6 Niveles De Madurez Espiritual. Características Y Aplicación

Existen seis niveles de madurez espiritual y todos nos encontramos en una de ellas. Los tres primeros son principalmente externos; los últimos tres son más internos, aunque, por supuesto, hay movimientos interiores profundos en las tres primeras etapas más externas, y existen compromisos serios con el mundo exterior en las últimas tres etapas.

Este patrón aparece con consistencia a lo largo de la historia de la espiritualidad cristiana. Pero recuerda, cualquier esquema de este tipo es una simplificación excesiva, incluso cuando describe un camino de crecimiento espiritual probado por el tiempo. Dios siempre es libre de volar nuestros pequeños mapas para llevarnos a la plenitud que se nos ofrece en Cristo.

Índice De Contenidos

    Niveles de madurez espiritual

    Las etapas o niveles de madurez espiritual son las que se muestran a continuación:

    Niveles de madurez espiritual

    1. Primer despertar

    En algún momento te despiertas y conoces la realidad de Dios. Hay alguna necesidad, algún evento precipitante, alguna intervención que te inquieta, inspira tu búsqueda de Dios o requiere que le des sentido a una experiencia espiritual que simplemente ya no puedes ignorar.

    Es como si te hubieras despertado de una larga noche de sueño con la luz del sol entrando por la ventana y te preguntaras por qué dormiste hasta tan tarde.

    No se sabe cuánto puede durar este nivel, pero generalmente termina cuando has encontrado tu camino hacia una comunidad donde puedes ingresar al segundo de los niveles de madurez espiritual "Creer y Pertenecer". Hay dos formas en que puedes quedarte atascado en la etapa uno y no seguir adelante.

    Primero, si despiertas ahora a la realidad de Dios, es posible que no sepas qué hacer a continuación: no hay nadie que te guíe, no hay apoyo para tu viaje. En segundo lugar, tocado por lo Divino, puedes darte cuenta del gran contraste entre la santidad de Dios y tu propia vida. Puedes sentirte abrumado, incluso paralizado, por tu propio sentido de inferioridad, indignidad y desesperación.

    Te interesa conocer: 8 Síntomas después de una liberación espiritual

    En ambos casos, necesitas una comunidad de personas que puedan extenderte la gracia y el amor de Dios. A través de tu ministerio, encuentras valor y dirección para levantarte hacia la luz que te ha llegado, abrazar el amor de Dios en Cristo y avanzar hacia la plenitud de Dios.

    2. Creer y pertenecer

    El primer nivel de madurez espiritual es el punto en el que te vuelves consciente de Dios por primera vez. El Primer Despertar generalmente conduce a la segunda etapa, "Creer y Pertenecer". En esta etapa de nuestro viaje nos conectamos con una comunidad donde aprendemos las doctrinas esenciales del cristianismo.

    Aquí, estamos formados por nuestra asociación con otros, nuestra asistencia a la adoración y nuestra participación en experiencias que nos enseñan la fe. Esto luego conduce a la tercera etapa, "Servicio y liderazgo". Es muy posible que te encuentres sirviendo durante el segundo nivel o etapa, por lo que los niveles de madurez espiritual pueden superponerse.

    Pero en el segundo nivel, aunque puedes participar en un proyecto de servicio, o liderar la adoración, el enfoque se centra principalmente en el aprendizaje y la pertenencia. El servicio puede ser una excelente manera de aprender; unirte a otros es una excelente manera de pertenecer y conectarte.

    Cómo crecer más allá de la etapa dos

    Hay varias formas en que puedes quedarte atascado en la etapa dos y no seguir adelante. Primero, podrías volverte celoso de la doctrina. Es interesante y divertido aprender sobre la teología cristiana. También puede darte una sensación de poder.

    Si comprendes, digamos, la Tradición Reformada mejor que otros, aprendes métodos exegéticos de estudio de la Biblia o estudias el griego del Nuevo Testamento, puedes sentir que tienes la ventaja en los debates doctrinales.

    Tu conocimiento puede convertirse en una fuente de orgullo y una herramienta que puedes utilizar para demostrar que los demás están equivocados y darte a ti mismo un sentido de superioridad. Alternativamente, quizás sientes que nunca podrás saber lo suficiente; impulsado por el perfeccionismo, es posible que te encuentres siempre aprendiendo y nunca haciendo mucho con lo que sabes.

    En segundo lugar, puedes llegar al lugar en el que amas tanto a tu pequeño grupo o círculo de amigos que esa calidez se va a convertir no solo en una fuente de consuelo, sino en una forma de excluir a los demás y evitar el crecimiento. A la mayoría de nosotros no nos gusta el cambio y, por lo tanto, una vez que sabemos lo que creemos que necesitamos saber y tenemos amigos cristianos que disfrutamos, simplemente dejamos de crecer.

    Pero el crecimiento cristiano requiere incomodidad. Para crecer necesitas hacer algo con lo que crees para que el Espíritu Santo te enseñe más. Para crecer, necesitas salir de tu círculo cómodo, servir entre otros y encontrar el Espíritu Santo creciendo a través de experiencias y relaciones desafiantes.

    Si lo haces, pasarás a la etapa tres: “Servicio y liderazgo”, y esto te abrirá una experiencia completamente nueva en tu viaje espiritual hacia la plenitud de Jesucristo.

    3. Servicio y liderazgo

    Puedes quedarte atascado en la segunda etapa si te encaprichas con los debates doctrinales o te preocupas por no saber nunca lo suficiente. Pero si creces de una manera saludable y pasas del despertar a creer y pertenecer, eventualmente pasarás a una temporada de servicio y liderazgo.

    Durante esta temporada, te involucras mucho en los ministerios de compasión o administración, evangelismo o justicia. Puedes servir en un comité, ofrecerte como voluntario para el coro o como maestro de escuela dominical, participar en un proyecto de servicio o misión, capacitarte como ministro, responder a un llamado al servicio misional o convertirte en diácono.

    Más allá de la tercera etapa

    En muchas comunidades, esta etapa es el pináculo de la vida cristiana. Sin estar familiarizados con la historia de la espiritualidad y los niveles de madurez espiritual, los movimientos populares llevan por error a los cristianos a la etapa tres y los dejan allí. Pero hay cuatro etapas más y, a menos que los discípulos las conozcan, lo que puede ser un nuevo despertar a la fe se convierte en una crisis debilitante.

    La siguiente etapa, la cuarta etapa del crecimiento cristiano, lo llamamos "El segundo despertar". Se trata de una etapa de profundo crecimiento, pero a menudo se malinterpreta. Aquellos que han servido durante mucho tiempo y fielmente llegan al punto en que preguntan: "¿No hay algo más?"

    Si no saben que esta nueva búsqueda es una señal de que el Espíritu Santo los empuja a profundizar su experiencia de fe, pueden frustrarse con su fe y abandonar la iglesia; a veces abandonan por completo su fe. Pero este es solo el comienzo de un nuevo movimiento de gracia en sus vidas.

    4. Segundo despertar

    Una vez, un cristiano maduro e involucrado se acercó a mí en privado y me preguntó: "¿No hay más en la vida cristiana que esto?" Aquí estaba un anciano, activo en el ministerio, muy competente en el trabajo, bien establecido y respetado, pero que llegó a un punto en el que todas estas cosas se sentían vacías, ya no daban vida.

    Con demasiada frecuencia, aquellos que comienzan a experimentar esta experiencia árida y desértica en sus vidas espirituales, la ignoran y siguen continuando hasta que se quedan sin fuerza. A veces encuentran otra causa que les da energía, o se enojan y se frustran por cosas en la iglesia o en la denominación, y esto también les da energía.

    Pero esta nueva energía se disipa después de un tiempo y, a menos que encuentren algo nuevo que los emocione por un tiempo, esa molesta sensación de vacío regresa. Otros piensan que están enfrentando algún tipo de agotamiento, y abandonan compromisos que ya no nutren ni satisfacen y se encuentran a la deriva espiritualmente.

    Muy pocos exploran su experiencia con un pastor, amigo o director espiritual. Si lo hicieran, y ese amigo tuviera la experiencia suficiente para discernir la obra del Espíritu Santo en la vida de la persona, aprenderían que, en lugar de un problema que superar trabajando más duro, lo que estás experimentando es un signo genuino de una invitación de Dios a pasar a una nueva etapa de crecimiento espiritual: la etapa cuatro: "Segundo Despertar".

    Es una etapa de volver a descubrir a Dios

    Lamentablemente, sin dirección ni perspicacia, muchos de los que experimentan esta invitación a una vida más profunda creen, en cambio, que están perdiendo la fe; se desilusionan de Dios o culpan a la iglesia por no satisfacer sus necesidades. Esta es una etapa de profundo crecimiento que requiere una guía espiritual competente.

    El aflojar las viejas certezas no es una pérdida de tu fe, sino una invitación a una convicción más profunda, aunque diferente. Tu búsqueda de dirección y significado en la vida no necesita alejarte de la iglesia, pero puede llevarte a una vida de fe más profunda.

    Tu desilusión con Dios o la religión no es una señal de tu insuficiencia o fracaso; más bien, indica la ruptura necesaria con los apegos estáticos y la religiosidad para que puedas abrirte a una nueva experiencia de abundancia espiritual a través de la fe.

    Lo que necesitarás para avanzar

    Necesitará al menos tres cosas para avanzar en la etapa cuatro. Primero, la conciencia de que hay una etapa más allá del Servicio y el Liderazgo, porque sin ella pensarás que algo salió terriblemente mal. Segundo, paciencia y compasión contigo mismo porque esta etapa puede ser extremadamente desorientadora, incluso aterradora.

    Y tercero, una amistad espiritual con alguien que no se siente amenazado por tus preguntas y tus expresiones de frustración, alguien que no intentará curarte, pero que entiende los caminos misteriosos de Dios lo suficiente como para mantenerte en la fe, ayudándote a creer que tu Creador está contigo.

    Una señal segura de que estás atravesando esta etapa es la presencia de un sentimiento de amor en expansión, porque el amor es lo único que puede llevarte a lo largo de estos últimos niveles de madurez espiritual.

    Después del segundo despertar, ¿qué?

    La cuarta etapa del viaje espiritual te llevará más profundamente a tu corazón. En la cuarta etapa, el Espíritu Santo te invita a volverte hacia adentro para despertar a la profundidad de la intimidad interior con Dios. Esto no significa que no hayas probado a Dios hasta ahora. Pero sí que tu relación se está moviendo a un nivel diferente. En esta etapa, estás descubriendo a Dios de nuevo.

    El cuarto nivel, "Segundo despertar", es una profundización de tu experiencia en la presencia de Dios, pero eso no significa que sea fácil. Existen desafíos reales a medida que la relación madura. Todavía no eres quien Dios te ha destinado a ser y Dios es diferente de lo que alguna vez pensaste que era.

    Esta tensión puede causar desilusión con Dios, la iglesia y contigo mismo

    La desilusión con Dios no significa que Dios sea insuficiente o que la iglesia te esté fallando; significa, más bien, que debes cambiar, y el cambio no es fácil porque ahora te enfrentas cara a cara con los impedimentos que se interponen entre el Dios que tanto te ama y tu persona. En los párrafos que siguen, describiré experiencias que inevitablemente tendrás en algún momento a medida que avance en tu "Segundo despertar".

    Golpeando "el muro": el papel de la crisis personal en el viaje espiritual

    En algún momento, generalmente iniciado por una crisis personal o algún otro desafío, te enfrentarás cara a cara con una confrontación entre tu voluntad y la de Dios. En este enfrentamiento se expone una idolatría sutil, una que hasta ahora has podido tapar, que ha permanecido oculta a tus ojos.

    La idolatría de la que hablamos es la siguiente: quieres a Dios siempre que puedas tenerlo en tus propios términos, siempre y cuando realmente no tengas que cambiar en los lugares más profundos de tu vida y al final mantengas el control. Esto es, en palabras de Pablo, “tener apariencia de piedad pero negar el poder” (2 Timoteo 3,5).

    Esto es evitar la cruz de Cristo. La Cruz apunta a tu salvación, transformación y resurrección espiritual. Debes experimentar la Cruz tú mismo. Cuando golpeas el Muro espiritualmente, la Cruz ya no es una idea o doctrina, es lo que te va a dar el pase a la eternidad con Dios.

    Estás unido a Cristo en su muerte, y si vas por el camino de la Cruz, estarás unido a él en su resurrección. Aquí liberas tu ego, tu yo falso y caído, que ha tratado de jugar a ser Dios durante demasiado tiempo. Y si lo haces, despertarás a un rostro de Dios que no has conocido hasta este momento, una intimidad profunda que solo has deseado.

    Avanzando en la vida espiritual: la oración de Jesús como socio

    En el Muro, tienes que enfrentar lo que se interpone entre Dios y tú, y eso nunca es fácil. "Es tu práctica espiritual", especialmente la oración interior, la meditación y la contemplación que te acompañará hasta el nuevo yo que te espera del otro lado.

    La oración desde el corazón (Oración de Jesús, oración contemplativa) es la “tecnología” espiritual más universal para lograr lo que todas las personas buscan: la unión con Dios. Que sea relativamente desconocido hoy en día no significa que sea extraño o esotérico. Tampoco es solo para personas que se encuentran en el último de los niveles de madurez espiritual, solo tienes que concentrarte y establecer ese momento como prioridad.

    Para orar encuentra un lugar tranquilo, siéntate quieto con la espalda recta y comienza dando gracias. Sigue tu respiración fácil, inhalando y exhalando y libera toda la tensión. Sumérgete en la presencia de Dios. Respira suavemente, dando a tus pensamientos la libertad de ir y venir. Al igual que los copos de nieve, puede que los notes, pero no debes sostenerlos. Simplemente déjalos caer.

    Dejarlos caer no será fácil. Tu mente hará desfilar muchas cosas frente a ti. Las listas de tareas pendientes, los problemas con los que estás lidiando y tus propios sueños llevarán tu atención lejos de Dios. El perro que ladra de al lado te molestará. Los recuerdos de antaño te divertirán.

    Las cosas feas también se aglomerarán sobre ti: lujurias, miedos, ambiciones. No luches contra ellos, no los juzgues ni los sigas. Míralos y ten en cuenta que eres consciente de ellos. Esta conciencia es la clave. Cuando estás consciente, estás presente, para Dios y para ti mismo ante Dios.

    Cuando algo te aleja de nuevo, simplemente toma nota de que te alejaste temporalmente y regresa a tu comunión con Dios. Abre tu corazón al amor. Emborráchate de amor y llénate de luz. Tus pensamientos y sentimientos indomables se desorientarán cuando encuentren un alma que se encuentra en amor; retrocederán, créeme. El Amor domesticará a las bestias salvajes que hay en tu interior; tu mente, tus órdenes y tu voluntad no pueden.

    Quizás te puede interesar: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    5. La exteriorización

    El quinto de los seis niveles de madurez espiritual está marcado por un nuevo giro hacia los demás y la creación. En esta etapa, tu vida expresa una integración de tu crecimiento hasta ahora, un arraigo profundo en tu intimidad con Dios a través del Espíritu. En la etapa anterior, la etapa cuatro, te volviste hacia adentro después de años de servicio y liderazgo activos y externos.

    Buscabas más de Dios de lo que habías conocido antes, una experiencia real de encuentro con Dios que ni la doctrina ni el servicio evangélico podrían brindarle. La doctrina y el servicio fueron de vital importancia para tu viaje, pero llegó un momento en que la crisis o el hambre espiritual te hicieron profundamente consciente de un vacío interior que nadie más que Dios podía satisfacer.

    En la Etapa Cinco, el Espíritu te mueve hacia afuera nuevamente en amor, un amor que te impulsa a una experiencia de abundancia que no has conocido hasta este momento. En el pasado, era principalmente tu cabeza la que te dirigía: los "deberes" te hacían seguir avanzando, cuidando a los demás, manteniendo tus prácticas. Pero ahora, en la Etapa Cinco, tu corazón te dirige y tu cabeza sirve a tu corazón.

    En esta etapa, la guía espiritual es necesaria para ayudarte a discernir lo que este Poder dentro de ti te impulsa a ser y hacer. Sientes el mayor propósito de Dios para ti, pero es posible que no sepas qué significa exactamente eso. Todavía sufrirás en esta etapa tanto (o incluso más) como antes. Pero ahora sacas fuerzas de los inescrutables recursos del Espíritu y de tu experiencia real de unión permanente con Cristo.

    Por último, es posible que te encuentres luchando con una frustración persistente a pesar de la presencia del amor de Dios en tu corazón. Tu amor por Dios y por los demás, combinado con tu compromiso con la justicia de Dios, puede llevarte a hacer cosas que se perciben como extrañas, peligrosas y, a veces, contrarias a la corriente principal de la sociedad que te rodea.

    Además, es posible que no te interesen las cosas que le interesan a la mayoría de las personas. Es probable que la mayoría de las personas que te rodean no compartan tus intereses. Esto puede llevar a una sensación de soledad y aislamiento incluso en medio de una comunidad fuerte.

    En esta etapa, necesitarás buscar a otros que están emergiendo de la Etapa Cuatro y el Muro, personas que compartan tus experiencias y que puedan servir como compañeros en tu viaje más profundo hacia la plenitud de Cristo.

    Peligros

    La mayoría de la gente tiende a pensar en una meta espiritual como un ascenso de un nivel más bajo a uno más alto, como si uno estuviera subiendo una escalera o una montaña. Hay precedentes bíblicos de esto. Jacob soñó con una escalera entre el cielo y la tierra. Moisés subió al monte Sinaí para encontrarse con Dios, Jesús subió al monte.

    Lo más probable es que tu también hayas considerado estos niveles de madurez espiritual como pasos en un viaje hacia una mayor intimidad con lo Divino. Puedes estar tratando de subir los escalones hacia arriba, esforzándote espiritualmente por encontrar la plenitud de Dios.

    Por otro lado, es posible que no lo intentes en absoluto porque parece demasiado trabajo o te resistes a lo que parece ser imposible. Trabajar duro para escalar la montaña o evitarla por completo: estos son peligros a medida que avanzas en la vida espiritual.

    6. Permanecer en el amor

    Estos niveles de madurez espiritual pueden pensarse y experimentarse como un camino ascendente. Pero existen peligros al considerar la vida espiritual como un ascenso. En nuestro mundo, las personas tienden a arañarse unas a otras para llegar a la cima de la escalera corporativa, o mirar hacia abajo con un sentido de superioridad sobre los que están en una posición más baja que ellos.

    El crecimiento espiritual requiere discípulo y coraje, pero el esfuerzo y la voluntad propia casi siempre terminan en un desastre espiritual. Recuerda, el esfuerzo por alcanzar los cielos con la Torre de Babel fue un error colosal de arrogancia humana (Génesis 11). Si algo nos enseña Cristo es que el camino hacia arriba es hacia abajo, el camino a la grandeza es a través de la humildad, la manera de poseer todo es dejarlo todo.

    La sexta etapa; "permanecer en el amor", es el punto final del viaje, la meta de la búsqueda espiritual. Cuando llegas aquí, te das cuenta de que no has estado viajando hacia arriba, sino hacia las profundidades de tu ser; has estado yendo hacia abajo, hacia la plenitud de tu humanidad. Te has convertido en una persona totalmente integrada.

    Convertirte en la persona que Dios te ha llamado a ser

    No has alcanzado el pináculo de la perfección; en cambio, te has convertido más plenamente en la persona que Dios ha formado con un propósito. Eres dueño de quien eres. No tienes nada que demostrarle a nadie más. No necesitas nada para sentirte exitoso o digno de ser amado.

    No tienes la necesidad de un coche nuevo, una casa mejor, otro cónyuge. Aceptas lo que eres y tus idiosincrasias. Recibes la vida tal como es y has aprendido a soltar pensamientos. Juzgarte a ti mismo y juzgar a los demás ya no es una necesidad. Por otro lado, ya no te molestan los desafíos que se te presentan ni te atraen las oportunidades que debes aprovechar o perder.

    No estás apegado a las cosas, ni siquiera a tu vida. Hay una ecuanimidad y una magnanimidad que te poseen. Estás libre de todo lo que una vez te mantuvo cautivo. Esto no significa que no te preocupes por cosas como la injusticia, tu familia o tu trabajo. Significa que tu vida se lleva a cabo con una fuente completamente diferente.

    Estás permaneciendo en el amor de Dios. Esto significa que corregirás los errores del mundo y lucharás contra la injusticia. Además, te preocuparás por los demás de manera más efectiva que cuando todavía eras mucho de ti o había demasiado de tu ego sin curar, como para arruinar incluso tus mejores intenciones.

    Hay algo que decir a favor de confiar en una base sólida; una roca cuando la vida parece que se te escapa. Si está buscando fortalecer su relación con Dios y descubrir sus dones espirituales, aquí hay cinco cosas que puede hacer hoy.

    ¿Cómo crecer espiritualmente?

    Podemos crecer espiritualmente al:

    1. Olvidar el pasado y concentrarnos en el futuro

    Como dijo el apóstol Pablo, es necesario olvidar lo que queda atrás y enfocarse en lo que está por delante. Proseguir hacia la meta por el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Ya sea bueno o malo, deja el pasado atrás y esfuérzate por la excelencia en Cristo. Evita insistir en errores, fracasos, reveses y pecados del pasado y concéntrate en vivir una vida de pureza que glorifique a Dios.

    2. Perdonar

    Aferrarte a los males que otros te hicieron no ayudará a tu crecimiento espiritual en Cristo. Es necesario hacer un esfuerzo concertado para perdonar a otros sus ofensas. Las personas que se han negado a perdonar a otros no superan fácilmente otras cargas en sus vidas. Las estadísticas incluso nos muestran que aquellos que tienen mala salud y están dispuestos a perdonar a otros se recuperan más rápido que los que se niegan a dejar ir y perdonar a quienes las ofendieron.

    3. Aprender a orar

    Aprende la dinámica de la oración. Todo hijo de Dios debe orar y no desmayar. Cuando oramos, obtenemos resultados. "Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan todo lo que quieran, y se hará". (Juan 15: 7)

    Necesitas aprender acerca de: Los dones y frutos del Espíritu Santo según la biblia

    Establecer una relación cercana con Dios cuenta más que nada en el camino espiritual de la vida. Una relación personal con nuestro creador es una forma segura de hacer crecer nuestra vida espiritual. Será una experiencia bastante triste que el último día que nos digan “Apártense de mí, hacedores de iniquidad, no los conozco”. (Mateo 7:23), así que tomemos con respeto y seriedad las cosas de Dios.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información