Escogiendo a Dios para servirle – Cómo podemos lograr el propósito en nuestra vida

Escogiendo a Dios para servirle es una frase que encierra nuestro sentido real del compromiso adquirido por el Señor. Es frecuente escuchar que hemos sido escogidos por Dios pero para concretar el propósito que tenemos en nuestra vida en pro de la obra de Nuestro Señor, debemos escogerlo a él primeramente.

Te invito a leer: Trabajar para Dios - 7 Razones para servirle a Él

No se trata de que él nos haya escogido, se trata de escogerlo nosotros a él para manifestar su Reino en la tierra. Cuando se tiene un llamado, éste es sinónimo de compromiso, y es algo que debemos asumir bajo la dirección del Espíritu Santo quien nos lleva a toda verdad y nos conduce por las sendas correctas para no errar en el proceso. Servirle a Dios sin tener a Dios en nuestro interior, es trabajar en vano. Por lo cual debemos primeramente buscarlo a él con todo nuestro corazón, mente, alma y espíritu.

Índice De Contenidos

    Escogiendo a Dios para servirle – Cómo podemos lograrlo

    Escoger a Dios para servirle, para hacer su voluntad en nuestra vida implica una gran responsabilidad porque significa remover todo lo que hay en mi corazón y sustituirlo por el amor de Cristo para que de esta forma, podamos reflejar su luz admirable. Para poder servirle a Dios como demanda la palabra debemos considerar los siguientes aspectos:

    1.- Temer a Dios

    La biblia nos habla del temor de Dios como un principio fundamental en la vida de todo creyente, ya que no podemos servirle si no sentimos reverencia y respeto hacia nuestro Padre.

    Esto lo podemos apreciar en el siguiente pasaje: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7)

    En este sentido para poder hacer la obra de Dios aquí en la tierra debemos temerle a Jehová, hacer su voluntad y tener la disposición de respetar sus estatutos, los cuales se encuentran en las Sagradas Escrituras.

    Uno de los problemas que tuvo el pueblo de Israel fue que comenzó a quejarse y a alejarse de Dios. Pero luego se presenta Josué, quien tenía autoridad para demandar de ellos fidelidad a Dios porque él había sido fiel hasta ese momento y había temido a Dios.

    Uno de los momentos en que Josué demuestra su fidelidad al Señor fue cuando Moisés lo hizo su discípulo, ya que siempre se mantuvo en el tabernáculo al servicio de Dios. Esto se puede observar en el siguiente pasaje:

    “Y hablaba el SEÑOR a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su amigo. Y se volvía al campamento; mas el joven Josué, su criado, hijo de Nun, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo” (Éxodo 33:11)

    Por otro lado, encontramos en la biblia la historia de los 12 espías, quienes trajeron el reporte de lo que habían visto, y a pesar de que ellos hablaron mal, Josué actuó de forma distinta porque cuando existe temor en el corazón obraremos conforme al amor a Dios, a su justicia, misericordia y en obediencia a su perfecta voluntad.

    “Josué envió a dos hombres para que exploraran el territorio de Canaán, y de manera especial a la ciudad de Jericó. Los dos hombres salieron de Sitim, y cuando llegaron a Jericó fueron a la casa de una prostituta llamada Rahab. Allí pasaron la noche” (Josué 2:1)

    Esta cita revela que Josué tenía una visión y un propósito para esta misión pero el temor de Dios dirige sus pasos y lo hace tomar las decisiones más acertadas.

    2.- Quitar los obstáculos que nos impiden avanzar

    Una de las cosas que debemos hacer a la hora de servirle a Dios es quitar los obstáculos que muchas veces colocamos nosotros mismos, por no ver más allá y por no abrir nuestros ojos espirituales.

    En el caso de Josué, este siervo de Dios sabía muy bien quién era el pueblo de Israel porque convivió con ellos durante cuarenta años en el desierto.

    Él fue testigo del primer engaño y apostasía que ellos cometieron mientras su líder y él mismo estaban en la montaña tomando las tablas de la ley entre las que estaba el mandamiento de no tener dioses ajenos delante de Dios.

    Sin embargo el pueblo no internalizó este mandato y aún tenían por costumbre adorar a los dioses egipcios y abandonaron al Señor. Ellos dieron entrada a estos dioses tradicionales cuando visitaron los pueblos como los amorreos.

    De igual manera adoraban a dioses extraños y ante esto Josué toma su lugar y los exhorta a dejar estas viejas costumbres y les hace el llamado de remover esto del corazón.

    3.- Ser leales a Nuestro Señor

    Servir a Dios es serle fiel a él porque se está cumpliendo la palabra de Dios que demanda que debemos servirle. En el caso de Josué, él tenía una disposición plena de servirle a Dios y de permanecer en su tabernáculo siempre.

    Escogiendo a Dios para servirle
    Escogiendo a Dios para servirle

    El liderazgo de Josué fue ejemplar ya que tenía sus convicciones bien firmes. Luego de haber conquistado la tierra prometida está consciente que eso no es suficiente para que el pueblo que ha traído hasta acá le sea fiel a Dios. Él tenía la convicción de que Israel necesitaba de un compromiso aún mayor.

    De esta forma que cuando Josué los exhorta a servirle a Dios y a honrarlo y glorificarlo en todo momento, ya que el pueblo de Israel debía erradicar sus costumbres paganas que dejaron atrás en su vida como esclavos. Esto lo podemos apreciar en el siguiente pasaje:

    “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová” (Josué 24:15)

     En este sentido, Josué fue firme en sus convicciones y por eso les habló al pueblo con firmeza, proclamando que toda la gloria y toda la honra se le debe dar solamente a Dios y que no deben continuar aferrados a sus dioses.

    Así que Josué los exhorta de que no deben adorar a dos señores. Al respecto la palabra de Dios señala: “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24)

    Te puede interesar leer: No Puedes Servir A Dos Amos. Mateo 6:24, Lucas 16:13. Significado

    De esta manera, Josué es un ejemplo de lo que debemos hacer como líderes, ya que se debe establecer con firmeza la voluntad de Dios, y exhortar a las personas para que cumplan la palabra y se alejen de esas costumbres pasadas que los asechan.

    Así que Josué le dio el primer lugar en todo momento a Dios y demostró su fidelidad cuando estuvo con su maestro y tutor Moisés y continuó con su propósito, y su valentía de seguir sirviendo a Dios con toda su familia confirma que él estuvo lejos de todos los dioses paganos a los que Israel rendía culto, aún cuando Dios manifestó su poder antes de  llegar a la tierra prometida.

    En este sentido, Josué nos muestra que buscó a Dios con todo su corazón y por eso pudo servirle porque tenía su respaldo. También es importante la enseñanza de que él es padre, sacerdote y cabeza de su familia. Lo cual resulta de gran bendición para la iglesia.

    4.- Ser agradecidos en todo momento

    Sin duda alguna el agradecimiento abre puertas, nos brinda la posibilidad de ver las maravillas que Dios ha hecho en nuestra vida. De esta manera, cuando somos agradecidos podremos servir a Dios con amor y gratitud, sin esperar nada a cambio.

    En la biblia podemos ver diferentes hechos que nos lleva a la reflexión acerca de ser agradecidos a Dios por todo. El pueblo de Israel fueron testigos de los hechos asombrosos con los que el Señor les sacó de Egipto.

    Este pueblo reconoció el Poder de Dios y vio la Gloria al ser liberados de la esclavitud. De esta manera que la promesa dada a sus antiguos patriarcas forma parte ahora de su historia. Constituyen una nación libre por la mano del Todopoderoso. Así que cuando se habla de compromiso y de servicio al Señor, se está hablando de ser agradecidos por todo lo que él hace con nosotros y por eso estamos llamados a obrar conforme a su voluntad.

    5.- Tomar buenas decisiones

    Uno de los aspectos que debemos considerar a la hora de servir a Dios es el hecho de tomar buenas decisiones que nos conduzcas por el camino correcto y nos ayude a llevar a cabo el propósito que Dios tiene con cada uno de sus hijos.

    Una de las mejores decisiones que podemos tomar como verdaderos hijos de Dios es servirle con todo nuestro corazón y valiéndonos de los dones que él nos ha dado para tal fin.

    Cuando somos llamados a servir a Dios, obtenemos además las herramientas necesarias para poder hacerlo, y durante nuestro proceso hemos aprendido, hemos crecido y nos hemos transformado.

    También es importante que nuestras decisiones estén basadas en la voluntad de Dios, la cual está en su palabra. Por su parte, la oración nos ayuda a tener una relación íntima con nuestro Padre y nos proporciona las respuestas que estamos buscando para emprender el propósito de Dios en nuestra vida.

    Puedes leer: 10 Maneras De Estar Al Servicio De Dios | Cómo Servir A Dios

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información