Por Qué Dios Permite El Sufrimiento. 6 Razones

Por qué Dios permite el sufrimiento“¿Por qué Dios permite el sufrimiento?” “¿Por qué un Dios que es amor deja que sus hijos sufran?”. Estas son dos preguntas que a menudo nos hacemos, porque no es extraño ver a una persona cristiana pasando por lo que muchos llaman "tribulación".

Pero, cuando realmente entiendes el propósito del sufrimiento, que aparece más en el Nuevo Testamento que en el Antiguo, y comprendes que hay un reino de tinieblas y un reino de luz, aceptas que siempre va a haber un conflicto.

Esto pasará hasta que Dios establezca su reino en la tierra con la segunda venida de Jesucristo. Por lo tanto, es probable que haya problemas. Sin embargo, Jesús dice que en este mundo tendrás tribulación pero que debes tener ánimo porque Él ha vencido al mundo.

Quizás te puede interesar: Qué Es La Restauración. 4 Pasos Para Llegar A Ella Con La Ayuda De Dios

Índice De Contenidos

    Por qué Dios permite el sufrimiento

    Es difícil entender por qué Dios permite el sufrimiento cuando podría acabar con este en un solo instante. Pero las cosas de Dios son así, él actúa por sendas misteriosas. Sin embargo, nunca hace nada sin una razón o un propósito. A continuación, te mostramos 3 razones por las que Dios permite que suframos:

    1.  Porque no nos robará el libre albedrío

    El problema del sufrimiento suele plantearse como una pregunta: "Si Dios es todopoderoso y todo bueno, ¿por qué permite que exista el mal en el mundo?" Quizás la respuesta más común se conoce como la "defensa del libre albedrío". Después de todo, ¿de dónde viene la mayor parte del mal en este mundo? Gran parte de ella es una consecuencia directa de nuestras malas decisiones como seres humanos.

    Sin embargo, uno de los mayores bienes que Dios nos ha dado es el libre albedrío: la capacidad de elegir entre el bien y el mal. El problema es que muchas personas optan por hacer el mal en lugar del bien. Si Dios interviniera cada vez que alguien fuera a tomar una decisión equivocada, el libre albedrío dejaría de existir.

    Si Dios agitara su varita mágica cada vez que tomamos una mala decisión, seríamos simplemente títeres controlados por un titiritero que anula nuestros pensamientos y acciones. ¿Querríamos vivir en un mundo así, incluso si eso significara que estar aislados del sufrimiento? ¿Podríamos hablar siquiera de conceptos como "amor" sin que sea algo dado y rechazado libremente?

    Entonces, cuál es el problema

    El gran regalo de la libertad y el amor que Dios nos ha dado viene a costa del mal que la gente elige libremente llevar a cabo en el mundo. El crítico del cristianismo responderá rápidamente: 'Puede ser, pero también hay mucho sufrimiento en el mundo que no es el resultado de nuestras propias acciones'. Piensa en desastres naturales, enfermedades y dolencias.

    A menudo, estos se denominan "maldad natural" y se presentan como un serio desafío al concepto de un Dios amoroso. Sin embargo, incluso en estos casos, no debemos apresurarnos a descartar las consecuencias del mal uso de nuestra libertad humana.

    El terremoto de Haití que causó tantas muertes y sufrimiento en 2010 no fue más violento que los que a menudo golpean lugares como Los Ángeles con poca o ninguna pérdida de vidas. La diferencia es que, en comparación con Haití, Estados Unidos es un país rico y próspero con los recursos necesarios para edificios, servicios de emergencia e infraestructura a prueba de terremotos.

    El hecho es que las elecciones humanas colectivas han dado como resultado un mundo de ricos y pobres, donde el impacto de los desastres naturales y las enfermedades dependerá en gran medida del lugar del mundo en el que nazcas. Nuestro libre albedrío todavía marca una gran diferencia en el costo del mal natural. No siempre podemos echar la culpa a la puerta de Dios.

    2.  Porque vivimos en un mundo roto

    Pero, ¿por qué Dios permitió que existieran la muerte, las enfermedades y los desastres naturales? Esta pregunta solo puede ser respondida por un cristiano desde su propia cosmovisión, y significa que debemos expandir nuestra perspectiva a una escala cósmica.

    El apóstol Pablo declara que 'Sabemos que toda la creación gime como dolores de parto hasta el tiempo presente' (Romanos 8:22). Creemos, entonces, que todo el orden creado está en cierto sentido "fuera de lugar" a nivel cósmico.

    Algunos teólogos atribuyen esto a la rebelión humana, un resultado de "la caída" que actúa tanto hacia adelante como hacia atrás en el tiempo. Otros señalan la existencia de una rebelión anterior en el reino angelical que provocó una 'caída cósmica' (insinuada en Apocalipsis 12: 9).

    Entonces, cuál es la realidad

    Sea cual sea el origen, el resultado es un mundo que no es como debería ser. Sin embargo, Pablo incluye la promesa de que un día 'la creación misma será liberada de su esclavitud y llevada a la libertad y gloria de los hijos de Dios' (Romanos 8:21).

    Así que vivimos en la tensión de un mundo quebrantado que espera renovación. Las leyes naturales que operan son tanto una bendición como una maldición. La actividad de las placas tectónicas renueva la superficie de la tierra con minerales, pero causa estragos cuando los humanos construyen ciudades en las fallas.

    La replicación celular permite que nuestros cuerpos crezcan y se desarrollen, pero puede resultar en cáncer cuando los procesos naturales fallan. La muerte es una parte necesaria del ciclo de la vida, pero sigue siendo nuestro "último enemigo" (1 Corintios 15:26).

    Como cristianos estamos llamados a vivir fielmente por el reino que ya ha venido en Jesús, mientras esperamos el reino que aún está por llegar en el que “Él enjugará toda lágrima de los ojos”. No habrá más muerte "ni llanto ni llanto ni dolor, porque el antiguo orden de las cosas ha pasado" (Apocalipsis 21: 4).

    Tal vez quieras saber: Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles

    3.  Porque el sufrimiento puede hacer que las personas lleguen a Dios

    Detrás de la pregunta desafiante de “¿Por qué Dios permite el sufrimiento?”. La mayoría de la gente piensa que el trabajo de Dios es mantener a los seres humanos felices, cómodos y sin dolor. Creen que eso es lo que quiere decir que Dios es 'amoroso'.

    No obstante, el propósito de Dios para los seres humanos es llevarlos a conocerlo y amarlo. Llegar a conocer y amar a Dios es algo muy diferente a que Él tenga la obligación de mantenernos cómodos y felices. La realidad es que el consuelo tiende a hacernos olvidar a Dios.

    Lo demuestra un próspero mundo occidental donde la fe en Dios está cada vez más ausente. Sin embargo, el cristianismo a menudo prospera en lugares que están experimentando el fuego de la persecución o las dificultades.

    Entonces, cuál es el resultado

    Para algunos, el sufrimiento conduce a un abandono de la fe en Dios, pero para muchos ocurre lo contrario: los lleva a buscar a Dios en un mundo que parece absurdo sin él. Muchas personas han considerado el dolor y el sufrimiento como una parte crucial de su camino hacia el cristianismo. Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestro dolor: es Su megáfono para despertar a un mundo sordo.

    De la misma manera, se puede argumentar que el crecimiento moral y espiritual significativo como seres humanos requiere un mundo en el que exista cierto sufrimiento. No puedo ser generoso a menos que haya alguien que tenga menos que yo. No puedo mostrar compasión a menos que haya alguien que necesite cuidados.

    Si bien no creo que Dios cause directamente el dolor y el sufrimiento, sí creo que Dios es lo suficientemente magistral como para tejer todas las experiencias y tribulaciones de nuestra vida en un tapiz que en última instancia es hermoso y, si se lo permitimos, nos lleva a ser las personas que él quiere que seamos.

    Cuando el sufrimiento llega a nuestras vidas, nos levantamos del sueño para ver la realidad, que las bendiciones terrenales no satisfacen ni salvan. Que debemos aferrarnos a Jesús para todas nuestras necesidades y para la vida misma. Que es necesario tomar la armadura de Dios y unirnos a la batalla contra Satanás y el mal en el mundo que busca arruinarnos. Se nos recuerda el don de Jesús que ya poseemos; un regalo que es realmente todo lo que necesitamos.

    4. El sufrimiento nos ayuda a simpatizar con los demás

    Podemos decir palabras amables a quienes están sufriendo. Podemos llevarles una comida o darles un abrazo, pero hasta que no hayamos experimentado el sufrimiento nosotros mismos no podemos simpatizar plenamente con un hermano o hermana que esté pasando por momentos difíciles. Nuestro sufrimiento nos vuelve sensibles a las aflicciones de los demás.

    5. El sufrimiento es la herramienta de Dios para nuestra santificación

    El proceso de llegar a ser más como Jesús no es una transformación fácil. El pecado se clava en nuestros talones y no quiere soltarnos. Nuestro orgullo dice que sabemos más, y el egoísmo constantemente hace a un lado a Jesús.

    Para parecernos más al Hijo de Dios humilde y desinteresado, debemos pasar por algún fuego, para que nuestras impurezas puedan ser quemadas (Is. 48:10). Si bien no es agradable en ese momento, brillaremos más una vez que lo logremos. (Santiago 1: 2-4).

    6. El sufrimiento ejercita nuestra fe

    Durante muchos de nuestros duros días de dificultad e incertidumbre, cuando es posible que no entendamos por qué Dios permite el sufrimiento por el que estamos pasando, se hace necesario ejercer nuestra fe en las verdades que conocemos acerca de Dios.

    Las verdades que nunca se mueven. Aquellas de su persona, tales como su sabiduría, bondad y soberanía. Nuestro sufrimiento no solo prueba nuestra fe, sino que la resuelve y la fortalece.

    Jesús comprende nuestro sufrimiento

    En el corazón de la fe cristiana hay un Dios que sabe lo que es sufrir. La cruz de Cristo es la máxima manifestación de la justicia de Dios. Jesús terminó sus días en la tierra clavado en una cruz con una corona de espinas en la cabeza.

    Antes de llegar a la cruz, también fue azotado y golpeado hasta quedar irreconocible. Fue abandonado por sus amigos más cercanos en su hora de más profunda necesidad. Jesús es descrito en la Biblia como “varón de dolores y familiarizado con el sufrimiento” (Isaías 53: 3).

    Él asumió nuestro dolor y sufrimiento para que pudiéramos elegir libremente entregarle nuestras vidas. Cuando estamos en medio de nuestro dolor y sufrimiento, susurramos oraciones y le preguntamos si le importa. Él te susurrará:

    “Mira la cruz”. “¡Me importaba mucho!”

    La cruz de Cristo puede considerarse como la máxima manifestación del amor de Dios por nosotros. Él también comprendió el dolor con su hijo en la cruz. Dios no nos va a dejar en las cenizas. No tenemos que regodearnos en nuestros fracasos. No tendremos dolor para siempre porque Dios está haciendo nuevas todas las cosas.

    Echa un vistazo a: La Fe En Tiempos De Coronavirus

    Pensamientos finales

    Cada vez que estés pasando por sufrimiento, pruebas o tentación, también debes pensar que Dios está usando eso para refinarte, para purificarte como plata y para hacerte más como Jesús. Y así, el sufrimiento se convierte en un medio para que Dios te cambie, conforme a la imagen del Hijo. El Señor tiene un propósito con todo lo que estamos pasando, nada ocurre sin que él esté al tanto. Debemos tener paciencia y fe en que nuestro Creador nos hará salir de ese lugar de angustia cuando sea Su voluntad.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    Únete a nuestro Boletín informativo

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano