Dios Está Con Nosotros. Qué Significa

Dios está con nosotros de una manera muy personal e íntima. El Dios de toda la creación vive dentro de cada uno de sus hijos. Los consuela en tiempos difíciles. Les enseña sus caminos. No podemos tener mayor privilegio que tener a Dios con nosotros.

Como creyentes, ¿Dios está siempre con nosotros? ¿Cuándo nos reunimos como creyentes? ¿Tanto en los buenos tiempos como en los malos? Como cristianos, generalmente diríamos que sí a todas estas preguntas. Pero, ¿qué significa esta pequeña expresión, “Dios está con nosotros”? a lo largo de este estudio lo entenderás.

Quizás te puede interesar: Deleitarse En El Señor: 4 Maneras De Lograrlo

Índice De Contenidos

    La inmanencia de Dios

     

    Como cristianos, creemos que Dios es trascendente e inmanente. La trascendencia se refiere a su exterioridad. Dios es externo a su creación, no está ligado a ella ni por ella. La inmanencia, por otro lado, se refiere a su actividad dentro de la creación.

    Dios está con nosotros

    Dios está íntimamente involucrado en el gobierno de su creación. Hay mucho debate sobre cuán involucrado está. Pero nadie cuestiona seriamente que se interesa activamente en su creación, en la humanidad y, especialmente, en la iglesia y los creyentes.

    En las primeras páginas de la Biblia, encontramos a Dios caminando con Adán y Eva en el jardín. Al final de la Biblia, hallamos a Dios en la Nueva Jerusalén viviendo con una humanidad redimida. Y entre estos, encuentras a Dios interactuando con personas, naciones y el orden creado.

    No es un observador pasivo de la creación y todo lo que ocurre dentro de ella. Es un participante activo en sus asuntos, guiando y dirigiendo de acuerdo con su propósito divino. La presencia de Dios con Israel fue obvia durante los vagabundeos por el desierto después del Éxodo.

    En el monte Sinaí, después del incidente con el becerro de oro, Dios le dijo a Moisés que no iría con el pueblo en su viaje a Canaán porque eran “un pueblo de dura cerviz” (Éxodo 33: 3-4). Pero Moisés le suplicó a Dios que los acompañara en el viaje y Dios cedió (Éxodo 33: 12-17).

    Y así, Dios estaba con Israel, guiándolos con una columna de fuego de noche y una columna de humo de día. Donde ese pilar los guió, ellos fueron. Para Israel, durante el Éxodo, Dios está con nosotros significaba dos cosas: que Dios estaba complacido con ellos (Éxodo 33:16) y que les estaba proporcionando dirección (Éxodo 40: 36-38). Esto continuaría siendo cierto en el resto del Antiguo Testamento.

    Emmanuel, Dios con nosotros

    En el Nuevo Testamento, vemos la presencia de Dios de una manera aún más íntima. Cuando Dios tranquiliza a José sobre el embarazo de María, le dice que el que nacerá de María se llamaría Emanuel, o "Dios con nosotros". Jesús era Emanuel. Él era Dios, en forma humana, que vivía y se movía entre nosotros.

    Aquellos que siguieron a Jesús durante los tres años de su ministerio terrenal experimentaron la presencia de Dios con ellos de una manera muy íntima y personal. Durante la última noche de Jesús con sus discípulos, Felipe le pidió que les mostrara al Padre (Juan 14: 8). Jesús le respondió que si lo habían visto a él, a Jesús, habían visto al Padre.

    En Mateo 18:20, Jesús nos dice que donde nos reunamos dos o tres, en su nombre, allí estará. Si bien ya no vemos su presencia física entre nosotros cuando nos reunimos, podemos estar seguros de que Dios está con nosotros. Como iglesia, somos su cuerpo. Dondequiera que estemos, él también está.

    El Espíritu Santo que mora en nosotros

    En los evangelios del Nuevo Testamento, los seguidores de Jesús experimentaron la presencia de Dios con ellos en la persona de Jesús. Jesús era Dios en forma humana, caminando, hablando y comiendo con ellos. A menudo me he preguntado cómo sería pasar tiempo así con Jesús.

    Pero la realidad es que ahora tenemos una relación aún más íntima con Dios. Mientras Jesús caminaba al lado de los discípulos, tenemos al Espíritu Santo viviendo dentro de nosotros. Para aquellos que creemos en Jesús, Dios está con nosotros en todo momento de cada día. En Juan 14: 16-17, Jesús dijo:

    "Le pediré al Padre, y él te dará otro abogado para que te ayude y esté contigo para siempre: el Espíritu de verdad".

    Jesús prometió que el Padre nos daría otro abogado, el Espíritu Santo. Este abogado, como Jesús, sería Dios. El salvador dijo que este abogado estaría con nosotros para siempre. A diferencia de la presencia de Dios con Israel, una presencia que parecía ir y venir.

    A diferencia de Jesús, que caminó con sus seguidores por un tiempo limitado, el Espíritu Santo será nuestro compañero constante. Él es Dios con nosotros. Jesús también dijo que este abogado nos ayudaría.

    El Espíritu Santo no solo camina con nosotros, nos ayuda a vivir vidas santas. Nos enseña las cosas de Dios. Y nos da poder para servir en el reino. Su ayuda es indispensable para todos y cada uno de los seguidores de Cristo.

    Entonces, Qué significa que Dios está con nosotros

    Desde una perspectiva global, significa que Dios está obrando dentro de su creación. No es el dios del deísmo, un dios que crea un universo y luego lo deja solo. En cambio, Dios tiene un plan para su creación y lo está elaborando. Significa que nada de lo que sucede está fuera del propósito final del Creador.

    Dios está con nosotros tiene un significado especial para aquellos que se han rendido al señorío de Jesús. Nuestro Señor, en la persona del Espíritu Santo, está con nosotros de una manera muy personal e íntima. El Dios de toda la creación vive dentro de nosotros, dándonos consuelo en los peores tiempos y enseñándonos a andar con Él y a servirle.

    ¿Qué significa? Significa que nunca estas solo. Incluso en tus momentos más oscuros, él está contigo. Puedes confiar en que no importa lo que se te presente, él te mantendrá a salvo. No podemos tener mayor privilegio que tener a Dios con nosotros.

    Te interesa conocer: 5 Versículos Sobre El Amor De Dios. Qué Dice La Biblia

    10 versículos hermosos y reconfortantes para recordarte que Dios está contigo

    Hay algo increíblemente reconfortante en el hecho de que Dios está con nosotros. A lo largo de las Escrituras, nos ha asegurado que nunca nos dejará ni nos desamparará. A continuación veremos algunos versículos de la Biblia que pueden ayudarnos a recordar que Dios no nos dejará, especialmente en nuestros momentos más oscuros.

    1. Mateo 1:23

    En Mateo 1: 22-23 se encuentra la narración del nacimiento de Jesús; “una virgen concebiría un hijo y se llamaría Emanuel (que significa Dios con nosotros)” (Mateo 1: 22-23). Esta Escritura cumple algunas profecías antiguas que presenciamos en el Antiguo Testamento. Dios prometió estar con nosotros de una manera completamente nueva, y lo cumple durante el Nuevo Testamento.

    2. Juan 14: 16-17

    “Y le pediré al Padre, y él les dará otro Ayudador, que estará con ustedes para siempre” (Juan: 14: 16). Dios existe con nosotros de una manera completamente nueva después de su muerte y resurrección. En este pasaje, Jesús promete que experimentaremos a Dios de una manera sin precedentes.

    Cuando asciende al cielo y ya no puede estar físicamente con los discípulos, el Espíritu Santo viene y descansa sobre cada uno de ellos (tomando la apariencia de lenguas de fuego). El Espíritu Santo habita dentro de ellos y permanece con ellos para siempre.

    No vemos esto en el Antiguo Testamento. Aunque el Espíritu Santo daría poder a las personas, nunca había ocupado un tabernáculo permanente dentro de alguien, hasta después de que Jesús ascendió. ¡Qué hermoso recordatorio! Dios no nos abandona para navegar la vida por nuestra cuenta. El Espíritu Santo nos guía, consuela e intercede por nosotros.

     3. Jeremías 31

    En este pasaje el Señor declara que pondrá la ley y la escribirá en los corazones.  (Jer. 31:31, 33). Dios no deja a su pueblo en la estacada en el Antiguo Testamento. Sabía que tenían un problema con el pecado que ninguna cantidad de buenas acciones podría rectificar jamás. Entonces él hace esta promesa. Que encontrará la manera de estar con nosotros.

    También debemos tener en cuenta el contexto del libro de Jeremías. Este profeta existió durante un momento difícil en la historia de Israel. Babilonia había conquistado y llevado cautivo a su pueblo. Sin embargo, Jeremías deja esto con esta esperanza y promesa de un nuevo pacto con Dios, que se cumplirá 500 años después.

    4. Mateo 28:20

    Antes de que Jesús dejara esta tierra, les dijo las siguientes palabras a sus discípulos: “Yo estoy siempre con vosotros, hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28:20). Deben haber sentido cierta inquietud cuando ascendió al cielo. Jesús, que había caminado a su lado durante tres años, había desaparecido. Sin embargo, esta promesa muestra que el Salvador nunca se fue. Dios todavía estaría con ellos a través del papel del Espíritu Santo. Dios nunca nos abandona.

    5. 1 Corintios 6:19-20

    Aquí se afirma que somos templo del espíritu de Dios. En el Antiguo Testamento, la gente tenía que viajar al templo durante determinados días de la semana y del año. Y nadie podía acercarse verdaderamente a la morada de Dios (el Arca de la Alianza), excepto el Sumo Sacerdote, una vez al año.

    ¡Y si lo hacía mal, podría morir! Afortunadamente, tenemos un templo diferente gracias al Nuevo Pacto. El Espíritu Santo habita en nosotros, y ya no tenemos que acercarnos al Lugar Santísimo para poder sentir Su presencia.

    ¡Qué maravilloso que Dios elija residir dentro de nosotros! Que podamos acercarnos a él con valentía y sentir su presencia. Algo con lo que muchos héroes de la fe en Hebreos 11 solo podían soñar.

    6. Salmo 139: 7

    “¿Dónde me iré de tu Espíritu?” ¿O dónde huiré de tu presencia? (Salmo 139: 7). No podemos escapar de Dios. Para aquellos que aman a Dios, esto puede ser un consuelo y una tranquilidad. Para aquellos que quieren huir de Dios o de su plan, como Jonás, esto puede parecer una pequeña advertencia.

    Una cosa que encontré interesante en mi filosofía menor fue que todos los filósofos apuntaban al Evangelio, lo quisieran o no. Platón, Kant, Aristóteles, entre otros. Todos tenían hilos del Evangelio entretejidos en sus mensajes. No podemos escapar de Dios física, mental o espiritualmente.

    7. Efesios 2:18 y 3: 11-12

    “Porque por medio de él los dos tenemos acceso por un mismo Espíritu al Padre”. Piensa en la naturaleza profunda de este versículo. Tenemos acceso al Padre. A menudo podemos dar esto por sentado en nuestra vida de oración hasta que nos damos cuenta de lo que tuvo que pasar el Sumo Sacerdote cuando tuvo que acercarse al Lugar Santísimo.

    Tuvieron que ponerle campanas en caso de que dejara de moverse (lo que indicaría que había muerto en la presencia de Dios). Alabado sea el Señor porque encontró una manera para que tengamos acceso a él y la capacidad de acercarnos a su presencia.

    8. Salmo 145: 18

    “Cercano está Jehová a todos los que lo invocan en verdad” (Salmo 145: 18). Muchos cristianos pueden temer que Dios los deje. Sé que ciertamente me he sentido así muchas veces en mi vida. Durante mi niñez, muchos maestros me habían dado una idea falsa de que si me equivocaba una vez, Dios me abandonaría.

    Pero este versículo nos recuerda que Dios está cerca de quienes lo invocan. Incluso durante nuestros momentos más oscuros, cuando tememos que Dios nos haya dejado a merced de los lobos, podemos saber que no está dentro de Su carácter abandonarnos. Por lo tanto, incluso cuando no podemos sentirlo, él está ahí.

    9. Hebreos 13: 5

    “Mantén tu vida libre de amor al dinero y siéntete contento con lo que tienes, porque él ha dicho: Nunca te dejaré ni te desampararé” (Hebreos 13: 5). La bendición de la presencia de Dios nos recuerda que él se ocupará de nuestras necesidades.

    Cuando nos preocupamos de que nos deje, a menudo podemos cambiar nuestro enfoque hacia arreglos temporales que pueden darnos la apariencia de una vida completa, como el dinero. Pero este pasaje nos recuerda que debemos descansar, porque Dios no planea abandonarnos nunca.

    10. Apocalipsis 3:20

     “He aquí, estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y comeré con él, y él conmigo ” (Apocalipsis 3:20).

    Quizás, como yo, tuviste algunos maestros en tu vida que te dieron la falsa idea de que tenías que arreglar tu vida antes de poder acercarte a Dios. No. Dios se acerca a nosotros. Llama a la puerta. Sí, el pasaje indica que debemos abrirla, pero Dios no espera que tengamos una vida absolutamente limpia.

    Él nos quiere como somos y desea marcar el comienzo de su gracia en nuestra vida a través de los cambios. “Dios está con nosotros”. Estas cuatro pequeñas palabras pueden cambiar vidas. Muchos hemos tenido amigos o familiares que nos abandonaron un día, pero tenemos una base sólida que el Señor nunca lo hará.

    Necesitas aprender: Qué Es La oración. Cómo orar, Ejemplos De Oraciones En La Biblia

    Últimas palabras

    Sé que puede ser difícil entender que Dios está con nosotros, en especial en los momentos malos. Sin embargo, él camina siempre a nuestro lado. Todo lo que el Señor hace en nuestra vida, lo hace con un propósito. Lo que te queremos decir con esto es que no te aflijas, porque ya sea en los días buenos o en los malos, él se encuentra dentro de ti; consolándote, hablándote y ayudándote en lo que necesitas.

    Solamente tienes que saber sentir su presencia. Cuando lo hagas, verás que todo se vuelve más sencillo y llevadero para ti. Si estás pasando por pruebas, quizás Dios desea que aprendas algo, que te prepares para una situación. O tal vez solamente quiere utilizarte hacer ver Su gloria a través de tu testimonio, así que ¡Espera! ¡Ten paciencia! Y sigue su voluntad.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información