La Obra Del Espíritu Santo | 10 Funciones Del Espíritu Santo En Los Cristianos

La obra del Espíritu SantoCuando hablamos de los dones de Dios, lo hacemos entendiendo que vienen a través de la obra del Espíritu Santo. Pero ¿cómo es esta obra y qué puede hacer el espíritu de Dios en nosotros? Eso lo iremos viendo a lo largo del presente estudio bíblico.

Después de la resurrección de Cristo, Él nos dejó al Espíritu Santo, para que hiciera presencia en nosotros, nos convenciera de pecado y nos guiará por la senda de la justicia.

Nada mejor que el espíritu consolador para llevarnos por el camino del bien y ayudarnos cuando nos encontramos en situaciones difíciles. Si estamos en el espíritu, además de sobrepasar las adversidades, mostraremos frutos agradables a los ojos de Dios.

Y ¿Cómo podemos recibir y experimentar la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas? Simplemente aceptando a Cristo y entender la importancia y la veracidad de su obra redentora.

Quizás te puede interesar: El Espíritu Santo En Las Mujeres De La Biblia

Índice De Contenidos

    Lo que hace que suceda el espíritu

    Dondequiera que el Espíritu Santo está obrando, también lo está la entrega de uno mismo y la conciencia del misterio. Esto nos dice que el Espíritu está ahí. Pero hay otras formas en que el Espíritu da a conocer su presencia. ¿Las has experimentado? El espíritu:

    • Da vida (Juan 7:38).
    • Da dones (1 Corintios 12).
    • Aconseja (Juan 14:26).
    • Anima (Hechos 9:31)
    • Interviene en nuestro nombre (Romanos 8:23).
    • Edifica (Romanos 8:27).
    • Nos lleva a la obediencia (2 Corintios 3: 5).
    • trae a la mente ( 1 Juan 2:20, 27 )
    • Energiza (Hechos 1: 8).

    Si puedes recordar cuándo sucedieron esas cosas en tu vida, puedes estar seguro de que la obra del Espíritu Santo está en ti. El Espíritu estaba haciendo algo en ese entonces, y ahora también lo está haciendo.

    El testimonio del espíritu

    El Espíritu está obrando, mostrándonos lo que Cristo ha hecho y diciéndonos cómo eso marca la diferencia en lo que sucede a nuestro alrededor. El testimonio del Espíritu de Cristo no funciona como un enlace de hipertexto. Uno no hace clic con el mouse o toca en la pantalla sobre la obra del Espíritu Santo y se la lleva a la página principal del sitio web de la Ciber-salvación de Jesús.

    El Espíritu nos lleva directamente a la presencia de Cristo y al carácter de Cristo, dos cosas que no aparecen en una pantalla y dicen 'Estoy aquí'.  Luego, el Espíritu trabaja para que nuestra propia vida adopte el carácter que otros reconocerían como de Cristo.

    "El Espíritu Santo hace su obra al hacer que Cristo esté presente entre nosotros, y Cristo puede hacer su obra en la tierra sólo estando presente en su Espíritu Santo".

    Cómo se manifiesta la obra del Espíritu Santo

    El Espíritu Santo obra en nosotros para aclararnos el propósito que Dios tiene algo en mente para nuestras vidas. El Espíritu nos guía:

    • A través de las Escrituras. A medida que nos sumergimos en ella, el Espíritu que la mueve nos mueve cada vez más.
    • A través de las circunstancias (Hechos 16:10), trayendo finales y comienzos, oportunidades y terminaciones, abriendo y cerrando puertas a los pasillos de la vida.
    • A través de otros creyentes, como sucedió al elegir a los primeros siete diáconos (Hechos 6), y con la iglesia en Antioquía al enviar a Pablo y Bernabé a su misión (Hechos 13).
    • A través de la oración. Pablo habla de la paz de Cristo reinando en nuestros corazones cuando oramos por nuestras decisiones. El Espíritu puede traernos paz interior sobre nuestro curso de acción. Esta paz no te llena de certeza intelectual, sino de una confianza con la que puedes vivir.

    Dónde está la obra del Espíritu Santo

    El Espíritu derrama fe en nosotros. Las tácticas serán diferentes de una persona a otra. Puede ser a través de un sermón, un servicio de adoración, un evento juvenil, una canción, un testimonio, un acto de bondad, una relación de amor, una lucha de conciencia, una experiencia o cualquier otra cosa; la obra del Espíritu Santo ocurre de distintas maneras.

    Podemos ser felices a pesar de las circunstancias (porque habrá buenas y malas) porque el Espíritu está obrando a través de nosotros, y eso no terminará en un desastre existencial. Según el libro de los Hechos, el derramamiento del Espíritu lleva a llenarse hasta rebosar del Espíritu de Dios. Por ejemplo:

    • En su primer testimonio ante el Sanedrín, el apóstol Pedro se llenó del Espíritu cuando habló.
    • Después de que Pedro y Juan fueron arrestados, los creyentes oraron por ellos y fueron llenos del Espíritu.
    • Al elegir a los diáconos , uno de los requisitos era que estuvieran "llenos del Espíritu y de sabiduría".
    • El diácono Esteban, el primer mártir de la iglesia, murió lleno del Espíritu Santo para poder dar ese testimonio final.
    • El Espíritu fue "derramado" sobre los samaritanos que se convirtieron a través de Pedro y Juan.
    • El diácono Felipe fue guiado por el Espíritu para dar testimonio de Cristo al eunuco etíope.
    • El primer maestro de Pablo en la fe, Ananías, le aseguró al futuro apóstol que recuperaría la vista y sería lleno del Espíritu.
    • Bernabé, colega de Pablo, fue descrito como "lleno del Espíritu Santo y de fe".

    No siempre está claro exactamente lo que significa 'derramar', pero Dios lo dio a los seguidores de Cristo para que pudieran obrar un testimonio de Cristo especialmente eficaz. La obra del Espíritu Santo no viene de la magia o la energía, sino de la poderosa presencia de Dios. Se habla del Espíritu en términos de cantidad y efecto, como ausente o completo. Con el Espíritu viene dones (como sabiduría, gozo, vista y fe).

    ¿Qué cambio hace la obra del Espíritu Santo?

    El cambio ocurre cuando se revelan los propósitos de Dios, y la revelación es una obra del Espíritu Santo. El Espíritu derriba lo viejo, trae lo nuevo y une a las personas. Pero la pregunta clave es "¿por qué?" Jesús no volcó todas las mesas con las que se encontró, solo las mesas de los cambistas.

    Algunas personas ven el cambio y se apresuran a decir: 'Es el Espíritu'. El Espíritu trae lo nuevo, sí, pero lo hace por el Evangelio y con el propósito de llevar a las personas a seguir a Cristo. Ese es el propósito y el contexto de las acciones del Espíritu.

    Las barreras sociales bajan. La verdadera 'justicia' necesita la obra del Espíritu Santo para realizar un cambio interior, creando un compromiso de fe con el Dios de la justicia. En este contexto, el Espíritu rompe lo viejo y construye lo nuevo. Fuera de ese contexto, lo que está sucediendo no es el Espíritu sino un mero cambio: bueno, malo, indiferente o complejo.

    Cómo es el Espíritu Santo

    El Espíritu es como un equipo médico para aquellos que tienen heridas especialmente profundas, por ejemplo, los que han sido violados, los que sufren por lo que hacen los gobiernos despóticos, los que tienen que enfrentar constantemente el racismo de su sociedad, aquellos que están esclavizados por el alcohol, las drogas o el miedo.

    En el propio ministerio de Jesús, la sanidad interior estaba firmemente conectada con la sanidad física, siendo ambas una obra del Espíritu Santo. Dios se preocupa por ti en su totalidad, no solo por tu yo interior. Todos somos seres fracturados que el Espíritu está trabajando para completar.

    El Espíritu da los dones de sabiduría, entendimiento y perspicacia, incluso lo que no se puede conocer de otra manera. La Biblia incluso ha descrito poéticamente a Dios como Sabiduría, para resaltar este don. Sin embargo, es exactamente eso: una descripción poética, enormemente poderosa, fiel y veraz dentro de su contexto.

    Fuera de ese contexto estrecho, el uso de la palabra griega para sabiduría o sus traducciones como un nombre divino se convierte en un sofisma que presenta una imagen muy plana de Dios. La sabiduría, como regalo, impulsa el proceso de discernimiento, por el cual sabemos lo que es y lo que no es de Dios.

    El Espíritu revela, ante todo, a través de las Escrituras. Sin la obra del Espíritu, la Biblia no es más que papel y tinta muerta. Sin la sabiduría y la perspicacia del Espíritu, la ciencia es un mero engaño, la psicología es solo una obsesión por uno mismo, el lenguaje se vuelve solo una herramienta de manipulación y la religión se convierte en realidad en el opio de las masas.

    La obra de libertad del espíritu

    Donde está el Espíritu, hay libertad. Todos estamos destinados, diseñados, creados para ser libres. Pero forjamos cadenas para nosotros y los demás, corrompiendo nuestra libertad hasta que ya no es libertad. Solo alguien que no esté atado por el lío puede liberarnos. Ahí es donde entra Cristo.

    Y, después que Cristo resucitó, entró el Espíritu. El Espíritu es enviado por Cristo a la humanidad, soplado sobre nosotros por Jesús. El Espíritu nos permite participar en la obra de Dios en el mundo. Y lo hace personal. El Evangelio se vuelve nuestro para difundirlo.

    El Reino se convierte en nuestra visión para vivir. La esperanza de Dios para todos se convierte en la esperanza. El dolor de Dios por las situaciones y los hechos de las personas también se convierte en el nuestro.

    Si la obra del Espíritu Santo está siendo aplicada en nosotros, Dios no está distante sino cercano y real. Esta nueva libertad no es algo que "tengamos" o poseamos; es algo que nos tiene al igual que el Espíritu. El espíritu humano se eleva gracias al Espíritu Santo.

    Tal vez quieras saber: Cuáles son las manifestaciones del Espíritu Santo según la biblia

    10 funciones del Espíritu Santo en la vida de los cristianos

    A través del poder del Espíritu Santo, los creyentes son salvos, llenos, sellados y santificados. El Espíritu Santo revela los pensamientos de Dios, enseña y guía a los creyentes a toda la verdad. El Espíritu Santo también ayuda a los creyentes en su debilidad e intercede por ellos.

    Por la obra del Espíritu Santo, los creyentes son salvos, llenos, sellados y santificados. El Espíritu Santo revela los pensamientos de Dios, enseña y guía a los creyentes a toda la verdad, incluido el conocimiento de lo que está por venir. Las siguientes son 10 formas en que el Espíritu Santo obra en la vida de los creyentes:

    1. El Espíritu Santo es un ayudador que enseña y recuerda

    En Juan 14:26 Jesús les dijo a sus discípulos:

    "El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que les he dicho" (Juan 14:26).

    El Espíritu Santo brinda sabios consejos a los seguidores de Cristo. Jesús sabía que se iría y que sus seguidores necesitarían al Espíritu Santo como ayuda y abogado para recordarles sus enseñanzas.

    2. El Espíritu Santo convence al mundo de pecado

    Además de proporcionar un consejo sabio, los abogados también proporcionan pruebas que se utilizan para condenar a los delincuentes. De manera similar, el Espíritu Santo probará el pecado, la justicia y el juicio del mundo.

    Sin embargo, les digo la verdad: les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Auxiliar no vendrá a ustedes. Pero si me voy, te lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo acerca del pecado, la justicia y el juicio” (Juan 16: 7-8).

    3. El Espíritu Santo habita en los creyentes y los llena

    El Espíritu Santo es la presencia de Dios en la vida de los creyentes.

    "¿No sabes que eres el templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en ti?" (1 Corintios 3:16)

    4. El Espíritu Santo es fuente de revelación, sabiduría y poder

    Estas son las cosas que Dios nos ha revelado por su Espíritu. El Espíritu todo lo escudriña, incluso lo profundo de Dios. Porque, ¿quién conoce los pensamientos de una persona, excepto su propio espíritu dentro de ellos? De la misma manera, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios” (1 Corintios 2: 10-11).

    Dios les da a sus seguidores el Espíritu Santo para que puedan conocerlo mejor. Dado que el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, conoce los pensamientos de Dios y los revela a los creyentes. El Espíritu Santo abre los ojos de los creyentes a la esperanza de salvación y la herencia que tienen en Cristo.

    Jesús sabía que sus discípulos necesitarían poder para llevar a cabo su misión de ser testigos del mundo entero. Jesús les dijo a sus discípulos:

    "Pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra" (Hechos 1: 8)

    Los cristianos tienen acceso al poder, la revelación y la sabiduría del Espíritu Santo, tal como el apóstol Pablo escribió a los creyentes en Efesios 1: 17-20.

    5. El Espíritu Santo guía a toda la verdad

    El Espíritu Santo dice lo que está por venir. El Espíritu Santo se llama el "Espíritu de la verdad" en Juan 16:13 porque guía a los creyentes hacia la verdad. Jesús les dijo a sus discípulos que el Espíritu Santo daría a conocer lo que oye y solo hablaría lo que el Padre habla.

    Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad. No hablará solo; solo hablará lo que oiga y les dirá lo que está por venir” (Juan 16: 13).

    6. El Espíritu Santo da dones espirituales a los creyentes

    Los atributos del Espíritu Santo como la sabiduría, el conocimiento y el poder se manifiestan en la vida de los creyentes para el bien de los demás. En 1 Corintios 12: 7-11 se enumeran más dones.

    7. El Espíritu Santo es un sello en la vida de los creyentes

    En el mundo antiguo, un sello era una “firma legal” que acreditaba la propiedad y validaba lo que estaba sellado. El Espíritu Santo es nuestra marca de adopción como hijos de Dios. Jesús envió el Espíritu a sus seguidores para que pudieran confiar en su salvación.

    Así como un depósito o un pago inicial de un automóvil nuevo asegura que el vendedor no se lo venda a nadie más, el Espíritu Santo confirma la validez del mensaje de Cristo y que pertenecemos solamente a Él.

    Y también fuiste incluido en Cristo cuando escuchaste el mensaje de la verdad, el evangelio de tu salvación. Cuando creíste, fuisteis marcados en él con un sello, el Espíritu Santo prometido, que es un depósito que garantiza nuestra herencia hasta la redención de los que son posesión de Dios, para alabanza de su gloria” (Efesios 1:13).

    8. El Espíritu Santo ayuda en la debilidad del cristiano e intercede por ellos

    Todos tenemos momentos en los que nos sentimos débiles y no sabemos qué hacer. El Espíritu Santo nos ayuda a alinearnos con la voluntad de Dios durante esos momentos intercediendo por nosotros.

    De la misma manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos por qué debemos orar, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros a través de gemidos sin palabras” (Romanos 8: 26).

    9. El Espíritu Santo hace nuevos a los creyentes y les da vida eterna

    El Espíritu Santo obra en la vida de los creyentes para renovarnos y santificarnos. Así como el Espíritu Santo resucitó a Cristo de entre los muertos, dará vida eterna a los creyentes en Cristo.

    Pero si Cristo está en ti, aunque tu cuerpo esté sujeto a muerte a causa del pecado, el Espíritu da vida por causa de la justicia” (Romanos 8: 10-11).

    10. El Espíritu Santo santifica y capacita a los creyentes para que den buenos frutos en sus vidas

    La obra del Espíritu Santo en la vida de un cristiano es un proceso continuo. A través de la convicción y el poder del Espíritu Santo, los creyentes no complacerán los actos pecaminosos de la carne (Gálatas 5: 16-21) sino que darán el buen fruto del Espíritu (Gálatas 5: 22-25).

    ¿Blasfemar contra el espíritu?

    Después de toda la charla sobre cuán ilimitada y omnipresente es la gracia perdonadora de Dios, la Biblia nos lanza una curva pronunciada. En el Evangelio de Mateo 12:31, 32 menciona un pecado que no será perdonado, el pecado de blasfemar contra el Espíritu Santo.

    Sin embargo, el versículo de Mateo no dice que Dios no pueda perdonarlo; dice simplemente que Dios no lo hará. Uno puede sentir que hay más que solo un simple hecho. Comencemos preguntándonos cómo es posible que este pecado y solo este pecado no es perdonado. (Lo siguiente es, por supuesto, meras conjeturas informadas sobre un verdadero misterio).

    Actuar y hablar en contra del Espíritu Santo es como ser un hijo perdido que decide que le encanta ser un cerdo y, por lo tanto, no vuelve a casa. Si no se va a casa, su padre nunca se apresura a saludarlo, nunca llega a probar el ternero cebado y nunca puede reiniciar la vida con alguien que lo ama.

    Aunque está completamente disponible, el perdón nunca llegaría, porque aquello que hace que el perdón se produzca no se lleva a cabo. De la misma manera, el único pecado de maldad contra el Espíritu Santo permanece sin perdón.

    Echa un vistazo a: El Pecado Contra el Espíritu Santo. 4 Maneras de Evitarlo

    Pensamientos finales

    La obra del Espíritu Santo es lo más hermoso que podemos experimentar, y se posa en nosotros una vez que aceptamos el sacrificio de Cristo como nuestro único camino a la salvación. Si tenemos al Espíritu con nosotros, somos convencidos de pecado y conocemos realmente lo que quiere Dios de nosotros, además, tenemos el consuelo de un amigo que sabrá darnos sabios consejos en situaciones difíciles.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información