No Es Bueno Que El Hombre Esté Solo: Génesis 2:18

No es bueno que el hombre esté solo, y Dios en la creación de la humanidad lo confirmó en varias oportunidades. Cuando Adán fue creado, siempre había algo que faltaba para que todas las piezas del rompecabezas divino encajaran. Sin embargo, nuestro creador siempre tuvo un propósito y este habría de cumplirse, por ello creó también a Eva.

No es bueno que el hombre esté solo
No es bueno que el hombre esté solo
Índice De Contenidos

    ¿Qué significa Génesis 2:18?

    Por primera vez en la Biblia, escuchamos a Dios describir algo como "no bueno". Hasta este punto, Dios ha visto todo lo que ha hecho como bueno o muy bueno, incluido el primer hombre. Todo el mundo creado era perfecto en forma, función y potencial hasta este punto. Ahora algo no estaba bien.

    Lo que es especialmente interesante acerca de esta declaración es que, en este punto, Dios es totalmente responsable del estado del mundo. Esto no es después de la caída del hombre, sino antes. ¿Por qué, entonces, algo que Dios creó se llama "no bueno"? ¿Y por Dios mismo, nada menos?

    En resumen, solo Dios puede ser perfecto. Entonces, cualquier cosa que no sea Dios no puede ser completamente perfecta. Y, ya hemos visto a Dios elegir en un proceso de creación y modificación (Génesis 1: 9-12). No solo es lógicamente posible, sino inevitable, que parte de la creación de Dios será menos que perfecta, en el sentido de que Dios es "perfecto".

    ¿Cuál es exactamente el problema que Dios intenta corregir?

    Adán estaba solo. Dios no diseñó a los seres humanos para vivir en soledad. Específicamente, el matrimonio entre hombre y mujer era parte de su plan para la humanidad desde el principio, incluso antes de que el pecado entrara en el mundo.

    Dios declara que hará un ayudante que sea apto, adecuado o que "corresponda" al hombre. En otras palabras, Él hará a otra persona como el hombre: otro humano construido con el propósito de ser el ayudante y compañero del hombre.

    Algunos ven la descripción de la primera mujer como la ayudante del primer hombre como degradante. Algunos suponen que esto significa que ella es menor en posición o propósito. Sin embargo, Dios a menudo se describe a sí mismo con la misma raíz que se usa aquí para ayudar: (Salmo 33:20; Salmo 70: 5; Salmo 115: 9).

    En cualquier caso, la mujer será provista al hombre por su bien. Ella es parte de la provisión de Dios para él, como él lo será para ella. La intención y el diseño de Dios es que el hombre y la mujer vivan, trabajen y caminen con Él juntos.

    Dios reconoce que no es bueno que el hombre esté solo

    Génesis 2: 15–25 proporciona detalles sobre la creación del sexto día de los seres humanos. Después de ser elaborado a partir de la sustancia de la tierra, Dios coloca al hombre en un jardín. Luego se le da la responsabilidad de cuidar las plantas y los árboles allí.

    La primera y única prohibición de Dios para el hombre es no comer del fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, en el medio del jardín, con la promesa de la muerte. El hombre también está encargado de nombrar a los animales, un acto que refleja su autoridad dada por Dios.

    Dios reconoce que no es bueno para el hombre estar solo y lo ayuda con su propia costilla “Crea a Eva”. Esta mujer se convierte en la compañera y esposa de Adán, dando el ejemplo original del diseño de Dios para el matrimonio. Los dos existen en pura inocencia, desnudos pero sin vergüenza antes de que el pecado entre en el mundo.

    ¿Por qué Dios creó a Eva?

    Cuando Dios hizo a Eva, estaba magnificando su gloria suprema. Estaba haciendo una criatura femenina que podía disfrutarlo y reflejar su gloria para siempre. Me gustaría sugerirles que Pablo dice "la mujer fue hecha para el hombre" (1 Cor. 11: 9), en última instancia, porque la Iglesia está hecha para Cristo (Ap. 21: 2).

    La mujer no fue idea de Adán. Nuestros primeros padres no cortejaron, solicitaron ni se eligieron entre sí. Este fue un matrimonio arreglado, una unión hecha literalmente en el cielo.

    Eva fue la idea original de Dios. Dios se acerca a Adán con los planos para una creación masculina y femenina. Si no fuera por Dios, Adán nunca se habría dado cuenta de que no era bueno para él estar solo. No sabía nada mejor. No estaba solo, y si lo estaba, no lo sabía.

    Entonces, ¿por nuestro señor afirmó "no es bueno que el hombre esté solo"? Cuando leemos este pasaje, tendemos a insertar automáticamente algunas palabras adicionales, "no es bueno para Adán que esté solo”. Pero al hacerlo, hemos perdido un poco el punto. La creatividad de Dios no se trata de nosotros.

    La creatividad de Dios es la forma en que Dios ve y saborea su propia gloria. “Todo viene solo de Dios. Todo vive por su poder, y todo es para su gloria” (Rom. 11:36). "El Señor hizo todo para sus propios fines" (Prov. 16: 4). Si esto es cierto para la creación en general, es especialmente cierto para las criaturas hechas a imagen y semejanza de Dios.

    La mujer es buena “para el hombre” solo porque completa el patrón de Dios para que sus criaturas especiales reflejen su gloria de regreso a Dios (1 Cor. 11: 9). La razón por la que no es bueno que Adán esté solo es, en última instancia, porque no es bueno para la gloria de Dios.

    Adam no diseñó el cuerpo femenino de Eva o su corazón femenino para su propio placer. Eva no fue hecha simplemente para ayudar a Adam con los platos y la ropa. Adán no es el objetivo fundamental y final de Eva. Eva es el pináculo absoluto de la creación, la corona de Adán, "la gloria del hombre" (1 Cor. 11: 7).

    Eva fue idea de Dios, hecha para la gloria de Dios

    Sin Eva, la imagen de la propia gloria de Dios en el hombre sería insuficiente, faltante. Entonces, Dios declara soberanamente: "no es bueno que el hombre esté solo". Luego, inmediatamente sigue con su solución divina especial: "Lo haré un ayudante adecuado para él".

    ¿Pero qué pasa después? ¿No tendemos a saltar inmediatamente a la creación de Eva? Dios afirma “no es bueno que el hombre esté solo” Así que hace a Eva. Pero no es así como va la historia. Al saltar a la creación de Eva, nos perdemos la escena entre el anuncio "no es bueno" y la creación de Eva.

    Como sea que el hombre llamara a los animales, ese era su nombre. Pero para Adán no había un ayudante adecuado aún. Entonces Dios hizo que el hombre cayera en un sueño profundo, y tomó una de sus costillas y la convirtió en una mujer y la trajo al hombre.

    ¿Por qué Dios hizo a Eva de la propia carne de Adán y no de la tierra?

    El hombre estaba profundamente dormido cuando Dios cortó la costilla de su carne y formó a la mujer a partir de ella. Adam nunca pudo decir: "Hice eso". Tampoco pudo decir a Dios hazla de una manera u otra, fue nuestro señor el que decidió en ese momento.

    Pero la razón principal por la cual la creó de su propio cuerpo es porque quería que fuesen el uno para el otro: “uno solo” “un solo cuerpo” “ayuda idonea”. Con esto podemos comprobar el desagrado de Dios con la homosexualidad, porque sacando del texto lo de la abominación, simplemente no cumple con su propósito.

    La creación y la Encarnación de Dios

    La historia de la creación emite un recordatorio de la pasión duradera de Dios por glorificarse a sí mismo a través de la unidad en la diversidad de su creación masculina y femenina. Llega a un punto culminante en la encarnación, cuando Cristo se convirtió en el nuevo Adán nacido de una hija de Eva.

    Sin Eva, no conoceríamos al Hijo eterno de Dios como el Hijo encarnado del hombre. Dios nos ha unido a sí mismo en un pacto eterno. Somos carne de la carne de Cristo y hueso de los huesos de Cristo.

    Dios fue muy claro cuando hizo la siguiente afirmación: “no es bueno que el hombre esté solo” y esta fue muy acertada. Siempre todo será más fácil en el hogar cuando hay una ayuda mutua entre el hombre y la mujer. Sin embargo, el machismo ha trasgiversado el propósito de Dios para con la mujer.

    Dios dijo “ayuda idónea”, es decir apoyo, en ningún momento asintió que el hombre debía dejarle todo el trabajo a la mujer. El verdadero propósito fue que el hombre no estuviera solo, cuando nuestro señor dijo "no es bueno que el hombre esté solo" y creó a la mujer, tenía en mente una compañera.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir