Jesús es la puerta (Juan 10). Significado

¿Qué hace que las puertas sean tan útiles? Las puertas te permiten ingresar a un edificio. También tienen la capacidad de mantenerte a salvo adentro, mientras evitan que alguien o cualquier cosa dañina entre.

En Juan 10, Jesús hizo una declaración donde dijo de sí mismo: "Yo soy la puerta". ¿Esa descripción te sorprende o suena un poco curiosa? ¿Qué quiere decir “Jesús es la puerta”? En un momento estaremos explicándolo detalladamente.

En la vida real, a menudo nos enfrentamos a diferentes puertas u opciones. Algunas de estas pueden conducir a una vida o futuro mejor, mientras que otras pueden conducir al fracaso, la derrota o incluso la muerte.

Quizás te puede interesar: Jesús Es El Camino, La Verdad Y La Vida. Significado

Índice De Contenidos

    ¿Qué quiere decir “Jesús es la puerta”?

    Jesús es la puerta por varias razones que explicaremos con detalle a continuación:

    1. Jesús es el camino para entrar en la familia de Dios (juan 10: 7)

    “Entonces Jesús les dijo de nuevo: “De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas”. Juan 10: 7.

    En el contexto más amplio de la primera porción de Juan 10, Jesús pintó un cuadro de la vida y obra de un pastor. Los ejemplos que usó sobre el cuidado de ovejas habrían sido familiares para su audiencia original.

    Jesús es la puerta

    Por la noche, era costumbre que un pastor recogiera sus ovejas y las encerrara de alguna manera para protegerlas. A veces, un pastor las recogía en una cueva. Otras veces, las reunía en un área rodeada de cercas hechas de ramas.

    Y para asegurarse de que pudiera controlar lo que entraba y salía del área donde se guardaban las ovejas, solo había una entrada. El pastor dormía en esa entrada como un guardia protector. Nada podía entrar por esa abertura o salir por ella sin su bendición o permiso.

    Como el Mesías que cuida de sus ovejas espirituales, esta analogía sirvió como una descripción precisa del ministerio y la actividad de Cristo. En Juan 10: 7 dice que Jesús es la puerta. Para entrar en la familia de Dios, hay que atravesarlo porque Él es la puerta. Él es el que está en la entrada.

    Para entrar a la familia de Dios, solo tenemos un medio de entrada. Debemos pasar por Cristo para ser incluidos en el redil del Señor. Él es la puerta y no hay entrada lateral ni pasadizo secreto. Solo a través de Cristo podemos acceder a la familia y al reino de Dios.

    2. Jesús vino a dar, no a robar a su familia (Juan 10: 8)

    “Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no los escucharon” (Juan 10: 8).

    En Juan 10: 8, Jesús hizo referencia a "ladrones y salteadores". Al hacer esta referencia, estaba hablando de aquellos que vinieron a robarle a su familia. Eso incluiría a personas como "falsos mesías" y "falsos maestros" que intentaron ganar seguidores con propósitos egoístas y mundanos.

    También incluiría a muchos de los engreídos líderes religiosos de la época que estaban menos preocupados por la integridad y la verdad, y más preocupados por el prestigio personal y la riqueza que se puede ganar desplumando a las personas que confían en ellos.

    Pero eso contrasta fuertemente con el ministerio y el carácter de Cristo. Jesús es la puerta y no vino a robar, vino a dar. Él nos sirvió con sacrificio, aunque no teníamos nada que ofrecerle que Él no pudiera haber tenido ya.

    Él renunció a las comodidades y la gloria del cielo para caminar entre nosotros, ser irrespetado y sufrir por nuestros pecados. Nos dio su consejo y su ejemplo. Él dio Su sangre en la cruz para expiar nuestra rebelión y nos concede la vida eterna a través de la fe en Él como un regalo que Él pagó en nuestro nombre.

    Curiosamente, una de las formas más claras de saber si alguien ha venido en el nombre de Cristo es si emula Su corazón y su ejemplo. ¿Han venido a darte algo o a quitarte algo? ¿Han llegado a servir o ser servidos con sacrificio?

    Esta es una buena métrica para utilizar cuando elijas a quién escuchar o a quién elevar a un papel de liderazgo espiritual. Hay muchos falsos maestros y falsos mesías, pero las ovejas de Cristo escucharán Su voz sobre la voz de los que roban.

    3. Jesús demuestra que él es el verdadero mesías (Juan 10: 9)

    “Yo soy la puerta. Si alguno entra por mí, se salvará y entrará y saldrá y encontrará pastos” (Juan 10: 9)

    Cada corazón busca ser salvo. Todos los que conoces buscan ser rescatados. Todo el mundo parece tener una opinión sobre lo que salvará al mundo o cómo pueden salvarse a sí mismos. Las Escrituras son muy claras en cuanto a que nuestras vidas individuales y el mundo en el que vivimos solo serán rescatados a través de Cristo.

    Él restaura nuestras vidas, restituye la creación. No hay una opción secundaria o un sustituto que pueda ocupar su lugar; Jesús es la puerta y no hay otra por donde se pueda llegar al reino de Dios.

    "Porque la creación fue sujeta a futilidad, no voluntariamente, sino a causa de quien la sujetó, con la esperanza de que la creación misma sea liberada de su esclavitud a la corrupción y obtenga la libertad de la gloria de los hijos de Dios. Porque nosotros sabemos que toda la creación ha estado gimiendo en dolores de parto hasta ahora. Y no solo la creación, sino nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos por dentro mientras esperamos ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestros cuerpos." (Romanos 8: 20-23)

    En nuestra cultura, hay una variedad de opciones que se están presentando como soluciones viables para salvar este mundo. Millones de personas creen que la tierra se puede salvar a través de causas ambientales, pero no será así.

    Es bíblico ser un buen administrador de la creación, pero es teológicamente incorrecto adoptar la creencia de que los esfuerzos del hombre tienen la capacidad de salvar al planeta de su esclavitud a la decadencia.

    Millones de personas depositan su mayor confianza en líderes políticos, filosofías e ideologías para salvar este mundo, pero no funcionarán porque Jesús es la puerta y no hay otra. Él es el Rey de reyes y tiene la capacidad de transformar el corazón humano. Ningún rey, príncipe, gobernador o presidente terrenal puede lograr eso.

    Jesús es la puerta por la que debemos caminar si vamos a experimentar la salvación, la restauración y el sustento que anhelan nuestros corazones hambrientos.

    4. Jesús es la clave para una vida plena y significativa (Juan 10:10)

    “El ladrón viene solo para robar, matar y destruir. Vine para que tengan vida y la tengan en abundancia (Juan 10:10).

    ¿Qué se siente disfrutar de una vida abundante, ahora mismo, a través de Cristo? Cuando Jesús habla de darnos una vida abundante, nos está diciendo que nos ofrece una nueva vida en Él que es mucho mejor de lo que hubiéramos esperado.

    La vida abundante es una vida caracterizada por una relación eterna e inquebrantable con Él. Aquellos que disfrutan de esta relación pueden encontrar gozo en cada circunstancia, esperanza en medio de cada prueba y ayuda cuando sea necesario.

    La vida abundante que ofrece Cristo es una vida caracterizada por el crecimiento, la madurez, la transformación y la fuerza espiritual. Nos toma desde la infancia espiritual y nos convierte en líderes espirituales. Nos encontró cuando estábamos muertos y nos da vida.

    Jesús nos encontró cuando estábamos esclavizados a la debilidad y nos bendijo con Su fuerza. Puede que no tengamos todo lo material que queremos en este mundo, pero si tenemos a Cristo, tenemos todo lo que realmente necesitamos.

    Cuando Jesús dijo: "Yo soy la puerta", nos reveló que Él es el pasaje divino que debemos atravesar si deseamos experimentar el tipo de vida para el que originalmente fuimos diseñados. ¿Es ese el tipo de vida que te gustaría experimentar? ¿Está tu corazón convencido de que Cristo es la puerta por la que debes pasar para obtener la vida?

    ¿Por qué Jesús de repente comienza a hablar de sí mismo como la puerta de las ovejas?

    El contexto es el capítulo 9 de Juan. Aquí es donde Jesús sanó a un hombre que había nacido ciego. Jesús escupió en el suelo e hizo una pasta con barro y su saliva y lo frotó en los ojos del hombre. Luego le dijo que se lavara la cara en el estanque de Siloé.

    Después de que el hombre hizo esto, pudo ver. Naturalmente, quería saber quién lo había sanado, así que Jesús le habló. Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”.

    Ahora pensarás que este milagro haría felices a todos. Pero algunas personas se mostraron escépticas. "¿Fue incluso el mismo hombre?" preguntarán algunos. Los fariseos también dudaban. Llamaron a sus padres y comenzaron a interrogarlos, pidiéndoles que verificaran la identidad de su hijo.

    Los fariseos adoptaron un enfoque legalista de la curación y el hecho de que Jesús la realizó en sábado. Este fue el día en que no se suponía que se hiciera ningún trabajo. Por lo tanto, la curación violaba sus leyes. Después de discutir con el hombre por un rato, finalmente lo expulsaron de la sinagoga.

    Te invitamos a leer: Mis Ovejas Oyen Mi Voz. Significado Bíblico

    A sus ojos, el ex ciego no podría haber experimentado a Dios, ya que no fue sanado de la forma en que ellos esperaban que Dios sanara. Esta curación no puede ser válida. En lugar de regocijarse de que el ciego hubiera experimentado a Dios, decidieron que actuarían como un bloqueo u obstáculo para acceder a Dios. Ellos mismos estaban tratando de ser una puerta a Dios.

    Por eso Jesús responde en el capítulo 10 de Juan: "Yo soy la puerta de las ovejas". No hay una ruptura real entre el capítulo 9 y el 10. Sigue siendo la misma escena, y Jesús se dirige a las mismas personas. Jesús esencialmente está diciendo “Yo soy la puerta, no tú. Yo soy quien decide quién entra y quién sale, y quién experimenta a Dios”.

    ¿Por qué Jesús usa la imagen de la puerta de las ovejas?

    Como explicamos anteriormente, los historiadores han encontrado evidencia de que cuando estos pastores ponían las ovejas en el redil por la noche, se tendían en el frente del redil y actuaban como guardias. Estaban efectivamente en la única puerta para el redil de ovejas.

    Esto no fue solo para evitar que los depredadores ingresaran, sino también para evitar que las ovejas salieran. Los pastores se tendían y vigilaban. Las ovejas entraban o salían solo con el cuidado del pastor. Es una imagen como esta la que obtenemos cuando leemos Juan 10.

    Implicaciones para nosotros

    Si bien podríamos tener una discusión larga y detallada sobre este pasaje, hay 3 cosas principales en las que queremos enfocarnos:

    1. ¿Qué tipo de puertas buscamos en lugar de Jesús?
    2. ¿Hay alguna forma en la que estemos tratando de ser una puerta para otra persona y bloqueando su camino?
    3. ¿Cómo y por qué Jesús es la puerta y la única entrada?

    1. ¿Qué tipo de puertas falsas buscamos en su lugar?

    En Juan 10: 7-10, Jesús dice:

    En verdad les digo que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta; el que entre por mí, se salvará. Entrarán y saldrán, y encontrarán pastos. El ladrón solo viene para robar, matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia".

    Jesús habla aquí de la vida en toda su plenitud o de la vida en abundancia. ¿A qué se refiere con esto? Bueno, en el evangelio de Juan, también tiene el mismo significado que la vida eterna. Sin embargo, cada vez que Jesús usa esa frase en este evangelio, no es solo algo que está reservado para el futuro. También es algo que podemos experimentar aquí y ahora.

    La vida eterna también corresponde a la frase que Jesús pronuncia al final del versículo 10: "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia". ¿Cuántas veces tratamos de experimentar la vida en toda su plenitud por nuestra cuenta sin Jesús? ¿Cuántas veces intentamos buscar pastos por nuestra cuenta y olvidamos que Jesús es la puerta?

    Tratamos de salvarnos a nosotros mismos buscando nuestras propias puertas. Estas puertas son ídolos, algo que colocamos por encima de Dios para darle sentido o significado a nuestra vida. Podemos pasar el tiempo tratando de abrir todo tipo de otras puertas con la esperanza de que traigan placer, éxito o significado.

    Algunos de estos placeres pueden ser cosas legítimas como relaciones o hijos, o incluso éxito. Son cosas buenas en sí mismas. Pero cuando buscamos lograrlas con la esperanza de que nos satisfagan y nos den un sentido de identidad, finalmente son un ídolo.

    Cuando ponemos toda nuestra esperanza en estas cosas, no traerán vida en toda su plenitud como Jesús ha prometido. Es solo a través de Jesús que podemos sentirnos verdaderamente valiosos y que nuestra vida puede tener un verdadero significado. Jesús es la puerta por la que encontramos pasto y vida en toda su plenitud.

    2. ¿Hay alguna forma en la que estemos bloqueando el camino de otra persona?

    Los fariseos al final del capítulo 9 declararon que el ex ciego nació en pecado. Creían que él era un individuo tan quebrantado y pecador que no podía acercarse a Dios. Llenos de desprecio por él, lo echaron de la sinagoga. Estos estaban tratando de decidir por sí mismos quién podía tener acceso a Dios.

    De manera similar, incluso los propios discípulos de Jesús estaban en peligro de actuar como una puerta al comienzo del capítulo 9 cuando le preguntaron a Jesús quién era el responsable de la ceguera del hombre. ¿Fue su propio pecado o sus padres? Sin embargo, Jesús se contrasta con los fariseos. Dice efectivamente: “Yo soy la puerta de las ovejas. Yo soy el que le va a permitir que se acerque a Dios”.

    ¿Con qué frecuencia podemos tratar a los demás como inferiores de alguna manera? Podemos marginarlos etiquetándolos de alguna manera y diciendo que no pertenecen porque no son como nosotros. Podemos crear un impedimento para que se acerquen a Dios.

    Como los fariseos, quizás miramos con desconfianza y desprecio, creyendo que una persona no puede estar cerca de Dios. Por otro lado, también podemos tener una opinión exagerada de nosotros mismos, actuando con justicia propia como los fariseos y creyendo que estamos cerca de Dios.

    Jesús les dice a los fariseos que él es el único camino para tener una relación con Dios. Él es el único camino a la vida eterna y a la vida en toda su plenitud. Jesús es el único a través del cual podemos ser perdonados. Ahora bien, si bien esto es una advertencia para los fariseos y para dejar de actuar como una puerta para evitar que la gente entre, también puede servir como un estímulo.

    ¿Con qué frecuencia tratamos de tomar las cosas en nuestras propias manos para llevar a las personas al reino de Dios? Tal vez pensamos que si solo nuestros amigos pueden escuchar a cierto orador o pueden asistir a un evento especial, seguramente se salvarán. Pero Jesús dice “Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que entren por mí serán salvos".

    Podemos terminar haciendo las cosas con nuestras propias fuerzas y sin darnos cuenta de que son nuestros propios esfuerzos o el carisma de otra persona lo que marcará la diferencia. No podemos ser una puerta a la salvación para otros, y tampoco podemos hacer que otros oradores o predicadores lo sean; solo Jesús es la puerta.

    Necesitas aprender: Cómo Se Salvarán Los Creyentes Y No Creyentes 

    Pensamientos finales

    Dios dice que hará un pacto de paz con nosotros. Lo ha logrado a través de lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz. Pero no es solo un pacto de paz consigo mismo, sino también con los demás. La paz de Jesucristo nos reconcilia con Dios y entre nosotros.

    De hecho, en Efesios 2: 14-16, Pablo habla de cómo Jesús derribó la pared divisoria entre nosotros. Por tanto, sabiendo que por medio de Jesús tenemos paz, esperanza y salvación, ¿cómo responderemos a su invitación a entrar por su puerta?

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información