No Puedes Servir A Dos Amos. Mateo 6:24, Lucas 16:13. Significado

No puedes servir a dos amosQuizás la enseñanza bíblica más incomprendida o más difícil de adaptar es donde Jesús dice “No puedes servir a dos amos, donde un maestro es Dios y el otro es la riqueza, o mamón”. Te mostraremos el verdadero significado de esta frase y lo que Jesús quiso transmitir.

Esta expresión puede parecer absurda ante los ojos de algunos, puesto que de manera muy fácil, la mayoría puede tener dos trabajos, dos preferencias deportivas, distintos autos y hasta varias carreras universitarias sin ningún problema.

Sin embargo, las enseñanzas de Jesús siempre han tenido una razón; hay un análisis psicológico que debemos hacer para entender realmente por qué no podemos servir a dos señores a la vez. Sigue tu lectura y encontrarás la respuesta (con basamento bíblico).

Quizás te puede interesar: ¿Qué significa Dios No Puede Ser Burlado? Bases Bíblicas

Índice De Contenidos

    Jesús se dirige a nuestras tendencias psicológicas

    No puedes servir a dos amos”, esta afirmación puede ser vista por los escépticos desde un punto de vista legal, lógico, situacional y psicológico. Elimina todas las demás opciones y cíñete a tu corazón, a tu psique.

    Porque legalmente es posible servir a dos amos, pero psicológicamente, si nos ponemos en una situación en la que tenemos que elegir, nuestra devoción excederá por uno de ellos. Esto es lo que Jesús dio a entender a través de esta declaración.

    La frase sobre la que estamos meditando es parte del “Sermón de la Montaña”. Curiosamente, también vemos esta frase en La parábola del administrador astuto. En ambos casos, se da a entender que nada debe colocarse antes que Dios, ya sea dinero o cualquier otra cosa.

    Por qué no puedes servir a dos amos

    La naturaleza humana la que no nos permite tener la misma lealtad hacia dos cosas que son completamente opuestas entre sí. Mientras vivimos en este mundo, podemos dominar el arte de la diplomacia, sin embargo, debemos recordar que es una táctica mundana que no funciona con Dios.

    No importa cuán firmemente neguemos este hecho, la verdad es que nos hemos vuelto uno con este mundo cuando se trata de "servir a dos amos". Antes de desarrollar más esta declaración, es importante que entendamos el significado real de esta enseñanza de Jesús, tal como se pretendía que se entendiera.

    El texto bíblico se escribió originalmente en hebreo y, a partir de ahí, se ha traducido a las numerosas versiones bíblicas que existen en la actualidad. El significado real de muchas palabras se ha perdido en la traducción.

    El caso es que muchas palabras, ya sean de origen hebreo o griego, tienen más de un significado. En referencia a esta frase, la siguiente sección nos ayudará a todos a restaurar lo que de alguna manera se perdió en la traducción.

    Significado de “No puedes servir a dos amos”

    Mateo 6:24 dice:

    “Nadie puede servir a dos señores, porque o aborrecerá a uno y amará al otro; o se aferrará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a Mammón”.

    Lucas 16:13 reafirma:

    “Ningún siervo puede servir a dos señores, porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se dedicará a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero".

    Ambas declaraciones antes mencionadas son iguales, es solo que han sido tomadas de dos versiones diferentes de la Biblia. Si lees estos extractos con atención, la única diferencia que encontrarás es en la última palabra. Mientras que la versión estándar en inglés establece que el segundo maestro es 'dinero', la versión King James reemplaza la palabra con 'mammon'.

    No es solo la diferencia en las palabras, sino también su percepción lo que restringe un poco nuestra comprensión hacia este mensaje de Cristo. Para simplificar el proceso de comprensión de este versículo, lo dividiremos en cuatro secciones separadas y, una por una, meditaremos en ellas.

    1. "No puedes servir a dos amos"

    No importa lo que se encuentre en las escrituras, "Hombre" o "Siervo", la verdad es que los humanos somos siervos. ¡Sí, todos nosotros! Si no somos sirvientes de una persona, por así decirlo, entonces somos sirvientes de nuestras ambiciones y deseos. Todos y cada uno de los hombres, mujeres y niños de este planeta están dedicados a servir.

    Un hombre puede ser un servidor de su trabajo, su mentalidad altamente ambiciosa para acumular más riqueza y fama. Una mujer puede ser una sirvienta de las tareas domésticas y reuniones sociales, mientras que es probable que un niño sea impulsado por sus padres a ser un sirviente de la ambición, esclavizado a esta carrera de ser mejor que los demás, ser bueno tanto en las matemáticas como en el arte.

    Sin embargo, si bien todos nosotros, consciente o inconscientemente, hemos aceptado voluntariamente convertirnos en parte de la servidumbre, si nos vemos obligados a elegir un verdadero amo sobre los demás, siempre lo haremos, siempre, habrá algo que será preferido sobre lo otro.

    La palabra 'maestro' se usa para alguien que tiene autoridad sobre nosotros, cuyas órdenes son obligatorias para todos, y cuyas obras son para lo que vivimos. En resumen, un maestro es alguien en quien ponemos nuestra fe, alguien cuyas instrucciones guiarán nuestra vida.

    Piénsalo, ¿quién es ese maestro que gobierna tu vida en este momento? Si tuvieras que dejar de lado las muchas cosas "importantes" (personas, deberes en la vida) ¿Cuál será siempre tu elección final? Recuerda, tu respuesta solo debe ser un nombre, ¡porque no puedes servir a dos amos o maestros!

    2. "Porque o aborrecerá al uno y amará al otro"

    La siguiente parte del extracto establece que uno de los dos señores será odiado y el otro será amado. Prácticamente, no es necesario, ¿verdad? Puedes tener dos trabajos al día, y ambos maestros estarían bien. Puedes preferir uno sobre el otro, pero no necesariamente "odiar" al otro maestro, ¿verdad? Aquí es donde surge la necesidad de comprender el verdadero significado de la palabra "odio".

    Si bien percibimos que el odio es una expresión extrema de disgusto y detestación, en la Biblia, el odio significa no disgustar sino “amar menos”. Por lo tanto, el mensaje que se transmite no es confuso, sino bastante práctico: si sirves a dos amos, amarás a uno más que al otro. Puede que te gusten ambos, pero uno te gustará más. Esto no es más que la naturaleza humana.

    A la mayoría de nosotros, en determinadas situaciones, puede resultarnos difícil elegir entre las cosas que nos son más queridas. Sin embargo, si tenemos que escoger, nos vemos obligados a sopesar los pros y los contras de ambos "maestros" y, finalmente, elegir una, y esa es principalmente la opción que es más útil, beneficiosa o gratificante.

    Entonces, invariablemente, una elección separa al maestro que amas más del maestro al que “odias” o, por así decirlo, amas menos. Esto, sin duda, nos confirma que Jesús tuvo mucha razón al decir “No puedes servir a dos amos”.

    Tal vez quieras saber: Cuáles Son Las Obras De La Carne: Gálatas 5: 19-21

    3. "O se aferrará a uno y menospreciará al otro"

    Si leemos esta oración de una vez, lo que llegamos a entender es el hecho de que de los dos amos, seremos leales a uno y, por eso, menospreciaremos al otro. La palabra "aferrar" denota un sentido de dependencia y confianza, un comportamiento pegajoso donde la existencia del sirviente (nosotros) depende del amado amo.

    Por otro lado, la palabra “despreciar” denota el acto de menospreciar a alguien / algo, y en este caso, se ha utilizado para el otro maestro. Aquí, notamos la contradicción de sentimientos que el hombre tiende a tener entre dos opciones. Mientras se vuelve dependiente de uno, hacia el otro adquiere un sentido de supremacía, por lo tanto, desprecia al amo menos amado.

    Esta oración también transmite los conflictos que surgen con las elecciones. Cuando servimos a más de dos amos, atendemos a más de una ambición, deseamos más de una forma de felicidad, inconscientemente (o incluso conscientemente), tendemos a comparar. Como resultado de esta comparación, desarrollamos un sentido de favoritismo hacia uno y, finalmente, el otro se convierte en algo que se desprecia, o incluso se descuida, pero lo hacemos porque tenemos que hacerlo.

    Tomaremos un ejemplo sencillo para aclarar esto. La mayoría de nosotros no elegimos el trabajo de la Iglesia en lugar del trabajo de oficina. Con mucho gusto vamos a las fiestas de nuestra oficina o a la reunión de amigos, pero ponemos excusas para las reuniones de la Iglesia. Todos estamos de acuerdo en que hubo ocasiones en las que fuimos a la iglesia solo porque teníamos que hacerlo, no porque queríamos.

    De alguna manera haremos que funcione, si es necesario, a las 8 de la mañana de un domingo, pero podemos optar por omitir. Si todos hacemos introspección en nuestra vida diaria, ¡ya hemos elegido al otro maestro sobre nuestro verdadero maestro, que no es otro que Dios!

    4. "No podéis servir a Dios y a Mammón"

    Sí, si estamos dispuestos a ser hijos de Dios, y si estamos dispuestos a servir a Dios, entonces no podemos servir a Mammón o, como dice la Versión Estándar, ¡al dinero! Antes de explicar más este punto, es esencial comprender el significado de la palabra 'mammon'.

    Mammon es una palabra siríaca que se usa para denotar riquezas y posesiones. Mammon era el nombre de un dios pagano cuyo ídolo era adorado por su poder sobre las riquezas materiales. Ten en cuenta que los dos maestros, Dios y Mammón, son opuestos absolutos el uno del otro, porque las obras de uno interfieren / contradicen / van en contra de las obras del otro.

    Otra palabra en la que debemos centrarnos es "servir". En el contexto dado, servir en realidad indica ser un esclavo. Si bien el término puede sonar bastante severo, tras una comprensión y un análisis cuidadoso, es cierto que nos convertimos en esclavos de aquel a quien "servimos".

    Toma nota de los sentimientos asociados del hombre con el amo que ama: ¡lealtad, dependencia, amor, servicio! El servicio hacia nuestro amo está impulsado por una necesidad, y debido a que nuestro servicio satisface esa necesidad, nos hemos convertido en esclavos del amo preferido.

    Qué podemos aprender de este versículo

    Cuando conectamos los puntos de estas cuatro declaraciones separadas mencionadas anteriormente, podemos ver claramente lo que hemos estado fingiendo no entender durante todo este tiempo. Este versículo habla de la codicia, la codicia que surge de nuestro corazón, la codicia que descuida los tesoros celestiales por los tesoros mundanos. Este pasaje muestra las características de nosotros los humanos, Mammon y Dios.

    Somos fácilmente tentados y confundidos por la codicia, codicia que surge cuando vemos las comodidades que acompañan a la riqueza y las posesiones materiales. Como cristianos, somos muy conscientes del hecho de que estos tesoros terrenales como perecederos, pueden ser fácilmente quitados / robados. Sin embargo, los tesoros que Dios ha guardado para nosotros en el cielo no se pueden quitar y que no son perecederos.

    En cuanto a mammon, o dinero, debemos recordar que todo lo que la tierra promete darnos es un espejismo, porque creemos que hemos obtenido suficiente, pero en verdad, hemos terminado perdiendo mucho. En cambio, el amor de Dios hacia nosotros es divino y no nos quita nada. Nuestro Dios es misericordioso, perdonador y bondadoso, pero también es protector y posesivo con sus hijos.

    Dada la naturaleza de los seres humanos, Él ya nos advirtió a través de Cristo, nuestro Salvador, la naturaleza de la riqueza material. Y si, a pesar de las advertencias, fallamos en la confianza que Él ha depositado en nosotros, entonces seguramente hemos dividido nuestra fe, lo cual es inaceptable para Él. Jesús dijo:

    “Si alguien quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí, la encontrará. Porque, ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero y perder su alma?”

    Pensamientos finales

    Una pregunta que debes hacerte hoy, “¿A quién sirvo? ¿Estoy dispuesto a tomar nuestra cruz y seguirlo? "Puede que seas de las personas que asisten a la iglesia, puedes ser consciente de los mandamientos, pero, ¿estás sirviendo a un solo maestro? Cuantos más amos tengas, más tiempo es probable que dediques a servir a los mismos.

    Necesitas conocer: Las Verdaderas Características De Un Hombre De Dios (Elohim)

    Hablando de riqueza, cuanto más acumulamos, más trabajamos para administrarla, amando así la riqueza más que a Dios. Ha llegado el momento de enmendar tu camino, atender cuando Dios te dice “No puedes servir a dos amos” y elegir al único amo de tu vida: ¡Dios! Que el Señor te colme de bendiciones y te ayude a afianzar tu relación con Él.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano