30 Versículos para protección del hogar

Los versículos para protección del hogar nos ayudan a tener tranquilidad porque sabemos que Dios nos resguarda y en su palabra encontramos las razones por las cuales hay que orar y buscar cada día más del Señor, sobre todo en estos momentos tan difíciles. Debemos tener la convicción de que nuestro Padre nunca nos desamparará.

Te invito a leer: El Poder de la oración a la sangre de Cristo por los hijos

De esta manera podemos tener acceso a la protección espiritual, donde el Espíritu Santo posa en nuestro corazón y nos protege de todo mal. Sin embargo, debemos entender que Dios en algún momento nos coloca en situaciones difíciles para probarnos. Así que debemos tener fe de que a pesar de las adversidades, Dios nos protege.

Índice De Contenidos

    20 Versículos para la protección del hogar

    Los versículos para la protección del hogar que podemos encontrar en la biblia son un recordatorio de las promesas que Dios le hizo a sus hijos hasta el fin del mundo. Aquí se ve reflejado el infinito amor y misericordia que el Señor tiene para con que en él creen, ya que en medio de las dificultades de la vida, encontraremos la mano extendida de nuestro Padre Celestial, de la cual sale el poder majestuoso de su presencia.

    De esta manera que debemos buscar de él diariamente y comprender que en su palabra están las herramientas necesarias para combatir al enemigo con oración, palabra de Dios y con fe. Estos versículos son un regalo de Dios para la protección de nuestro hogar, el cual debe ser un recinto de paz y gozo, llena del Espíritu Santo. Aquí te mostramos los versículos más relevantes:

    1.-  Salmos 18:35-36

    “Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar. Me has despejado el camino, así que mis tobillos no flaquean”

    2.- Isaías 54:17

    “Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová”

    3.- Salmos 32:7

    “Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación”

    4.- Deuteronomio 31:6

    “Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará”

    5.- Hebreos 13:6

    “Así que podemos decir con toda confianza: El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?”

    6.- Efesios 6:11

    “Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo”

    7.- Isaías 54:17

    “No prevalecerá ninguna arma que se forje contra ti; toda lengua que te acuse será refutada. Esta es la herencia de los siervos del Señor, la justicia que de mí procede

    —afirma el Señor—“

    8.- Isaías 46:4

    “Aun en la vejez, cuando ya peinen canas, yo seré el mismo, yo los sostendré. Yo los hice, y cuidaré de ustedes; los sostendré y los libraré”

    9.- Salmos 18:30

     “El camino de Dios es perfecto; la palabra del Señor es intachable. Escudo es Dios a los que en él se refugian”

    10.- Efesios 6:11

    “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”

    11.- Salmos 32:7 (RVR60)

    “Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás. Selah”

    12.- Salmos 46:1

    “Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”

    13.- Hebreos 13:6

    “De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre”

    14.- Salmos 59:16

     “Pero yo le cantaré a tu poder, y por la mañana alabaré tu amor; porque tú eres mi protector, mi refugio en momentos de angustia”

    15.- Salmos 3:3

    “Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo; tú eres mi gloria; ¡tú mantienes en alto mi cabeza!”

    16.- Filipenses 4:12-14

    “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación”

    17.- Salmos 34:7

    “El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y los rescata”

    18.- Salmos 121:7

    “El Señor te protegerá de todo mal; El guardará tu alma”

    19.- Proverbios 18:10

    “El nombre del SEÑOR es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo”

    20.- Salmos 61:3

    “Porque tú has sido refugio para mí, torre fuerte frente al enemigo”

    21.- Salmos 18:2

    “El Señor es mi roca, mi baluarte y mi libertador; mi Dios, mi roca en quien me refugio; mi escudo y el cuerno de mi salvación, mi altura inexpugnable”

    22.- Juan 16:33

    “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo”

    22.- 2 Tesalonicenses 3:3

    “Pero fiel es el Señor quien os fortalecerá y protegerá del maligno”

    23.- Isaías 41:10

    “No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia”

    24.- Isaías 54:17

    “Ningún arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se alce contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del Señor y su justificación viene de mí - declara el Señor”

    25.- Salmos 91:1-3

    “El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío. Porque El te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal”

    26.- Salmos 121:7-8

    “El Señor te protegerá de todo mal; El guardará tu alma. El Señor guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre”

    27.- 2 Timoteo 4:18

    “El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén”

    28.- Salmos 91:11-12

    “Pues El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos. En sus manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra”

    29.- Proverbios 30:5

     “Toda palabra de Dios es digna de crédito; Dios protege a los que en él buscan refugio”

    30.- Proverbios 18:10

      “Torre inexpugnable es el nombre del Señor; a ella corren los justos y se ponen a salvo”

     A qué se le considera el poder de Dios

    La protección de nuestro Señor tiene que ver con el fruto que nutre nuestra fe como creyentes, donde él nos protege cuando coloca instrumentos espirituales en nuestra vida para poder defendernos del adversario.

    Por un lado, cuando eres mujer, esposa, madre, resulta ser muy complicado en mantener un hogar en perfecto estado, ya que a veces el tiempo no nos alcanza y nos sentimos realmente cansadas, y muchas veces incomprendidas, ya que es una carga muy pesada. Pero si le dejamos esas cargas a Dios  y le damos el control de nuestro hogar, las cosas podrían aligerarse mucho.

    Te puede interesar leer: Las 15 Mujeres En La Biblia Que Marcaron La Diferencia

     Ciertamente la mujer dentro del hogar siente el afán de la rutina, de que todo marche de forma correcta y a veces buscan hacerlo por su propia cuenta. Lo cual es un error porque debemos primeramente procurar que Dios sea nuestra prioridad y luego todas las cosas irán siendo añadidas, tal como lo revela su palabra:

    “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:24-33)

    En este sentido, debemos buscar primeramente a nuestro Padre y confiar plenamente en su palabra, conociendo que gracias a nuestra fe nuestro hogar estará siempre resguardado por Dios. Pero nosotros como creyentes debemos dar el ejemplo en nuestra casa, a nuestros hijos y  esposo, proporcionarle una buena educación y darles a conocer el poder de Dios en la vida.

    Nuestra mayor prédica es nuestro testimonio, así que con nuestro ejemplo estaremos proclamando las buenas nuevas de Cristo, donde la oración, el ayuno, la lectura de la palabra, las alabanzas y la adoración son los instrumentos más poderosos que tenemos para alejar el mal de nuestro hogar y mantener la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, tal como se aprecia en la biblia:

    “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7)

    Versículos para protección del hogar
    Versículos para protección del hogar

    De esta manera tenemos la responsabilidad dentro de nuestro hogar para ser esa sacerdotisa en la familia, acompañar a nuestro esposo espiritualmente para que pueda seguir los caminos de Cristo, teniendo en cuenta que él es nuestro único camino a la salvación. De igual forma debemos velar y cuidar por la vida espiritual de cada uno de los miembros de nuestra familia, de esta manera tendremos un hogar limpio y protegido, Tal como se revela en su palabra:

    “Si te humillas, y te vuelves al Todopoderoso, y alejas el mal de tu casa, y si miras aun el oro más precioso como si fuera polvo, como piedras del arroyo, el Todopoderoso será entonces tu oro y tu plata en abundancia. Él será tu alegría, y podrás mirarlo con confianza” (Job 22:23-26)

    En la actualidad podemos ver como las familias han sacado a Dios de sus hogares, dándole prioridad a aquello que les pervierte, daña, corrompe y destruye. Pero la condición para que Dios bendiga a tu familia es que lo busques a él con todo tu corazón, para que así puedas alejar de tu casa todo lo que no edifica.

     Así que es tiempo de regresar a los brazos de aquel que creó la familia, y alejarnos de toda perversión, insensibilidad  y orgullo. Debemos dedicarle tiempo al creador del cielo  de la tierra, a quien tiene cuidado de nosotros, al Todopoderosos, para así tener la certeza de que en nuestro hogar no entrará el mal, no dándole lugar al enemigo. Tal como lo vemos en su palabra:

    “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:26-29)

    Por el contrario debemos realizar en nuestro hogar devocionales a Dios, donde la familia se reúna a orar, ayunar, leer la palabra, compartir, alabar y adorar a nuestro Señor con júbilo y gozo. Poner todo en manos de Dios para que él tome el control de nuestra vida y nos mantenga en su santa presencia siempre. De esta manera nada nos faltará cuando Jehová es nuestro guía, nuestro pastor, nuestro Padre:

    “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma;

    Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Salmo 23:1-4)

    Es muy probable que dentro de tu hogar tengas muchas necesidades económicas y espirituales, donde necesites esa luz al final del túnel. Pero cada situación adversa que estés viviendo será restaurada cuando le entregues tu corazón al Señor y apartes de tu hogar toda contienda, desunión y competencia malsana.

    Debes hacerlo con compromiso y responsabilidad delante de nuestro Señor para que restaures la relación con él y puedas liberarte de las cargas impuestas en el mundo. De esta manera tu hogar será tu refugio, un lugar de paz donde puedes encontrar en todo momento la presencia del Señor.

    Puedes leer: 8 Mensajes cristianos para la familia

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir