad al derramarse la sangre de Jesús.

    La comunidad del nuevo pacto ahora tiene la Torá escrita en sus corazones y todos conocen al Señor por el don del Espíritu (Jer. 31: 33–34).

    4. La cruz vence al diablo.

    En la cruz, Cristo no solo conquistó el pecado y la muerte, sino que conquistó las fuerzas espirituales de la oscuridad. Una erupción cósmica ocurrió en el Gólgota; Una nueva fuerza apocalíptica entró en el mundo y la vieja magia fue conquistada por una fuerza más profunda.

    5. La cruz trae paz, reconciliación y unidad.

    En la cruz, todo el mundo tiene la oportunidad de reconciliarse con el Padre. La paz que el mundo ha estado buscando, la unidad de todas las personas se encuentra en la sangre. "Porque él mismo es nuestra paz, que derribado en su carne el muro divisorio de la hostilidad" ( Ef. 2:14).

    Para que la cruz comenzara a tener algún poder, Jesús tuvo que morir primero y resucitar. Esto es lo que genera el poder de la cruz: la muerte, sepultura y gloriosa resurrección de Jesús. Del mismo modo, para que la cruz tenga poder en nuestras vidas también debemos morir y resucitar.

    Jesús realmente hizo esto en una cruz de madera hace unos 2.000 años; nuestra muerte y resurrección se llevan a cabo en las aguas del bautismo cuando confesamos nuestra fe en Jesús y nos arrepentimos de nuestros pecados.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información