Qué Significa Juan 3:16: Dios Amó Tanto Al Mundo Que Ha Dado A Su Hijo

El sacrificio de Jesús es el medio por el cual Dios libera o salva a la humanidad del pecado y la muerte. Hubo un derramamiento de sangre de Jesús como un precio de rescate. Esto fue algo maravilloso, Dios amó tanto al mundo que entregó a su hijo unigénito como sacrificio para que toda la humanidad pudiera salvarse.

Imagínate nada más que haya un secuestro en tu familia, y en vez de dinero te pidan dar en sacrificio a tu único hijo para que tu abuela, prima, madre, hermana pueda ser liberada ¿lo harías? Estoy más que segura de que no, pues Dios lo hizo por amor a ti.

Dios amó tanto al mundo que dio a su hijo
Dios amó tanto al mundo que dio a su hijo
Índice De Contenidos

    ¿Qué significa Juan 3:16?

    A menudo vemos carteles y pancartas en eventos deportivos que dicen "Juan 3:16". Incorrectamente, Juan 3:16 a menudo se escribe como graffiti en pasos difíciles de autopistas. Algunos "artistas" han dado un giro y lo han reemplazado con "otra cosa 3:16". Entonces, ¿cuál es el problema con Juan 3:16? ¿Por qué es tan importante este versículo??

    Ningún otro versículo en la Biblia resume tan sucintamente la relación de Dios con la humanidad y el camino de salvación. Algunos consideran Juan 3:16 como el "verso temático" para toda la Biblia. Juan 3:16 habla sobre el amor que Dios tiene por nosotros y el alcance de ese amor, tan grande que sacrificó a su único Hijo en nuestro nombre.

    Juan 3:16 nos enseña que cualquiera que crea en Jesucristo, el Hijo de Dios, será salvo. Este versículo nos da la gloriosa esperanza de la vida eterna en el cielo a través del amor de Dios y la muerte de Jesucristo. No hay forma más poderosa de entregar este mensaje que dejar que este fragmento de la biblia hable por sí mismo.

    Juan 3:16, "Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que en él crea, no se pierda sino que tenga vida eterna".

    “Dios amó tanto al mundo” ¿Por qué se dice esto?

    Creemos que Dios amó tanto al mundo de los pecadores indefensos que dio a su Hijo unigénito, quien, aunque tentado en todos los puntos como nosotros, vivió sin pecado en la carne humana. Ese Hijo, Jesucristo, murió como sacrificio por los pecados de la humanidad. Su vida, porque es el creador de toda la humanidad, es de mayor valor que la suma total de toda la vida humana.

    Al pagar esta pena, Él ha hecho posible, de acuerdo con el plan de Dios para cada persona y para la humanidad en general, que nuestros pecados sean perdonados y seamos liberados de la pena de muerte (Hebreos 4:15; Hebreos 9:15; Hebreos 10:12; Juan 1:18; Juan 3:16; Colosenses 1: 16-17, Colosenses 1:22; 1 Juan 2: 2; 1 Juan 4:10; Efesios 1:11; Apocalipsis 13: 8).

    Jesucristo es el punto focal del cristianismo. El perdón del pecado y el don de la vida eterna están disponibles solo a través de Su sacrificio. Podemos reconciliarnos con Dios por medio del sacrificio del cordero (Jesucristo).

    ¿Quién es Jesucristo y cuál fue su sacrificio?

    Las Escrituras se refieren a Jesucristo con varios títulos distintivos (Juan 1: 1, Juan 1:14; Apocalipsis 19:13), nuestro Salvador (1 Juan 4:14), nuestro Sumo Sacerdote (Hebreos 9: 11), nuestro Señor (Apocalipsis 22:21). El Hijo de Dios (Apocalipsis 2:18; 1 Juan 5: 5), nuestra Pascua (1 Corintios 5: 7), el Hijo del Hombre (Apocalipsis 14:14), y Rey de reyes y Señor de señores (Apocalipsis 19:16).

    Cristo es nuestro Salvador y el último sacrificio por el pecado. Aunque era divino, Jesús se convirtió en un ser humano para sufrir y morir por los pecados de la humanidad (Filipenses 2: 5-7; Hebreos 2: 9). Como Hijo del Hombre, era humano en el sentido más completo, capaz de experimentar las pruebas de la vida humana (Hebreos 4:15) para empatizar mejor con nosotros como nuestro Sumo Sacerdote misericordioso (Hebreos 2:17).

    Cristo como nuestro Salvador dio su vida para que podamos vivir. Él soportó una muerte horrible, para que podamos entender la magnitud del pecado y el significado monumental de Su sacrificio, que fue hecho para cada ser humano. Él era "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29; compara con Apocalipsis 5: 6; Apocalipsis 5:12; Apocalipsis 7:14; Apocalipsis 12:11).

    El pecado, la transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3: 4), es verdaderamente horrible. La desobediencia a la ley de Dios ha traído dolor y miseria incalculables, así como su pena máxima, la muerte (Romanos 6:23).

    Jesús vivió una vida perfecta y, por lo tanto, no merecía la agonía insoportable que experimentó ni la pena de muerte que le infligieron. Sin embargo, fue preordenado desde la fundación del mundo para sufrir y morir por los pecados de la humanidad. Aunque Cristo fue acusado de violar la ley de Dios en más de una ocasión, Él, como el sacrificio perfecto por el pecado, nunca violó la ley de Dios.

    ¿Qué significa aceptar el sacrificio de cristo?

    Aceptamos el sacrificio de Cristo como esencial para nuestra salvación. A medida que modelamos nuestras vidas según la suya, figurativamente "tomamos nuestra cruz" y lo seguimos (Lucas 14:27), lo que incluye la voluntad de sufrir y ser perseguidos mientras Él da el ejemplo (1 Pedro 2: 19-23). Agradezcamos a Dios Padre por haber entregado a Su Hijo Jesucristo para ser ese sacrificio perfecto para toda la humanidad (Juan 3:16; Romanos 8:32).

    Gracias a que Dios amó tanto al mundo que dio a su único hijo en sacrificio, todo pecado es perdonado con el arrepentimiento y la aceptación de Cristo como nuestro salvador. El perdón del pecado requiere el sacrificio supremo: la muerte de Jesucristo. Su crucifixión hace casi 2.000 años fue esencial para el plan de redención y salvación de Dios.

    A través de su sacrificio, Jesús tomó la pena máxima del pecado —la muerte— sobre Sí mismo, liberándonos, si aceptamos su sacrificio en arrepentimiento continuo, de que la muerte sea nuestro destino final (Hebreos 2: 9; Hebreos 9:15). Y al entregarse a sí mismo en la vida para cuidar a los demás y finalmente a través del tormento agonizante que experimentó al final, Jesús también soportó las otras consecuencias del pecado: dolor y sufrimiento.

    Si bien Dios no elimina todo el sufrimiento ahora, así como aún no ha eliminado la muerte de nosotros, a veces aliviará parte de ella ahora si confiamos fielmente en Él, como ser sanado físicamente de la enfermedad mediante la unción (Santiago 5:13 -16). Y tenemos la promesa de Dios de que un día ya no habrá muerte ni sufrimiento (1 Corintios 15:54; Romanos 8:18; Apocalipsis 21: 4).

    Al comprender y aceptar el sacrificio de Jesucristo en arrepentimiento y fe, podemos estar seguros de que nuestros pecados son borrados. Podemos avanzar en nuestra vida cristiana con confianza, sabiendo que a través de ese sacrificio podemos reconciliarnos con el Padre.

    Como resultado de esta reconciliación, podemos desarrollar una relación con nuestro Padre que brinde esperanza y seguridad para nuestro futuro. Podemos experimentar la curación hoy. También podemos esperar la vida eterna en el Reino de Dios como un regalo de la gracia de Dios debido a este tremendo sacrificio que Jesús y el Padre voluntariamente dieron por cada uno de nosotros.

    ¿Por qué se le llama a Jesús cordero de Dios?

    La designación "Cordero de Dios" se refleja en el tiempo en que Israel fue liberado del antiguo Egipto bajo la dirección de Moisés. Antes de la décima plaga, la muerte del primogénito, se ordenó a las familias israelitas que mataran un cordero y cepillaran un poco de su sangre en la parte superior y lateral de los marcos de las puertas de sus viviendas para que no los tocara.

    Jesús tuvo y tiene el mismo propósito en la tierra, “todo aquel que en el crea no se perderá” es decir, no entrará en la muerte segunda, sino que tendrá vida eterna que es la vida después de la vida. Cristo representa al cordero que Dios entregó como prueba de Su gran amor.

    Al llegar a trasfondo de la historia de Jesucristo, es imposible no darse cuenta de que Dios amó tanto al mundo y de tal manera que hizo algo que ninguno de nosotros seríamos capaces de hacer por nadie, Él dio a su hijo, Jesús no dejó de sufrir por ser Dios. Esto no fue un teatro, él se hizo humano y soportó todas aquellas cosas que nosotros merecíamos.

    Jesús no merecía estar allí, esa pena debíamos pagarla nosotros, pero el pecado de la humanidad fue y sigue siendo tan grande que no era suficiente un cordero corriente, ni tampoco ninguno de nosotros, era necesario un sacrificio más grande y nuestro Señor supo cómo hacerlo posible.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información