Los Enemigos De La Fe – Lo Que Nos Aparta Del Señor

¿Te has preguntado alguna vez por qué no vemos más manifestaciones de fe? la realidad es que muchas veces nos encontramos con los enemigos de la fe, esas cosas pequeñas que nos van derrumbando día a día. Pero, hay una solución en la palabra de Dios y aquí te la mostraremos. Te invitamos a quedarte.

Índice De Contenidos

    Los enemigos de la fe ¿Cuáles son?

    Los Enemigos De La Fe – Lo Que Nos Aparta Del Señor
    Los Enemigos De La Fe – Lo Que Nos Aparta Del Señor

    ¿Te has preguntado alguna vez por qué no vemos más manifestaciones de fe? La Biblia identifica varios factores que pueden socavar la fe. Incluyen:

    Aquí puedes leer sobre: “Pelea La Buena Batalla De La Fe”: 1 Timoteo 6:12. Significado

    • La preocupación. Jesús nos advierte: "No se preocupen... Busquen primero el reino y la justicia de Dios..." (Mateo 6: 25-33).
    • El miedo. Mientras estaban en un barco, en medio de una tormenta, los discípulos despertaron a Jesús y le rogaron que los salvara de ahogarse. Él respondió: “¿Por qué tienen miedo, gente de poca fe? (Mateo 8: 23-26) Luego amenazó al mar, que se calmó.
    • La duda. Pedro vio a Jesús caminando sobre las aguas del mar de Galilea y pidió hacer lo mismo. Jesús lo invitó a unirse a él, y Pedro comenzó a caminar sobre el agua: "Pero viendo que el viento era fuerte, tuvo miedo" y comenzó a hundirse. “Al instante Jesús extendió su mano, lo tomó y le dijo: Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” (Mateo 14: 30-31)
    • Razonamiento humano en ausencia de comprensión espiritual. Jesús advierte a sus discípulos: “Cuídense con cuidado de la levadura de los fariseos y saduceos. (Mateo 16: 6.) Les advirtió contra las enseñanzas de los líderes religiosos que aparentemente parecían correctas (Mateo 16:12), pero que, sin embargo, carecían de entendimiento espiritual. Debido a que los discípulos no entendieron este principio espiritual, su razonamiento fue defectuoso (Mateo 16: 7-12).

    Los enemigos de la fe que nos frenan y nos impiden seguir a Dios

    Dios también nos advierte en su palabra sobre 5 enemigos de la fe que trabajan de manera silenciosa. Veamos lo que dice su palabra:

    1.   Enemigos de la fe: (Nuestra manera de pensar)

    A veces nuestros años pasan y se ven iguales. Sentimos que hay un problema, parece que algo nos está bloqueando pero no sabemos exactamente qué. Tenemos el deseo de cambiar, de progresar, de trabajar por la realización de nuestros proyectos, pero tenemos poco o ningún resultado.

    Esto atestigua una presencia extranjera que puede ser una o más de las mencionadas a continuación.

    2.   Enemigos de la fe: (La pereza)

    Las personas perezosas mueren porque no pueden satisfacer tus deseos. De hecho, no quieren hacer nada. Esto lo podemos ver en los siguientes versículos:

    • Proverbios 13: 4
    • Proverbios 21:25

    El perezoso tiene deseos, pero no obtiene nada. Al contrario, quienes trabajan duro obtienen lo que quieren.

    • Definición Larousse: Comportamiento de alguien que detesta el esfuerzo, el trabajo, la actividad; Gusto por la pereza: Clima que favorece la pereza. Falta de energía en una acción.

    La pereza es la tendencia a evitar todo esfuerzo, tanto físico, mental y emocional. Es una disposición a no trabajar y dejarse llevar.

    La gente perezosa no quiere trabajar ni hacer ningún esfuerzo. Están llenos de deseos y sueños, pero tan pronto como se les dice qué hacer para llegar allí, resoplan, se quejan y se desaniman incluso antes de comenzar.

    El mero pensamiento de la dificultad y el esfuerzo es suficiente para que ni siquiera se pongan manos a la obra. Son personas capaces, inteligentes, pero muy ociosas. Lleno de potencial pero sin hacer nada significativo con sus vidas. Si no hay nadie detrás de ellos que los obligue a trabajar, no hacen nada.

    Las ensoñaciones no llegan a ninguna parte hasta que nos remangamos para rendirnos al trabajo. Podemos ser muy inteligentes, llenos del Espíritu de Dios, llenos de dones y talentos, ¡si no nos movemos no obtendremos nada! Incluso si estamos llenos de fe, si Dios nos abre las puertas y nos concede favor, si no nos ponemos en movimiento, ¡el Señor no lo hará por nosotros! ¡Y el resultado de no hacer nada es no obtener nada!

    3.   Enemigos de la fe: (La apatía)

    Otro de los enemigos de la fe es la apatía, sentirse sin ánimos de hacer las cosas, derriba la fe. Esto lo podemos ver en los siguientes versículos:

    • Proverbios 10: 4: El que actúa con indiferencia se empobrece, pero la mano de las personas activas es una fuente de riqueza.
    • Proverbios 12:24: Los que trabajan mucho se hacen cargo de los asuntos, pero el despreocupado quedará reducido a la esclavitud.

    Definición Larousse: Indolencia o indiferencia de alguien empujado al punto de la total insensibilidad; despreocupación, inercia. Lentitud para actuar o reaccionar, pasividad.

    La pereza y la apatía son primos pero no gemelos, hay una diferencia entre los dos. El perezoso se niega a trabajar, el apático es lento para trabajar.

    Las personas apáticas dan la impresión en su forma de hablar y actuar que siempre está cansada. Son suaves y requieren una cantidad extraordinaria de tiempo para hacer algo que una persona promedio haría en minutos u horas.

    No emana energía de ellos; por el contrario, parecen molestos por lo que están haciendo. Hablando emocionalmente, estas personas son fáciles de seguir y tienden a ser seguidores en lugar de iniciadores.

    Es obvio que la indiferencia no produce mucho. No se puede contar con una persona pasiva, crea más problemas de los que resuelve. Ocupa espacio pero no es de mucha utilidad en términos de trabajo y productividad que se espera de él. Una persona apática no es necesariamente perezosa, parece perezosa pero puede ser muy trabajadora; es su indiferencia lo que lo vuelve improductivo.

    Si tenemos este espíritu de apatía dentro de nosotros, nuestro progreso será tan lento que en diez años apenas habremos construido nada. Nos desanima, nos cansa y terminamos sin querer hacer nada por lo poco que obtenemos.

    4.   Enemigos de la fe: (La incredulidad)

    La incredulidad bíblicamente hablando es "negarse a creer" o "tener un poco de fe estancada" y es uno de los enemigos de la fe más común. Tan pronto como comenzamos a dudar de Dios y de su capacidad, abrimos la puerta a las dudas, la confusión y el miedo.

    Una persona incrédula, por definición, no tiene fe o no tiene suficiente fe. Cuando estamos en este estado, no tenemos ninguna ilusión por realizar proyectos. Es la fe lo que produce en nosotros esa adrenalina que nos impulsa a ponernos de pie y actuar mientras tenemos la seguridad de que Dios está con nosotros en lo que hacemos.

    La incredulidad nos desanima y absorbe todo gozo. Olvidamos nuestros proyectos, ralentizamos nuestras iniciativas porque ahora tenemos miedo y hacemos muchas preguntas, ya no nos sentimos a la altura y estamos completamente abatidos y desanimados.

    • Mateo 17: 19-20: Entonces los discípulos, acercándose a Jesús, dijeron: ¿Por qué no pudimos echar fuera este demonio? Y Jesús les dijo: Por vuestra incredulidad.
    • Mateo 14: 29-31: Jesús le dijo: “¡Ven! »Pedro sale de la barca y comienza a caminar sobre el agua para ir a Jesús. Pero, al ver que hay viento, tiene miedo, comienza a hundirse en el agua. Entonces grita: “¡Señor, sálvame! " Enseguida, Jesús le tendió la mano a Pedro, lo agarró y le dijo: “¡No tienes mucha fe! No confiabas, ¿por qué?"

    Definición de Larousse: Falta de fe. Estado de ánimo de alguien que duda de lo que le dicen.

    5.   Enemigos de la fe: (El miedo)

    El miedo surge de la falta de fe y, por tanto, de la incredulidad. Cuando cuestionamos a Dios, cuestionamos todo. Es una gran puerta abierta al diablo. Luego nos bombardea con pensamientos de miedo, confusión; nos sentimos perdidos, solos, desamparados, sin fuerza, apoyo o apoyo. El miedo es un arma de satanás para paralizar al cristiano.

    Sabe que un ser humano que tiene miedo no se mueve. Se queda quieto y termina dándose la vuelta para regresar a su zona de comodidad y seguridad. Tan pronto como Dios nos da un proyecto, el diablo nos ataca con miedo con el único propósito de evitar que corramos los riesgos necesarios para hacerlo.

    • 2 Timoteo 1: 7 (Versión King James): De hecho, no es un espíritu de timidez lo que Dios nos ha dado, sino un espíritu de fuerza, amor y sabiduría.

    Definición de Larousse: Sensación de angustia experimentado ante la presencia o ante la idea de un peligro, real o percibido, de una amenaza. Miedo que te impulsa a huir o evitar una situación.

    Enemigos de la fe: (La superficialidad)

    Una persona superficial no tiene profundidad. Las dificultades y los desafíos exponen su superficialidad. Tan pronto como surge un problema, cuestiona su compromiso. Tan pronto como surge una dificultad, ya no quiere continuar.

    Tan pronto como las cosas se complican, regresa. Tan pronto como sus emociones se ven afectadas un poco, se da por vencida. Una persona superficial es un bebé alto. Cuando la vida la golpea, da la espalda y se enfurruña; cuando pierde, empieza a lloriquear y no quiere jugar más. Todo es pretexto para no perseverar.

    • Mateo 13: 6 (Palabra de vida): Pero, cuando el sol está muy caliente, quema las plantitas. Y se secan porque no tienen raíces.

    Definición de Larousse (superficial): Quien se limita a la superficie, carece de profundidad.

    ¿Cómo esperamos construir algo si comenzamos pero nunca terminamos? ¡La vida es dura e incluso con Dios será dura una y otra vez!

    También te puede interesar: El Cultivo De La Fe - Pasos Para Tener Una Fe Que Mueve Montañas

    Lograr, conquistar y construir no es un juego para niños sino para adultos experimentados. Tenemos que ser capaces de recibir golpes sin salir del ring, sufrir contratiempos y decepciones mientras seguimos corriendo hacia la línea de meta.

    Conclusión

    La pereza, la apatía, la falta de fe, el miedo y la superficialidad son los  mayores enemigos de la fe y nuestra productividad con el Señor. Si estas cosas permanecen en nuestro corazón, a pesar de tener a Dios en nuestras vidas y todo para tener éxito, fracasaremos una y otra vez y seguiremos siendo estériles. Necesitamos deshacernos de estas flechas disparadas por satanás para debilitarnos y evitar que recibamos las bendiciones de Dios.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano