Sellos Del Espíritu Santo, Su Morada Y Guía

¿Quieres saber cuáles son los sellos del espíritu santo? Esta guía de estudio sobre Efesios 1: 13-14 se trata del sello del Espíritu que todos los creyentes reciben cuando creen en Jesucristo. Es la marca de Dios colocada en ellos dándoles la seguridad de la herencia eterna. Te invitamos a quedarte con nosotros para conocer más sobre esta maravillosa experiencia de ser parte de la ciudad celestial.

Índice De Contenidos

    Efesios 1 - Sellos del Espíritu Santo

    Sellos Del Espíritu Santo, Su Morada Y Guía
    Sellos Del Espíritu Santo, Su Morada Y Guía

    El Espíritu de Dios está presente en todas partes, está en acción en todas partes en la creación, pero obra de una manera muy especial en nuestros corazones y en nuestras vidas.

    La obra del Espíritu en nuestros corazones es como un diamante multifacético. La Biblia nos describe las múltiples facetas de su obra, lo que nos permite conocer su riqueza. Una de estas facetas se describe en nuestro texto en el versículo 13 de efesios que dice: “Habéis sido sellados con el Espíritu Santo".

    También te puede interesar leer sobre: La Obra Del Espíritu Santo | 10 Funciones Del Espíritu Santo En Los Cristianos

    Hablamos de otros dos pasajes del Nuevo Testamento. Un poco más tarde, en la misma carta, Pablo dice: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con quien fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:40).

    En 2 Corintios 1.22, Pablo agrega: “Él nos marcó con su sello y puso el anticipo del Espíritu en nuestros corazones”. Hemos recibido alguna marca especial, ¡hemos sido sellados con el Espíritu Santo de Dios! Esta obra del Espíritu en nuestras vidas es importante y está llena de riqueza. Veamos los sellos del espíritu santos

    ¿Qué significa los sellos del Espíritu Santo?

    Recibir el sello del Espíritu Santo es parte de una salvación tan grande que tenemos en Jesucristo. Nuestro texto enfatiza tres aspectos importantes de nuestra salvación. El primer aspecto es nuestra elección.

    • “En él Dios nos eligió antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él. En su amor nos predestinó por medio de Jesucristo para ser adoptados, según el propósito benévolo de su voluntad” (Efesios 1: 4-5).
    • La elección es la fuente de toda nuestra salvación. El segundo aspecto es nuestra redención. "En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia" (Efesios 1: 7).
    • La redención por la sangre de Cristo es el fundamento de nuestra salvación. El tercer aspecto se describe en nuestro texto, versículo 13: “En él creísteis y fuisteis sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido. "

    El Espíritu Santo es el medio por el cual se nos comunica la salvación. La elección es una decisión que se toma para toda la eternidad. La redención es una obra realizada en la cruz hace 2000 años. Son dos obras externas a nosotros. El sello del Espíritu es diferente, es una obra que se hace en nosotros, en nuestro corazón. Lo experimentamos en nosotros mismos.

    El trabajo de los sellos del espíritu santo

    Este trabajo es muy importante. No debe minimizarse. Sin el Espíritu Santo en nuestros corazones, la elección eterna nunca podría dar fruto, y la redención mediante la muerte de Jesús no sería de utilidad para nosotros. Se necesita la acción del Espíritu Santo en nuestros corazones para que estas riquezas nos sean entregadas personalmente.

    “Fuiste sellado con el Espíritu Santo que fue prometido. " Esta es una obra esencial para nuestra salvación. Pero, ¿Qué es exactamente? El apóstol Pablo usa una imagen que nos ayuda a comprender la naturaleza de esta obra del Espíritu Santo. Utiliza la imagen de un sello.

    Qué son los sellos

    Los sellos son bien conocidos desde la antigüedad hasta nuestros días. ¿Qué es un sello? Es una marca, una impronta que garantiza la autenticidad de algo. La función de un sello es eliminar toda duda y dar certeza.

    En el pasado, por ejemplo, un documento o un sobre se selló vertiendo cera caliente marcada con un anillo o sello. El sello garantizaba el origen del documento. Se podía estar seguro de que el documento era verdadero y auténtico, escrito por la persona indicada, sin ninguna modificación.

    Hoy en día, los frascos de medicamentos están sellados para garantizar su contenido. El día de las elecciones, las urnas se sellan para garantizar la validez de las papeletas. Cuando el cuerpo de Jesús fue depositado en el sepulcro, Los soldados romanos vinieron a sellar la piedra que cerraba la entrada a la tumba.

    Usaron un sello romano (que probablemente sostenía una cuerda) para probar y garantizar que nadie vendría y robaría el cuerpo de Jesús. Un sello es una marca de autenticidad que nos da certeza.

    ¿Cómo sabemos que tenemos los sellos del espíritu santo?

    “Has sido sellado con el Espíritu Santo”. Hemos recibido en nosotros, en nuestro corazón, una huella digital, una marca entera especial. No vemos esta marca, pero Dios la ve y nos confirma que está allí.

    Esa marca es el mismo Espíritu Santo. Él es la prueba de que somos hijos genuinos de Dios. El sello del Espíritu nos da la certeza de que Dios es nuestro Padre. El Espíritu Adoptado nos hace orar: “¡Abba, Padre!”

    ¿No es eso fascinante? El propósito de esta marca es darnos la certeza de nuestra salvación. Por la fe en Jesucristo, puedo estar seguro de que he sido elegido desde toda la eternidad. Puedo estar seguro de que el Señor Jesús murió por mis pecados.

    Tienes la garantía de ser salvo para siempre gracias a él. ¡Fuiste sellado con el Espíritu Santo que fue prometido! ¡Una obra magnífica en nuestros corazones!

    Los sellos del espíritu santo son la garantía de la salvación

    Ningún ser humano puede darnos la garantía de nuestra salvación, el pastor no puede dársela a usted, tampoco sus padres, yo mismo no puedo dármela. Es la obra del Espíritu, un don gratuito.

    El verbo está en pasivo: “has sido sellado con el Espíritu Santo”. No fui yo quien produjo esta acción, fue el Espíritu Santo. Es él quien autentica, quien garantiza, quien da fe de que somos hijos de Dios.

    El sello del Espíritu es una protección que evita que perdamos nuestra salvación. Dios no permitirá que se borre la marca personal que nos puso. Ninguna fuerza puede romper el sello del Espíritu.

    • “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con quien fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30).

    Nuestros pecados pueden entristecer al Espíritu Santo, desafortunadamente, pero nunca podrán quitar o borrar esa marca. Está garantizado. Es una marca permanente e indeleble que nunca perderemos.

    Los sellos del espíritu santo producen paz

    Esta marca produce en nosotros paz, gozo, descanso, certeza, confianza, la certeza de tener vida eterna para siempre. Debido a esta marca, podemos decir de todo corazón con el apóstol Pablo:

    • “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1: 3).

    Podemos decir: ¡Alabado sea Dios! ¡Él nos ha elegido desde toda la eternidad! ¡Alabado sea Dios! ¡Él nos redimió en Jesucristo! ¡Alabado sea Dios, soy salvo para siempre! Sí, gracias a Dios por habernos sellado con su Espíritu Santo. Es un regalo tan rico y precioso.

    ¿Cómo saber cuándo tenemos los sellos del Espíritu Santo?

    Algunos cristianos afirman que no es cuando nos convertimos en cristianos que somos sellados con el Espíritu Santo, sino solo más tarde. Ellos entienden el versículo 13 de esta manera:

    • “... primero creíste y luego fuiste sellado con el Espíritu Santo...”

    Primero experimentaríamos la regeneración y la conversión, y solo más tarde, a veces incluso años después, seríamos sellados con el Espíritu Santo. Nos daría la seguridad de la salvación que no tendríamos antes. Como si fuera normal tener dudas. Después de muchas dudas, mucha investigación y mucho esfuerzo, esta experiencia finalmente nos daría la convicción de que somos salvos.

    Por tanto, el sello del Espíritu no se daría a todos los cristianos, sino sólo a una determinada categoría. Podríamos ser cristianos sin estar necesariamente sellados con el Espíritu Santo.

    Esta forma de pensar crea una división entre Cristo y su Espíritu. También crea división en la Iglesia y nos anima a buscar todo tipo de experiencias emocionales o místicas para tratar de detectar cómo podemos confirmar que hemos recibido el sello del Espíritu en nuestro corazón.

    ¿Es esta la enseñanza de las Escrituras?

    No, la Biblia nos enseña que todos los cristianos han sido sellados con el Espíritu Santo. Por el contexto, es una bendición dada a cualquier creyente. Es parte de esa hermosa serie de bendiciones espirituales que tenemos a través de la fe en Jesucristo y por la cual el apóstol Pablo bendijo a Dios de todo corazón.

    Todos fuimos elegidos para la salvación antes de la fundación del mundo, todos hemos recibido la redención, el perdón de los pecados por la sangre de Cristo. Todos hemos sido sellados con el Espíritu Santo. Todos los creyentes son bendecidos juntos por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

    ¿Cuándo recibimos el sello del Espíritu?

    En el versículo 13, los tiempos de los verbos en griego son precisos:

    • “… habiendo creído en él, fuiste sellado con el Espíritu Santo…”

    Los dos verbos indican dos acciones que ocurrieron al mismo tiempo. “Habiendo creído, entonces, en ese preciso momento, fuiste marcado con el sello del Espíritu.

    El sello del Espíritu no se da más tarde para darnos más confianza; está adherido a nosotros cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo para nuestra salvación. Para aquellos que se convierten como adultos, esto sucede durante su conversión.

    Para los niños que crecen en el pacto, esto puede suceder desde muy pequeños, sin que recuerden el momento. Lo importante es creer en Jesús.

    ¿Cómo podríamos creer en Jesucristo si el Espíritu Santo no estuviera haciendo Su obra en nosotros?

    Es el Espíritu quien prepara los corazones, es él quien nos convence de nuestros pecados y de nuestra necesidad de que Jesús sea perdonado. Es el Espíritu Santo quien abre nuestro corazón para hacernos atentos y receptivos a la Palabra de Dios.

    • Conocemos la historia de Lidia. “Ella escuchó, y el Señor le abrió el corazón para que se aferrara a lo que Pablo decía” (Hechos 16:14).

    Esta historia nos muestra que la predicación de la Palabra es necesaria, también es necesario el Espíritu Santo que prepara los corazones. El tiempo que lleva producir una conversión puede variar de persona a persona, pero la fe y el sello del Espíritu ocurren al mismo tiempo.

    Es imposible tener un cristiano que no esté marcado con el sello del Espíritu. Si alguien te pregunta: "¿Has recibido el sello del Espíritu Santo?" ", Aquí está la respuesta para dar:" Sí, ya que creo en el Señor Jesús. "

    No recibimos el sello del Espíritu después de mucha búsqueda o por alguna extraña experiencia mística. Recibimos este don al escuchar el evangelio y por nuestra fe en Jesucristo. Este es un regalo gratuito, según la promesa de Dios. Y Dios es fiel a su promesa. Un regalo que nos mantiene humildes porque no viene de nosotros. ¡Agradezcamos este gran regalo!

    ¿Por qué debemos tener los sellos del Espíritu Santo?

    La respuesta se encuentra en el versículo 14. Resumo del versículo 13:

    • “Habéis sido sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido y que constituye la prenda de nuestra herencia, en vista de la redención de aquellos a quienes Dios ha adquirido para celebrar su gloria. "

    Los sellos del Espíritu son la prenda de nuestra herencia. Un compromiso es un pago inicial, un depósito, como cuando paga un depósito o un depósito cuando compra un artículo.

    Es una primera cuota que garantiza al vendedor que abonaremos el importe total. El sello del Espíritu es un anticipo, un depósito que garantiza que algún día recibiremos toda nuestra herencia.

    Comparativa de garantía con los sellos del espíritu santo

    Puede parecer extraño que al Espíritu Santo se le llame depósito. Un depósito es pasivo, mientras que el Espíritu Santo está vivo y muy activo. Sí, lo es, pero Dios nos ha marcado con el sello del Espíritu para darnos la certeza de que recibiremos la herencia de la vida eterna.

    El depósito es pasivo, en el sentido de que se da de una vez por todas, pero el Espíritu es activo en el sentido de que quiere convencernos cada día más de que recibiremos toda la herencia prometida, la herencia de la resurrección de nuestros cuerpos, cuando reinamos con el Señor Jesucristo en la nueva creación.

    ¿Tenemos esta seguridad?

    A veces tenemos dudas. ¿Cómo voy a perseverar siempre? ¿Cómo voy a superar esta prueba, este problema, esta enfermedad? Las dudas son reales, pero no es normal, no es correcto dudar.

    El sello del Espíritu en nosotros está ahí para testificar que es muy cierto, la herencia es nuestra para siempre. El Espíritu Santo nos anima con la Palabra de Dios, el Espíritu nos sostiene, nos da una nueva paz, una seguridad más firme. El Espíritu Santo está ahí para quitar nuestras dudas, tranquilizarnos, reavivar nuestra esperanza.

    El Espíritu Santo permanecerá en nosotros hasta el día en que recibamos plenamente la herencia que se nos ha prometido.

    ¿No es un trabajo magnífico tener los sellos del espíritu santo?

    Si les hace la pregunta a algunos cristianos: "¿Tienen la seguridad de su salvación?", Algunos te responderán:" No, en realidad no, tengo muchas dudas. "¡Qué triste! Necesitan ser enseñados y consolados por la Palabra y por el Espíritu.

    ¿Cómo vivir en paz y gozo sin esta seguridad? Otros te responderán: “Sí, hoy estoy seguro de mi salvación. Pero si profundizas un poco más y les preguntas: "Está bien, pero ¿estás seguro de tu salvación por la eternidad?", Algunos te responderán:" No, es posible que pierda la fe, espero perseverar, pero es posible que abandone a Jesús y que esté perdido" ¡Qué tristeza!

    Sí, la Biblia nos anima a examinarnos a nosotros mismos para evitar tener una falsa seguridad, pero la Biblia nunca nos anima a pensar de esta manera.

    Dios es bueno y ama a sus hijos. Dios quiere darles a sus hijos la certeza y el gozo de su salvación. Es importante. El sello del Espíritu es un don precioso. Nos ha sido dado precisamente para comunicarnos esta alegría y esta certeza. La promesa de la resurrección, la promesa de la vida eterna, no es verdad solo para los creyentes en general. Estoy seguro de que esto es cierto para mí personalmente. Participaré plenamente.

    ¿Cómo podríamos vivir felices sin esta seguridad?

    ¿Cómo me las arreglo para quedarme dormido por la noche pensando que tal vez podría perderme y arriesgarme a ser condenado para siempre a los tormentos del infierno? ¿Cómo puedo superar las pruebas de la vida si la gran nube negra de la duda se cierne sobre mi cabeza?

    Aquí puedes leer sobre: Significado de El sexto sello del Apocalipsis según la biblia

    Sí, el Espíritu en nosotros es el anticipo de la herencia que un día recibiremos en toda su plenitud. Desde hoy ya recibimos la paz con Dios, el perdón de nuestros pecados, la capacidad de luchar contra nuestros pecados. Recibimos un apoyo poderoso, nuevas fuerzas y la esperanza de la vida eterna. Todo esto por la Palabra de Dios y por la acción misteriosa del Espíritu Santo en nosotros.

    ¿Por qué hemos sido marcados con los sellos del Espíritu Santo?

    Por nuestro bien, porque Dios es bueno para sus hijos y no siempre quiere dejarnos en la duda. Pero también para la gloria de Dios mismo. Pablo agrega en el versículo 14:

    • "para la redención de los que Dios adquirió para celebrar su gloria".

    El objetivo final de nuestra salvación es celebrar la gloria de Dios. ¿Cómo podríamos celebrar su gloria si dudamos de nuestra salvación todo el tiempo? ¿Cómo podríamos alabarlo juntos de todo corazón si el temor de la condenación eterna se cernía sobre nuestras cabezas?

    Aquellos que dudan de su salvación no pueden celebrar la gloria de Dios con un corazón libre y confiado. Pero, ¿cómo vencer las tentaciones del diablo y desarrollar esta firmeza en la fe? Por nosotros mismos, es imposible. Es el Espíritu de Dios con la Palabra de Dios lo que nos da una certeza profunda.

    Sí, el sello del Espíritu en nuestro corazón es una gran bendición. Hemos sido sellados con el Espíritu Santo para garantizar nuestra salvación eterna y para alabar a Dios y celebrar su gloria. Amén.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano