Dios Es Luz: 4 Formas De Caminar Hacia La Luz De Dios

Una vida tocada y guiada por la Luz de Dios es evidente, por el poderoso efecto que tiene en aquellos que verdaderamente reclaman la salvación en su hijo Jesucristo. En 1Juan 1: 5 dice: "Este es el mensaje que hemos oído de él y os anunciamos: Dios es luz y no hay tinieblas en él". La luz significa bondad. Literalmente ilumina nuestro mundo y la bondad ilumina el rostro de nuestras almas.

La luz de Dios

En Cristo, el poder sobrenatural de la luz también nos impulsa a la bondad. Dios el Padre derrotó el poder de las tinieblas y la muerte a través de Dios el Hijo, Jesús, cuando lo resucitó de entre los muertos después de la crucifixión. Una muerte que Jesús asumió voluntariamente, para completar la voluntad de su Padre.

La buena y perfecta voluntad de Dios fue salvarnos de las tinieblas y llevarnos a la luz. Como la primera cosa creada y algo necesario para la vida, la luz tiene un significado primordial en la Biblia.

A lo largo de las Escrituras, las imágenes de luz se usan constantemente para simbolizar la vida misma, particularmente la vida vivida de una manera que agrada a Dios.

Quizás puede interesar: La eternidad y los impíos a la luz de la Palabra de Dios

Índice De Contenidos

    ¿Qué significa que 'Dios es luz' en 1 Juan 1: 5?

    Juan 3: 19-21 dice:

    “Y este es el juicio: la luz ha venido al mundo, y la gente ama las tinieblas más que la luz porque sus obras eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz y no viene a la luz, para que no se descubran sus obras. Pero el que hace la verdad, viene a la luz, para que se vea claramente que sus obras se han cumplido en Dios”.

    La luz simboliza la bondad y Dios es bueno. No puede operar fuera de quien es. Juan comenzó su relato del Evangelio declarando enfáticamente que Jesús vino a la tierra, Dios el Hijo. Jesús es Luz y en Él no hay tinieblas ni pecado.

    "La luz de Dios representa lo que es bueno, verdadero y santo", explica la Biblia de estudio NVI, "mientras que las tinieblas representan lo que es malo y falso". El objetivo de Satanás era derrotar a Jesús, pero Jesús lo derrotó. Metafóricamente, Dios es luz porque la luz tiene una calidad extremadamente pura y brillante, la luz de Dios es insuperable.

    La luz puede ser vista por todos y cada uno. La oscuridad esconde, oculta y cubre, mientras que la luz expone la verdad. La luz de Dios es poderosa y de gran alcance, capaz de iluminar todo. Cuando busquemos a Dios, lo encontraremos. Él es fiel para iluminar la Verdad en nuestra vida diaria. En Cristo, y por el poder del Espíritu Santo, caminamos diariamente a la luz de Dios.

    ¿Cómo impacta el significado del versículo en nuestra visión de Dios?

    El Salmo 92, escrito para la adoración, canta alabanzas por las buenas obras de Dios. Moisés también escribió sobre la bondad inquebrantable de Dios: “'La Roca, su obra es perfecta, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad sin iniquidad, justo y recto es él” (Deuteronomio 32: 4, ESV).

    Nuestra perspectiva limitada solo nos permite ver lo que está sucediendo frente a nosotros. No tenemos la capacidad de ver lo que viene a continuación. Dios es soberano, omnipotente y siempre bueno. "Una de las mayores bendiciones que tenemos que esperar en Cristo es la capacidad de morar en un cielo y una tierra nuevos con Él como nuestra luz".

    Habiendo sido apartados a través de Su sangre, incluso ahora estamos comenzando caminar, aunque sea imperfectamente, en esta luz mientras amamos a Dios y al prójimo, especialmente a nuestro prójimo con quien nos reunimos para adorar al Todopoderoso.

    ¡Este versículo nos enseña que debemos confiar más en Dios, porque la luz de Dios es buena y maravillosa! La Escritura nos aconseja buscar al Señor en Su Palabra y orarle. Además, es importante escuchar y hacer lo que Él dice en las Escrituras.

    Es necesario hacer lo que es correcto en el contexto de la buena voluntad de Dios para nuestras vidas, confiando en que Él está haciendo bien todas las cosas, a pesar de lo oscuro y apremiante que es el mundo. "En contraste con las cosas malas provocadas por el deseo", "Dios solo dará un regalo bueno y perfecto". Sin embargo, en nuestra capacidad limitada de percibir y comprender a Dios, nuestra fe se activa para llevarnos hacia adelante.

    Si Dios es luz, ¿qué es oscuridad?

    Santiago 1:17 dice:

    "Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, desciende del Padre de las luces, en quien no hay variación ni sombra debido al cambio".

    La oscuridad es pecado y maldad en el mundo. Se nos ha prometido que la vida en la tierra será difícil debido a la oscura maldición del pecado. Nuestro enemigo busca matarnos y destruirnos. Es un mentiroso engañoso, pero no creativo. Vivimos en un mundo que implosiona a partir de información falsa. ¿Cómo sabemos lo que es verdad? escudriñando la palabra de Dios.

    Dios no tiene sombras ni lados oscuros; él es perfecto y libre de pecado. La oscuridad simboliza el engaño y la muerte. Todo corazón humano lucha con fortalezas pecaminosas escondidas en la oscuridad. La Luz de Dios nos expone, nos adelanta y nos libera de ellas.

    Una vida tocada y guiada por la Luz de Cristo es evidente, por el efecto poderoso que tiene en aquellos que verdaderamente reclaman la salvación en su muerte y resurrección. "Significa que si te acercas a Dios, no encuentras una verdad oscura y premonitoria", "encuentras libertad, esperanza y gozo".

    "Justo es Jehová en todos sus caminos, y bondadoso en todas sus obras", dice el Salmo 145: 17. El mundo es un lugar difícil para abrazar la Luz y creer en la bondad de Dios. Hay falsedades a nuestro alrededor y oscuras intenciones que se apoderan de nosotros todos los días.

    Por qué decimos que hay oscuridad en el mundo

    La injusticia abunda y el aislamiento acecha, pero “nada podrá separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”. Pablo escribió a los romanos ni siquiera “la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni el presente ni el futuro, ni ningún poder, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa en toda la creación”, podía impedir que la Luz de Dios nos alcanzara. (Romanos 8: 38-39 NVI) Siempre podemos elegir volvernos a Dios.

    La verdad que Juan escribió en su carta hace siglos sigue siendo cierta. La Palabra de Dios está viva y activa. No está quieto, sino siempre en movimiento. No necesita descansar cuando termina el día y se pone el sol. Él siempre está cerca de los quebrantados de corazón, siempre sacando el bien de las oscuras intenciones y siempre cumpliendo Su promesa de cuidarnos y defendernos durante las generaciones venideras.

    Cómo caminar hacia la luz de Dios

    Puede que estés atravesando una etapa de la vida en la que te sientes atascado, no sabes a dónde vas o qué estás haciendo con tu vida. Tal vez solo estás viviendo la rutina día tras día. Si te sientes atrapado en la oscuridad y necesitas encontrar la luz de Dios, aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

    1. Deja de vivir en la rutina

    Deja de hacer lo mismo todos los días. Sal de tu rutina y haz algo nuevo, ya sea ir a una clase de deportes o estudiar en una cafetería diferente. Intenta hacer algo para cambiar tu rutina normal. Sal de tu rutina diaria y haz algo que te brinde más alegría. Sal y pasa tiempo haciendo lo que te gusta y haciendo algo por ti mismo, algo que le dé más luz a tu vida, pero nunca olvides entregar a Dios cada uno de tus momentos y darle gracias por estos.

    Te invitamos a leer: El fundamento del carácter cristiano - Qué significa según la biblia

    2. Pasa más tiempo con los demás

    Esfuérzate por pasar más tiempo con las personas de tu vida que son importantes para ti. Pídele a un buen amigo que se reúna contigo para tomar un café o llama a tu mamá por teléfono y pregúntale cómo le ha ido el día. Rodéate de gente que más significan para ti. Estas personas te ayudarán a tener más alegría y felicidad. Te recordarán por qué son importantes para ti. La palabra de Dios dice en Éxodo 20:12:

    “Honra a tu padre ya tu madre, para que puedas vivir mucho tiempo en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da”.

    3. Pasa más tiempo con Dios

    Si te sientes deprimido, en la oscuridad y atrapado en la rutina, pasa tiempo con el que trae la luz; pasa tiempo con Dios. Puedes hacer esto de muchas formas diferentes. Una forma es leer la Biblia o comenzar un devocional. Sumérgete en la palabra de Dios directamente, escucha lo que Él tiene que decir y recuerde lo que ha planeado desde tu creación.

    Otra forma de hacer esto es a través de la adoración. Pon música, alaba a Dios por las cosas que te ha dado y confía en él y en lo que hará en el futuro. Por último, ora condevoción. Derrama tu corazón a Dios. Dale todo lo que está en tu mente y en tu corazón. Él te escucha y escuchará todo lo que tengas que decir. Mateo 6: 6 dice:

    “Pero cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará".

    Elige empezar cada día con felicidad. Trata de ver el lado positivo de las cosas y elige que serás feliz cuando te despiertes por la mañana. Piensa en las pequeñas cosas por las que estás agradecido. Dios solo quiere cosas buenas para tu vida y desea que seas feliz. Piensa en las cosas que el Señor le ha dado y por las que estás agradecido. 1 Pedro 4:13 expresa.

    “Pero regocíjense en cuanto participen de los sufrimientos de Cristo, para que se llenen de gozo cuando su gloria sea revelada”.

    4. Vive la vida como Dios quiere

    El Señor te creó a su imagen. Él quiere que vivas una vida feliz y difundas su luz y alegría a quienes te rodean, y eso es difícil de hacer cuando estás atrapado en la oscuridad. Sé una luz para quienes te rodean y sé feliz con la vida que Dios te ha dado. Vive como Dios quisiera que vivieras y vive para su gloria.

    La luz de la verdad

    Más allá del elemento físico, la luz en la Biblia representa la iluminación espiritual y la verdad. Abarca todo lo que es puro, bueno y santo, en oposición a las tinieblas del mal. La Palabra de Dios es “lámpara a nuestros pies y lumbrera a nuestro camino” (Sal 119: 105). Nos guía a seguir sus mandamientos a lo largo de nuestra vida. En el Nuevo Testamento, el tema de la luz de Dios continúa:

    El Señor los ha llenado de luz. Viva como niños que tienen luz. La luz produce todo lo que es bueno, que tiene la aprobación de Dios, y lo que es verdad es verdad” (Efesios 5: 8-9).

    La luz simbólica de la verdad y la bondad se contrasta con las obras de las tinieblas, de las que se nos dice que nos deshagamos (Rom 13:12). La verdad se presenta en las escrituras como luz; aporta claridad a una situación como la luz que brilla desde arriba.

    La luz también caracteriza a Dios mismo, la fuente de toda verdad. En 1 Juan 1: 5, vemos que "Dios es luz, y no hay tinieblas en él". En Apocalipsis, la gloria de Dios es la luz que ilumina el cielo (21:23). La naturaleza de la trascendencia de Dios también se describe a través de imágenes de luz: “Él vive en la luz a la que nadie puede acercarse. Nadie lo ha visto, ni puede verlo” (1 Timoteo 6:16).

    En este sentido, la luz es un símbolo de la santidad y el misterio de Dios, así como de la pureza de Dios mismo. La luz también revela lo que está oculto. Por eso decimos que las cosas “salen a la luz” cuando se descubren. Para el escritor de salmos, la luz describe el conocimiento de Dios de nuestros pecados:

    Has puesto nuestros pecados delante de ti. Has puesto nuestros pecados secretos a la luz de tu presencia” (Sal 90: 8).

    Juan deja en claro que acercarnos a Dios significa que debemos “vivir en la luz”, una relación que se muestra al demostrar amor sincero a quienes nos rodean (1 Juan 2:10). Pablo nos dice que Dios ilumina el corazón de los hombres: “saca a la luz lo que está escondido en la oscuridad y revela los motivos de la gente” (1 Cor. 4: 5).

    La luz de las bendiciones

    En 2 Samuel, David canta una canción que conecta la luz con la liberación de Dios:

    Oh SEÑOR, tú eres mi lámpara. El SEÑOR convierte mis tinieblas en luz” (22:29).

    En un mundo donde la noche oscura estaba plagada de peligros, la luz era una imagen adecuada para la seguridad. La luz de Dios se presenta de manera similar en la liberación de los israelitas de Egipto:

    “Pero debido a tu infinita compasión, no los abandonaste en el desierto. La columna de humo no los abandonó durante el día, pero los guió en su camino. La columna de fuego no los dejó durante la noche, pero les dio luz para ver el camino que debían seguir” (Neh 9,19).

    Aquí, la luz física de la columna de fuego es un símbolo de la presencia de Dios, tanto como la luz de la lámpara en el templo más tarde significó la presencia del Señor allí.

    Jesús (Dios hecho hombre) es la luz del mundo

    Hablando a los fariseos, Jesús aludió a su divinidad declarando:

    Yo soy la luz del mundo. Quien me siga tendrá una vida llena de luz y nunca vivirá en la oscuridad” (Juan 8:12).

    Isaías había profetizado siglos antes que la venida del Mesías era como un amanecer (Isaías 9: 2). Este simbolismo se remonta a la luz de la presencia de Dios en la columna de fuego y la lámpara del templo. Entonces fue una señal de algo por venir; con la llegada de Jesús la realidad estaba presente.

    Por extensión, la luz de Cristo presente en el corazón de las personas es un símbolo de salvación. Los que lo siguen no caminan en tinieblas, sino en luz (Juan 12:46). Pedro describe a los creyentes como aquellos que fueron llamados “de las tinieblas a su luz maravillosa” (1 Pedro 2: 9).

    Los poderes de Satanás dominan las tinieblas, pero los que han recibido la salvación son trasladados al reino de la luz (Col 1:13). Así como traer luz a una habitación oscura cambia la atmósfera y permite ver, la presencia de Cristo cambia el corazón e ilumina todos los aspectos de la vida.

    Los cristianos están llamados a ser portadores de la luz. Jesús dijo: “Vosotros sois luz del mundo” (Mateo 5:14). Queriendo decir que llevamos su luz dentro de nosotros y somos responsables de iluminar la verdad de Cristo a los demás.

    Necesitas aprender: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    Pensamientos finales

    Dios es luz. Nuestro Señor es el único que puede sacarnos de ese lugar oscuro donde nos encontramos ahora, por falta de amor y obediencia. Satanás siempre va a estar por ahí como león rugiente buscando cómo atraparnos para llevarnos como corderitos a un final catastrófico. No nos dejemos persuadir, busquemos la luz de Dios y dejemos que Él sea quien guíe nuestro caminar. Muchas bendiciones para ti hermano, te amo en el amor de Dios y espero que puedas ir de la oscuridad hacia la luz de tu Creador.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información