Deja que Jesús suba a tu barca y fortalécete de mensajes cristianos

Deja que Jesús suba a tu barca y deja que se encargue de tus problemas, ya que en la vida estamos expuestos siempre a un mar de turbulencias que llevan a las personas a depresiones continuas y una vida llena de estrés que va invadiendo sus días, sin embargo, debe tener presente que Jesucristo nunca ha abandonado esa barca, él está allí solo debe llamarlo.

Te invito a leer: La paz del Señor - Qué significado tiene en nuestra vida

Índice De Contenidos

    Deja que Jesús suba a tu barca y fortalécete de mensajes cristianos

    El humano, pasa diariamente por una cantidad de problemas infinitos desde la droga hasta querer quitarse la vida, todos ellos grandes o pequeños son aguas turbulentas o un mar tempestuoso y la vida de cada individuo son esas barcas, que navegan por esas aguas, en algunas ocasiones las personas no saben cómo navegar en dichas aguas y siente que la ayuda tarda en llegar, pero está allí.

    Seguro que en múltiples ocasiones de su vida en donde el mar está embravecido usted, se siente cansado de tanto remar sin llegar a un puerto seguro, a punto de ahogarse o tal vez, de morir, Jesucristo, siempre ha estado a su lado y muchas veces por orgullo o ignorancia no lo vemos, la angustia del momento nos ciega, pero esa ayuda, está  allí, siempre dispuesta a calmar las aguas si lo pedimos.

    Cómo le digo a Jesús que me ayude en las tormentas

    Lo primero que el humano debe tener en su mente y corazón es que Jesucristo nunca lo ha abandonado, el siempre, ha estado allí, para amarnos, ayudarnos, rescatarnos y para todo lo que sea necesario, pero no va a inferir en nuestras  decisiones, porque Dios le regalo a cada individuo, el libre albedrío, entonces debemos pedirle que nos ayude y entonces él procederá.

    Deja que Jesús suba a tu barca
    Deja que Jesús suba a tu barca

    Jesucristo, nos ha dejado múltiples ejemplos de cómo se procede ante las tormentas si tenemos fe, él atravesó, aguas turbulentas, aunque fuese el hijo de Dios, recordando que vino al mundo como hombre, sufrió muchas tentaciones y las venció, en Mateo 8: 23–27 Jesús, se mantuvo tranquilo ante la tormenta su fe fue como la roca, pero sus discípulos temieron, aun así, clamaron a él, y él oyó.

    Jesucristo nos ha pedido que hagamos lo que él hace, ósea que lo imitemos, en cada paso que demos, en un momento dado, a sus discípulos les fallo la fe, pero recordaron que solo Jesús puede ayudarnos, a calmar nuestras tormentas, para que continuemos nuestros caminos, acompañados de él, no debemos sentirnos como títeres, los dueños de nuestras vidas somos nosotros pero la salvación es él.

    Qué hacer si estás en plena tormenta

    Primero nunca deje de tener presente que Jesús, es el hijo de Dios, y que siempre está a su lado pase lo que pase, que él nunca rechaza a un corazón contristo y humillado, no se sienta menos que nadie, en la intimidad de su ser, de su  habitación haga una oración, pídale ayuda a Dios, él, le va a escuchar, solo tenga fe en él, debe buscarle en espíritu y verdad siga sus pasos, y usted, tendrá paz.

    Segundo, En la vida no se tiene un problema, por lo general cada individuo está atormentado con muchos problemas ya sean económicos, laborales, amorosos, la crianza de los hijos, y pare usted de contar, todos ellos son esas aguas turbulentas que golpean y debilitan su barca, cuando este en situaciones como esas lea la Biblia, los salmos y clame a Jesucristo él le hará descansar y calmará las aguas.

    Cuando todos los problemas llegan juntos por lo general no podemos ni pensar, porque hasta la salud se ve afectada, otro ejemplo que nos dejó Jesucristo está en el libro de Lucas 5:16 que dice: “Más él se apartaba a lugares desiertos, y oraba” entonces, sea cuál sea, la dificultad, aunque este llorando desesperado, apártese unos minutos y ore, orar es hablar con Dios, es como si hablara con un amigo.

    Jesucristo, siempre ha estado consciente por la aguas turbulentas por la que nuestras barcas, deben atravesar, por ello ha dejado palabras para fortalecernos en las Sagradas Escrituras, solo debemos tener fe, en Juan 16:33 dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenderéis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” él hoz, dará la paz, fortaleza y protección.

    Tercero hay días que vemos el problema más graden de lo que jamás hallamos vistos en nuestras vidas, sentimos que nos ahogamos y que jamás saldremos de esa situación, cuándo estamos al frente de situaciones como estas, no pensamos bien, caemos en tentación y por lo general nos olvidamos de Dios, sin embargo, Dios es el único que puede ayudarnos y sacarnos de esa tormenta.

    Dios, nos dice en: Mateo 26:41 “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” para que esa tentación de sentirnos solos, no se apodere de nosotros, debemos orar y clamar a Dios, cada individuo sabe lo grande o pequeña de su tormenta, pero para ambas, la única solución se encuentra en, creer en Dios, orar, y tener fe allí está el secreto.

    Toda tormenta, pasa una vez que aparece Jesucristo en nuestras vidas, ya que él, es el Dios creador del cielo, de la tierra, el dueño de todo lo que hay, él es Todopoderoso, y aun así; respeta el libre albedrío y solo, podrá ayudarnos a guiar nuestra barca a puerto seguro, que este caso es la vida eterna, si se lo pedimos, la salvación de su alma, el buen vivir en este mundo depende solo de usted.

    En conclusión pidamos a Jesucristo que está, en nuestra barca que dirija nuestras vidas, no se asuste, porque sentirá paz, independientemente de las tormentas, cada individuo tiene un mar asignado que debe superar, y cuándo usted tiene la paz, que Cristo da, remara su barca a un puerto seguro, ya que Jesucristo lo guía, porque usted, está haciendo la voluntad de Dios.

    Cuando leemos la Biblia desde el principio hasta el fin, nos damos cuenta que la oración siempre está presente, porque es un impulso del alma y esto ocurre en todo ser humanos sin importar su religión, esto se debe ha que somos creación de Dios, en Mateo 18:20 dice: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” oremos solos, o con otros pero oremos.

    Ya sea, solo u acompañado, Jesucristo estará oyéndonos, es una promesa y él, cumple sus promesas, todos los días, hágalo por prueba, ore con fe, y sentirá la presencia de Jesús, es su experiencia y usted es único para Dios, y Dios, es exclusivo para usted, porque se lo merece, deje que él, entre a su vida y lo guíe a una vida eterna con el Padre celestial en un cielo nuevo hecho para usted.

    La oración es tan importante como respirar al igual que leer y entender la Biblia, y para entenderla debemos pedirle a Dios que nos guíe con su Espíritu Santo, él, nos dará discernimiento, así alimentamos nuestro espíritu, para seguir el camino que Dios, hoz tiene asignado así, hará su voluntad, con tormentas pero, con paz, con calma y con la fe tan fuerte como una roca en la Biblia están los mensajes.

    Puedes leer: Milagros de Jesús según el evangelio de Juan Primera Parte

    Lic. Mercedes Pérez Sarrameda

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información