Jesús dijo: “Yo soy el pan de vida”. ¿Qué significa?

Jesús expresó algo muy importante que es necesario que cada cristiano tome en cuenta, nuestro salvador dijo: “yo soy el pan de vida”. Esta es una afirmación maravillosa, que nos dice que solamente podemos alcanzar la vida eterna a través de Cristo. Aquí te detallamos la explicación de lo que significa esta expresión, y te damos algunas ideas de cómo encontrar el alimento espiritual.

Jesús dijo: “yo soy el pan de vida”
Jesús dijo: “yo soy el pan de vida”
Índice De Contenidos

    Jesús dijo “Yo soy el pan de vida”. ¿Qué significa?

    Cuando Jesús dijo “yo soy el pan de vida” quiso decir que él era su comida emocional, mental y especialmente espiritual. Todos experimentamos antojos, cosas que anhelamos tener. La aceptación es ciertamente algo que Dios quiere que cada uno de nosotros experimente. La necesidad de sentirse seguro es una enseñanza primaria para el Salvador.

    Él vino a la tierra para demostrar el cuidado personal de Dios para ti y para mí. Cuando tratamos de vivir separados de Dios, nuestras necesidades pueden tomar rápidamente el control de nuestras vidas y convertirse en obsesiones, objetivos mentales que no podemos liberar.

    Cualquier hábito que se descontrola generalmente es un signo de un problema más profundo: sentimientos de soledad o rechazo, depresión, ansiedad, miedo a perder el control o simplemente aburrimiento.

    Cuando Jesús le dijo a la gente que Él era el pan de vida, no estaba diciendo que llenaría sus estómagos. Estaba refiriéndose a que cualquiera que le siguiera, y viviera su palabra como alimento diario, tendría vida. Y en este caso no estaba hablando de vida terrenal, sino de vida eterna.

    Él estaba enseñando lo que significaba la verdad mayor: cualquier necesidad emocional, espiritual o física que podamos tener, Él es el único que puede satisfacerla. La mayor necesidad de tu corazón debe ser el amor de Dios.

    Puede ser que realmente necesites una barra de pan, tal vez has perdido recientemente tu trabajo debido a un despido de la empresa. Jesús es el pan de vida, así que cuando te vuelves hacia Cristo y declaras que tu necesidad de Él como tu Salvador, Él no solo satisfará tus necesidades espirituales sino que también te proporcionará todo lo que necesitas para vivir cada día.

    ¿Cómo puedes encontrar el alimento espiritual?

    Jesús dijo “Yo soy el pan de vida”, entonces, es necesario que le busquemos día a día, pero ¿cómo podemos buscarle? Aquí te mostramos tres maneras en las que puedes encontrar un lugar para tu relación con Dios a través de Jesús:

    1. Acepta a Jesús como tu salvador

    Como humanos carnales, para vivir necesitamos el pan, o el alimento. Si un día dejamos de comer, nos sentiremos mal, y a la final terminaremos muriendo. Jesús dice “yo soy el pan de vida”, y esto es una afirmación de que sin él estamos muriendo espiritualmente.

    En otro segmento de la biblia Jesús también dice que él es el camino, la verdad, y la vida, y nadie puede llegar al padre si no es por él. Esto, nos confirma una vez más que sin Jesús no puede haber ningún tipo de bienestar espiritual, ni mucho menos vida eterna.

    Por este motivo, sabemos que sólo aceptando a Jesús podemos ser salvos, en este instante, yo te invito a que abras tu corazón al salvador del mundo, a que tomes tu alimento espiritual, puedas experimentar lo maravilloso que es vivir en Jesús.

    Cuando entramos en una relación con Dios a través de Jesús, tal como una relación con cualquier otra persona, Él nos cambiará, así que eso es lo que sucederá si creemos en Jesús y lo aceptamos como el que Dios ha enviado, el que revela a Dios para nosotros.

    2. Lee la palabra de Dios

    La biblia es la palabra de Dios, Jesús es Dios hecho carne, por lo tanto, vivir la palabra de Dios puede darnos el alimento espiritual que necesitamos para vivir. Así como necesitamos el pan físico, también requerimos del alimento espiritual, y la mejor manera de hacerlo en la actualidad es internalizar las escrituras, porque en ellas se encuentra la vida.

    Jesús murió por nuestros pecados, pero resucitó de entre los muertos, para demostrar que hay vida después de la muerte, y que Él no está muerto, sino que vive en nuestros corazones y puede darnos el alimento espiritual.

    3. Busca la santidad en Dios

    Dios es perfecto, fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, en todo menos en el pecado. No podemos alcanzar la perfección de Dios, pero si podemos obtener la santidad por medio de Jesús. La biblia también nos dice que sin santidad nadie verá al Señor.

    Entonces, si sólo por Jesús podemos ser santos, y sin santidad nadie estará con Dios, podemos saber que el hecho de que Cristo haya dicho “yo soy el pan de vida” tiene mucho sentido.

    La única forma de ser santo (apartado para Dios) es aceptar que fuimos redimidos por el sacrificio de Jesús en la cruz, porque nadie puede llegar a la perfección, existe en cada uno de nosotros una mancha de pecado, la cual solamente puede ser quitada cuando tomemos la decisión de seguir al que Dios envió para redimir el pecado de la humanidad”.

    Jesús no dijo “yo soy un pan de vida”, nuestro salvador dijo “yo soy el pan de vida”, lo que quiere decir que es el único alimento espiritual que nos puede ayudar a vivir bajo la presencia de Dios y obtener la salvación. Cristo es el único camino, la única verdad, y la vida verdadera, “la vida eterna”.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. María del Carmen Reyes de Cruz dice:

      Hola hermana Meudys, me han encantados tus escritos y me han llenado de mucha fe, he podido escudriñar la Santa Biblia en las citas de las que haces mención. Dios te siga llenando de sabiduría, para continuar con estas lecturas, he ido conociéndole, amándole y acrecentando mi fe. Bendiciones
      Nuestra buena Madre Santísima te llene de su amor Maternal.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información