6 Tipos De Orgullo Según La Biblia. Reflexión

El orgulloEl Señor, en Su abundante Misericordia, viene a ti día y noche y entra gozosamente en tu alma cuando está abierta a Él. Incluso las luchas más grandes no impiden que nuestro Señor venga a ti. Pero una cosa, especialmente, te mantiene alejado de Dios, Y esa es el orgullo.

El orgullo es la madre de todos los pecados y, en pocas palabras, es lo equivalente a egoísmo. Es una forma de entregarse a sí mismo como la principal preocupación. El problema con esto es que fuiste creado por Dios con el propósito de darte a ti mismo. Está en tu propia naturaleza convertirte en un regalo para los demás.

Y solo entregándote a Dios y a los demás, descubres quién eres y, en ese acto, te conviertes en quien fuiste creado para ser. De modo que cuando hay orgullo, en tu intento de preocuparte por ti mismo, en realidad tienes el efecto de destruirte. El orgullo te deja contigo mismo y no deja lugar para otro, ni siquiera para Dios. Este estudio te ayudará a entender muchas más cosas sobre este tema.

Quizás te puede interesar: El pecado del orgullo según la biblia

Índice De Contenidos

    Una reflexión sobre el orgullo y la humildad

    Dos de las parábolas de Jesús dan especial énfasis a la humildad. La parábola de los invitados (Lucas 14) explica cómo ser humilde evitaría la vergüenza de un invitado. La parábola del fariseo y el recaudador de impuestos (Lucas 18), explica que una persona humilde agrada más a Dios que uno orgulloso. Ambas parábolas terminan con la misma frase:

    "Porque todo el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado".

    Estas parábolas y otros pasajes bíblicos dejan en claro que la humildad es una virtud, pero aún es difícil de definir. ¿Es la humildad una idea? ¿Un sentimiento? ¿Un estado de ánimo? ¿Una forma de responder a las situaciones? ¿Alguna combinación de estos? Antes de que podamos practicar efectivamente esta virtud, debemos comprender su naturaleza.

    Naturaleza de la humildad y el orgullo

    Tanto la humildad como su opuesto, el orgullo, se derivan de nuestra actitud hacia nosotros mismos. Si nos consideramos fundamentalmente imperfectos y, por lo tanto, dependientes de Dios, pensaremos, hablaremos y actuaremos con humildad. Por el contrario, si nos consideramos perfectos y autosuficientes, pensaremos, hablaremos y actuaremos con orgullo.

    La diferencia de actitud es obvia en el comportamiento del fariseo y el recaudador de impuestos. El primero llenó su oración de autocomplacencia: “No soy como los demás: estafadores, injustos, adúlteros, ni siquiera como este recaudador de impuestos.  Ayuno dos veces por semana; Pago diezmos de todo lo que obtengo". Este último se centró en su imperfección: "¡Dios, ten misericordia de mí, un pecador!"

    En la cultura contemporánea, con su énfasis en la autoestima y la autoadmiración, a menudo hasta el punto del narcisismo, podemos sentir la tentación de ver al fariseo como una persona normal, y al recaudador de impuestos como un desafío psicológico.

    Además, podemos creer que debemos enorgullecernos sin reservas de nuestros logros, incluidos nuestros logros educativos y profesionales y nuestros éxitos como cónyuges y padres. Pero si examinamos ese punto de vista de cerca, veremos que es defectuoso.

    ¿De qué depende el éxito y cómo se relaciona con el orgullo y la humildad?

    Los principales componentes del éxito de cualquier tipo son el talento y el esfuerzo. El primero no es algo que creamos, es un regalo otorgado por Dios. Esto último es en parte una cuestión de nuestra elección y en parte un resultado de la capacitación, el estímulo y el ejemplo de los padres, maestros y otras personas.

    Por lo tanto, debemos sentirnos bien con nosotros mismos por elegir sabiamente, pero aún más importante, agradecidos con Dios por nuestro talento y con las personas influyentes en nuestras vidas por su guía.

    La clave para reemplazar el orgullo por la humildad es comprender el papel de los demás. Reconocer ante a todo Dios, por encima de nuestros logros. La recompensa por hacerlo se establece en las dos parábolas: "Todo el que se humilla será exaltado". El sentido sobrenatural de esas palabras es obvio. No es tan obvio el sentido natural:

    • Todos los que se sienten humildes apreciarán las limitaciones de su conocimiento y estarán motivados para superarlos.
    • Todos los que son humillados estarán más abiertos a las percepciones de otras personas y serán más propensos a crecer en sabiduría.
    • Todo el que sea humillado será más sensible a las impresiones del Espíritu Santo, y será más probable que las escuche.
    • Todos los que son humillados serán más conscientes de sus propias debilidades, errores y fallas y, por lo tanto, serán más propensos a perdonar a los demás.

    6 diferentes formas de orgullo en la Biblia

    Aquí hay 6 formas de orgullo que debemos reconocer. Las primeras tres formas de orgullo son obvias. Los segundos tres son menos llamativos. El orgullo es un pecado grave. Puede ser atroz pero discreto. Debido a que es tan engañoso, a menudo ignoramos nuestro orgullo. La conciencia del orgullo es esencial ya que obstaculiza nuestra relación con Dios.

    Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes. (Santiago 4: 6b)

    Hay 6 formas de orgullo enseñadas en las Escrituras que debemos reconocer. Debido a que esperamos orgullo cuando tenemos éxito, las primeras tres formas son más obvias. Dado que no esperamos este sentimiento cuando fallamos, las segundas tres formas son menos llamativas.

    1. Auto-exaltación: El orgullo se da crédito a sí mismo

    Cuando una persona tiene éxito y se da crédito a sí misma, se enorgullece. Este es el atleta que grita: "Soy el más grande". Este es el científico que proclama: "Soy el más inteligente". Este es el político que se jacta: "Yo soy la única razón de nuestro éxito". Dios nos recuerda que todo lo bueno viene de él.

    No se dejen engañar, mis amados hermanos. Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, desciende del Padre de las luces, con quien no hay variación ni sombra debida al cambio. (Santiago 1: 16-17)

    Nuestra tendencia humana es darnos crédito a nosotros mismos cuando tenemos éxito. Atribuimos nuestra belleza física a nuestra dieta saludable y ejercicio constante. Creemos que nuestra ética de trabajo creó nuestro éxito financiero. Aplaudimos nuestra amabilidad por nuestras muchas amistades.

    Jesús advierte que Dios humillará a los que se exaltan a sí mismos. Todo lo bueno viene de Dios. No aportamos nada. Dios cumplió todo, incluso todo lo que pertenece a nuestra salvación.

    Porque por gracia habéis sido salvados por la fe. Y esto no es obra tuya; es don de Dios, no resultado de obras, para que nadie se jacte. (Efesios 2: 8–9)

    Nunca te exaltes. La autoexaltación es la primera forma de orgullo.

    2. Autopromoción: El orgullo agradece el crédito de los demás

    En lugar de exaltarte a sí mismos, algunos dejan que otros los exalten. Pero aceptar el crédito de los demás es otra forma de orgullo. Cuando presentamos nuestras virtudes y éxito para que otros nos complementen, nos sentimos orgullosos.

    Jesús reprendió a los que exhibieron su comportamiento recto para promover la atención. Cuídate de practicar tu justicia delante de otras personas para ser visto por ellos, porque entonces no tendrás recompensa de tu Padre que está en los cielos.

    Así que, cuando des a los necesitados, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que sean alabados por otros. De cierto os digo que han recibido su recompensa. (Mateo 6: 1–2).

    Hace algunos años, enseñé a algunos en una escuela bíblica de vacaciones. El cuarto día, les conté una historia conmovedora que ilustró el evangelio. Invité a los niños a aceptar a Jesús como su Señor y Salvador. Casi todos los niños respondieron levantando la mano. Ese día, nuestros maestros llevaron a muchas docenas de niños en oración para recibir a Cristo.

    Después, unos 30 adultos me dijeron que mi presentación del evangelio fue increíble. Ni una sola vez me exalté a mí mismo, pero mi alma dio la bienvenida a los elogios de los demás. Ese día, estaba consumido por el orgullo pecaminoso. Nunca te promociones. La autopromoción es la segunda forma de orgullo.

    Te invitamos a leer: Egoísmo Entre Cristianos – Estudio Bíblico

    3. Autojustificación: El orgullo espera crédito de Dios mismo

    Debemos resistirnos a buscar el aplauso de otras personas. Asimismo, debemos evitar buscar la admiración de Dios. Esperar crédito de Dios es otra forma de orgullo. Puede que te preocupe esta afirmación, así que repasemos la lógica. No hay nada honorable o virtuoso dentro de nuestro ser humano. Somos completamente pecadores y la ira de Dios permanece sobre nosotros.

    La muerte sustitutiva de Cristo en la cruz es la única razón por la que evitamos la ira, el castigo y el juicio de Dios. Él cargó con nuestra culpa y nos acredita su justicia cuando confiamos en él. En consecuencia, nuestra comunión con Dios se restaura debido a la justicia imputada de Cristo. Dios nos promete recompensa celestial, pero nuestra posición correcta y nuestra capacidad de obedecer es únicamente a través de la obra de salvación de Cristo y su habilitación a través del Espíritu Santo.

    Aplicando esta lógica, llegamos a la conclusión de que un yihadista exhibe un orgullo tremendo. El yihadista cree que cuando lucha en una guerra santa por los principios correctos, incluso hasta la muerte, será justificado y recompensado por su dios. La idea de que puedes ganarte la aprobación de Dios con tus acciones es una forma mortal de orgullo.

    A través de las Escrituras, sabemos que Dios no busca este tipo de adorador. Dios está buscando a una persona que reconozca que está espiritualmente desamparada que no tiene nada que ofrecer. El Señor quiere a alguien que viene como un mendigo suplicando una gracia que no se merece.

    Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. (Mateo 5: 3)

    Tenemos paz con Dios porque Él nos dio gratuitamente esa posición a través de Cristo. Si creemos que nuestra posición correcta con Él proviene de nosotros mismos, nuestra autojustificación se convierte en orgullo. Jesús ilustra esta verdad al describir a un fariseo que esperaba elogios de los hombres y del mismo Dios (Lucas 18: 10-14). Nunca te justifiques.

    4. Autodegradación: El orgullo se derrumba a sí mismo

    Las siguientes tres formas de orgullo son sutiles ya que se revelan en el fracaso. Muchos no esperan encontrar orgullo en sus corazones cuando están fallando. De hecho, la gente suele ver el fracaso como una oportunidad para la humildad. Una frase común cuando pierdes es "comiendo pastel humilde".

    Cuando te derribas, estás siendo orgulloso. Eres orgulloso porque estás ensimismado. Te estás enfocando en ti mismo. Estás preocupado por ti mismo. El gran secreto de la humildad no es concentrarse en ti mismo en absoluto, sino en llenar tu mente y corazón con la gloria de Dios revelada en la muerte y resurrección de Jesucristo que conquista el pecado.

    El orgullo es, en última instancia, la preocupación por uno mismo. Una persona orgullosa piensa en sí misma. Es ambivalente con los demás y se olvida de Cristo. Entonces, en lugar de regocijarse por el éxito de los demás y confiar en la soberanía de Dios, una persona orgullosa se preocupa solo por sí misma.

    Una persona suicida es orgullosa. Tiene otros pensamientos pecaminosos entretejidos con orgullo, pero no te equivoques; es orgulloso. Es orgulloso porque su mundo gira en torno a sí mismo. Si estuviera preocupado por sus seres queridos, no pensaría en el suicidio. Si estuviera obsesionado con Dios, tampoco contemplaría el suicidio.

    Una persona suicida está preocupada por sí misma, y cuando sus expectativas no se cumplen, se destruye a sí mismo para llamar la atención de todos. Nunca te degrades. La autodegradación es, sin duda, una cuarta forma de orgullo.

    5. Comparación y humillación: El orgullo se compara a sí mismo con los demás

    Una persona orgullosa puede degradarse a sí misma en privado o puede degradarse públicamente. Ésta es una quinta forma de orgullo. La autodegradación es anunciar que te has desempeñado peor que los demás; convencer a los demás de que eres menos o tienes menos. Argumentar en público que, en comparación con los demás, eres inferior, crea una "fiesta de lástima" para ti.

    La razón por la que la autocompasión no parece orgullo es que parece ser una necesidad. Pero la necesidad surge de un ego herido, y el deseo de los que se compadecen de sí mismos no es realmente que los demás los vean como indefensos, sino como héroes. La necesidad que siente la autocompasión no proviene de una sensación de indignidad, sino de una sensación de valía no reconocida. Es la respuesta de un orgullo no aplaudido.

    La autodegradación es otra forma de autopromoción. Cuando te castigas frente a otras personas, estás buscando afirmación. Quieres que otros reafirmen: “No, no eres un perdedor; eres un ganador ". Colocarte a ti mismo como inferior a los demás es otra forma de orgullo. Incluso podría hacer que te sientas superior. Al buscar a otra persona con quien compararse, puede enorgullecerse. La línea de razonamiento es la siguiente: aunque soy peor que tú, sigo siendo mejor que él.

    El orgullo no obtiene goce de poseer algo, solo de tener más que todos los demás. Es la comparación lo que envanece: el placer de estar por encima de los demás. Una vez que el elemento competitivo desaparece, el orgullo también lo hace. La práctica de la comparación y la competencia da la bienvenida a la tentación del orgullo. Evita compararte con los demás para verte bien. No busques la atención y la afirmación de los demás haciéndote parecer inferior.

    6. Autocondena: El orgullo se juzga a sí mismo

    La sexta forma de orgullo es privada y se manifiesta en momentos de fracaso personal. No busca la afirmación, aprobación y admiración de los demás. En cambio, esta forma de orgullo ocurre cuando una persona se condena a sí misma porque no cumple con su propio estándar.

    A veces etiquetamos erróneamente la autocondena como depresión. Creemos que una persona que se condena irremediablemente a sí misma está deprimida, así que intentamos animarla. Cuando no logramos cambiar su forma de pensar, llegamos a la conclusión de que su depresión es profunda. Pero el hombre que se condena a sí mismo no está lidiando principalmente con la depresión. Su problema fundamental es el orgullo.

    La persona que se condena a sí misma coloca su perspectiva, estándar y evaluación por encima de todos los demás. Se resiste a la gracia de Dios porque niega que Dios sea la verdadera fuente de salvación, bendición y verdad. Rechaza la ayuda de otros. Comparado con sus compañeros y con Dios, cree que sabe más.

    El condenador de sí mismo se hace juez. Le quita la autoridad legítima a Dios y se la da a sí mismo. El hombre humilde renuncia a todo deseo de juzgarse a sí mismo. Entiende que está en la presencia de Dios; Dios tiene la autoridad y el poder para condenarnos. Entonces, en lugar de juicio, el hombre humilde suplica misericordia de lo alto.

    Echa un vistazo a: Dios Resiste A Los Soberbios: Santiago 4: 6-10

    Pensamientos finales sobre el orgullo

    Hazte estas seis preguntas: ¿Me exalto?, ¿Me promociono?, ¿Me justifico?, ¿Me degrado? ¿Me humillo? ¿Me condeno a mí mismo? Si respondes afirmativamente a cualquiera de estas preguntas, es probable que tengas un orgullo pecaminoso. Reemplaza el orgullo con la gloria de Dios que se nos reveló a través de la obra terminada de Cristo en la cruz.

    Reflexiona sobre el pecado del orgullo hoy. El orgullo es una opinión falsa de nosotros mismos, una idea falsa de lo que no somos. Repite conmigo esta oración: “Señor, libérame del egocentrismo que proviene del orgullo”. “Haz que busque el bien de los demás con toda humildad y sinceridad”. “Líbrame de este pecado, querido Señor, y ayúdame a entregarme a Ti y a los demás, porque al entregarme sé que me encontraré”. “Jesús, en Ti confío”.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano