Oración de tranquilidad y esperanza según la biblia

La oración de tranquilidad y esperanza la debemos hacer desde el momento en que nos despertamos, primeramente dándole gracias a Dios por un nuevo día. Nuestra mente siempre tiene pensamientos que nos llenan de angustia  de afán por lo que vendrá. Así que si nos levantamos orando y poniendo nuestra confianza en el Señor, de seguro las cosas serán más llevaderas.

Te invito a leer: Fe, Esperanza, Y Amor: Cualidades Fundamentales Para La Vida Cristiana

Sin embargo debemos entender que en el mundo tendremos muchas pruebas, retos y momentos tristes. Pero Dios nos puede dar esa paz y tranquilidad que sobre pasa todo entendimiento, tal como lo revela su palabra: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7)

Índice De Contenidos

    Oración de tranquilidad y esperanza

    A pesar de que conozcamos la palabra y seamos fieles creyentes de Dios, podemos en algún momento sentirnos ansiosos y pasar por una batalla mental que nos agobia. Esto se debe a que somos humanos y no somos perfectos. Sin embargo tenemos las armas para combatir al enemigo y obtener la victoria. Una de estas armas es la oración, en la cual activamos el poder de Dios sobre nuestra vida. Esto se puede apreciar en el siguiente pasaje:

    “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” Efesios 6:12

    En este sentido, en la vida nuestra batalla es contra el enemigo espiritual que nos coloca obstáculos para poder avanzar. Por eso debemos combatir a estas huestes espirituales con la oración, para poder tener esperanza  tranquilidad en medio de la adversidad.

    Esto no resulta fácil, ya que en medio de la prueba podemos sentirnos debilitados. Pero Dios no nos pone pruebas que no podamos soportar. Para eso nos has dado los dones espirituales con los cuales podemos sobrellevar las cargas Tal como lo refleja su palabra:

    “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente” (1 corintios 12:28-31)

    De esta manera Dios nos da diferentes dones para poder servirle y combatir al enemigo. Pero cada quien es importante dentro de la iglesia, ya que somos el cuerpo de Cristo. Por lo cual debemos desarrollar nuestros dones y ayudar al prójimo. Nunca debemos utilizar esos dones para vanagloriarnos no debemos ser altivos, ya que éstos fueron dados con un propósito específico para cada quien. Así que debemos hacer la voluntad del Padre y usar esos dones para glorificarlo cada día.

    Estar vivos hoy día es un regalo que proviene de la infinita misericordia de Dios,  pasar las pruebas es el resultado del poder que tiene Dios para proporcionarnos gozo, paz, fe y esperanza en medio de la tormenta, ya que gracias a él podemos estar confiados. Pero esa paz que sentimos es inexplicable  sobrenatural, ya que las circunstancias más adversas no pueden quitarnos esa serenidad.

    Cómo obtener paz y tranquilidad

    Existen diferentes maneras para obtener la tranquilidad y esperanza ante la adversidad, pero debemos tener fe y confianza en el Señor, sabiendo que todas las cosas nos ayudan para bien y se dan con un propósito. Dentro de los aspectos que debemos considerar están los siguientes:

    1.- Jehová es un Dios de paz

    En las sagradas Escrituras podemos apreciar que nuestro Señor se describe como un Dios de paz que nos proporciona serenidad en medio de la tormenta. Tal como lo revela su palabra:

    “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses. 5:23)

    2.- Nuestro Mesías es visto como el “Príncipe de paz”

    Existen diferentes profecías que hacen alusión al reino de paz que Jesucristo traerá. Cuando vino por primera vez a este mundo, hizo su obra para darnos tranquilidad y esperanza, perdonándonos de todos nuestros pecados a través de la salvación. Tal como lo podemos apreciar en su palabra:

     “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6)

    3.- Debemos proclamar el evangelio de paz

    Como creyentes debemos entender que el propósito de Jesucristo al venir a la tierra, fue a dejarnos su paz, su amor y sus enseñanzas, las cuales se pueden visualizar en los evangelios que nos enseñó. Tal como lo percibimos en su palabra:

    “Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos.” (Hechos 10:36)

    4.-  La fe es la clave para tener tranquilidad y esperanza

    Sin fe no podemos agradar a Dios, así que nuestra angustia, temores y afán revelan nuestra falta de fe en el poder de Dios y en su infinita misericordia. Si estamos atravesando por un momento difícil, debemos entender que él nos sustentará y nos alentará en medio de nuestra aflicción, ya que él no nos pone pruebas que no podamos superar. Pero sin fe, no podremos cumplir la voluntad de Dios. Tal como se puede apreciar en el siguiente pasaje:

    “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.” (Isaías 26:3–4)

    Puedes leer: "El justo por la fe vivirá";. Análisis del versículo

    5.-   La paz de Dios es distinta a la del mundo

    La paz que nos da Dios es diferente a la que tenemos en el mundo porque podemos tener paz en medio de la tormenta y saber que él nos sustentará en todo momento si perseveramos. Tal como lo podemos ver en la palabra:

     “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” (Juan 14:27)

    Jesucristo no le prometió a sus discípulos que estarían libres de dificultades, y lo que éstos padecieron después de la ascensión del Señor fue muy duro, ya que tuvieron que enfrentar muchas dificultades, pasar por aflicciones, tribulaciones y persecuciones. Pero ellos tenían la paz de Cristo en sus corazones.

    La paz de Dios sobrepasa todo entendimiento porque a pesar de todo lo malo que podamos experimentar podemos tener serenidad, tranquilidad y esperanza cuando estamos en la prueba, y si tenemos fe, saldremos victoriosos, reconociendo que si confiamos en nuestro Padre, él nos guiará por sus sendas de paz y justicia.

    20 Versículos bíblicos para encontrar la tranquilidad  la esperanza

    La oración de tranquilidad y esperanza la podemos encontrar en las Sagradas Escrituras, donde existen muchos versículos y salmos que nos hablan acerca de la paz de Dios ante las dificultades. Esta es una de las herramientas para poder combatir la tristeza, desolación, angustia y soledad, ya que nos muestra la misericordia de Dios y su infinito amor por nosotros.

    Oración de tranquilidad y esperanza
    Oración de tranquilidad y esperanza

    Así que a través de los siguientes versículos podrás encontrar palabras de sabiduría y de amor para que puedas hallar serenidad en medio del caos y para que tengas la certeza de que el Señor tiene cuidado de sus hijos:

    1.- Salmos 94: 18-19

    “Cuando yo decía: Mi pie resbala, Tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba. En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, Tus consolaciones alegraban mi alma.”

    2.- Salmo 103:13-14

    “Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro.”

    3.- Salmo 34:17-18

    “Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias. El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.”

    4.- Salmo 32:7

    “Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación.”

    5.- Mateo 11:28

    “Vengan a mí, todos ustedes que están cansados y agobiados, y les daré descanso. Toma mi yugo sobre ti y aprende de mí, porque soy amable y humilde de corazón, y encontrarás descanso para tus almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”.

    6.- Gálatas 5:22-23

    “Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley”

    7.- Efesios 4:1-3

        “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”

    8.- Romanos 10:15

     “¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

    9.- 1 Juan 4:4

    “Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido entonces, porque el que está en usted es mayor que el que está en el mundo”.

    10.- Jeremías 29:11-13

    “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”

    11.- Romanos 15:13

    “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.”

    12.- Efesios 6:10-11

    “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”

    13.- Isaías 26:3-4

    “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.”

    14.- Isaías 32:16-18

    “Y habitará el juicio en el desierto, y en el campo fértil morará la justicia. Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre. Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.”

    15.- Santiago 3:16-18

    “Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz”

    16.- Salmos 143:8-10

    “Que la mañana me traiga noticias de tu amor inquebrantable, porque he confiado en ti. Muéstrame el camino que debo seguir, porque para ti levanto mi alma. Rescátame de mis enemigos, oh señor, porque me escondo en ti. Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios, que tu buen Espíritu me guíe a niveles lisos”.

    17.-  Hebreos 13:20–21

    “Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

    18.- Salmos 143:8-10

    “Hazme oír por la mañana tu misericordia, Porque en ti he confiado;Hazme saber el camino por donde ande, Porque a ti he elevado mi alma. Líbrame de mis enemigos, oh Jehová; En ti me refugio. Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud”

    19.- Salmos 23:6

    “Seguramente la bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida, y viviré en la casa del Señor para siempre”

    20.- Proverbios 3:5-6

    “Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento, en todos tus caminos, recuérdalo y Él enderezará tus caminos”

    Puedes leer: 7 Consejos Para Alcanzar La Paz De Dios - Paz Y Tranquilidad

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir