El Primer Adán Y El Último Adán: Semejanzas, Diferencias, Cronología Y Más

Como cristianos, quizás hemos escuchado la frase “El primer Adán y el último Adán”. Sin embargo, muy pocos sabemos el verdadero significado de esta denominación. Para este estudio hemos preparado un material bastante completo de las apariciones de estas dos representaciones en la biblia. Además, conocerás cuántos años pasaron desde la creación de Adán hasta la llegada de Cristo.

Índice De Contenidos()

    El primer Adán y el último Adán

    Una de las muchas formas de ver a Jesús en las Escrituras es a través de personajes como Melquisedec, José y David. Ninguno de ellos es perfecto, pero ayudan a señalar diferentes características de Jesucristo, para que puedas conocerlo mejor. El primer Adán mencionado en la Biblia es también uno cuya imperfección generalmente eclipsa su semejanza con Jesús.

    Pero él es la única persona mencionada directamente en la Biblia como un "tipo" de Cristo. La muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre aquellos que no habían pecado en la semejanza de la transgresión del mismo (Romanos 5:14).  Estas son algunas de las similitudes (y diferencias) entre el primer Adán y el último Adán (Adán y Cristo):

    • Adán fue hecho a semejanza de Dios (Génesis 1: 26, 5: 1). Jesús es la imagen del Dios invisible (Colosenses 1:15, 2 Corintios 4: 4, Hebreos 1: 3).
    • No era bueno que Adán estuviera solo, así que Dios hizo a Eva de él y para él, para que fuera una ayuda. La iglesia es la Eva del Último Adán, y vino de Cristo y debe vivir para Cristo. Sin embargo, también hay algo de inversión: no es bueno que Eva (la Iglesia) esté sola, por lo que el Último Adán nos dio un Ayudador (Juan 14:16).
    • Eva fue la ayudante de Adán, tomada de su lado. El Espíritu Santo es nuestro ayudador.
    • Eva era una buena compañera de Adán porque era como él. Jesús es apto como nuestro Sumo Sacerdote porque fue hecho para ser como nosotros (Génesis 2: 18-23, Hebreos 2:17). Dios nos creó para ser como Él, y Su intención es que también seamos como Cristo (Romanos 8:29, 1 Corintios 15:49, 1 Juan 3: 2).
    • A Adán y Eva se les dio el mandato de multiplicarse y llenar la tierra (Génesis 1:28). A los discípulos de Jesús se les ordenó hacer discípulos en todo el mundo (Mateo 28: 18-20, Hechos 1: 8).
    • En ambos casos, la multiplicación se considera un don de Dios (Génesis 4: 1, Hechos 11:18, 1 Corintios 3: 6).
    • En ambos casos, la "imagen" se transmite (Génesis 5: 3, 1 Corintios 15:49).
    • En ambos casos, esto solo puede suceder a través de una unión: Adán con Eva y la Iglesia con el Espíritu de Cristo.
    • Adán y Eva eran "una sola carne" (Génesis 2:24). Cristo y Su Iglesia también son una sola carne (Efesios 5: 30-32).
    • Cuando Adán pecó causó la muerte espiritual ese mismo día. Adán fue separado de Dios. Ambos experimentaron muerte espiritual y física como resultado del pecado, porque Jesús también fue separado de Su Padre celestial antes de morir en la cruz por nuestro pecado (Mateo 27:46, 50).
    • Cuando Adán pecó, Dios hizo ropa para que se cubriera (Génesis 3:21). Jesús murió por nosotros para cubrir nuestros pecados con vestiduras de justicia (Gálatas 3:27, Isaías 61:10).
    • Aunque Adán fue hecho a la imagen de Dios, los elegidos deben tener la semejanza de Dios restaurada (Romanos 8:29, 1 Corintios 15:49, 2 Corintios 3:18, Colosenses 3:10). Estamos siendo rehechos a imagen del Dios invisible.
    • Debido a que toda la humanidad viene de Adán, todos tienen la naturaleza pecaminosa del mismo. A todos los que están en Cristo se les atribuye Su justicia (1 Corintios 15:22).
    • El primer Adán sufrió la muerte como resultado de su propio pecado voluntario. El Último Adán no sufrió como resultado de Su propio pecado, sino voluntariamente, como resultado del pecado del Primer Adán, para traer al hombre de regreso a la comunión con Dios.
    • El primer Adán, que tenía vida, la cambió por la muerte y, por lo tanto, nos dio la muerte. El Último Adán, quien es la Fuente de la vida, entregó su propia vida para darnos vida (1 Corintios 15:22, 45).
    • Cuando Jesús y sus discípulos caminaron juntos, presagió el comienzo de la restauración de la plena comunión con Dios. Dios estaba con el hombre de nuevo (Isaías 7:14, Mateo 1:23). Muy pocos habían “caminado” con Dios antes de Cristo. Ahora todos pueden volver a hacerlo. Casualmente, Juan 18: 1-2 dice que Jesús a menudo se reunía con sus discípulos en el huerto de Getsemaní.
    • A Adán y Eva se les dio el mandato de gobernar la tierra (Génesis 1: 26-27). Los que están en Cristo reinarán sobre la tierra (2 Timoteo 2:12, Apocalipsis 5:10).

    Quizás te puede interesar: Historia De La Creación: Dios Creó Hombre Y Mujer

    ¿Qué nos enseña la biblia sobre Adán?

    La Biblia enseña que Adán fue la primera persona en la historia del mundo. Sin embargo, la historicidad de Adán se debate ampliamente y a menudo se niega, especialmente a la luz del surgimiento de las teorías evolutivas que enseñan que la creación de la humanidad es el resultado de un largo proceso de desarrollo.

    Es importante considerar cuidadosamente lo que el Antiguo y el Nuevo Testamento dicen sobre Adán y por qué es importante. Lejos de ser simplemente una pieza interesante de trivia bíblica, define el papel de Adán en la historia bíblica y en el logro de la redención, cosa que es trascendental.

    Adán en el Antiguo Testamento

    El primer Adán y el último Adán

    Génesis enseña que en el sexto día de la creación, Dios creó al hombre y la mujer (Génesis 1: 26-27). Este relato se amplía en Génesis 2, donde se nos dice que el Señor Dios creó al hombre del polvo de la tierra (Génesis 2: 7). Se trata de un acto especial de creación; Adán no se describe como proveniente de ningún tipo de forma de vida inferior.

    Además, Adán es creado primero como varón, y la mujer Eva se crea a partir de su costado más tarde (Génesis 2: 21-23). Este orden masculino-femenino ha sido el diseño de Dios desde el principio (cf. Mateo 19: 4-6; 1 Tim 2:13).

    Pacto con Dios

    Génesis también enseña que Dios entró en un pacto con Adán, que a menudo se llama el Pacto de Obras (también conocido como el Pacto de la Creación, el Pacto de la Vida o el Pacto de la Naturaleza). Ha sido debatido, y muchos se han opuesto al término "Pacto de Obras", pero entendido correctamente, refleja mejor el texto bíblico.

    El Pacto de Obras no significa que Adán pudiera abrirse camino hacia Dios porque era una criatura que le debía obediencia por su existencia. En cambio, enseña que Dios entró libremente en una relación de pacto con Adán, prometiendo vida con la condición de perfecta obediencia.

    Aunque el término pacto no se usa en Génesis 1-3, los elementos de un pacto están presentes (por ejemplo, miembros del pacto, estipulaciones, posibilidad de recompensas o maldiciones), y Oseas 6: 7 muy probablemente se refiere a este trato con Adán.

    En Génesis 2: 16-17, Adán recibe una prueba: se le ordena que no coma del árbol de la ciencia del bien y del mal, para que no muera. Este mandato puso a prueba el amor total de Adán por Dios. Se requirió que Adán fuera completamente obediente en todos los sentidos.

    En el contexto del pacto, el amor y la obediencia van de la mano. Aunque no se declara explícitamente, la implicación es que si Adán pasaba la prueba, heredaría la vida eterna. Adán fue creado recto (Eclesiastés 7:29), pero también tenía una meta frente a él: la plenitud de vida. Sin embargo, falló trágicamente y obtuvo la muerte (Génesis 2:17; 3:19). Aun así, el Señor prometió redención por la simiente de la mujer (Gen 3:15).

    Legado en el Antiguo Testamento

    Adán se menciona por su nombre solo ocasionalmente en el resto del AT, pero en todas partes se asume que Dios es el creador de todas las personas, y la promesa a la mujer se cumple de muchas maneras.

    Adán como figura histórica se refleja en Génesis 5: 1-3 y 1 Crónicas 1: 1, y esto se afirma en el Nuevo Testamento (Lucas 3: 38; Judas 14). Además de Oseas 6: 7, el primer pecado de Adán se repite en Josué 7:21 y posiblemente en Job 31:33 e Isaías 43:27.

    Adán en el Nuevo Testamento

    El último Adán: Jesús

    El Nuevo Testamento también habla explícitamente de Adán como el primer ser humano. La concepción virginal de Jesús rompe el patrón de nacimiento natural que ha sido la norma desde Adán, y coloca a Cristo como la cabeza de una nueva humanidad (cf. Lucas 1:31 –35; 3:38).

    Adán es, en un sentido, hijo de Dios (Génesis 5: 1-3); Jesús es Hijo de Dios en un sentido más fundamental. Esto se ejemplifica en el Evangelio de Lucas, donde la filiación sobrenatural de Jesús se proclama en su bautismo (Lucas 3:22) y se prueba en el desierto (Lucas 4: 1-13).

    Es probable que la autodenominación favorita de Jesús, “Hijo del Hombre”, se derive de Daniel 7: 13-14, donde el reino del Hijo del Hombre (basado en Génesis 1–2; Salmo 8) se contrasta con lo impío. Adán fue creado con gran dignidad para gobernar la creación de Dios. El Hijo del Hombre es un nuevo Adán, que reina sobre un reino duradero.

    Jesús logra la salvación en los Evangelios como un representante que vence el pecado del primer hombre. Jesús ata al hombre fuerte con su obediencia, liberando a los que están esclavizados por el diablo y ofreciendo el perdón de los pecados (Mateo 12: 22–32; Marcos 3: 22–30).

    En el Evangelio de Juan Pilato presenta a la multitud a Jesús como Rey de los judíos, con una corona de espinas y un manto de púrpura. Pilato proclama: “He aquí el hombre” (Juan 19: 5), haciéndose eco de las palabras de Dios en referencia a Adán en Génesis 3:22. Aunque Jesús está condenado a morir como un supuesto pretendiente mesiánico, resucita a una nueva vida demostrando que el pecado no tenía ningún derecho sobre él.

    A diferencia de Adán, Jesús no falló en su amor por Dios; como el Dios-hombre perfectamente obediente, Jesús se levanta de entre los muertos y reina sobre un reino eterno. Así como el pecado entró en el mundo a través de la desobediencia, Jesús lo vence por su obediencia.  Así como la muerte viene por Adán, la vida viene por Cristo. Este punto se hace aún más explícito en las cartas de Pablo.

    Hechos y epístolas de Pablo

    El apóstol Pablo tiene mucho que decir sobre Adán, especialmente en relación con la persona y obra de Jesucristo. Dos textos clave son Romanos 5: 12-21 y 1 Corintios 15: 20-49. En Romanos 5:12–21 Pablo habla del pecado de un hombre (Adán), que llevó a la muerte y la condenación de todas las personas (5:12, 18).

    En contraste con la desobediencia representativa de Adán está la obediencia de Jesús, que conduce a la justificación y la vida para todos los que están en él (5: 18-19). Adán es más que una ilustración en este pasaje; aquí Pablo habla de realidades históricas y espirituales, mientras explica los orígenes del pecado y las realidades de la salvación del pecado.

    Adán es la verdadera cabeza de la humanidad cuyas acciones explican la universalidad de la muerte y la condenación. Las acciones de Adán en la historia deben ser superadas por la obra de otro ser en la humanidad: Jesucristo, quien trae la justificación y la vida. Pablo habla más sobre Adán en relación con Cristo en 1 Corintios 15: 21-22, 44-49.

    En el versículo 21del capítulo 15 de Corintios, Pablo declara que por medio del hombre viene la muerte, así que por medio del hombre viene la resurrección de los muertos. El mismo habla de dos hombres representativos en la historia del mundo: el primer Adán y el último Adán, que es el segundo hombre, Jesucristo (15:45, 47). Asimismo, en el sermón de Pablo en Atenas en Hechos 17, él habla de Dios como el creador de todas las personas, señalando que de un solo hombre (17:26) Dios hizo toda la humanidad.

    Tal vez quieras aprender acerca de: La sangre de Jesús y su significado

    Enseñanzas

    De manera general, te mostraremos algunas de las enseñanzas que deja este estudio:

    1. El Dios de las Escrituras no es un Dios distante

    Gobierna el mundo y se relaciona con sus criaturas. Creó a Adán del polvo de la tierra y entró en un pacto con él, ofreciéndole una recompensa mucho más allá de lo que Adán podría merecer. Cuando Adán pecó, Dios no destruyó a la raza humana, sino que intervino para salvarla.

    2. La historia de Adán nos desafía a creer en las Escrituras

    Hoy en día, muchos dudan de la clara enseñanza bíblica sobre Adán. Se pueden expresar muchos argumentos intelectuales intrincados contra la noción de que Adán fue el primer ser humano. Debemos tomar una decisión: ¿creeremos en la clara enseñanza de las Escrituras, incluso cuando parezca improbable o imposible? La respuesta es sí, recuerda que Dios desea que creamos en lo que no vemos.

    Además, si no se puede confiar en las Escrituras cuando hablan claramente de la figura histórica de Adán, ¿cómo podemos confiar en las mismas? Si Adán no es histórico, entonces la lógica de Pablo sobre la obra de Cristo en Romanos 5 y 1 Corintios 15 es incorrecta. Las implicaciones de esto son enormes.

    ¿No es Pablo un apóstol inspirado? ¿No se puede confiar en él, ni siquiera en asuntos de salvación? Si Pablo cree que la obra representativa de Cristo es paralela a la obra representativa de Adán, pero Adán no es real, ¿cómo es posible que la obra de Cristo cuente para nosotros?

    Negar la historicidad de Adán significa que no solo Pablo está equivocado, sino que también (al menos) los autores de Génesis, 1 Crónicas, Lucas, Hechos, Juan y Judas también lo están. No somos la autoridad de las Escrituras; Las Escrituras son nuestra autoridad. No podemos ser  jueces de los escritos de Pablo o de cualquier otro autor bíblico. Debemos creer en las Escrituras, incluso si no está de acuerdo con lo que se piensa en nuestra época.

    3. La obra de Cristo debe entenderse en términos representativos

    La obediencia de Cristo es la respuesta a la desobediencia de Adán. Adán actuó representativamente como líder del pacto. Jesús actúa de manera similar como un líder del pacto, lo que significa que sus acciones fueron en pos de nosotros. No hay salvación en ningún otro, porque no hay otro nombre debajo del cielo que tenga la potestad para dar vida.

    Índice cronológico de los años y tiempos desde Adán hasta Cristo

    La siguiente cronología es de la primera edición de la versión King James de la Biblia impresa en 1801. Ha sido probada en las Escrituras, con basamento en la Colección de diversos Autores:

    • Desde Adán hasta el diluvio fueron 1656 años, porque cuando Adán tenía 150 años engendró a Set.
    • Set tenía 105 años, engendró a Enós.
    • Enós, a los 90 años, engendró a Cainán.
    • Cainán, a los 70 años, engendró a Mahaleel.
    • Mahaleel, a los 65 años, engendró a Jared.
    • Jared, a la edad de 162 años, engendró a Enoc.
    • Enoc, a los 65 años, engendró a Matusalén.
    • Matusalén, a la edad de 187 años, engendró a Lamec.
    • Lamec, con 182 años, engendró a Noé.
    • Noé, cuando venía el diluvio, tenía 600 años, como aparece en el capítulo 7 del Génesis.

    La suma total de los años es 1656.

    • Desde el dicho diluvio de Noé hasta la partida de Abraham de Caldea, fueron 422 años y diez días, porque dicha inundación continuó un año entero y diez días.
    • Sem (que era el hijo de Noé) engendró a Arfaxad dos años después de eso.
    • Arphaxad engendró a Salah cuando tenía 35 años.
    • Salah, con 30 años, engendró a Eber.
    • Eber, a la edad de 34 años, engendró a Peleg.
    • Peleg, con 30 años, engendró a Reu.
    • Reu, con 32 años, engendró a Serug.
    • Serug, con 30 años, engendró a Nahor.
    • Nacor, de 29 años, engendró a Taré.
    • Taré tenía 130 años y engendró a Abram, y Abraham partió de Caldea cuando tenía setenta años.

    Estos, contados, son 422 años y diez días. Desde la partida de Abraham de Ur en Caldea hasta la partida de los hijos de Israel, son 430 años, reunidos de la siguiente manera:

    • Abraham estuvo en Charran cinco años, y partió en el año 75:
    • Engendró a Isaac cuando tenía 100 años, en el año 25 de su partida.
    • Isaac engendró a Jacob, cuando tenía 60 años.
    • Israel estuvo en Egipto 220 años.
    • Luego, resta 80 años a esto: porque eso te dirá qué tan viejo era Moisés cuando sacó a los israelitas de Egipto.
    • Así que el resto de los años, es decir 130, se reparten entre Amram y Coat.
    • El Coat engendró a Amram a la edad de 67 años.
    • Amram, a los 65 años, engendró a Moisés, quien a los 8 años de edad partió con los israelitas de Egipto.

    Así que esta cronología son los 430 años mencionados en el capítulo 12 del Éxodo y el capítulo 3 de Gálatas.

    • Desde la salida de los israelitas de Egipto hasta la primera construcción del templo, son 480 años.
    • Moisés permaneció en el desierto 40 años.
    • Josué y Otoniel gobernaron 40 años.
    • Aod, 80 años.
    • Deborah, 40 años.
    • Gedeón, 40 años.
    • Abimelec, 3 años.
    • Tola, 23 años.
    • Jair, 22 años.
    • Luego estuvieron sin capitán, hasta el año dieciocho de Jefté.
    • Jefté, 6 años.
    • Ibzan, 7 años.
    • Elon, 10 años.
    • Abdón, 8 años.
    • Sampson, 20 años.
    • Heli, juez y sacerdote, 4 años.
    • Samuel y Saúl reinaron cuarenta años.
    • David fue rey por 40 años.
    • Salomón, en el cuarto año de su reinado, comenzó la construcción del templo.

    Estos son los 480 años mencionados en el primer libro de Reyes, capítulo vi.

    • Desde la primera construcción del templo hasta el cautiverio de Babilonia, son 419 años y medio.
    • Salomón reinó aún 36 años.
    • Roboam, 17 años.
    • Abija, 3 años.
    • Asa, 41 años.
    • Josafat, 25 años.
    • Joram, 8 años.
    • Ocozías, 1 año.
    • Atalía, la reina, 7 años.
    • Joás, 40 años.
    • Amasías, 29 años.
    • Uzías, 52 años.
    • Joacaz, 16 años.
    • Acaz, 16 años.
    • Ezequías, 29 años.
    • Manasses, 55 años.
    • Amón, 2 años.
    • Josiah, 31 años.
    • Jeoaz, 3 meses.
    • Eliakim, 11 años.
    • Joaquín, Jeconías, 3 meses.
    • Y aquí comienza la cautividad de Babilonia.

    La suma de estos años es 419. Jerusalén fue reedificada y construida de nuevo después del cautiverio de Babilonia, 70 años. El cautiverio continuó 70 años. Los hijos de Israel fueron entregados el primer año de Ciro. El templo se comenzó a construir en el segundo año de dicho Ciro, y se terminó en el año 46, que fue el año 6 de Darío.

    Después de que Darío hubo reinado 20 años, Nehemías fue restaurado a la libertad y fue a construir la ciudad, la cual fue terminada en el año 32. Todos los años desde la construcción del templo nuevamente, son 26 años. La suma total de años asciende a 70. Desde la reedificación de la ciudad hasta la venida de Cristo, son 483 años, después de esta cronología.

    Se menciona en el noveno capítulo de Daniel que Jerusalén debería ser edificada de nuevo, y que desde ese tiempo hasta la venida de Cristo, son 69 semanas. Cada semana se cuenta por 7 años. Así que 69 semanas equivalen a 483 años; porque, desde dicho año de Darío hasta el año 42 de Augusto, en el cual nació nuestro Salvador Cristo, son tantos años justos y completos. Entonces, desde Adán hasta Cristo, son 3974 años, seis meses, y diez días.

    Necesitas aprender sobre: La venida de Cristo Parte 1 - 7 Señales Reveladoras

    Entonces, ya sabes quiénes fueron “el primer Adán y el último Adán” y la relación que existió entre ellos. Básicamente, Dios creó al primer hombre para que fuera perfectamente obediente, más no lo fue, por lo que el pecado y la muerte entraron al mundo. Sin embargo, Dios en su misericordia, envió al último Adán (Jesús) para que venciera el pecado a través de su muerte en la cruz.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir