Todo Lo Puedo En Cristo Que Me Fortalece. Significado Y Bases Bíblicas

Dios no quiere que fracasemos. Él promete caminar con nosotros todos los días, a través de cada prueba. Dios nunca nos abandona, y Dios nos da fuerza. Jesucristo es Dios, por lo tanto, cuando venga alguna dificultad puedes decir con toda certeza “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Si leemos la Biblia, podemos encontrar que con Dios todas las cosas son posibles, porque solo Dios puede hacer posible lo imposible.

El hombre puede descubrir cosas que son desafiantes y parecen imposibles. Pero solo Dios puede hacer posible lo imposible. Filipenses 4:13 es un gran versículo que debes tener preparado todos los días: dilo antes de comenzar a trabajar, o ir a una reunión, o tratar de hacer que tu hijo haga algo que no quiere hacer. Recítalo antes de comenzar algo que piensas que no puede hacer, también cuando estés estresado o enojado. Aparta tiempo para Cristo.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece
Índice De Contenidos

    3 Maneras de lograr todo en Cristo

    "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". La realidad es que hay más aliento en este versículo de lo que podrías pensar al principio. Verás, Pablo escribió estas palabras mientras enfrentaba algunas de las peores pruebas de su vida.

    A pesar de la amenaza de dolor y muerte, se dio cuenta de que Dios nos da fuerzas en formas que van más allá de los buenos tiempos y los momentos en los que todo está bien.

    La fuerza de Cristo llega hasta nuestra confusión y dolor. Y es allí donde realmente podemos hacer todo. Aquí hay 3 formas sorprendentes de que todas las cosas sucedan en Cristo:

    1. Declarando la victoria: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”

    Cuando pensamos en la victoria, a menudo imaginamos campeones con trofeos o medallas. Pensamos en focos y cobertura de TV y fama. Ideamos desfiles y celebraciones. Pero la verdadera victoria a menudo ocurre lejos de la multitud.

    En Cristo, ciertamente veremos tiempos alegres, como lo hace cualquiera. Pero lo que realmente nos distingue como seguidores de Jesús es que podemos encontrar la victoria en las pruebas más difíciles.

    Cristo nos da la fuerza no solo para soportar los tiempos difíciles, sino también para crecer durante ellos. No estamos destinados a atravesar el dolor; estamos destinados a ver nuestra fe florecer justo en la cara de nuestras batallas. Dios nos equipa con la armadura que necesitamos para mantenernos firmes:

    "Por lo tanto, colócate la armadura completa de Dios, para que cuando llegue el día del mal, puedas mantenerte firme, y después de haber hecho todo, pararse". (Efesios 6:13)

    Ese es el tipo de fuerza que Jesús da.

    2. A través de la satisfacción

    Si alguna vez hay una pelea en nosotros, los humanos, es la lucha constante por estar contentos. Las decepciones, los contratiempos y los retrasos nos siguen golpeando, nos hacen tropezar rápidamente con la amargura. Después de todo, este mundo nos dice que "merecemos ser felices" y que es fácil aceptar esa mentalidad.

    Pero en Cristo, apartamos nuestros ojos de las cosas que no tenemos, las frustraciones que nos rodean, y las ponemos donde deben estar. Las palabras de Pablo desde la prisión muestran esta verdad espiritual en acción:

    “Sé lo que es estar necesitado, y sé lo que es tener mucho. He aprendido el secreto de estar contento en todas y cada una de las situaciones, ya sea bien alimentado o hambriento, ya sea viviendo en abundancia o necesitado" (Filipenses 4:12)

    ¿Cómo podemos tener este tipo de satisfacción? Al desviar nuestra atención de lo que creemos que necesitamos a lo único que realmente importa:

    “Porque los paganos corren tras todas estas cosas, y tu Padre celestial sabe que las necesitas. Busca primero a Dios, y todas las demás cosas te serán dadas (Mateo 6: 32–33).

    Después de todo, nuestra esperanza no está en lo que tenemos o no tenemos aquí en la tierra. Nuestra esperanza está en Cristo:

    “Tener satisfacción en ayudar a las demás personas es una gran ganancia, porque no nos llevaremos nada de esta mundo” (1 Timoteo 6: 6–7).

    Jesús nos da la fuerza para ver más allá de nuestras circunstancias actuales y confiar en Él para proporcionar todo lo que realmente necesitamos. No nos debe temblar la voz para decir “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, porque sabemos que mientras le busquemos, todas las cosas nos serán añadidas.

    3. Por medio de la fe en su sacrificio

    Sin embargo, nuestra mayor victoria no es realmente la nuestra. Podemos enfrentar cualquier situación y estar contentos sin importar lo que pase debido a un hecho importante:

    Jesús murió en nuestro lugar y volvió a la vida como un verdadero conquistador, y todo lo que logró se acredita en nuestra cuenta. Por medio de esto nos ha regalado:

    Paz

    “Estas cosas te he dicho, para que tengas paz. En este mundo tendrás problemas. ¡Pero anímate! Vencí al mundo "(Juan 16:33)

    Vida

    “Porque Cristo murió por los pecadores para que fueras llevado a Dios. Fue ejecutado en el cuerpo pero vivificado por el Espíritu” (1 Pedro 3:18)

    Un nuevo comienzo

    “Por lo tanto, si alguien está en Cristo, él es una nueva creación; ¡Lo viejo se ha ido, lo nuevo ha llegado!” (2 Corintios 5:17)

    Hay un gran poder en simplemente invocar el nombre del Señor. Cuando toda esperanza parece perdida, Filipenses 4:13 es un gran lugar para comenzar de nuevo. Entonces, donde quiera que estés en tu vida hoy, cualesquiera que sean los desafíos que la vida te presentará hoy, ve con Cristo.

    Él es la fuerza detrás de nuestro éxito. Él es la fuente de recuperación de todos nuestros fracasos. Con Cristo, podemos de hecho a todas las cosas. Podemos soportar todas las cosas. Podemos ser el sobreviviente que Dios quiere que seamos. Y con la ayuda de Dios podemos transformar el fracaso en cosas valiosas.

    No tengas miedo de decir “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Él ganó la victoria, y podemos compartir el premio. Ahora, así es como realmente es posible hacer todo a través de Cristo, solamente con seguirle tendrás la certeza de que todas las cosas que necesites serán añadidas en tu vida.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información