El progreso del pastorado y su función dentro de la congregación

El progreso del pastorado tiene que ver con el hecho de que existen personas que han sido llamadas por parte de Dios  para asumir el rol de pastor de ovejas, y el avance de este desempeño dentro de las iglesias en fundamental para salvar a las almas perdidas y obedecer la palabra de Dios.

Te invito a leer: 5 Tipos de Ministerios cristianos según la biblia

Índice De Contenidos()

    El progreso del pastorado y su impacto en las naciones

    Este llamado del Señor, se ha hecho rhema, esta palabra proviene del griego ῥῆμα que significa enunciado, declaración, dicho. En la palabra podemos apreciar cómo el apóstol Pablo nos habla acerca del levantamiento de pastores que sean conformes al corazón de Dios:

    “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno. Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados” (Hechos 20:29-32)

    En este sentido, los pastores que Dios está levantando en la actualidad, deben ser pastores conforme a la imagen y semejanza de Cristo, con un corazón conforme a Cristo. Por este motivo, el apóstol Pablo nos invita a que tengamos ese sentir que hubo en Jesucristo.

    Así que como pastores debemos tener un modelo para ser dirigidos y este es la persona de Cristo, para así hacer cumplir la palabra que dice: “Venid a mí, aprended de mí que soy manso y humilde” (Mateo 11:28-29)

    De este modo que cuando se estudia la palabra, la sana doctrina del Señor, no se está estudiando solamente escatología y teología, sino que debe estar enfocada en las lecciones de Humildad y Mansedumbre, tal como nos mostró Nuestro Señor Jesucristo cuando vino a esta tierra.

    El pastor no es el Jefe de las ovejas, es uno de los miembros del cuerpo de Cristo que tiene la misión de guiar a las ovejas en el camino correcto, dándoles visión y conocimientos basados en los fundamentos bíblicos, para así prepararlos para llevar a cabo el propósito principal de Dios que es traer almas al reino, hacer que ningún alma se pierda.

    Ese es el principal mensaje de salvación y de amor que debemos impartir a todas las naciones. Éste es el llamado del pueblo del Cristo. No se trata de una figura autoritaria, se trata de ver al pastor como un siervo que cuida de los suyos, de sus ovejas para que éstas puedan usar sus dones en pro de la obra de Cristo aquí en la tierra.

    De esta manera, el progreso del pastor va a depender de la comunión que éste tenga con el Padre Celestial, quien le otorga la dirección que debe seguir en su ministerio, quien le da la unción mediante la cual él va a ungir a su congregación.

    En la actualidad muchos pastores modernos se enfocan en dar mensajes acerca de la prosperidad, el progreso y el dinero, sin saber que esas son añadiduras.

    Debemos buscar primeramente el reino de los cielos para luego obtener sus bendiciones y añadiduras porque él tiene cuidado de sus hijos y les proveerá de todo lo que necesitan de forma sobrenatural y abundantemente.

    Tal como lo expresan las Sagradas Escrituras:  “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33)

    Todo pastor ungido por Dios tiene la sabiduría para guiar a sus ovejas y entendiendo que nuestro pastor por excelencia es Jehová de los ejércitos, quien pelea por cada una de estas ovejas para que puedan estar en el camino correcto y no se dejen engañar por el diablo.

    La Distribución de las diferentes tareas de un pastor

    El cuerpo de Cristo está constituido por diferentes miembros y cada uno de ellos es importante para llevar a cabo la obra de Cristo aquí en la tierra. Al respecto la palabra nos exhorta de la siguiente manera: “Las palabra de los sabios son como aguijones, y como clavos bien clavados las de los maestros de colecciones, dadas por un Pastor” (Eclesiastés 12:11)

    Te puede interesar leer:  Un Ministerio eficaz. 4 Condiciones para Ejercerlo.

    En este versículo podemos apreciar la distribución de los cinco ministerios, ya que los sabios representan a los Apóstoles y Profetas que poseen la Revelación. Los Maestros son aquellos que reciben la Revelación y la traspasan al Pastor, de la misma forma en que lo hacía Pablo con Timoteo, tomemos en cuenta que el apóstol Pablo era maestro y además predicaba. Luego el Pastor da a conocer esa revelación de la palabra, la cual fue traída por el Evangelista a la congregación.

    En este sentido, el pastor es quien proporciona la palabra a la congregación y nadie mejor que él para hacerlo, ya que las ovejas reconocen su voz y aceptan la palabra establecida.

    En este sentido, el ministerio pastoral tal como lo son todos los ministerios, siempre está en un constante crecimiento, buscando la perfección de Cristo. Por esta razón, podemos apreciar que el pastor recorre el Tabernáculo hasta llegar a la gloria Shejina.

    De esta manera que cuando uno como ministros levanta a un pastor, uno no sabe exactamente si este resultará bueno o malo a la hora de hacer su tarea, ya que quizás sea un buen cristiano pero la tarea del pastorado no se le hace fácil porque de hecho, no lo es. Sin embargo la meta no puede cambiar, porque se busca llegar al Príncipe de los pastores que es Cristo para así recibir los galardones.

    El Tabernáculo del Pastor según la biblia: Etapas que debe pasar

    Como se mencionó anteriormente el pastor es una persona destinada a dirigir las ovejas del Señor, bajo la unción del Espíritu Santo y en compañía de los miembros del cuerpo de Cristo que es la congregación. La palabra de Dios nos enseña diferentes etapas que debe atravesar el buen pastor en su ministerio:

    1.- Etapa de Entrega

    Esta es la primera etapa de todo buen pastor debe pasar y se basa en el fundamento bíblico del siguiente versículo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11)

    En esta etapa comienza la etapa del sufrimiento, de la entrega total, esto no resulta fácil y menos cuando se asume la congregación de mano de otro ministro porque es casi imposible no comparar.

    De igual modo resulta difícil iniciar la iglesia solo con la ayuda de la esposa, donde se da la predicación a muchas sillas vacías. Así que esta primera etapa de entrega requiere de mucha fortaleza y de una permanente comunión de Dios.

    Esta etapa de entrega encierra muchas cosas como dar amor y tiempo, además del esfuerzo que debemos hacer para conocer a las ovejas del redil que el Señor nos ha entregado.

    Para esto es importante quitar de nuestro ser toda hipocresía y entregarle el corazón al Señor. Cuando se es pastor se debe asumir la responsabilidad de conocer a esas ovejas. De esta forma se puede formar un vínculo más estrecho, una relación familiar y no paternal, ya que el apóstol Pablo, consideraba a Timoteo como un hijo.

    2.- Etapa Capacitatoria

    El progreso del pastorado va a depender de nuestra capacidad para sabernos dirigir por Dios, ya que él es nuestro Gran pastor por excelencia. Nosotros somos simplemente servidores para hacer cumplir su voluntad, y una de ésta es apacentar a las ovejas y traerlas al redil. Tal como lo expresa la palabra:

    “Y el Dios de paz, que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, el Gran Pastor de las ovejas mediante la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda buena obra para hacer su voluntad, obrando Él en nosotros lo que es agradable delante de Él mediante Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amen.” (Hebreos 13:20-21)

    Después de la primera etapa, en los atrios, que es la etapa más notable, al atrio todos podían llegar y miraban cómo se sacrificaba el cordero, y luego se rociaba la sangre en el Lugar Santo y ahí solo llegaban los sacerdotes según la clase determinada según el mes.

    De este modo que cuando la sangre es derramada en el atrio comienza a dar sus primeros frutos, donde comienza a darse la capacitación de líderes que con el paso del tiempo, llegarán a ser ministros. Es aquí donde comienzan a hacerse aptos aquellos hermanos que  se están discipulando por el pastor de la iglesia.

    3.- Supervisión

    Cuando se habla de pastorado, se habla de supervisión pero el primero en hacerlo es Dios, tal como lo afirma la palabra: “Pues vosotros andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Supervisor de vuestras almas.” (1 Pedro 2:25)

    En el Lugar Santísimo donde se debe supervisar a los pastores frente al Arca del Pacto para revelarle que ellos tienen un pacto con el Señor y no con ningún ser humano. El Lugar Santísimo no tenía puerta, solo un velo desde el techo y sujeto al piso, por eso para entrar debían hacerlo arrastrándose, lo cual indica es que hay que humillarse para estar en la presencia de Nuestro Padre Celestial.

    Qué representa el pastorado

    Ser pastor es un llamado que el Señor hace directamente con una persona, la cual tiene la responsabilidad de apacentar las ovejas de Dios y tener cuidado de ellas, así que por cualquier oveja perdida, el pastor tendrá que dar cuenta de ésta, así que bendito el pastor que busca la oveja perdida, tal como se aprecia en la palabra:

    “¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso” (Mateo 15: 4-5)

    El progreso del pastorado
    El progreso del pastorado

    De este modo existen muchas razones por las cuales un pastor debe sentirse privilegiado de pastorear las ovejas del Señor, ya que este ministerio encierra los siguientes aspectos:

    1.- La iglesia es bendecida por Cristo

    La iglesia representa la única institución que Cristo prometió que y bendeciría y establecería y guardaría para su reino.

    Tal como dice la palabra: “Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18). El propósito de Jesucristo en esta tierra es llamar al pueblo para que alabe y glorifique el nombre del Señor.

    2.- Las funciones del Cuerpo de Cristo toman lugar en la iglesia

    La iglesia es donde el Señor ha ordenado que su pueblo se congregue para celebrar la Cena del Señor, adorarle, glorificarle, exhortarle y así edificarse mutuamente: “Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano” (Salmos 95:6-7).

    3.- En la iglesia se predica la palabra del Señor

    Nuestro Dios usa la predicación de la verdad de la Escritura como el mayor propósito humano para derramar su gracia. En la biblia podemos ver que el apóstol Pablo le mandó a Timoteo a que predicara la palabra de Dios:

    “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4: 1-2).

    4.- El pastorado implica el estudio de la palabra del Señor

    Cuando un pastor se prepara para predicar y enseñar se debe centrar en las Sagradas Escrituras, las cuales proporcionan todo el conocimiento acerca de Dios y además establece la comunión con él. Estar en el púlpito implica muchas horas de estudio y preparación.

    5.- El pastor es responsable de sus ovejas

    El pastor debe rendirle cuenta a Dios por cada una de las ovejas del redil, y por el trabajo que ha realizado con ellas. Cada una de las personas que asisten a una congregación pertenece al cuerpo de Cristo, por lo cual es un miembro importante y debe tomarse en cuenta para el servicio de la obra del Señor.

    6.- El pastorado trae un alto grado de compromiso

    El compromiso de un pastor no es solo con la congregación sino directamente con su familia y con el testimonio que él le da a sus ovejas. El compromiso debe ser real y se visualiza a través de los frutos.

    7.- El pastorado ejerce disciplina espiritual

    Como pastor y líder, se debe cultivar la disciplina espiritual dentro de la iglesia. Por lo cual se debe crear un equipo de liderazgo espiritual eficiente, que glorifique el nombre del Señor

    8.- El pastorado encierra todo ámbito de la vida

    Como pastores debemos estar involucrados en todos los ámbitos de la vida de las ovejas, estando con ellas en los momentos difíciles y en los momentos gratos.

    9.- Las recompensas son mayores

    En la vida de un buen pastor, las recompensas son mayores porque toda obra trae dádivas. Así como la figura del pastor trae consigo responsabilidades y compromisos, también trae bendiciones y buenos frutos.

    10.- El buen pastor siente gozo en su corazón

    El buen pastor se satisface en servir al Señor y en hacer su voluntad, se goza en cuidar de sus ovejas y en ver los frutos en cada uno de éstos. Sin embargo debemos recordar que nuestro Pastor Principal es nuestro Dios:

    “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre” (Salmo 23: 1-3)

    El progreso del pastor va a depender de su relación estrecha con Dios, ya que él es quien provee los medios necesarios para que su obra se lleve a cabo, a través de los diferentes ministerios que establecen sus hijos aquí en la tierra.

    Por lo cual debemos comprender que no se trata de lo que nosotros queremos hacer, sino de lo que nuestro Padre quiere lograr en nosotros, ya que debemos dejarnos guiar siempre por él.

    Puedes leer: Cómo ser un líder como Jesús

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir