El Trono De Dios: El Trono De La Gracia

¿Te gustaría saber qué significa el trono de Dios? El trono de la gracia o el altar de Dios esta nombrado en la palabra del Señor múltiples veces. ¿Qué significado tiene? ¿Qué importancia tiene para la vida del creyente? Aquí responderemos a estas incógnitas con la misma biblia. Te invitamos a quedarte con nosotros.

Índice De Contenidos

    El trono de Dios - ¿Cuál es su significado?

    El Trono De Dios: El Trono De La Gracia
    El Trono De Dios: El Trono De La Gracia
    • Hebreos 4: 14-16: Así que, puesto que tenemos un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, mantengámonos firmes en la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades; al contrario, fue tentado como nosotros en todas las cosas, sin cometer pecado.

    Este versículo nos invita a acercarnos, muy cerca Del Señor, a Su trono. ¿Qué hijo de Dios rechazaría tal invitación? Pero, ¿cómo acercarse a Dios? El hombre siempre ha querido acercarse a Dios. Inventó todo tipo de formas de acercarse a Dios, por ejemplo: holocaustos (incluso de niños), flagelación (incluso auto flagelación), privarse de todo tipo de cosas, buenas obras, oración, meditación, liturgias... ¿Es la dirección correcta? Hace milenios, los habitantes de Babel construyeron una torre:

    • Génesis 11: 4: Volvieron a decir: ¡Ven! Edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cima esté con el cielo, y hagamos un nombre para nosotros mismos, para que no seamos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.

    Hoy los judíos oran en dirección a Jerusalén; Musulmanes en dirección a La Meca; Los budistas meditan; los hindúes hacen buenas obras; Los espléndidos edificios de iglesias en nuestro país dan testimonio del deseo de nuestros antepasados ​​de acercarse a Dios.

    Aquí puedes leer sobre: Símbolo De Olor Y Fragancia Un Perfume Para Dios

    ¡Pero todos estos métodos nunca han llevado a nadie a Dios! Nos invita de todos modos: “Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener la misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades. ".

    Es sorprendente que este versículo, esta invitación, se encuentre en la carta a los Hebreos. Porque si había un pueblo en los tiempos del Nuevo Testamento que no podía acercarse a Dios, que tenía que mantener una distancia respetuosa entre ellos y el Señor, ¡eran los judíos! La idea de que uno pudiera tener acceso al trono de Dios fue revolucionaria para los judíos, ¡como de hecho para la mayoría de la gente hoy!

    La Biblia habla a menudo de tronos.

    Ps.103: 19 nos dice que el gran trono blanco del Señor mencionado en Apocalipsis 20:11 - un trono de juicio - está actualmente en el cielo.

    El profeta Isaías lo confirma:

    Isaías 66: 1: Así ha dicho Yahweh: El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me podrías construir y en qué lugar me darías para vivir?

    La Biblia nos dice que:

    • El trono de Dios es santo (47: 8)
    • Eterno (Sal 45: 6)
    • Cubierto de nubes (Job 26: 9).
    • El trono del Señor se sienta sobre la justicia, la bondad y la fidelidad (Sal 89:14).
    • Delante del trono de Dios hay un mar de vidrio, como cristal (Apocalipsis 4: 6)
    • Sobre el cual está el altar de oro (Apocalipsis 8: 3)
    • Sobre el que se ofrecen las oraciones de los santos.
    • Alrededor del trono de Dios hay un arco iris (Apocalipsis 4: 3).
    • Del trono de Dios vienen relámpagos, voces y truenos, y 7 lámparas de fuego arden delante del trono (Apocalipsis 4: 5).
    • Ante el trono de Dios hay 24 ancianos (Apocalipsis 4: 4) e innumerables ángeles.

    El apóstol Juan describe lo que vio en su visión apocalíptica:

    • Apocalipsis 5:11: Miré y escuché la voz de muchos ángeles alrededor del trono y alrededor de los seres vivientes y los ancianos, y su número era diez mil, diez mil y mil, mil.

    Y estos ángeles están acompañados por innumerables santos, que adoran al Señor día y noche (Apocalipsis 7:15).

    Gritan en voz alta: 

    • Apocalipsis 7:10: Y clamaron a gran voz, diciendo: La salvación es para nuestro Dios que está sentado en el trono, y para el Cordero. Dios enjugó sus lágrimas (Apocalipsis 7:17).

    Pero la invitación en este versículo no es una invitación a comparecer ante este tribunal. No estamos invitados a juzgar; ¡Estamos invitados a la gracia! Analicemos juntos este maravilloso versículo.

    ¿Quién puede acercarse al trono de Dios?

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades".

    Lo primero que sorprende de este texto es ¿quién puede acercarse al trono de la gracia? ¿Eres tú, puedes venir, mujer sirofenicia, con tu hija que está poseída? ¡Deja en paz al Maestro! ¿Puedes venir, centurión romano, que no molesta al Maestro insistiendo en que lo acompañe a su casa, sino que solo le ruega que diga una palabra de curación para que su criado sea sanado?

    ¿Puedes venir, leproso inmundo? Y tú, mujer que lleva 12 años perdiendo sangre, ¿puedes venir y tocar el manto de Jesús? ¿Pueden ustedes, madres, venir con sus hijos para que el Señor les imponga las manos? ¿Puedes venir, Bartimeo ciego, que clama a Jesús como muchos intentan silenciarte?

    Tu si ¿Puedes venir, Zaqueo, ladrón y extorsionador? ¿Puedes venir, Marie de Mag¬dala, poseída por 7 demonios? ¿Puedes venir, Pedro, después de haber negado al Señor tres veces? ¿Puedes venir, incrédulo Tomás, y poner tu dedo en la mano de Jesús y tu mano en Su costado? ¿Puedes venir, Pablo, que encarceló a tantos cristianos e incluso hizo que algunos fueran ejecutados?

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades".

    ¿Quién puede venir? Nosotros: ¡"Acércate"! Este texto también dice no solo que podemos venir; va mucho más allá: ¡estamos invitados a venir! ¡Tú y yo estamos invitados al Trono del Rey! No importa si eres grande o pequeño, rico o pobre, joven o viejo, blanco o negro, inteligente o tonto, pecador o santo; Jesús nos invita a todos:

    1. San Mateo 11:28: Venid a mí todos los que estáis cansados ​​y agobiados, y yo os haré descansar.
    2. Juan 3:16: Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
    3. Romanos 2:11: Porque ante Dios no hay aceptación de personas.

    Todos estamos invitados al Trono del Rey, ¡independientemente de nuestro rango social, profesional o financiero! Por lo general, solo se invita a personas importantes a la casa del rey.

    Por ejemplo en Bélgica aún existe la monarquía, y normalmente nunca invitan a las personas comunes a la casa del rey. Aunque paguen sus impuestos, obedecen sus leyes y contribuyo a la vida de su país.

    Pero nunca son invitados, ¡ni siquiera una pequeña taza de café! No estamos invitados al Rey de los Belgas. Pero, tenemos una invitación la casa del Rey de reyes.

    Tú también lo estás: cualquiera que sea nuestro pasado, nuestro presente, nuestros pecados, nuestra situación: "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades".

    ¿Cómo se debe llegar al trono de Dios?

    Lo segundo que llama la atención de esta invitación es la forma de nuestro enfoque: "acerquémonos... con seguridad" Tener una reunión con el Rey es algo que debería ponernos nerviosos. Por ejemplo, debemos saber cómo comportarnos, que tipo de vestimenta llevar, debemos cumplir con un protocolo estricto de seguridad, estar aseados, debemos modificar nuestra forma de hablar y muchas cosas más.

    Pero, Dios nos dice en su palabra "acerquémonos... con seguridad", esto refleja que él es el Rey de Reyes y que su trono está dispuesto para todos nosotros abiertamente por la gracia.

    Al momento de reconocer a Jesús como Señor y salvador, pasamos automáticamente a ser sus hijos adoptivos por fe. Ya no somos más su creación. Esto nos brinda la seguridad de que tenemos un puesto seguro en las bodas del cordero, nos da el privilegio de tener una morada celestial y también nos da acceso al trono de Dios.

    Él no eligió, no por quiénes somos nosotros, sino por lo que Él es ¡No sobre la base de lo que hicimos, sino sobre la base de lo que Él logró en la cruz del Calvario!

    A los judíos se les prohibió estrictamente acercarse a Dios. Y las pocas excepciones, que fueron invitadas, estaban muy asustadas. Moisés dijo:

    • Hebreos 12:21: Y esta visión fue tan terrible que Moisés dijo: ¡Estoy aterrorizado y temblando!

    Una vez al año, solo un hombre, el sumo sacerdote, podía pasar muy brevemente detrás del espeso velo del templo y entrar al lugar más santo, a la presencia de Dios. Allí tomó la sangre sacrificada por los pecados de su pueblo y de él mismo.

    La gente estaba asustada en ese momento. Antes de pasar detrás del velo, le ataron una cuerda al tobillo. Tenía campanillas en el dobladillo de su prenda. En el instante en que entró en la presencia de Dios, cesó toda la música y los cánticos; la gente estaba escuchando para saber si las campanas seguían sonando. De lo contrario, si el sumo sacerdote no se movía, significaría que Dios no había aceptado el sacrificio, que no había perdón y que el sumo sacerdote estaba muerto.

    Pero hace 2.000 años, a las 3 de la tarde, Jesucristo, el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo, clamó en voz alta: "Consumado es". Y en ese mismo instante ese velo, ese velo que separaba al pueblo de Dios, se rasgó. Jesucristo, “el camino, la verdad y la vida” (Jn.14: 6) abrió el camino al trono de la gracia. "Acerquémonos... con confianza"

    ¿Dónde debemos ir?

    ¿A dónde tenemos que ir? Al "trono de la gracia". ”Acerquémonos, pues, con confianza al trono de Dios”. ¡La mayoría de los tronos en la Biblia no son tronos de gracia en absoluto! Cuando Isaías vio el trono de Dios, tuvo mucho miedo:

    • Isaías 6: 1-4: En el año en que murió el rey Uzías, vi al Señor sentado en un trono muy alto, y las faldas de su manto llenaban el templo. 2 Serafines estaban sobre él; cada uno tenía seis alas; dos con el rostro cubierto, dos con los pies cubiertos y dos con el robo.

    ¿Cuál fue su reacción?

    • Isaías 6: 5: Entonces dije: ¡Ay de mí! Estoy perdido, porque soy un hombre de labios inmundos; habito en medio de un pueblo de labios inmundos, y mis ojos han visto al Rey, el SEÑOR de los ejércitos.

    La Biblia nos dice que también habrá otros tronos junto al trono de Dios en el Juicio Final.

    Daniel los vio:

    • Daniel 7: 9: Observé cómo se colocaban los tronos. Y el Anciano de Días se sentó. Su vestido era blanco como la nieve, y el cabello de su cabeza era como lana pura; su trono era como llamas de fuego, y las ruedas como fuego abrasador.

    Jesús dijo a sus discípulos: 

    • San Mateo 19:28: Jesús les respondió: De cierto os digo, que cuando el Hijo del Hombre, en la renovación de todas las cosas, se siente en el trono de su gloria, ustedes que me han seguido, asimismo se sentarán en doce tronos. juzga a las doce tribus de Israel.

    El trono de Dios habla de juicio, venganza, ira y castigo.

    El rey David canta en:

    • Salmo 99: 1: El SEÑOR reina, los pueblos se asombran; Está sentado sobre querubines; la tierra tiembla.

    Y el profeta Isaías proclama:

    • Isaías 40:22: El que está sentado sobre el círculo de la tierra, y los que en él habitan son como langostas; Extiende los cielos como un paño liviano, los extiende como una tienda para hacer de ellos su morada.

    El apóstol Juan:

    • Apocalipsis 20: 11-12: Entonces vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. La tierra y el cielo huyeron de su vista, y ya no se les encontró lugar. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron los libros. Y se abrió otro libro, que es el libro de la vida. Y los muertos fueron juzgados según sus obras, según lo que estaba escrito en estos libros.

    Pero también hay otro trono en el cielo: el trono de David.

    Isaías profetiza que Dios le dará este trono de David al Mesías:

    • Isaías 9: 7: Da al imperio aumento, y paz sin fin al trono de David y a su reino, y para establecerlo y sostenerlo en la ley y en la justicia, de ahora en adelante y para siempre: esto es lo que hará el Señor. Celo por el Señor de los ejércitos.

    El trono de Jesús está a la diestra de Dios:

    • Hebreos 8: 1: El punto de lo que se acaba de decir es que tenemos tal sumo sacerdote, que se sentó a la diestra del trono de la majestad en el cielo,

    El trono de Dios (Jesús)

    El trono de Dios o de Jesús es el trono de la gracia. Aquí uno no debe temer la condenación de los pecados y el juicio eterno; no, aquí nos acercamos con la seguridad del perdón de los pecados y la vida eterna. "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia" Este trono es el trono de Jesucristo, quien promete:

    • Lucas 22:69: A partir de ahora, el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios.
    • San Marcos 16:19: El Señor, habiendo hablado con ellos, fue elevado al cielo, y se sentó a la diestra de Dios.
    • Hebreos 10:12: Después de ofrecer un solo sacrificio por los pecados, se sentó para siempre a la diestra de Dios,
    • Hebreos 1: 3: y quien, siendo el reflejo de su gloria y la huella de su persona, y sosteniendo todas las cosas con su poderosa palabra, se purificó de los pecados y se sentó a la diestra de la majestad divina en los lugares altísimos,

    Allí fue donde lo vio Esteban, cuando lo apedreaban:

    • Hechos 7: 55-56: Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo y mirando al cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús de pie a la diestra de Dios. 56 Y él dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios. Jesucristo está a la diestra de Dios, ¿y qué hace allí? Nos prepara un lugar:
    • Juan 14: 2-3: Hay muchas mansiones en la casa de mi Padre. Si no fuera así, te lo habría dicho. Te haré un lugar. 3 Y cuando me haya ido y te haya preparado un lugar, volveré y te llevaré conmigo, para que donde yo esté, tú también estés allí.
    • Romanos 8:34: ¿Quién los condenará? Cristo está muerto; además, ha resucitado, está a la diestra de Dios e intercede por nosotros.

    Él es el único camino a Dios:

    • Juan 14: 6: Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.
    • Hechos 4:12: No hay salvación en ningún otro; porque no hay otro nombre debajo del cielo dado a los hombres, en el que podamos ser salvos.

    ¡Ni Mohammed, ni Buda, ni siquiera el pastor Millecamps, ni siquiera el pastor Williams!

    No hay varios caminos hacia Dios; sólo hay uno:

    Efesios 2:13: Pero ahora en Cristo Jesús, a vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo.

    ¿Por qué vamos al trono de Dios?

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia" ¿Por qué? “Para obtener misericordia y encontrar gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades. - "obtener" y "buscar".

    La religión no es solo una teoría, una esperanza, promesas vacías; la religión cristiana no consiste solo en una lista de cosas y comportamientos prohibidos. La verdadera religión cristiana no es una calle de un solo sentido, sino una carretera con tráfico en ambas direcciones, desde nosotros hasta el cielo, nuestras oraciones, nuestras ofrendas, nuestras buenas obras, etc. - y del cielo para nosotros - las bendiciones de Dios.

    Dios quiere que los recibamos:

    • Mateo 7: 7-8: Pide, y te será dado; Busca y encontraras; llama, y ​​se te abrirá. 8 Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

    ¿Qué recibimos en el trono de Dios?

    "Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia para obtener... y encontrar" ¿qué? “Misericordia... y gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades. "

    1.  En el trono de Dios recibimos misericordia

    ¿Qué es? ¡Pregúntale eso a la mujer sorprendida en el acto de adulterio! Aquí está, ante el juez más alto del mundo. Sus acusadores lo acusan y exigen la pena de muerte prescrita por la ley de Moisés: lapidación pública. Ella deja de hablar. Ella no tiene defensa en otro lugar; ella fue atrapada en el acto. No tiene sentido negar tu pecado. Ante el ojo que todo lo ve de Jesús, su pecado es claro.

    Sus acusadores piden la pena de muerte:

    • Juan 8: 7-9: Mientras continuaban interrogándolo, él se puso de pie y les dijo: El que entre vosotros esté sin pecado, sed el primero en arrojarle una piedra. 8 Y volviendo a inclinarse, escribió en la tierra.
    • Juan 8: 10-11: Entonces, levantándose, y viendo nada más que a la mujer, Jesús le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusan? ¿Nadie te ha condenado? 11 Ella respondió: No, Señor. Y Jesús le dijo: Yo tampoco te condeno; vete, y no peques más.

    ¡Eso es piedad!  La misericordia no se puede ganar, se debe otorgar, con una condición: “vete y no peques más”.

    2.  En el trono de Dios recibimos gracia:

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener la misericordia y encontrar la gracia". Veamos este ejemplo:

    El pastor perdido

    El trono de Cristo es un trono de gracia. ¿Sabías qué es la gracia? Un predicador buscaba la dirección de una iglesia donde fue invitado a predicar. Nunca había estado en esta ciudad, estaba oscuro y llovía.

    Intentaba leer los nombres de las calles. De modo que a veces miraba la calle principal frente a él, a veces las calles a la izquierda y a la derecha. Cuando miró al frente, vio una luz verde desde la distancia.

    La próxima vez que miró al frente, vio una luz amarilla. Y la próxima vez, justo cuando pasaba por debajo, vio una luz roja. Y luego miraba por el espejo retrovisor y veía una luz azul, ¡una baliza azul!

    Se detuvo y el oficial, un anciano, pidió sus papeles. Todavía estaba en el cuando se mencionaba la profesión en las tarjetas de identidad. "Usted es pastor", exclamó triunfalmente el policía.

    “¡Un pastor con un semáforo en rojo! ¡Deberías predicar con el ejemplo! ¡Confiesa tu pecado! "Señor Agente", respondió el pastor, "lo confieso; Admito que me pasé el semáforo en rojo.

    Pero te pido: ¡hazme el favor! ". El agente lo miró asombrado. “Señor Pastor”, dijo, “he sido oficial de policía durante casi 30 años.

    Durante mis años de servicio he atrapado a muchos pecadores como tú. Todos tienen excusas, con la esperanza de escapar del récord. Algunos argumentan que han quemado el fuego; otros alegan circunstancias atenuantes. ¡Pero eres el primero que me pidió misericordia! Bueno, te lo concedo, ¡gracia! Te mereces una gran multa, ¡pero te lo perdonaré! (¡Me acordé de eso...!).

    Esto es la gracia:

    ¡Perdón inmerecido! Merecemos juicio; merecemos condenación; merecemos el infierno; uno merece la muerte eterna; pero nos acercamos al trono de la gracia para encontrar la gracia allí y Jesús transforma el juicio en perdón, la condenación en absolución, reemplaza el infierno por el cielo y la muerte eterna por la vida eterna.

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener misericordia y encontrar la gracia".  El amor que mira de la tierra al cielo se llama "adoración"; el amor que mira del cielo a la tierra se llama "gracia".

    Los cristianos entienden que todo lo que son y todo lo que tienen es el amor de Dios. No merecemos nada y solo tenemos lo que nuestro Dios soberano nos da. Es por eso que no tengo ni más ni menos acceso al trono de la gracia que tú (lo que debería alejarme de toda vergüenza...). Todo lo que Dios nos da, lo hace por gracia.

    3.  En el trono de Dios recibimos ayuda:

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener la misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades". Hay mucha gente que necesita ayuda.

    El viejo Jacob implora:

    • Génesis 49:18 ¡Espero tu ayuda, oh Señor!

    Moisés se regocija:

    • Deuteronomio 33:29 ¡Qué feliz eres, Israel! ¿Quién como tú, pueblo salvado por el Señor, escudo de tu ayuda y espada de tu gloria? Tus enemigos caerán delante de ti, y pisarás sus lugares altos.
    • 1 Samuel 2: 1 Ana oró y dijo: Mi corazón se alegra en el SEÑOR, mi poder es enaltecido por el SEÑOR; Mi boca está abierta contra mis enemigos, porque me regocijo en tu ayuda.

    Job confiesa:

    "Dios ayude al que tiene la mirada baja".

    David canta:

    • Salmo 20: 6: Nos regocijaremos en tu salvación, alzaremos estandarte en el nombre de nuestro Dios; El Señor concederá todos tus deseos.
    • Salmo 46: 1: Al músico principal. De los hijos de Coré. En alamoth. Himno.
    • Salmo 54: 4: ¡Oh Dios! escucha mi oración, escucha las palabras de mi boca.

    El apóstol Pablo testifica:

    Hechos 26:22 Pero, gracias a la ayuda de Dios, he perseverado hasta el día de hoy, dando testimonio ante grandes y pequeños, sin desviarme en nada de lo que los profetas y Moisés dijeron que iba a suceder,

    "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades".

    ¿Cuándo deberías llegar al trono de Dios?

    ¡Para Dios cada momento es un tiempo favorable! Dios no es como el médico, que exige que respetemos los horarios de consulta. No se puede entrar a la casa del rey sin cita previa:

    También te puede interesar leer sobre: Qué Significa Tener La Unción De Dios

    • Salmo 121: 4 He aquí, no se adormece ni duerme el que guarda a Israel.
    • 2 Corintios 6: 2 Porque dijo: A su debido tiempo te escuché, en el día de la salvación te ayudé. Ahora es el momento propicio, ahora es el día de la salvación.

    Conclusión

    Como puedes ver esto es lo que significa el trono de Dios. Entonces: "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para obtener la misericordia y encontrar la gracia, para ser ayudados en nuestras necesidades". Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano