Oración para echar fuera demonios: Un arma poderosa

La oración para echar fuera demonios es una herramienta poderosa para liberarnos de la opresión del enemigo, de los principados y huestes de maldad que nos asechan. Pero hay que hacerla de forma correcta, ya que el mundo espiritual de las tinieblas es fuerte y puede hacernos daños si no estamos bien preparados para combatirlo.

Te puede interesar leer: El Espíritu de Jezabel. Como Se Manifiesta Y Características

De esta manera, este tipo de oraciones debe ir siempre acompañada de mucha fortaleza espiritual. De igual forma debemos ponernos la armadura de Cristo para poder enviar a estos demonios a lugares desiertos y que no tengan retorno.

Índice De Contenidos

    Oración para echar fuera demonios: Un arma poderosa

    En la actualidad existen muchas personas que están luchando con situaciones difíciles de enfrentar en su vida, porque el enemigo ha ganado territorio y esto hace que tenga cierto poder sobre la persona. Por lo cual están debilitados, lleno de ataduras y alejados de Dios. Lo cual es muy lamentable, ya que sin él, no podrán salir del hoyo en el que se encuentran.

    Pero la palabra de Dios es sabia y nos recuerda que la misericordia de Dios es para siempre. Por lo cual las personas que son asechadas por los demonios, pueden salir de esta situación con el poder del Espíritu Santo, pero no es fácil y menos si la persona se reúsa a cambiar y se niega a aceptar a Cristo como su único y verdadero salvador, ya que esto es el primer paso para destruir a esas huestes malignas.

    Lo único que puede derrotar los principados y demonios es Jesucristo, ya que él a través de su sacrificio en la cruz del calvario, llevo a cabo el gran pacto, en el cual toda persona que lo acepta queda redimida del pecado. De esta manera Nuestro Señor Jesucristo derrotó a Satanás con su muerte.

    Es importante aclarar que cuando hablamos de demonios, existe una tendencia a asociarlos con monstruos, caras deformes y entes horribles. Pero el diablo se disfraza de oveja y puede aparentar algo que no es realmente.

    Por otro lado, hay creyentes que tienen la facultad de poder ver a estos entes de esa manera, porque Dios le ha otorgado ese don en particular. Sin embargo nosotros como cristianos debemos estar atentos y buscar el discernimiento y sabiduría de lo Alto para poder detectar estas fuerzas espirituales que pretenden deshacer la obra de Cristo.

    En este sentido, la iglesia como un solo cuerpo de Cristo debe tener la capacidad de detectar cuando un hermano en particular se encuentra asechado por estos demonios, ya que Jesucristo le otorgó a sus hijos este don. Por lo cual no debemos pasar por alto cualquier situación que veamos, ya que nunca debemos subestimar al enemigo porque estos principados pueden hacer mucho daño.

    Así que el mal no presenta ningún tipo de distinción, y tiene la capacidad de poseer a mujeres, hombre, jóvenes y niños y es por esta razón que debemos hacer  una oración para echar fuera demonios a lugares desérticos y sin retorno.

    De esta forma estaremos glorificando el nombre de Dios al hacer lo que él nos enseñó en su palabra:“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas” (Marcos 16:17)

    En este sentido, los cristianos también podemos ser esclavos de esos espíritus malignos aún cuando sintamos que estamos fortalecidos en la fe, y esto nos aleja de la presencia del Señor. Por lo cual es importante realizar las siguientes oraciones:

    1.- Echar fuera demonios

    Padre Celestial, te honro, te venero y te glorifico. Eres mi Dios amado, el creador del Cielos y de la Tierra. Quien perdona mis pecados y me protege siempre.

    Hoy te necesito mucho mi Señor, ayúdame a combatir a este demonio inmundo, que me tiene atado, no permitas que me hiera ni que gobierne mi vida, porque solo tú mi Dios es mi dueño, mi Señor, mi Rey.

    Quiero que lo eches lejos de mí en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, que venció al diablo en la cruz del calvario y quien me redimió de todos mis pecados. Por eso soy salvo y me declaro tu hijo.

    Permite que todo este lugar sea lleno de tu Santo Espíritu y que podamos regocijarnos en tu majestuosidad, para poder hacer tu voluntad y agradarte mi Señor. Te pido perdón mi Señor de corazón, dame tu fuerza para poder echar lejos este demonio que me está haciendo daño, aléjalo de mí a un lugar desértico y sin retorno.

    Envía a tus ángeles protectores en torno a mí, dame una cobertura especial para poder liberarme de este ente maligno, dame la autoridad para echarlo fuera y protégeme siempre mi Dios amado, en el nombre de Jesucristo. Amén!!!

    2.- Romper las ataduras

    Glorioso Jesucristo, tú que nos libraste de todas las maldiciones, te pido que me alejes de todo lo malo y me resguardes bajo tus alas. Rompo toda maldición y me entrego fielmente a ti en alma, cuerpo y corazón.

    Oración para echar fuera demonios
    Oración para echar fuera demonios

    Pongo mi vida en tus manos para que me ayudes a liberarme de todas las ataduras que me impiden llegar a tu presencia cada día. Te pido perdón por alejarme de ti y me reivindico ante ti, reafirmo  mi fe en el Señor y me enfrentaré con todas mis fuerzas ante todo demonio.

    Tengo la Espada del Espíritu Santo, que es de dos filos, capaz de romper cualquier atadura y la voy a usar siempre en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo. Amén!

    3.- Atar y desatar

    Una de las armas espirituales que podemos usar los creyentes a la hora de echar fuera demonios es atar y desatar la palabra escrita que se encuentra en las Sagradas Escrituras: Otra arma espiritual que puede ser utilizada es  atar y desatar palabra escrita en el Libro de Mateo capítulo “Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos”(Mateo 16: 19)

    De esta manera que al decir esta oración estamos hablando con autoridad, y tenemos la potestad para atar a los demonios en el nombre de Jesucristo y desatar a los ángeles y arcángeles luchen contra todos los demonios que pretenden destruirnos. Así que todo creyente está en una batalla espiritual contra los demonios de este mundo, por esta razón debemos aprender a usar la Palabra de Dios y dar un buen testimonio para poder ser liberados de ellos.

    Después de hacer estas oraciones para echar fuera demonios debemos seguir en constante comunión con Dios para evitar una recaída, ya que el regreso de estos demonios es aún peor. Así que evitemos los lugares de tentación y mantengámonos firmes en el Señor. También es importante recibir respaldo de los miembros de la iglesia para que intercedan por ti, ya que si todos oran por un mismo propósito, Dios obrará.

    Al respecto la palabra nos exhorta: “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero” (Lucas 11:24-26)

    Cómo podemos librarnos de los demonios?

    La lucha no es carnal, sino espiritual, y si no nos fortalecemos los demonios seguirán teniendo parte en la vida de los hijos de Cristo, así que debemos ponernos la armadura de Cristo para alcanzar la victoria que tanto anhelamos.

    Debemos entender que se trata de una guerra espiritual donde nosotros somos los guerreros que derrotaremos a las huestes de maldad. Por lo cual debemos primeramente revestirnos del Espíritu santo para estar preparados  realmente.

    Tenemos que solicitar al Dios Todopoderoso para que nos permita ser bendecidos con la presencia del Espíritu Santo, de esta manera estaremos protegidos de los demonios que quieren amedrentar a los hijos de Dios.

    Te invito a leer: 6 Señales De Que Tienes El Don De Discernimiento De Espíritus

    Así que cuando permitimos que Cristo permanezca en nosotros, estamos creando un hombre nuevo, destruyendo al viejo hombre donde este demonio habitaba y construyendo al nuevo hombre en Cristo Jesús para que no pueda entrar otra vez esta hueste maligna.

    Como hemos señalado con anterioridad, todos podemos ser atacados por los demonios y pueden estar asechándonos sin darnos cuenta. Por esta razón es muy importante saber cómo liberarnos de estos demonios, y recordad que no estamos solos y que Jesucristo ya venció  esta batalla por nosotros, por lo cual, cuando comenzamos la batalla de echar fuera demonios ya estamos en victoria.

    De esta manera, el sacrificio que Jesús hizo en la Cruz del Calvario es más que suficiente para tener todo el derecho de reclamar ser liberado de los demonios que asechan a las personas y que también pueden atacar a los hijos de Dios, especialmente porque el plan del diablo es destruir la obra de Dios aquí en la tierra, pero tal como lo dice la palabra ya Satanás están vencido:

    “Así que, por cuanto los hijos participan de carne y sangre, El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida” (Hebreos 2:14-15)

    De esta manera que para echar fuera demonios debemos mantener la comunión diaria con Dios, vestirnos con la armadura de Cristo y fortalecernos mediante su palabra.  Los primeros pasos que debemos llevar a cabo son los siguientes:

    1.- Reconocer la presencia de demonios

    No podemos echar fuera demonios si negamos su existencia o si pensamos que todo marcha bien, debemos estar claros de que existe un mundo espiritual de las tinieblas que asecha y que anda como león rugiente buscando a quien devorar. Eso lo debemos tener claro y para ello debemos pedirle discernimiento a Dios mediante su palabra.

    2.- Reafirmar la fe en Cristo

    Sin fe es imposible agradar a Dios, por lo cual esto es fundamental en la vida de un creyente, ya que nuestra fe debe ser inquebrantable. Debemos acercarnos cada día más a Cristo y pedirle su protección y su resguardo, y debemos arrepentirnos de corazón para que él pueda limpiarnos y renovarnos cada día, ya que estamos rodeados de cosas malas, propias de este mundo y podemos fácilmente contaminarnos.

    3.- Creer en un solo y verdadero Dios

    No se pueden servir a dos señores, no se puede estar en la luz y en la oscuridad al mismo tiempo. Por lo cual debemos honrar, glorificar y creer fielmente en un solo Dios, el creador del cielo y de la tierra, Jehová de los ejércitos, el Todopoderosos, el Gran Yo Soy. No hay nadie que pueda sustituir su poder y majestad. Si tenemos esto presente en nuestro corazón, ningún espíritu maligno puede obrar contra nosotros porque estamos revestidos con la sangre del cordero.

    4.- Leer las Sagradas Escrituras

    Como creyentes debemos tener conocimientos de Dios, su propósito, sus mandamientos, sus promesas, sus milagros y prodigios. Y para ello es necesario alimentarnos de la palabra del Señor que nos proporciona sabiduría de lo Alto y nos da las herramientas para combatir el mal, y tener palabras de autoridad frente al enemigo que pretende amedrentarnos.

    Al respecto la palabra nos muestra que Satanás vino a engañarnos junto con su hueste maligna, tal como se puede apreciar en el siguiente pasaje: “ Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:9)

    En este sentido, no debemos poner en duda nunca la existencia de los demonios, ya que ellos fueron echados del cielo y están en la tierra, así que Satanás no está solo, ya que hay ángeles que fueron echados junto con él. Por lo cual debemos saber distinguirlos para echarlos definitivamente.

    Puedes leer: 30 Versículos sobre orar sin cesar extraídos de la biblia

    Anuncios
    1. Gregorio Gustavo Hernández dice:

      Hoy estuve leyendo éstos consejos y me perecieron muy importante para los creyentes y para los que quieran saber porque tenemos que creer en DIOS, Gracias hermanos saludo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir