La Fidelidad De Dios. Cómo Se manifiesta, Características

La fidelidad de DiosPuedo pensar en pocas personas cuyas vidas dieron mayor testimonio de la suficiencia de la presencia de Dios en medio del sufrimiento que la de José.

También puedo pensar en algunas personas cuyo dolor es tan fácilmente identificable; todos “entendemos” a José en algún nivel y el cómo se manifestó la fidelidad de Dios en su vida.

Sin embargo, a veces los sueños rotos casi nos hunden. Por este motivo, casi todos nos hemos preguntado en algún momento de nuestras vidas, ¿Dónde está Dios? Seguramente todos hemos luchado por perdonar a alguien cuando el perdón se siente perfectamente imposible.

Así que aquí hay algunas verdades extraídas de la vida de José que serán estímulo para ti y te demostrarán que Dios es fiel, independientemente de las circunstancias. En el momento en que más pienses que todo está perdido, allí está Dios planificando la salida.

Quizás te puede interesar: Significado de la frase "Dios me hará justicia" según la biblia

Índice De Contenidos()

    Por qué confiar en la fidelidad de Dios a pesar de las circunstancias

    La fidelidad de Dios nunca se va de nuestras vidas, aunque en ciertas circunstancias lo dudemos. Hay varias razones para confiar en ella, Dios tiene su tiempo y es necesario tener paciencia. Es necesario poner la confianza en el Señor, en sus pruebas y en su manera de actuar por lo siguiente:

    1. La fidelidad de Dios lo cambia todo: Ya sea en el foso o en el palacio

    Después de que los hermanos de José lo arrojaron a un pozo y lo vendieron como esclavo, José llegó a Egipto y fue vendido una vez más a un gobernante egipcio llamado Potifar. El versículo inicial del capítulo 39 parece desastroso ya que José queda como un esclavo adolescente en una tierra extranjera, separado de su familia y su tierra natal.

    A primera vista, Dios parece haber perdido el control de la historia. Pero Génesis 39: 2 demuestra que la fidelidad de Dios siempre está presente. Ya sea que estemos en tiempos buenos o difíciles, la presencia de Jesús resultará ser nuestro mayor tesoro, garantía y bendición.

    Por lo general, no descubrimos la intimidad y el gozo de la presencia de Jesús sin pasar por momentos difíciles. Entonces, si estás en una de esas temporadas difíciles, apóyate en Su presencia. Al final, es posible que incluso te sientas agradecido por la prueba debido a la forma en que te acercó a Dios.

    2. La bendición y el sufrimiento no son mutuamente excluyentes

    Tendemos a pensar que somos más bendecidos cuando la vida transcurre sin problemas, todos se llevan bien, estamos sanos y nuestros trabajos y relaciones prosperan. De hecho, son bendiciones, pero lo que a menudo olvidamos es que Dios puede bendecirnos incluso en medio de nuestro sufrimiento.

    Siempre me ha intrigado la forma en que Génesis 39:21 describe el descenso de José a la prisión: "Pero el SEÑOR estaba con José y le extendió su bondad". Siempre pienso; “Señor, si te ibas a tomar la molestia de ser amable con José, ¿por qué no le mostraste tu bondad sacándolo de allí?”

    Pero incluso en su sufrimiento, la presencia, el favor, la bendición y la fidelidad del Señor estaban allí (se le dio autoridad sobre los otros prisioneros) en medio de las dificultades. A menudo, cuando estoy sufriendo, busco que el Señor me muestre bondad librándome de mi dolor o dándome lo que anhelo.

    A veces lo hace, pero otras veces me muestra bondad de maneras diferentes a las que deseo. Si no tengo cuidado, puedo resistir Su bondad o tener los ojos cerrados a la forma en que Él me está bendiciendo, simplemente porque solo estoy interesada en que Él me dé lo que quiero.

    José se inclinó hacia el favor que Dios le dio en un momento muy difícil y, finalmente, la bondad del Señor hacia José lo llevó a su liberación de la prisión y a un puesto en el palacio del faraón. ¿Cómo te está mostrando el Señor bondad en este momento? No te lo pierdas, especialmente si es diferente de lo que quieres.

    3. El sufrimiento nos hace aptos para los sueños que Dios tiene para nosotros

    José tenía 17 años cuando Dios le dio sueños sobre su ascenso al poder y su familia inclinándose ante él. Se había hecho la promesa. El futuro de José era seguro. Sin embargo, estos sueños no se harían realidad hasta dentro de trece años.

    La traición de los hermanos de José, la mudanza a Egipto, la pérdida de su familia, la tentación de la esposa de Potifar, la injusta sentencia de prisión, todo esto sucedería antes de que Dios levantara a José como gobernante. El Señor tenía que preparar a José para los sueños que tenía para él.

    El Salmo 105: 17-19 dice: “Había enviado a un hombre delante de ellos: José, que fue vendido como esclavo. Le hirieron los pies con grilletes; su cuello estaba puesto en un collar de hierro. Hasta que se cumplió su predicción, la palabra del SEÑOR lo puso a prueba”.

    Nuestro dolor y nuestras dificultades nunca serán en vano si nos entregamos al Señor en medio de ello. Él usa los tiempos difíciles que atravesamos para refinarnos, prepararnos para posiciones futuras y, en última instancia, para hacernos más como él.

    Tal vez quieras saber: ¿Cómo Se Manifiesta la Soberanía de Dios en el Hombre?

    4. Las personas que nos fallan no pueden impedir el plan de Dios para nosotros

    Quizás una de las verdades más poderosas que descubrimos sobre la vida de José es que las personas que nos fallan no pueden evitar el plan de Dios para nosotros. Al principio de la historia de José se nos dice que sus hermanos lo odiaban por el favoritismo de su padre hacia él y también por los sueños que Dios le dio. Los celos y el odio eran bastante marcados.

    Después de que los hermanos arrojaron a José a un pozo, uno de ellos dijo: "¡Entonces veremos qué pasa con sus sueños!" (Génesis 37:20). Más de 20 años después, cuando José era el segundo al mando de Egipto, todos sus hermanos se inclinaron ante él (Génesis 43:26).

    Los hermanos pensaron que podrían destruir el sueño que Dios le había dado a José al destruirlo. ¡Pero nadie puede destruir un sueño cuya fuente está en Dios! Quizás alguien te haya traicionado, herido o robado de una manera muy real.

    Ni la historia de José, ni el resto de las Escrituras, cubren el dolor que las personas malvadas pueden infligirnos pero nos pueden demostrar que la fidelidad de Dios no se va, está allí y nos saca de cualquier foso en el momento preciso.

    En la historia podemos ver la misteriosa y maravillosa habilidad de Dios para tomar lo que estaba destinado al mal y convertirlo en bien. No importa por lo que hayas pasado, entrega las circunstancias dolorosas al Señor. Pídele que te ayude a perdonar de corazón. Y que te muestre las promesas de Su Palabra y Su fe.

    La historia de José me recuerda que cuando parece que alguna parte de nuestra vida va en contra de la voluntad de Dios, es probable que no conozcamos la versión de Dios de nuestra historia. No podemos ver el panorama completo. Aunque los primeros años de la vida de José en Egipto deben haberse sentido muy fuera del plan de Dios, el desvío de José a Egipto no fue un desvío en absoluto.

    Dios usaría Egipto como el lugar donde los descendientes de Abraham proliferarían en la nación de Israel. José estaba justo donde Dios lo quería. Y si eres un hijo de Cristo, sometido a Su voluntad, estás exactamente donde Él también te quiere. Y no se sabes lo que Él puede hacer con un corazón entregado a Él.

    Confía en la fidelidad de Dios en las temporadas difíciles

    Es la misma gracia con la que Jesús nos cubrió en la cruz que todavía nos cubre hoy. Es su mismo amor el que nos enseña a amar a los demás. Y es Su misma compasión la que nos atrae. Dios no está limitado por muros. No está en cuarentena. Y no está ausente. Está trabajando, moviéndose y activo.

    1. Dios es fiel en tiempos de pandemia

    La pandemia te hará hacer una pausa, respirar profundamente y decir: “Está bien, Dios, estoy confiando en Tu fidelidad durante esta temporada en la que no podemos ver el final”. “Confío en que Tú estás para mí”. No sé ustedes, pero estoy trabajando duro para aceptar eso.

    En Romanos 8:31, las Escrituras hablan de cómo Dios está con nosotros. El Mensaje lo expresa así: "Con Dios de nuestro lado así, ¿cómo podemos perder?".

    Con el ruido, la ansiedad, el miedo y el estrés constantes que nos llegan, ya sea de otros, de los medios de comunicación o de nuestras propias mentes, nos agotamos rápidamente. Podemos distraernos fácilmente con el ruido en lugar de enfocarnos en la quietud, la paz y la fidelidad de Dios.

    Estos últimos meses han sido mucho para procesar. La gente está luchando en todos los aspectos de sus vidas. La historia de cada persona es diferente, pero tan importante como la siguiente.

    Se han perdido empleos, las relaciones se han tensado, se han quitado vidas, se han cerrado negocios, se han cerrado iglesias y mucho más. En todo esto, incluso cuando no podemos verlo, Dios está por nosotros. Y es fiel.

    2. Dios es fiel, incluso cuando no lo vemos

    Dios trabaja, miremos o no, porque es fiel. Puede que nunca tengamos un momento de zarza ardiente, pero servimos al mismo YO SOY que le habló a Moisés. Servimos al mismo Dios que le prometió a Abraham tantos descendientes como las estrellas. Y servimos al mismo Creador que puso esas estrellas en su lugar.

    En el ajetreo de la vida cotidiana, es posible que no tengamos la intención de buscar lo que Él está haciendo, cómo se está moviendo y lo que nos está pidiendo. Cuando nos olvidamos de reconocer los dones que Dios nos ha dado, nos olvidamos de que a quien se le da mucho, se le exige mucho (Lucas 12:48).

    Tomemos tiempo para ser intencionales con nuestras palabras y acciones. Y dejemos que nos siga mientras empezamos a salir del aislamiento. En esta nueva temporada, permite que Dios se pruebe a sí mismo ante ti y a través de ti. Permítele que te ayude a construir intencionalmente relaciones centradas en Él, ya sea con la familia, con los de tu iglesia o incluso con los de tus comunidades.

    Él te usará. Y su fidelidad será evidente, no solo para ti, sino también para aquellos con quienes estás conectado. Conocemos Hebreos 11 como el capítulo de la fe. Habla de personas a lo largo de las Escrituras y cómo vivieron su fe en Dios.  Más que eso, es evidente cómo podemos reconocer la fidelidad de Dios en el capítulo. Puedes ver cómo Dios se movió en todas y cada una de las situaciones.

    Necesitas aprender: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    Pensamientos finales

    La fidelidad de dios es grande, Él está con nosotros todos los días, tal como estuvo con cada uno de esos personajes en la biblia. Llámalo, ten fe en Él y vive esa fe. Demostrará que es digno de confianza y fiel hasta el final. Las pérdidas que muchos han experimentado durante esta pandemia han hecho que se pierda un poco la fe.

    Sin embargo, en medio de las pérdidas, hemos visto también a la gente levantarse y unirse de maneras que no habíamos visto antes. Hay esperanza. La Iglesia de Dios todavía está viva. Y aún se está moviendo. Es la misma gracia con la que Jesús nos cubrió en la cruz que todavía nos cubre hoy a pesar de los años.

    Mientras tanto, es importante que entiendas que Dios no está limitado por muros. Aunque nosotros estemos en cuarentena, Dios no lo está; nuestro Señor no está ausente. Él trabaja todos los días, puedes llamarlo aunque sea fin de semana, noche o madrugada y Él te hará ver su fidelidad en todo momento.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir