Qué Es La Restauración. 4 Pasos Para Llegar A Ella Con La Ayuda De Dios

Qué es la restauraciónHay mucho que agregar a la respuesta de la pregunta “¿Qué es la restauración?” si ponemos a Dios de por medio, ya que es el hacedor de lo imposible.

Sabemos que cuando hablamos de restaurar algo nos referimos a regresarlo al estado en el que originalmente estaba bien. Generalmente se hace cuando hay un mal funcionamiento.

Esto también puede aplicarse a los seres humanos; cuando somos bebés, nacemos con esa alegría e inocencia, pero las heridas van destruyendo nuestro corazón y nuestro cuerpo hasta dejarlo realmente mal.

Sin embargo, Dios puede restaurarnos y devolvernos ese gozo al que tenemos derecho solamente por el hecho de ser hijos de Él. A lo largo de este estudio veremos cómo nuestro creador restaura nuestra mente y nuestro corazón.

Quizás te puede interesar: Dios Puede Perdonar La Infidelidad Y Restaurar Tu Matrimonio

Índice De Contenidos

    ¿Qué es la restauración?

    La restauración es el acto de devolver algo a su estado anterior. Haciendo que algo sea nuevo nuevamente. Restaurar también puede mejorar las cosas. La Biblia dice mucho sobre esto. El poder restaurador de nuestro Padre Celestial es una de las mayores promesas de las Escrituras.

    Al observar de cerca lo que dice la Biblia sobre la restauración, abramos nuestros corazones para recibir esta promesa en un nivel más profundo que nunca. Al estudiar las Escrituras y vivirlas, veremos a Dios restaurar lo que se ha perdido en nuestros corazones, vidas y familias. Aquí hay 4 verdades fundamentales sobre la restauración de la Biblia:

    1. La restauración puede ocurrir en nuestro cuerpo físico.

    “Porque yo te devolveré la salud, y tus heridas sanaré, declara el Señor…” Jeremías 30:17

    Puedo salir a caminar todos los días, hacer viajes al gimnasio y cocinar comidas saludables en casa. Todas estas son cosas buenas que honran a Aquel que creó mi cuerpo. Todo esto me ayuda a recuperar la fuerza que pude haber perdido durante una enfermedad o lesión. Pero nada puede restaurarnos completamente como Dios.

    2. La restauración puede ocurrir en nuestro espíritu

    "Vuélveme el gozo de tu salvación, y sustente con un espíritu dispuesto". Salmos 51:12

    Las luchas de la vida pueden quitarle la alegría incluso a la persona más positiva. Si apilamos una lucha sobre otra, podemos quedar atrapados fácilmente bajo el peso de la desesperación. La promesa de Dios de restauración no solo se aplica a nuestra fuerza física, sino también a nuestro espíritu. Di desde tu corazón y en voz alta: “Dios puede y está dispuesto a sanar y restaurar mi espíritu”.

    3. La restauración puede ocurrir en nuestro entorno

    “Y el Señor restauró la fortuna de Job, cuando había orado por sus amigos. Y el Señor le dio a Job el doble de lo que tenía antes". Job 42:10

    Cuando sentimos que lo hemos perdido todo, Dios promete devolver incluso más de lo que nos robaron. Reclama esta promesa conmigo: “Dios puede y está dispuesto a restaurar lo que se perdió”.

    2. La restauración siempre será visible en el exterior

    “Por tanto, si alguno está en Cristo, nueva criatura es. El viejo ha fallecido; he aquí, ha llegado lo nuevo". 2 Corintios 5:17

    Cuando miro fotografías de antes y después como las de mis amigos, tengo una nueva apreciación del cambio que se está produciendo. Creo que Dios ve ese mismo cambio en nuestros corazones cuando invitamos Su poder de restauración a nuestras vidas.

    Cómo restaura Dios a su pueblo

    Cuando enfocamos la interrogante de qué es la restauración hacia la grandeza de Dios podemos darnos cuenta de que es posible ver cualquier cosa levantada aún desde las cenizas. Dios tiene sus propias maneras de restaurar a su pueblo:

    1. Una intervención amable

    “Volveré mi mano contra ti y untaré tu escoria como con lejía y quitaré toda tu aleación”. Isaías 1:25

    La esperanza comienza con una intervención de Dios. La situación con el pueblo de Dios era tan grave que un cambio organizativo no podía revertirla. Solo Dios puede restaurar a su pueblo, pero él puede hacerlo, y aquí dice que lo hará. Nota que el versículo 25 nos lleva de nuevo al tema de la escoria. Dios dice: "Limpiaré tu escoria".

    En el versículo 22, Dios dijo que la plata se había convertido en escoria. Entonces, la promesa aquí implica un cambio milagroso de naturaleza. Solo Dios puede convertir la escoria en plata, ¡y eso es lo que dice que hará! Puede hacer que una persona nazca de nuevo y sea transformada completamente.

    Cuando David vino a Dios en busca de restauración, le pidió a Dios que lo limpiara:

    “Purifícame con hisopo y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve ”(Salmo 51: 7).

    David sabía que había una corrupción profundamente arraigada en su propio corazón que lo había llevado al pecado y, a menos que eso cambiara, pronto volvería al mismo lugar. Entonces dijo:

    “Crea en mí un corazón limpio, oh Dios. Cambia mi naturaleza. Oh Dios, necesito más que una limpieza".

    Dios puede cambiar tu corazón, y eso es lo que promete aquí: "Eliminaré tu escoria".

    2. El don del liderazgo

    “Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como al principio” (Isaías 1:26).

    Recuerda, estos versículos hablan primero sobre cómo Dios restaura la comunidad de su pueblo. Los líderes sabios que están dispuestos a servir son un regalo de Cristo a su iglesia. Recuerda orar por ellos y hacerlo con acción de gracias para que las cosas vayan bien.

    Isaías vio una restauración de liderazgo en su propia vida. Profetizó en los días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá. Acaz fue uno de los peores y fue seguido por Ezequías, que fue uno de los mejores. Pero la promesa aquí va más allá de todo lo que se cumplió en el tiempo de Ezequías.

    Dios dice que restaurará jueces "como al principio" y consejeros, "como al principio". El comienzo aquí se refiere al tiempo de David. Fue bajo David que Jerusalén se convirtió por primera vez en la ciudad capital (2 Sam. 5: 6-9). Israel nunca fue tan bendecido como lo había sido bajo el gobierno de su mayor rey. Dios dice:

    "La bendición que recibió el pueblo de Dios bajo el gobierno de David se multiplicará bajo el Hijo mayor de David".

    Dios soberanamente "planea traer de vuelta a David para reinar sobre una ciudad perfeccionada". Esa es la trayectoria de toda la historia bíblica. Dios restaurará a su pueblo mediante una gran intervención. Un nuevo David se sentará en el trono para dirigir al pueblo de Dios.

    3. La obra del Redentor

    Sion será redimida con justicia, y los que en ella se arrepientan, con justicia (Isaías 1:27).

    Cuando el Hijo mayor de David viene al mundo, viene como el Redentor. Un 'redentor' es una persona que compra algo pagando un precio. Eso es lo que Jesucristo hizo. ¿Cómo se restaurará el pueblo de Dios? Vendrá el Redentor.

    Él comprará personas para quitar sus pecados y fracasos al precio de su propia sangre. El golpe de la justicia divina por los pecados del pueblo de Dios caerá sobre su único Hijo. Él morirá, el justo por el injusto, y este Redentor nos llevará a Dios (1 P. 3:18).

    4. Personas que se arrepienten

    Sion será redimida con justicia, y los que en ella se arrepientan, con justicia (Isaías 1:27).

    No todos los habitantes de Sion se arrepienten. Es posible estar entre el pueblo de Dios y nunca arrepentirse. Judas decidió quitarse la vida en lugar de arrepentirse. La restauración, si ocurre, es un milagro de gracia. Pero Dios habla aquí de "aquellos en" Sion "que se arrepienten". Eso significa que, por su gracia, la restauración es posible.

    Y así es como sucede: sucede a través de la intervención de Dios en tu vida. Sucede cuando vienes arrepentido a los pies de Jesús. Sucede cuando te humillas ante él como tu juez, te sometes a él como tu consejero y lo coronas como tu rey soberano.

    La restauración ocurre cuando te entregas a la misericordia de este justo Redentor, que te ama y se entregó a sí mismo por ti, que puede limpiarte y hacerte de nuevo.

    Tal vez quieras saber: Cómo romper las cadenas espirituales. 10 Aspectos Importantes

    Cuatro pasos para la restauración espiritual

    Durante la dedicación del templo recién construido, Salomón oró a Dios, pidiéndole que perdonara y restaurara al pueblo de Israel cuando pecó (2 Crónicas 6: 12-42). Entonces Dios le dijo a Salomón (en el versículo anterior) que, cuando los israelitas pecaran, serían restaurados después de pasar por un proceso.

    La Palabra de Dios es eterna; por lo tanto, este proceso de cuatro pasos tiene una aplicación inequívoca para los cristianos de hoy. Los cristianos son el pueblo de Dios llamado.

    Paso 1: Humildad

    El primer paso en la restauración espiritual es la humildad. Para comenzar el proceso de restauración, primero debemos reconocer nuestra nada ante un Dios Todopoderoso. No tengo derechos ni glorificación ante Dios. Por mi cuenta, soy indigno de estar en su santa presencia. Dios lo es todo; No soy nada.

    Paso 2: Oración

    El segundo paso en la restauración espiritual es la oración. La oración es un acto de humildad. La oración no es presentarle a Dios una lista de deseos. Dios si se preocupa por nuestras necesidades y nos dice que “echemos todas nuestras preocupaciones sobre Él” (1 Pedro 5: 7), pero no debemos ser vanidosos al hacer nuestras peticiones.

    Jesús nos mostró que el propósito principal de la oración es preparar a las personas para realizar la perfecta voluntad de Dios (Mateo 6: 9-13, Lucas 22:42). Después de humillarnos ante Dios, debemos buscar descubrir Su voluntad para nuestras vidas a través de la oración.

    Paso 3: Comunión / Compañerismo

    El tercer paso en la restauración espiritual es la comunión con Dios: "buscar el rostro de Dios". 'Buscar el rostro de Dios' es vivir en Su presencia: tener comunión con Él. La oración es la puerta por la que entramos a la comunión con Dios. La Escritura nos instruye a buscar a Dios, y hacerlo “continuamente” (1 Crónicas 16:11, Salmo 27: 8, Salmo 105: 4).

    Tener comunión o compañerismo con Dios es vivir la vida de uno cada segundo como si estuviera sirviendo ante el trono de Dios en el cielo. Es estar en constante diálogo con nuestro Señor. Es tener intimidad con Dios: hablar con Él “cara a cara”:

    “Buscar el rostro de Dios” es caminar con Dios como lo hizo Enoc: en una comunión tan cercana que la línea entre la tierra y el cielo se vuelve borrosa. Cuando Moisés tuvo comunión con Dios, estuvo tan cerca que después de la experiencia su rostro brilló (Éxodo 34: 34-35). Pablo tuvo comunión con Dios y fue arrebatado (2 Corintios 12: 1-3). Dios quiere llevarnos de la humildad a la oración; y de la oración a la comunión con él.

    Paso 4: Arrepentimiento

    El cuarto y último paso en la restauración espiritual es el arrepentimiento: apartarse de los “caminos perversos”. El arrepentimiento es el fruto de la comunión. Este no es el mismo "arrepentimiento" que es un requisito previo para la salvación (Hechos 3:19), porque este pasaje estaba dirigido a "mi pueblo, que es llamado por mi nombre".

    Entonces, Dios se estaba dirigiendo a aquellos que ya están en el redil. El arrepentimiento para los creyentes se describe en Romanos 12: 2 como una transformación mediante la renovación de nuestras mentes.

    “Y no os conforméis a este mundo; antes sed transformados por la renovación de vuestra mente, para que podáis probar cuál es la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios”. Romanos 12: 2

    Dios tiene la intención de llevarnos de la humildad a la oración, de la oración a la comunión con Dios y finalmente la comunión da a luz al arrepentimiento (renovación mental): un cambio de mentalidad nos permite apartarnos de nuestros “malos caminos”.

    Estos cuatro pasos de la restauración espiritual, aunque secuenciales, no son independientes entre sí. El creyente que se humilla ante el Dios Todopoderoso orará, porque reconoce que debe someterse a la voluntad del Señor de los ejércitos.

    El creyente que discierne la voluntad de Dios a través de la oración también debe 'buscar el rostro de Dios', porque caminar en la voluntad de Dios es caminar en comunión con Dios. Y el cristiano que camina en comunión con Dios no puede evitar renovar su mente.

    2 historias bíblicas de la restauración de dios

    La trata de personas ataca al corazón de lo que significa que la humanidad sea creada a la imagen de Dios. Deshumaniza a las personas que son objeto de trata, les niega el valor que les ha dado Dios y les roba su dignidad y autonomía. Motivado por el lucro y la codicia, el tráfico convierte a los seres humanos en mercancías.

    Los traficantes se aprovechan de las personas en situaciones vulnerables, como la pobreza y la desesperación. Las personas víctimas de trata son oprimidas y esclavizadas, perdiendo su libertad a través de la coerción, el miedo, las falsas promesas o el engaño. El cuerpo, la mente y el espíritu se ven afectados.

    La trata de seres humanos no es nueva

    La Biblia cuenta la historia de José, quien fue vendido por sus propios hermanos (Génesis 37:28). Joel registra cómo la nación derrotada de Israel fue esparcida y su pueblo comerciado (Joel 3: 3). Amós describe a los pobres que son vendidos, pisoteados, privados de justicia y oprimidos por su propia gente (Amós 2: 6-7).

    Sin embargo, la preocupación de Dios por la justicia también se aclara abundantemente en la Biblia. Liberados de la esclavitud en Egipto, los israelitas fueron llamados a vivir de manera diferente a las naciones circundantes, como el pueblo del pacto de Dios.

    Se les dijo que nunca olvidaran lo que era ser explotado y oprimido (Levítico 19: 33-34). El código levítico establece las instrucciones de Dios para garantizar protección y provisión para personas desfavorecidas, pobres y vulnerables, como extraños, viudas y personas que viven con una discapacidad (Levítico 19: 9-18).

    El salmista testifica que Dios defiende la causa de los oprimidos, los hambrientos, los prisioneros, los inclinados, los extraños, los niños huérfanos y las viudas (Salmo 146: 7-9). Los profetas declaran que Dios ama la justicia (Isaías 61: 8), y piden que “corra como un río” (Amós 5:24). La obligación es clara de “actuar con justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con tu Dios” (Miqueas 6: 8).

    Estos tres pasajes evidencian la restauración que Dios ofrece a los explotados, la libertad que Jesús quiere para los oprimidos y cómo una nueva vida es posible para los quebrantados.

    Dios ofrece restauración a los vulnerables y explotados

    En Génesis 37: 1-36; 39-45, leemos un relato temprano de la trata de personas en la vida de José, quien fue vendido como esclavo por sus hermanos. En Egipto, José era esclavo del faraón y fue encarcelado cuando la esposa del faraón mintió después de ser rechazada. Pero incluso en los momentos más oscuros de su vida, Dios todavía estaba con José.

    Dios le dio a José el favor de Faraón y, finalmente, fue puesto en posición de ayudar a su familia. El Señor también le dio a José la oportunidad de perdonar a sus hermanos y reconciliar a su familia. En la historia de José, vemos un ejemplo de cómo Dios sacó el bien de una situación que claramente estaba destinada al mal.

    Dios no aprueba la esclavitud y la explotación. En la historia de José vemos que Dios usó algo que sus hermanos pretendían para mal y en cambio lo usó para bien. Esto no es un respaldo al mal, sino un testimonio de la obra redentora de Dios.

    Dios está con nosotros en nuestro dolor

    La Escritura nos recuerda varias veces que "el Señor estaba con él". Dios nunca abandonó a José. José fue traicionado por su familia, esclavizado, acusado falsamente y encarcelado injustamente, pero la presencia de Dios siempre estuvo con él.

    Aunque la gente decepcionó a José, Dios nunca le falló. Incluso en sus circunstancias más oscuras y dolorosas, Dios estaba con él. Dondequiera que estés, Dios también está contigo (Hebreos 10:23).

    Dios saca el bien del mal. Dios es un Dios de restauración. Lo que otros hicieron para el mal, Dios pudo usarlo para el bien. A veces, otros intentarán hacernos daño o usarnos para su propio beneficio.

    A veces lo consiguen. Pero Dios nunca está ciego a nuestro dolor. Dios ve, sabe, se preocupa y puede traer curación y restauración. Nuestro Señor es capaz de usarnos para llevar su curación y restauración a las víctimas de cualquier tormento. Jesús quiere libertad para las personas oprimidas.

    A través de Cristo, la vida nueva es posible para aquellos que están quebrantados.

    Lee lo que dice la Escritura en Juan 4: 1-14. Mientras viajaba por Samaria, Jesús se encontró con una mujer junto a un pozo. Jesús rompió las normas socioculturales de este día al hablar con ella. No solo era inaudito que un hombre hablara con una mujer en público, sino que también los judíos también odiaban a los samaritanos.

    Esta mujer, que tenía cinco maridos y ahora vivía con un hombre que no era su marido, también fue rechazada por su propia comunidad, lo que explica por qué está sacando agua en la hora más calurosa del día. Sin embargo, Jesús no solo le habló, sino que discutió con ella una verdad teológica profunda.

    En su encuentro con Jesús, la mujer encontró aceptación, perdón, gracia y un nuevo comienzo. Jesús no la definió por su pasado, sino como alguien creado a imagen de Dios y digno de amor. Nuestros errores pasados no tienen por qué determinar nuestro futuro.

    Dios siempre ofrece la oportunidad de una nueva vida

    Nuestro Señor quiere usar su iglesia para ofrecer nueva vida a las personas que han sido explotadas y torturadas. Jesús valoró a la mujer lo suficiente como para ir a buscarla. Esta era una mujer tan despreciada por su comunidad que prefería enfrentar el sol del mediodía antes que el juicio de otras mujeres en el pozo.

    Sin embargo, Jesús se preocupó lo suficiente como para buscarla en ese pozo en particular durante ese tiempo preciso. Él sabía que la mujer vendría y fue allí a recibirla. Si Jesús se hubiera mantenido dentro de los límites de lo que la sociedad consideraba aceptable, no le habría hablado. Asimismo, también debemos estar dispuestos a salir de nuestra zona de confort para llegar a quienes necesitan el amor de Dios.

    Hay mucho que desconocemos sobre la historia de la mujer. ¿Dónde durmió esa noche? ¿Qué nuevas habilidades necesitaba aprender para sobrevivir? ¿Qué cicatrices físicas o emocionales necesitaban curarse? ¿Se quedó en ese pueblo o encontró un nuevo lugar donde su pasado no era tan conocido? Asimismo, para las personas que están siendo restauradas, el hecho de arrepentirse y aceptar un cambio es solo el comienzo.

    Necesitan tratamiento para heridas físicas o mentales. Necesitan aprender nuevas habilidades laborales o sociales. Requieren aprender cómo y en quién confiar. Pero la historia de la mujer nos da la esperanza de que sea posible.

    Necesitas aprender: Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles

    Hermanos, hemos aprendido qué es la restauración, pero no basta con saberlo. Es necesario que tengamos en cuenta lo que la palabra de Dios nos dice y lo llevemos a cabo. Para poder ser restaurados debemos dar un paso hacia la confianza en nuestro Creador, porque la fe es un ingrediente esencial en el proceso. No importa lo que hayamos pasado y cómo podamos estar interna o externamente, el Señor puede hacer una verdadera transformación en nosotros.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información