Las Dimensiones Del Amor De Dios: Dios Es Amor

Las Dimensiones Del Amor De Dios: Dios Es Amor
Las Dimensiones Del Amor De Dios: Dios Es Amor

¿Te gustaría conocer cuáles son las dimensiones del amor de Dios en la vida del creyente? Lectura de Efesios 3v6-19: "Para que (...) puedas entender (...) cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y conocer el amor de Dios (de Cristo)". Nuestra sociedad, todos, quizás incluyéndonos a nosotros, está enferma de falta de amor verdadero. Esto no es nada nuevo. El problema de esta deficiencia y esta incomprensión tiene 2 orígenes profundos:

También te puede interesar leer sobre: 5 Versículos Sobre El Amor De Dios. Qué Dice La Biblia

  1. la dimensión humana: porque no sabemos amar a nuestro prójimo (estamos tan vueltos contra nosotros mismos), porque no sabemos aceptar que somos amados (el orgullo nos ayuda en esto) y luego tal vez serlo, ¿no es así? sido amado
  2. la dimensión divina: nos cuesta percibir que Dios es amor, porque en lo que consideramos su responsabilidad parece fallar. Nos parece incompatible hablar del amor de Dios incluso cuando el sufrimiento está en todas partes. Está relacionado con nuestra incomprensión de su amor.

En este texto encontramos el versículo bíblico más bello sobre el amor de Dios; y afirma que este amor es tan perfecto que es muy difícil precisarlo. Habla de ello, un poco misteriosamente, tomando fotografías. Entonces habla de las dimensiones del infinito.

¿Cómo poder dar dimensiones al infinito…? Aquí está toda la incomprensión entre un Dios incomprensible y un Dios que se nos dio a conocer, un Dios que se hizo hombre. El infinito ha adquirido algo de nuestra dimensión.

¿Por qué Pablo insiste en este amor de Dios? Para que, en su vida, cada uno descubra la plenitud de Dios y que ese amor se traduzca luego en hechos y palabras (Efesios 5v1-2). Y dado que el problema de la falta de amor ciertamente proviene de un conocimiento pobre del amor de Dios, Pablo lo convierte en el centro de su pensamiento.

Índice De Contenidos

    La amplitud del amor de Dios:

    Veamos el trasfondo: el pasaje, que llevó a Pablo a hablar del amor de Dios, trata de la expansión de la salvación. Hasta la venida de Jesús, los que se salvaron eran casi exclusivamente judíos, el pueblo elegido.

    Pero en Jesucristo, Dios ofrece a todos esta posibilidad: de norte a sur, de oeste a este, todos los que se vuelvan a Dios serán salvos. La gracia de Dios se manifiesta en que envió a su Hijo para dar testimonio de esta dimensión de su amor: salva sin distinción de raza, sexo o condición social.

    • “Los gentiles comparten la misma promesa en Jesucristo a través del Evangelio” (Efesios 3: 6).

    ¿Cómo podemos a su vez experimentar esta dimensión del amor según la Biblia?

    • Es normal que mostremos el mismo interés por todos, por el pueblo de Israel que por los del mundo entero: por nuestra oración, nuestro interés, nuestros dones. Necesitamos mantener viva esta visión de Dios para todos; una visión del ombligo no refleja el amor de Dios.
    • En nuestras relaciones personales, la indiferencia puede conquistarnos; ciertas ideologías (el rechazo de algunas, el racismo) pueden ser nuestras. En la parábola del buen samaritano, Jesús revela la actitud de los religiosos que eran conocidos por ser racistas (Lucas 10). Jesús supo interesarse por todos, desde el joven rico hasta el mendigo ciego, la prostituta y el recaudador de impuestos que traficaba con dinero. Aceptar esta dimensión del amor de Dios resolvería en gran medida el problema del racismo.

    El amor del Señor es ilimitado; no depende de la apariencia de quien se acerque.

    La duración del amor de Dios:

    • “Mucho antes de sentar las bases del mundo, Dios nos escogió para que fuéramos santos y sin reproche ante él” (Efesios 1: 4): la duración del amor de Dios se manifiesta en el tiempo.

    Dios ya había afirmado hacia Israel: "Te amo con un amor eterno, por eso te guardo mi bondad" (Jeremías 31v3). "Con amor eterno tendré compasión de ti, dice tu Redentor, el Señor" (Isaías 54: 8). Dios es amor en la Biblia.

    • Él siempre nos ha amado; a pesar de la presencia del pecado, lo ha preparado todo para llenarnos de sus beneficios. Es reconfortante para un niño saber que sus padres lo amaban incluso antes de que él entrara en la familia; sabe que este amor no está ligado a su buen comportamiento sino que es amor incondicional.
    • Dios nos ama constantemente: su amor no varía según quienes seamos. Él siempre nos amará, tanto mañana como hoy. ¡Certeza! No estamos a merced de sus sentimientos fluctuantes. Dios es fiel en su pacto. La desgracia viene del hecho de que hacemos un Dios a nuestra imagen, por lo tanto cambiando. No, Dios no cambia.

    ¿Qué debería significar esto en nuestro comportamiento?

    Hay que hablar de perseverancia, de voluntad, de imbuirnos del compromiso que hemos hecho con el amor, sin aflojarnos. Pero me ayuda a vivirlo cuando comprendí cómo Dios me amaba y me sigue amando, a pesar de todo...

    Hoy es casi buen tono zap, ser veleta, amar, dejar de amar (y por lo tanto no casarse oficialmente, por ejemplo) u olvidarse de amar siendo indiferente; un recordatorio: si somos cristianos, amar a todos, ya en la Iglesia donde estamos, no es algo opcional; y eso es más difícil de admitir y ... vivir.

    Los problemas de culpa para el cristiano provienen de olvidar la duración del amor de Dios: él me ama con amor incondicional. Los problemas de relación en una Iglesia surgen de este olvido de la duración del amor que debemos mostrar.

    • Estamos llamados a mirar a Dios y a vivir unidos a Cristo: como Dios nos amó y nos amará siempre, podemos amar de la misma manera, estar imbuidos de suamor, este amor que no cambia (Efesios 5v2).

    Necesitamos aceptar que Dios nos ama de esta manera, necesitamos que otros nos sigan amando a pesar de…; ellos también necesitan que los amemos a pesar de sus faltas, y eso con perseverancia.

    El colmo del amor de Dios:

    • “Es por gracia (= el amor inmerecido de Dios) que eres salvo, por medio de la fe; no viene de ti, es don de Dios” (Efesios 2v8).

    De hecho, es de una manera perfectamente libre, sin estar limitado por nada, que Dios hizo un pacto de amor. No nos debe nada. Es un amor libre que no depende de nada de lo que ofrece. Esta dimensión de su amor habla de su soberanía.

    En cuanto a nosotros, ¿qué reflejamos en nuestra vida diaria? Quizás nos demos cuenta de que nuestro amor está fácilmente condicionado por las actitudes de los demás; este amor no es tan gratis, de hecho.

    Amamos al que nos ama, o al que es digno de ser amado, al menos. En definitiva, este amor depende del otro. Amamos con tranquilidad, o con espíritu de justicia, o por interés propio. Como cuando un detergente en polvo no nos satisface y tomamos otro.

    ¿Qué podría ser más normal, según nuestra reacción humana, ser indiferente al final del culto hacia las personas que no nos han dado nada, o nada agradable, o que nos son indiferentes…?

    Pero sabemos que el hábito de la indiferencia es terrible; más que el poder del amor. Jesús les dijo a sus discípulos que amar solo a quienes los amaban era una actitud que tenían incluso los recaudadores de impuestos (notorios por su deshonestidad); “Si solo saluda a sus hermanos, ¿qué está haciendo que sea extraordinario? ¿No hacen los paganos lo mismo? Tu Padre Celestial es perfecto; Sed, pues, perfectos como él” (Mateo 5: 46-48).

    El colmo del amor de Dios se manifiesta en su libertad soberana y libre.

    La profundidad del amor de Dios:

    “En los viejos tiempos, vivíamos de acuerdo con nuestros deseos como hombres por su cuenta e hacíamos todo lo que nuestro cuerpo y nuestra mente nos instaban a hacer. Entonces estábamos, por naturaleza, destinados a sufrir la ira de Dios como el resto de los hombres.

    • Pero… ¡Dios es rico en bondad! Además, por el gran amor con el que nos amó, nos devolvió a la vida con Cristo” (Efesios 2: 3-5).

    La profundidad del amor de Dios se llama perdón. Y no hay pecado, no hay falta que no sea perdonable por Dios para quien viene a él (porque la soberana libertad de Dios no excluye nuestra libertad y nuestra responsabilidad).

    El perdón de nuestro Padre Celestial es mayor que el peso de nuestros pecados. Dios afirmó a través de Isaías:

    • "Si tus pecados son rojos como la escarlata, se volverán blancos como la nieve" (Isaías 1: 18).
    • "Vuelva el culpable al Señor, que tendrá misericordia de él, al Dios nuestro, que no se cansa de perdonar" (Isaías 55: 7).

    La profundidad del amor de Dios llega a la profundidad de nuestra miseria. Pero no puede obligarnos (de lo contrario no es amor): somos libres de aceptarlo o rechazarlo. Pero hay un amor que transforma.

    La profundidad del amor de Dios se ve en Jesucristo, "aquel cuya condición era la de Dios, no lo consideró una presa para ser arrebatado de ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo, incluso haciéndose como hombres"

    • (Filipenses 2v6-7); “Se humilló a sí mismo, hasta sufrir muerte, sí, muerte de cruz” (v8). La profundidad del amor de Dios revela un Dios que se acerca, se identifica con nosotros.

    Por amor, aceptó perderlo todo y ser colocado entre los criminales. Este es el último nivel que podemos alcanzar. Y allí de nuevo, mejor que en ningún otro lugar, es el amor de Dios el que se manifiesta.

    Si hemos entendido y aceptado con qué amor nos ama Dios, si su perdón nos ha transformado, ¡entonces es normal vivirlo a nuestro alrededor! ¿Cómo es que no aceptamos perdonar a nosotros cuyas faltas llevaron a Jesús a la cruz…? O no hemos penetrado el extraordinario amor del Señor por nosotros porque no nos hemos dado cuenta de nuestro estado de pecado.

    • “Perdónense unos a otros como Dios les perdonó en Cristo” (Efesios 4: 32).

    En resumen, Dios es amor en todas sus dimensiones:

    • la amplitud del amor de Dios = salvación para todos;
    • su longitud = desde toda la eternidad y para siempre;
    • la altura = es gratis y gratis;
    • su profundidad = incluso en nuestra miseria.

    De hecho, todo esto se manifestó plenamente en la cruz de Jesucristo.

    La definición de amor según Dios.

    El ego del hombre siempre lo empuja a buscar lo que le agrada. Estamos en un mundo donde todos quieren, todos quieren, todos se comprometen a satisfacer sus propias necesidades, tanto que incluso cuando decimos que amamos a alguien es porque esa persona cumple con nuestro criterio.

    Es una persona que toca de cerca nuestra vida. Pero el amor según la Palabra de Dios va más allá del mero sentimiento. Es más una vida con altibajos, defectos y cualidades. El amor según Dios se nos describe en 1 Corintios 13, con todas sus características (paciencia, bondad, humildad, etc.).

    De hecho, el amor va más allá del simple sentimiento de ser el mismo Dios, que entregó a su único hijo por amor para salvar al mundo. La paciencia es la capacidad de soportar incluso lo insoportable.

    Como Dios perdona lo imperdonable

    También deberíamos poder apoyarnos unos a otros. Aquí es cuando comienza el verdadero amor; cuando nada concuerda con lo que esperábamos en el otro, cuando eso no responde a mis necesidades ni a mis criterios, cuando el otro no es de ninguna manera el tipo de persona que me corresponde ... El amor se vive, no se dice.

    En el amor que Dios nos pide, debemos amar a nuestros enemigos. Por eso decimos que el amor va más allá del simple sentimiento porque Dios mismo nos ama sin que lo merezcamos. Todavía éramos pecadores cuando Cristo murió por nosotros en la cruz.

    Incluso podría decir que el amor a veces va en contra de nuestros sentimientos, cuando se trata de un hermano que manifiesta un carácter que nos pone fuera de nosotros, una persona que nos enfrenta en todo, que nos lucha en todo lo que hacemos, etc.

    El amor de Dios es perdón

    El amor dice "perdona", porque Cristo dijo "sé perfecto como tu Padre, que hace salir el sol sobre justos así como sobre injustos". El amor es el vínculo de perfección que nos hace ser como CRISTO.

    Aquí puedes aprender sobre: Jesús revela su poder: Amor, Evangelio, Oración y Espíritu Santo

    Este tema es vasto, porque solo hemos tocado la paciencia como criterio principal según el pasaje de Corintios 13. La fe y la esperanza son las dos cosas que subyacen al amor, pero la mayor de las tres y en la que debemos fijar nuestra mirada es el amor porque nunca perecerá.

    Él siempre nos mantendrá en la presencia llena de gracia, adorable y admirable de nuestro Señor Jesucristo. Para ello practiquemos ya desde este momento en la tierra amar incondicionalmente porque amar, amar, amar de nuevo, es Dios en nosotros.

    Gloria a Dios Padre, que nos amó por Jesucristo, por el Espíritu Santo. Amén.

    Conclusión

    Cómo puedes ver el amor de Dios abarca todo, no podemos escapar de él y no nos pueden arrebatar. Dios es amor y siempre lo será, él no es castigador, solo quiere que vengamos a él y lo amemos tanto como él nos ama a nosotros. Debemos practicar el amor y con el prójimo para percibir la preeminencia del amor benigno. Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano