Has Dejado Tu Primer Amor Por Cristo. 3 Pasos Para Recuperarlo

La oscuridad nunca es tan oscura como cuando un alma redimida no está satisfecha en Dios, la riqueza de la Escritura no tiene sabor y las oraciones parecen no tener sentido. Si estás sintiendo todo esto, no es una casualidad que hayas llegado hasta aquí; Dios te está hablando a través de mí.

Has dejado tu primer amor

Todos estos son síntomas de que has dejado tu primer amor, ese amor inmenso e inigualable de un padre que ha sido capaz de entregar a su hijo por tu salvación.  ¡Mira lo grande de ese amor por ti que has dejado!

Las distracciones, muchas veces se entrometen en los mejores intentos de tener momentos tranquilos con Dios. Tu corazón suspira, los recuerdos de una intimidad ardiente con Cristo hacen que el alma se estremezca, pero hay algo que obstaculiza el proceso, y eso va haciendo que se pierda esa experiencia tan bella.

Pero ¡No te preocupes! Aquí está Dios para llamarte y decirte que quizás tú has dejado tu primer amor, pero Él nunca te ha abandonado. Aunque lo hayas perdido de vista, Él siempre ha estado allí, y se encuentra esperando, dispuesto a que recuperes esa relación mágica que existió al principio.

Quizás te puede interesar: Las lágrimas conmueven a Jesús - Testimonios del amor de Dios por ti

Índice De Contenidos

    Síntomas de que has dejado tu primer amor

    Haz un inventario personal mientras lee estas características. Encuentras que te identificas con más de la mitad de ellos, quiere decir que has dejado tu primer amor. Quizás lo has hecho sin darte cuenta, pero no te preocupes; no estamos aquí para juzgar, estamos aquí para sacarte de ese pozo en el que quizás te encuentres en este momento:

    1. Puedes pasar horas o días sin tener más que un pensamiento pasajero en Él.
    2. No tienes un fuerte deseo de pasar tiempo con Él.
    3. No tienes un hambre fuerte por la Palabra. La lectura de la Biblia es una "tarea", algo para marcar en tu lista de "cosas por hacer".
    4. Pasar tiempo en oración es una carga / deber más que un placer.
    5. Tu adoración es formal, seca, sin vida, simplemente siguiendo los movimientos.
    6. La oración y el culto privados son casi inexistentes. Hay un ambiente frío y seco.
    7. Estás más preocupado por la salud física, el bienestar y la comodidad, que por el bienestar y la condición de tu alma.
    8. Anhelas la comida física, mientras que tienes poco apetito por la comida espiritual.
    9. Anhelas el compañerismo humano más que una relación con Cristo.
    10. Dedicas más tiempo y esfuerzo a tu apariencia física que a cultivar la belleza espiritual interior para agradar a Cristo.
    11. Tu corazón hacia Cristo es frío e indiferente; no es tierno como antes, no se mueve fácilmente por la Palabra, no habla de cosas espirituales, entre otras cosas.
    12. El cristianismo es más una lista de verificación que una relación con Cristo.
    13. Mides la espiritualidad (tuya / ajena) por el desempeño en lugar de tomar en cuenta la condición del corazón.
    14. El cristianismo se define más por lo que "haces" que por lo que "eres" ("hacer" se ha hecho más importante que "ser").
    15. Tu obediencia y servicio están motivados y alimentados por las expectativas de los demás o el deseo de impresionar, más que por la pasión por Cristo.
    16. Estás más preocupado por lo que los demás piensan y por complacerlos, que por lo que Dios sabe y por agradar a Cristo.
    17. Tu servicio a Cristo y a los demás está motivado por un sentido del deber u obligación.
    18. Te encuentras resentido por las dificultades y demandas de servir a Cristo y a los demás.
    19. Puedes hablar con otras personas sobre los niños, el matrimonio, el clima y las noticias, pero tienes dificultades para hablar sobre el Señor y los asuntos espirituales.
    20. Tienes dificultades para encontrar algo nuevo para compartir en un servicio de testimonio en la iglesia o cuando alguien pregunta: "¿Qué ha estado haciendo Dios en tu vida?"
    21. Eres formal, rígido y tenso acerca de las cosas espirituales, en lugar de alegre y atractivo.
    22. Eres crítico o severo con aquellos que están doctrinalmente fuera de lugar o que viven en pecado.
    23. Disfrutas de las canciones, las películas y los libros seculares más que de las canciones o el material de lectura que señala a Cristo.
    24. Prefieres la compañía de personas que no aman a Cristo, a la compañía de quienes lo hacen.
    25. Estás más interesado en la recreación, el entretenimiento y la “diversión” que en cultivar la intimidad con Cristo a través de la adoración, la oración, la Palabra y el compañerismo cristiano.
    26. Muestras actitudes o estás involucrado en actividades que sabes que son contrarias a las Escrituras, pero continúas en ellas de todos modos.
    27. Justificas áreas “pequeñas” de desobediencia o compromiso.
    28. Has vuelto a caer en hábitos pecaminosos que abandonaste cuando eras un joven creyente.
    29. Las “pequeñas” cosas del mundo que solían tocar tu conciencia, ya no lo hacen.
    30. Eres lento para responder a la convicción sobre el pecado, o lo ignoras por completo.
    31. Disfrutas de ciertos pecados y quieres aferrarte a ellos. No estás dispuesto a renunciar a ellos por Cristo.
    32. No te aflige el pecado, no es gran cosa para ti.
    33. Ciertos pecados te atraen constantemente.
    34. Eres más preocupado por el pecado en la vida de los demás que en la tuya.
    35. Te preocupa más tener una posición admirable que la disposición adecuada.
    36. Tiendes a aferrarte con fuerza al dinero y las cosas, en lugar de dar rápidamente para satisfacer las necesidades de los demás.
    37. Rara vez das con sacrificio a la obra del Señor.
    38. Rara vez tienes el deseo de dar sabes de las necesidades financieras legítimas dentro del Cuerpo, la iglesia o un ministerio.
    39. Acumular y mantener “cosas” materiales consume más tiempo y esfuerzo de tu parte que buscar y cultivar riquezas espirituales.
    40. Ha roto relaciones con otros creyentes, y no estás dispuesto o no has intentado reconciliarte.

    ¿Qué es dejar tu primer amor?

    Si has dejado tu primer amor, no eres el primero en hacer esto. Había una iglesia en la Biblia a la que esto le sucedió. Jesús hizo que Juan escribiera siete cartas a siete iglesias en su nombre. Me refiero a la iglesia de Éfeso. Apocalipsis 2: 2-3 nos da la imagen de esta iglesia, y dice que no eran malas personas, de hecho, Jesús los elogió.

    “Conozco tus obras, tu labor, tu paciencia, y que no puedes soportar a los malvados. Y has probado a los que dicen ser apóstoles y no lo son, y los has encontrado mentirosos; y has perseverado y tienes paciencia, y te has afanado por amor de mi nombre y no te has cansado”.

    No sé en qué piensas cuando lees esas palabras, pero veo una iglesia bastante asombrosa. Estaría orgullosa de pastorear una iglesia como esa. Eran una iglesia trabajadora. Esta gente estaba ocupada por Jesús. Sus calendarios estaban llenos de buenas actividades. Estaban haciendo todas las cosas que hacen las iglesias, alcance, discipulado.

    Se trataba de personas trabajadoras para Jesús. Habían trabajado por el nombre de Jesús y no se cansaron. Y también dice que tenían un sentido del bien y del mal. Eran gente moral. Estas no eran personas que no podían distinguir entre el bien y el mal.

    Reconocieron a algunos tipos que pretendían ser apóstoles y no lo eran. Habían perseverado y no se habían rendido. En otras palabras, se habían enfrentado a pruebas reales y a la oposición del enemigo. Estos chicos tuvieron paciencia.

    ¿Qué pasó la iglesia de Éfeso?

    Vivían en una cultura perversa. Éfeso era una ciudad bulliciosa en ese día. Era conocido por el culto a Artemisa. Había un templo enorme allí y, en consecuencia, había toda esa adoración falsa de otros dioses y la inmoralidad que estaba involucrada también. Y sin embargo, esta iglesia había dejado todo eso, se había separado de eso.

    Sin embargo, Jesús sabía que este grupo de creyentes (tan loables, tan trabajadores y tan perseverantes), No estaban funcionando de la manera en que deberían. Hubo un problema interno del corazón con el que debes lidiar. Esta iglesia había dejado su primer amor por Cristo. Jesús los desafía en Apocalipsis 2: 4

    "Sin embargo, tengo esto contra ti, que has dejado tu primer amor".

    Todas esas cosas que has estado haciendo son buenas; todo el trabajo, la perseverancia, la santidad y la separación del mundo. Pero Jesús está diciendo. "Has dejado ese lugar del primer amor". Jesús no quería perder ese sentido de amor que fluye entre Él y su familia eterna. La escritura nos dice que Dios es amor. Dios disfruta del amor de nosotros, sus hijos.

    ¿Dejando tu primer amor?

    A pesar de las insinuaciones de Satanás, no eres el primero en experimentar esta paralizante falta de felicidad en Dios. Después de elogiar a la iglesia de Éfeso con respecto a su paciencia, intolerancia al mal, sufrimiento por el nombre de Cristo y desenmascaramiento de los falsos apóstoles, Jesús los confronta.

    Aunque esta iglesia se veía asombrosa en el papel, él se detiene en un tema central: “Pero tengo esto en tu contra, que has abandonado el amor que tenías al principio” (Apocalipsis 2: 4). Tenían celo por la ortodoxia, pero habían perdido su amor por Jesús. Se presentaron a los estudios bíblicos y debatieron sobre los herejes, pero perdieron el amor puro por su Señor. Se opusieron al mal en medio de ellos, pero toleraron un amor lento hacia Jesús y hacia los demás.

    En privado estaban abandonando a Cristo, en su cruzada pública por la verdad acerca de Cristo. Estaban intercambiando a Cristo mismo por imágenes teológicas de su Salvador. Es una realidad aterradora que el camino herrado no solo está pavimentado con buenas intenciones, sino también con buenas obras y precisión teológica.

    Tal vez quieras conocer: El Amor Ágape y la Madurez Espiritual

    ¿Has dejado tu primer amor por Cristo? Recupéralo

    Si has dejado tu primer amor por Cristo, ¡puedes recuperarlo! Siéntate, concéntrate e internaliza todos estos pensamientos que Dios te va a regalar a través de mí en este momento. Hay tres pasos bíblicos que pueden ayudarte en esto:

    1. Recuerda

    El primer paso a seguir para volver cuando has dejado tu primer amor es recordar. Apocalipsis 2: 5ª dice:

    “Acuérdate, pues, de dónde has caído”.

    Debemos recordar (en griego significa literalmente “inmortalizar”). Jesús nos llama a recordar la altura de la que hemos caído, el pináculo de nuestra relación con él. Puedo volver en mi mente a muchos momentos de cercanía que he tenido con Dios. Recuerdo adorar a mi Salvador en la iglesia y las lágrimas corriendo por mi rostro mientras cantaba: "Gracias, Gracias, Gracias Dios".

    Qué recordar

    Recuerda cuando oraste por una puerta abierta al ministerio mientras trabajabas en el templo. Recuerda la pasión que sentiste por Cristo cuando predicaste tu primer sermón. Puedes recordar muchos momentos pastoreando la congregación, cuando Dios te sostuvo, y sentiste su presencia, su poder y su unción.

    Es algo poderoso volver a tu mente y recordar. ¿Has perdido tu primer amor? Regresa y recuerda. Pero cuando en verdad recuerdes y vuelvas, no querrás que esos pensamientos sean el pináculo de tu relación con Él. Querrás estar cada día más cerca de él, hasta expulsar tu último aliento y caminar hacia la eternidad.

    No querrás salir de ese lugar. Tal cual o mil veces mejor que cuando te reconcilias con esa persona que consideras “El gran amor de tu vida”. De hecho, así es como debe ser, Cristo debe ser tu primer y más grande amor.

    Si soy honesta, debo confesar que no siempre he mantenido ese primer amor perfecto por Jesús. Hay momentos en los que me alejé de esa cercanía que tenía con Jesús. Momentos en los que dejo que la ira, la desesperación, el pecado, la amargura o la depresión me alejen. Pero cuando lo recuerdo, ¡comienzo a subir de nuevo! Empiezo el viaje de regreso por ese pináculo de la montaña.

    ¿Has dejado tu primer amor? comienza recordando, meditando sobre cómo era tu relación con Cristo cuando fuiste salvo por primera vez. Regresa lo más pronto que puedas y toma una instantánea de eso. Toma un enfoque mental de ese momento tan especial en tu vida. Haz que ese instante sea inolvidable para ti, porque para Dios, lo será.

    Qué quieres Jesús

    Jesús quiere que recordemos lo que hemos perdido y cultivemos el deseo de recuperar esa estrecha comunión una vez más. Y no es algo de una sola vez, tenemos que seguir recordando, ¡o nuestro amor envejecerá y se volverá obsoleto! El olvido es un problema humano crónico, y por eso Jesús dice, sigue recordando.

    Nadie se propone que su matrimonio se enfríe. Ningún verdadero creyente planea jamás enfriarse. La gente a veces describe su primer amor por Jesús como una experiencia en la cima de una montaña. Jesús nos dice aquí que miremos hacia atrás en la montaña.

    2. Arrepiéntete

    Por supuesto, si has dejado tu primer amor por Dios, estás pasando por algo grave y sumamente triste, así que debes arrepentirte. Apocalipsis 2: 5 dice:

    “Acuérdate, pues, de dónde has caído; arrepiéntete".

    Hoy en día hay una enseñanza falsa que dice que los cristianos nunca necesitan arrepentirse. Eso es ridículo, por supuesto que deben hacerlo. Los cristianos no son personas perfectas.

    Estamos en un proceso de llegar a ser como Jesús. Arrepentimiento significa cambiar de opinión, literalmente apartarnos del pecado, y debemos confesar nuestros pecados al Señor.

    Si nuestro amor por Jesús ha disminuido, entonces debemos arrepentirnos. Si hay algo en nuestras vidas que se ha deslizado y se ha vuelto más importante que Jesús y empezamos a amarlo más que a él. Necesitamos decir: "Dios perdóname, deja que vuelva el primer amor".

    Para redescubrir tu primer amor, debes tomar medidas no solo para detener tu caída, sino también para volver al camino correcto de obediencia a Dios. Debes amarlo lo suficiente como para permitir que su Espíritu te cambie.

    3. Repite las primeras obras, por supuesto, las buenas

    Ya dijimos que si has dejado tu primer amor, debes recordar y arrepentirte. Si has practicado las dos anteriores, entonces no será difícil repetir lo que ya has hecho antes. Apocalipsis 2: 5 dice:

    "Arrepiéntete y haz las primeras obras".

    Es posible que estemos haciendo cosas que enfríen el amor y no hagamos las que lo calientan. Para reavivar ese primer amor, debemos hacer a propósito las cosas que hicimos una vez. Cuando las hagamos, nos volveremos a enamorar de Jesús.

    ¿Qué acciones tomaste cuando fuiste fiel a Dios? ¿En qué actividades participabas cuando te apoyabas en la fuerza de Dios en lugar de en tu propia fuerza? Recordar lo que hiciste antes puede ayudarte a regresar si has dejado tu primer amor, puede ayudarte a ver lo que debes comenzar a hacer una vez más.

    El tercer paso es muy práctico, debemos repetir las primeras obras, volviendo a lo que usamos para alimentar nuestra relación con Cristo. Esto sugiere una restauración del compañerismo original que fue roto por nuestra negligencia. Para el creyente, en términos prácticos, esto significa oración, lectura y meditación de la Biblia, servicio obediente y adoración.

    Pensamientos finales

    Entonces, ¿Has dejado tu primer amor por Dios? ¡Emociónate, vuelve a enamorarte y redescubre tu amor! Si en tu relación con tu esposa empiezas a sentirte un poco lejos, un poco separado. Ya sabes lo que tienes que hacer; simplemente necesitas estar con ella. Eso es, si sales con tu esposa, recuerdan, se arrepienten y hacen las cosas que hacían antes, te volverás a enamorar de ella.

    Lo mismo sucede con Dios. Hermano, no hay nada más hermoso que una reconciliación; es como volver a empezar en aquel momento donde todo era inmensamente agradable y sin preocupaciones. Y si esta sensación tan bella se puede experimentar cuando se vuelve con una persona, imagínate cómo es la experiencia con Dios, con nuestro Señor que está colmado de amor para nosotros.

    Necesitas aprender: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    Si has llegado hasta aquí, es seguramente porque has dejado tu primer amor; el gran y verdadero amor por Dios. Yo te invito en este instante a que lo recuperes. No creas en los comentarios malintencionados de las personas, no hagas caso a las habladurías de la gente perfeccionista; para Dios nunca va a ser muy tarde para perdonarte cuando aún estés con vida. Esperamos que este estudio haya llegado a tu corazón y que Dios te bendiga grandemente.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información