Parábola De Los Talentos Y Su Verdadero Significado Bíblico

Parábola De Los Talentos
Parábola De Los Talentos

¿Te gustaría saber cuál es el verdadero significado de la parábola de los talentos? En esta parábola, los talentos (o piezas de oro) se refieren a las Buenas Nuevas que hemos recibido. Cada uno será juzgado según la forma en que haya hecho fructificar este don de Dios.

El sirviente perezoso no encuentra otra excusa que acusar a Dios de ser demasiado exigente con él. Jesús quiere hacer comprender a la gente la obligación pero también la alegría de participar de la acción de Dios en la evangelización del mundo. Veamos algunos puntos importantes sobre lo que nos quiere decir Jesús con este relato:

Aquí puedes leer sobre: Explicación de la parábola de los talentos y qué representa

 

Índice De Contenidos

    La parábola de los talentos: el significado del texto

    Primero recordemos que una parábola es una historia, un cuento, tomado de la vida, cuyo objetivo es la lección que se debe aprender. Un poco como las fábulas de La Fontaine que cuentan una historia y terminan con: "la moraleja de esta historia es que...".

    La historia es aparentemente simple. El amo confía sus bienes a sus siervos, quienes deben rendir cuentas a su regreso.

    Los dos primeros han duplicado la apuesta gracias a su trabajo. Son elogiados y promovidos. No importa si la recompensa fue de dos o cinco. Cada uno fructificó según los dones recibidos y según sus capacidades. Las felicitaciones no se basan en el lucro del maestro sino en el trabajo de cada uno, a su medida.

    El tercer sirviente no hizo nada y enterró su talento. Tiene miedo o más bien justifica su pereza por el miedo a las faltas del maestro. Se le culpa por no haber hecho nada. Si con su talento hubiera producido un segundo talento, solo uno, habría tenido las mismas felicitaciones que los dos primeros.

    Todo lo que uno tiene, sus cualidades o sus habilidades, son dones de Dios. Depende de todos desarrollarlos, hacerlos fructíferos y no enterrar sus capacidades, sus posibilidades, sus dones.

    • La Buena Noticiaes también el mensaje de Dios: quien la ha recibido pero no le ha prestado atención no podrá crecer, progresar. Por el contrario, quien intente hacer crecer esta relación con Dios no dejará de hacerlo crecer. Dios da su Buena Noticia y su ayuda a todos, pero debemos saber escucharla, recibirla y luego hacerla fructificar en el día a día.

    Veamos este vídeo sobre la parábola de los talentos:

    La parábola de los talentos: meditación

    Esta parábola, Señor Jesús, tiene más de qué preocuparnos que de darnos esperanza. Este pobre siervo, que ya había recibido un solo talento, ahora se encuentra sin nada y expulsado.

    • Aquí hay un amo que parece justificar los reproches que este siervo le hizo cuando le dijo que era un hombre duro.

    Es solo una parábola, Señor. No tienes la dureza de este maestro. Quiere subrayar todos los frutos que pueden provenir de los bienes que nos confía. Quieres demostrar que les das a todos lo que pueden usar, que no nos exiges más de lo que podemos dar. A cada uno según sus habilidades.

    A cada uno le queda trabajar, con lo que tiene en las manos, en la cabeza, en el corazón. Especialmente en el corazón. Porque si el corazón está lleno de confianza, el siervo se regocijará en el servicio. Dará todo lo que tiene, todo lo que es. Pero si el corazón está cerrado, no podrá dar nada.

    Esta parábola que nos dejas, Señor, es para nuestra vida de hoy. Quizás hemos recibido mucho a través de la educación, a través de todas las capacidades intelectuales, físicas y artísticas.

    Tal vez la vida sea difícil, no apetezca mucho. No importa, Señor. Todo lo que tenemos que hacer es dar todo lo que somos, es para él. Para servir a su Reino de amor, para ser devuelto como complemento de amor.

    Otros aspectos de la parábola de los talentos

    Ahora, veamos otros puntos que se reflejan en la enseñanza de la parábola de los talentos. Cada una de las palabras de esta historia tiene un mensaje clave para los creyentes. Veamos:

    La parábola de los talentos tiene una ilustración de la responsabilidad del cristiano al esperar al Señor

    Aquí hay aspectos claves sobre responsabilidad del cristiano en la iglesia de esperar al Señor.

    Espera y sirve

    No es suficiente que los testigos que aún están en esta tierra esperen la venida del esposo, que fue presentada en la parábola anterior, la de las diez vírgenes (Mat. 25: 1-13).

    El siguiente, el de los talentos, considera el lado del servicio. Hasta la venida del Señor, debemos aprovechar el tiempo que nos queda y utilizarlo en una actividad acorde con nuestra responsabilidad. “Viene la noche, cuando nadie puede trabajar” (Juan 9: 4), dijo el Señor a sus discípulos.

    La vida de un cristiano después de su conversión adquiere este doble carácter: "servir al Dios vivo y verdadero y esperar a su Hijo del cielo" (1 Tes. 1: 9-10). ¡Es un privilegio poder trabajar para Él! Los tesalonicenses entendieron esto bien y por sus medios se había dado un testimonio poderoso a lo lejos (v. 8).

    En la parábola de los talentos, el amo no llama a los extraños ni a los banqueros, sino que se dirige a sus propios esclavos. Quiere usarlos como mejor le parezca, para poner a prueba su lealtad y devoción. También podemos ver la similitud con otros pasajes, veamos:

    • Le pertenecen enteramente a él, en cuerpo y alma (2 Cor. 5: 14-15).
    • ¡Qué inmensa gracia ser un “esclavo de Jesucristo” como Judas ( 1)
    • Pablo y Timoteo que se llaman a sí mismos “esclavos de Jesucristo” ( 1: 1)!
    • Santiago también se presenta a sí mismo como "esclavo de Dios y del Señor Jesucristo" (Santiago 1: 1).
    • Pedro y Juan se refieren a sí mismos como tales (2 Pedro. 1: 1; Ap. 1: 1).

    Lealtad recompensada

    El maestro pone el talento en la capacidad y da a todos los medios. Luego, tras haberles confiado sus bienes, se marcha. Su responsabilidad ahora está directamente comprometida. Luego vemos toda la actividad desplegada por el primer esclavo. La palabra "inmediatamente" enfatiza esto.

    Él no esperes antes de iniciar su trabajo, se tiene prisa para tomar el mayor cuidado posible de la propiedad de su amo. Ahora, lo que el precio para el Señor, que no es tanto los resultados no deja de representar poco de cosa - es sobre todo la lealtad. Ella es recompensada, no hay duda de habilidad y destreza en ese momento.

    Mucho después, habiendo dejado a sus esclavos todo el tiempo necesario para realizar su trabajo, el amo regresa y hace sus cuentas con ellos. Es un momento solemne. Para los cristianos, esta aparición ante el Señor tendrá lugar durante el primer acto de su segunda venida. Este es el final de su espera: Él vendrá y los llevará a encontrarse con Él en el aire (1 Ts. 4: 16-17).

    Los talentos confiados son pocos comparados con las inmensas riquezas que luego dará a sus fieles esclavos. ¿Qué se entiende por "el gozo de tu amo"? Lo más natural es admitir que se trata de la bienaventuranza y la gloria que disfruta el Señor, habiendo completado su perfecto servicio aquí en la tierra. Allí presentará a su fiel siervo (Rom. 8:17).

    La aprobación y la recompensa son exactamente las mismas para alguien que recibió cinco talentos y gana diez que para alguien a quien se le dieron dos talentos y se le quitó el doble. El Señor no mide la recompensa por el número de dones que confía, sino por la fidelidad del obrero hacia Él.

    El esclavo malvado

    El lenguaje del esclavo malvado que calumnia a su amo es tomado del dominio de la agricultura: lo acusa de cosechar donde no sembró y de cosechar donde no sembró. Afirma que es un hombre duro, demasiado exigente, injusto.

    Pero él mismo traiciona el estado de su corazón. Lo habita el miedo a la mala calidad; no hay confianza en él en este maestro que, sin embargo, lo "compró" (2 Pedro. 2: 1).

    No siente amor ni preocupación por sus intereses. Se coloca frente a él sobre la base de su propia justicia: "He aquí, tienes lo que es tuyo" (v. 25). Incluso le reprocha, al parecer, haberle confiado muy poco en comparación con otros esclavos (Lucas 19: 20-26).

    Maldad y pereza:

    Estos son los dos vicios ampliamente expuestos en la conducta del esclavo. El amo los ve en el corazón de este siervo infiel. Sin embargo, no refuta la acusación que presenta en su contra.

    Lo acepta, con tristeza, pero inmediatamente saca una conclusión que condena la conducta del sirviente. De hecho, aunque hubiera sido este hombre duro e injusto, haciendo que su esclavo viviera bajo el miedo, debería haber, precisamente por este miedo servil, al menos hacer que el dinero de los banqueros fuera digno de su amo. Al hacerlo, mientras era perezoso, le habría hecho menos daño.

    Como consecuencia de su infidelidad, el Señor le quita al esclavo el talento que le había confiado. Incluso pierde lo que pensaba que tenía: su "profesión cristiana" (Mat. 13:12).

    La decisión resultante está justificada: "Echadlo afuera a las tinieblas; será el llanto y el crujir de dientes" (v. 30). Estas expresiones son de dolor y desesperación (Mateo 8:12; 13:42, 50; 22:13; 24:51)

    El significado de la enseñanza de la parábola de los talentos para cada hijo de Dios

     Ahora, veamos cuál es el significado de la enseñanza de la parábola de los talentos para cada hijo de Dios:

    "talentos" confiados por el Señor

     El hombre que confía todas sus posesiones antes de irse es el Señor mismo. Mientras habla esta parábola, pronto dejará a sus amados discípulos. Los esclavos de la parábola los representan aquí, así como a los redimidos de todos los tiempos, sin importar su posición en este mundo o su función en la Asamblea.

    Los talentos que van a desarrollar son una imagen de todos los dones recibidos de Dios. Estos pueden ser beneficios naturales (salud, memoria, inteligencia, tiempo libre, bienes materiales: Lucas 16: 9).

    Pero también son “gracias espirituales”: la Palabra de Dios a su disposición, con el conocimiento que le corresponde (1 Co 2, 12: 1, Pedro 4, 10). Este conocimiento es traído por el Espíritu Santo, enviado a la tierra a la Iglesia, después de la elevación de Cristo en gloria, signo de aceptación de su obra (Juan 14: 16-17).

    Este Espíritu comunica a cada redimido la nueva vida y por su medio todos los dones son acelerados.

    Según su capacidad

    Los “talentos” se confían a cada uno según su capacidad (v. 15; Rom. 12: 6-15), con miras a su utilidad, especialmente en la vida de la asamblea. Estos dones son confiados por la sabiduría soberana de Aquel que escudriña los corazones, mide nuestras capacidades morales e intelectuales y conoce perfectamente el grado de receptividad de cada alma (1 Corintios 12: 4-7, 11).

    En este mundo, la posesión de un talento ya es una gran fortuna. Así que Cristo ha dado mucho a cada creyente a un uso para él. Cuanto más hemos recibido, mayor es la responsabilidad.

    Depende de todos aumentar el número de estos talentos, promoverlos. El apóstol Pablo exhortó a los creyentes en Roma: “En cuanto a la), no perezoso” (Rom 12, 11). Todas estas gracias se multiplican por el uso fiel en la vida práctica.

    El regreso del Maestro vendrá inesperadamente, al menos en lo que respecta a los cristianos. No perdamos de vista el hecho de que el Señor ajustará las cuentas con cada uno de sus siervos. Esta será la prueba de fuego para aquellos que "afirman" ser sus esclavos. La simple profesión sin vida resultará en el rechazo de estos infieles.

     El tribunal de Cristo

    "Ninguno de nosotros va a vivir para él - incluso, y ninguno muere para sí mismo; porque si vivimos, es en relación con el Señor; y si morimos, es con respecto al Señor; por lo tanto, ya sea que vivamos o muramos, pertenecemos al Señor.

    • De hecho, es por esto que Cristo murió y resucitó: es para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos... Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios... Así que cada uno de nosotros entre nosotros dará cuenta de sí mismo a Dios” (Rom. 14: 7-12).

    "Nosotros aplicamos con afán de agradarle; porque es necesario que todos seamos manifestados ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según las obras realizadas en el cuerpo, sean buenas o malas. Sabiendo, pues, cuánto es de temer al Señor, persuadimos a los hombres… ” (2 Cor. 5: 9-11).

    Una sesión especialmente reservada para los creyentes tendrá lugar ante el “Trono del Juicio de Cristo”. Su salvación no será cuestionada, solo habrá verdaderos creyentes allí.

    • Pero toda su vida se manifestará: los secretos de cada corazón y el fruto de la obra de cada uno por Cristo. Habrá palabras de aprobación, comparables a las de esta parábola: “Bueno, esclavo bueno y fiel…” o de desaprobación.

    Pero ni un vaso de agua que se le dé a "uno de estos pequeños" perderá su recompensa (Mat. 10:42). Se entregarán coronas a los ganadores; otros, ¡ay!, perdidos: “experimentará pérdida” (1 Cor. 3:15).

    • Los redimidos colocarán las coronas delante del trono, inclinándose ante Aquel que vive para siempre (Apocalipsis 4:10).
    • Es sorprendente ver al leer las cartas cuánto pensaban los apóstoles en “ese día” (2 Tim. 1:12, 18; 4: 8).

    Se dedicaron, abrazados por el amor a Cristo, a agradarle. ¿Somos más descuidados que ellos? ¿No deberíamos estar animados por los mismos motivos?

    ¡Entendemos un poco cuál será la alegría de los fieles servidores que entrarán en la alegría de su Maestro! Uno también se sorprende por la terrible desgracia de este sirviente "malvado y perezoso": sólo vestía "la librea de Cristo". Traducido ante el gran trono blanco (Apocalipsis 20:11), es arrojado a las tinieblas de afuera. ¡Qué final tan trágico!

    También puedes leer sobre: El rol de la mujer según la biblia - Características y ejemplos bíblicos

    Conclusión

    Queridos lectores, aunque somos salvos, ¡podemos parecernos más o menos a este esclavo malvado!

    • ¿Estamos seguros de que no hemos enterrado en la tierrade manera egoísta, perezosa y deshonesta uno de estos dones que pertenecieron al Señor?
    • ¿Qué tendremos que presentarlecuando venga: manos llenas o vacías?
    • ¿Podrá él llevarnos a su gozo, el de una obra terminada, para la gloria de Dios y para la satisfacción de su amor, "el gozo que tenía delante de él" antes de sufrir la cruz ( 12)?

    Debemos tener la confianza de trabajar con diligencia para Dios y no desperdiciar cada uno de los talentos que nos da el Señor para usarlos en su ministerio. Recuerda que es una responsabilidad muy grande y que traerá muchos beneficios para tu vida.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano