Qué Es Un Evangelista. Comportamiento Y Roles

Qué es un evangelista

¿Qué es un evangelista según la Biblia? En un momento te daremos la respuesta a esta pregunta. El evangelismo se define como la predicación del evangelio de Jesucristo con el propósito de que la gente sepa sobre el amor de Dios a toda la humanidad a través de Jesucristo.

El objetivo final del evangelismo es que una persona a la que se le predica, a menudo un pecador, acepte el evangelio, se arrepienta de su pecado y proclame su fe / creencia en Jesucristo. No se trata de instar a las personas, obligarlas o someterlas a aceptar el evangelio de Cristo.

Evangelizar, es simplemente informar las buenas nuevas de Cristo a las personas de una manera amorosa y permitirles decidir por sí mismos si quieren aceptar el evangelio y creer en él. El resumen completo del mensaje de evangelización (es decir, el resumen del evangelio que se predica) es que Dios creó a toda la humanidad, pero el hombre ha pecado contra Dios.

El Señor ha enviado a Jesucristo a morir y pagar el sacrificio por el pecado del hombre debido a Su amor por la humanidad. Al tercer día, Jesucristo resucitó y conquistó el poder del pecado. Los cristianos cuyo ministerio principal es el evangelismo se conocen como evangelistas.

Quizás te puede interesar: Top 10 Versículos Bíblicos Para Evangelizar

Índice De Contenidos

    ¿Qué es un evangelista según la biblia?

    Un evangelista es como un presentador de noticias en la televisión o un periodista que escribe para un periódico, excepto que la misión del mismo es comunicar las Buenas Nuevas que nunca cambian. La responsabilidad principal es predicar la Palabra de Dios, decirle a la gente de manera simple y clara lo que Dios dice acerca de Su Hijo Jesucristo y lo que Él ha hecho por todos.

    Esto se hace con urgencia porque están en juego las almas de las personas. Los evangelistas no deben simplemente decirle a la gente acerca de la Biblia. Deben proclamar a Jesús y comunicar su mensaje de salvación.

    En los días previos al correo electrónico, los telegramas de Western Union eran la forma más eficaz de transmitir un mensaje urgente. La única obligación del mensajero era llevar el mensaje a la persona a quien iba dirigido. Puede que no haya disfrutado haciéndolo si el mensaje contenía malas noticias, pero fue fiel en comunicarlo.

    No se atrevió a detenerse en el camino, abrir el sobre y cambiar la redacción. Su deber era transmitir el mensaje. Este es el deber del evangelista. Dios ha dado el mensaje y el evangelista debe ser fiel a cada palabra.

    De qué depende el éxito de un evangelista

    La eficacia del evangelista depende de la predicación clara y autorizada del Evangelio de las Escrituras. “Dios dijo” y “Jesús habló” son la autoridad; no "yo creo", "nosotros creemos", o "nuestra iglesia enseña". La Palabra de Dios por sí sola es la autoridad y es más poderosa que la personalidad humana o la habilidad natural para hablar.

    La Biblia siempre es viva, activa y relevante (Hebreos 4:12). Los evangelistas itinerantes son los embajadores más importantes de la tierra y no es un llamado solo para el clero. Son un ejército poderoso que se extiende por todo el mundo con la visión de alcanzar a su propio pueblo para Cristo.

    Deberes de un evangelista

    Un evangelista se dedica al ministerio de enseñar y predicar el evangelio de Jesucristo. A diferencia de un pastor, un evangelista no tiene un rebaño que dirigir, aunque puede trabajar en estrecha colaboración con una iglesia local.

    Los evangelistas suelen ser trabajadores de tiempo completo que pueden haber renunciado a su trabajo secular para dedicar su tiempo a la difusión de las enseñanzas de Jesús. Estos son sus deberes:

    1. Predicación

    Predicar la palabra de Dios es la obra central de los evangelistas. La palabra "evangelista" proviene de la palabra griega "euaggelistes", que significa mensajero de buenas nuevas. En 2 Timoteo 4: 5, el apóstol Pablo instó a Timoteo a "hacer la obra de un evangelista". En 1 Timoteo 4: 6, Pablo también instruye a Timoteo, el evangelista, a enseñar las doctrinas de la fe cristiana.

    2. Estudio

    Los evangelistas dedican su tiempo al estudio de la Biblia. En 2 Timoteo 2:15, el apóstol Pablo también instruyó al evangelista Timoteo a estudiar las doctrinas de la fe. Y en 2 Timoteo 4: 2, Pablo también le pidió a Timoteo que corrigiera creencias falsas. Armados con el conocimiento de la Biblia, los evangelistas podrán cumplir con su deber de corregir a aquellos que tienen creencias contrarias a la palabra de Dios.

    3. Viajar

    Un evangelista busca difundir el evangelio en su comunidad o en otras áreas donde elige servir. Algunos evangelistas sirven en el extranjero y otros viajan de un lugar a otro, hablando en conferencias e iglesias.

    La iglesia u organización para la que trabaja el evangelista también puede organizar cruzadas evangelísticas en áreas específicas. Los evangelistas además pueden ayudar a formar nuevas iglesias y discipular a nuevos creyentes en lugares donde aún no se han establecido iglesias.

    4. Trabajar con la iglesia local

    Los evangelistas trabajan en estrecha colaboración con una iglesia local, actualizando a los miembros y al liderazgo sobre su ministerio. Conservan una relación cercana con su iglesia y mantienen su responsabilidad ante los líderes y miembros de la iglesia.

    Su iglesia local generalmente los apoya económicamente, por lo que entregan informes periódicos a la misma, especialmente si ejercen su rol en países extranjeros. Algunos evangelistas trabajan para organizaciones nacionales e internacionales, en cuyo caso reciben dirección y guía de los líderes de la organización.

    ¿Cuál es el significado de la palabra evangelización?

    Evangelismo significa predicar, anunciar o comunicar el evangelio, nuestra salvación. Si eres evangelista, estás transmitiendo el mensaje de que Jesucristo no solo es el Hijo de Dios, sino que también dio Su vida como sacrificio por nuestros pecados.

    Al hacerlo, aseguras la vida eterna para todo aquel que crea, como se nos dice en Juan 3:16, "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, mas tenga vida eterna".

    Y nuevamente, como Jesús nos dice en Juan 14: 6, “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”. Aceptar esas buenas noticias y luego contárselo a otros, para que ellos también sepan, es la definición de evangelismo.

    ¿De dónde viene la palabra evangelización?

    Evangelismo proviene de las palabras griegas euaggelion - un buen mensaje o evangelio - y euaggelizo - para anunciar, declarar, traer o predicar estas buenas nuevas. Nota la palabra “ángel” escondida dentro de la palabra - un ángel es un mensajero. Aquellos que practican el evangelismo de hecho están transmitiendo un mensaje: una extraordinariamente buena noticia, vivificante y transformadora, con ramificaciones eternas.

    Si bien la palabra “evangelización” no se menciona mucho en la Biblia, su tema está entretejido en todo el Nuevo Testamento. Los cuatro evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, tienen sus raíces en el evangelismo, y los eruditos a menudo se refieren a los escritores como "los evangelistas".

    Porque Dios tenía un mensaje, uno que vino a la tierra para entregar, enseñar, morir y resucitar por cada uno de nosotros. Y tenemos la tarea de entregar ese mensaje tanto por Jesús como por todos los demás apóstoles en términos inequívocos.

    Tal vez quieras conocer: 3 Métodos efectivos para evangelizar

    Cuál es el propósito de la evangelización

    El evangelismo, que es difundir el evangelio, es importante para Jesús. Como nos dice la Biblia, Jesús vino para que vivamos. Jesús quiere que todos sepan esta verdad para que ellos también puedan ser parte del reino santo de Dios. Sus directivas para evangelizar están salpicadas a lo largo de las Escrituras. En Mateo 28: 19-20, Jesús nos dice:

    “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado. Y seguramente estaré contigo siempre, hasta el final de la era".

    Debemos difundir estas buenas nuevas por todas partes, hasta los confines de la tierra, seguros de que Él está siempre con nosotros. Jesús dice lo mismo en otros versículos: Mateo 9: 37-38, Mateo 10: 7-14, Mateo 12:30, Lucas 19:10 y Lucas 12: 8, por nombrar algunos.

    En Marcos 16:15, nos dice que prediquemos el evangelio "a toda la creación". El propósito es que otros también sepan y crean, y en ese sentido, los creyentes también reciban la vida eterna. Como Jesús les dice a sus discípulos en Juan 5:24:

    “De cierto, de cierto os digo que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida”. Es un regalo al alcance de todos.

    Por qué es importante la evangelización

    Evangelizar es simplemente compartir con otra persona las buenas nuevas. Y podría significar cualquier buena noticia, pero en el sentido bíblico, la palabra evangelización se refiere a las buenas nuevas acerca de Jesús.

    Entonces, el evangelismo no se trata de un método o un programa, o alguna área del ministerio de la iglesia; simplemente es un rol que el evangelista (seguidor individual de Jesús) al contar la historia de la salvación y las buenas nuevas de Jesús.

    Entonces, cada creyente está llamado a ser un evangelista. El Espíritu inspira y da la oportunidad de hablar sobre las buenas nuevas de Jesús; que Jesucristo es el hijo de Dios y fue enviado por el padre a vivir como hombre en la tierra, a morir en una cruz por nuestros pecados y a resucitar para vencer a la muerte y darnos la vida eterna.

    A través del sacrificio de Jesús obtenemos el perdón de los pecados y el poder de cambiar. Esas son las buenas nuevas de las que se habla en el evangelismo. La salvación por medio de la fe es la base de la verdad que expresa un evangelista.

    ¿Qué dice la Biblia sobre la evangelización?

    Además de las propias palabras de Jesús sobre la importancia del evangelismo, sus apóstoles dijeron e hicieron casi lo mismo. Sabemos por el Libro de los Hechos que después de la resurrección de Cristo, los apóstoles fueron llenos del Espíritu Santo y fueron esparcidos por la tierra para predicar la palabra (Hechos 8: 4-25).

    En Romanos, el apóstol Pablo pasa tiempo instruyendo a la iglesia primitiva sobre la desesperada necesidad de evangelizar para que todos puedan ser salvos. Como pregunta Pablo:

    “¿Cómo, entonces, pueden invocar a Aquel en quien no han creído? ¿Y cómo pueden creer en Aquel de quien no han oído? ¿Y cómo pueden oír sin que alguien les predique?” (Romanos 10:14).

    El mensaje debe enviarse y entregarse para que sea recibido, escribe Pablo, sin importar el costo o el riesgo. El apóstol Pedro nos instó a “estar siempre preparados para dar respuesta a todo el que te pida que le des la razón de la esperanza que tienes” (1 Pedro 3:15).

    Ejemplos de evangelismo

    Vemos ejemplos de evangelismo en todo el Nuevo Testamento, particularmente en el Libro de los Hechos. Por ejemplo, Hechos 2 nos dice cómo Pedro, lleno del Espíritu Santo, predicó con valentía a la multitud, y unas 3000 personas creyeron y fueron bautizadas (Hechos 2:41).

    En Hechos 8, el Espíritu Santo incitó a Felipe a acercarse a un importante funcionario etíope que viajaba en su carro hacia el sur por un camino desértico hacia Gaza. Felipe obedeció, y cuando escuchó al oficial leer el libro de Isaías, lo usó para entablar una conversación que finalmente lo llevó a compartir las buenas nuevas con el hombre, quien creyó y fue bautizado (Hechos 8: 26-40).

    Además, en Hechos está la historia de cómo Pablo y Silas compartieron el evangelio con su carcelero después de un violento terremoto. El carcelero creyó, "él y toda su casa" (Hechos 16:34), y Pablo y Silas los bautizaron a todos.

    ¿Deberían todos los cristianos evangelizar?

    Jesús fue claro en Sus directivas: Debemos amar a Dios, amar a los demás, arrepentirnos de nuestros pecados, creer en Él y difundir estas Buenas Nuevas por toda la tierra. La salvación de Dios nunca tuvo la intención de ser un secreto. Jesús predicó a miles en el nombre del Padre, advirtiéndoles, enseñándoles y sanándolos.

    Luego, voluntariamente, murió en una cruz, muy pública, tortuosa y humillante, flanqueado por criminales, como sacrificio. Como dijo en una de sus últimas palabras en la cruz, “Consumado es” (Juan 19:30), un término común en ese momento para referirse al pago de una deuda. Con esas palabras, Jesús esencialmente estaba diciendo que Su muerte canceló nuestra deuda de pecado. Fuimos redimidos.

    Luego, después de Su resurrección pero antes de Su ascensión al cielo, Jesús les dijo a los apóstoles que estaba enviando un "abogado" para que fuera su ayuda. Ese abogado, el Espíritu Santo, los ayudaría a llevar a cabo su asignación. Como dijo Jesús justo antes de ascender al cielo:

    “Recibirás poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ti; y seréis mis testigos en Jerusalén, y en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1: 8).

    Eso no fue una sugerencia sino una orden: “ustedes serán mis testigos”. “Ustedes van a difundir mi mensaje”. “Se lo dirás a los demás para que ellos también puedan vivir”.

    Cómo evangelizar bien en diferentes situaciones

    Hay varios enfoques o métodos de evangelización, tan variados como cualquier otra forma de comunicación. Pero la Biblia nos dice que somos el vaso: a través del poder del Espíritu Santo, podemos comunicar el mensaje de Jesucristo sin falta. Ten en cuenta que las palabras no son la única forma de compartir las Buenas Nuevas.

    En algún momento, deberás contarle a alguien el evangelio de una manera que pueda entenderlo y aceptarlo como verdad. Pero a menudo, tus acciones pueden ser una apertura cuando se trata de personas que se oponen firmemente a tu fe, como los ateos, la gente que no cree en Dios, o los que viven un estilo de vida en oposición directa a los caminos del Señor.

    En estos casos, el evangelismo de servicio, como el que practican los ministerios de alimentos y los ministerios de sanación o de respuesta a desastres, puede ser una introducción. Las Escrituras nos instan a recordar que cuando creemos y somos contados entre los seguidores de Cristo, es importante que representemos bien nuestra fe.

    Cómo debe ser nuestro comportamiento

    Jesús nos recuerda que debemos “dejar brillar nuestra luz” ante los demás para que puedan ver nuestras buenas obras y Dios pueda ser glorificado a través de nosotros (Mateo 5:16). Pablo, en 2 Corintios 5:20, nos dice que somos embajadores de Cristo, como si Dios hiciera su llamado a través de nosotros.

    Además, debemos ser amables con las personas a fin de hacerlas creer, y sabios en cuanto a aprovechar las buenas oportunidades para compartir el Evangelio. Pablo dice que debemos ser sabios en la forma en que actuamos con los de afuera; es necesario aprovechar al máximo cada oportunidad. Que la conversación sea siempre llena de gracia, sazonada con sal, para que sepamos responder a todos (Colosenses 4: 5-6). En la carta de Pablo a su joven aprendiz Timoteo, él insta:

    “Y el siervo del Señor no debe ser pendenciero, sino amable con todos, capaz de enseñar, no resentido. Los oponentes deben ser amablemente instruidos, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento y los lleve al conocimiento de la verdad, y que recobren sus sentidos y escapen de la trampa del diablo, que los ha llevado cautivos para hacer su voluntad” (2 Timoteo 2: 24-26).

    Además, debemos permanecer arraigados en la Palabra de Dios y en nuestra fe y la instrucción misericordiosa que hemos recibido (2 Timoteo 3: 14-16). Esto no solo nos ayuda en tiempos de tentación, sino que también nos recuerda que estamos llenos del Espíritu para que Él pueda usarnos en cualquier momento.

    Finalmente, debemos ser valientes y tener confianza en nuestra fe. Nuestra confianza es contagiosa, al igual que el Espíritu Santo. En Hechos 4:13, los líderes quedaron impresionados por la audacia del alcance y el testimonio de Pedro y Juan y supieron sin lugar a dudas que los apóstoles habían estado con Jesús.

    Esa audacia ayudó a la iglesia a explotar a medida que más y más creyentes, atraídos por ese fervor, también creyeron y se llenaron poderosamente del Espíritu Santo. Los creyentes comenzaron a orar pidiendo valentía (Hechos 4: 29-30); sabían que funcionaba.

    Echa un vistazo a: Pablo Y Silas. Experiencias Y Enseñanzas

    Pensamientos finales

    Imagina que tienes el secreto de la vida a tu alcance, las respuestas a todas las preguntas de la vida y las mejores noticias hasta el momento. Puedes revelar ese secreto una y otra vez, y solo se hará más grande y mejor, no solo para ti sino también para todos los demás.

    Buenas noticias: Como cristianos, tenemos ese “secreto”, solo que no es un secreto en absoluto, sino una verdad destinada a ser compartida. El compartir esa verdad, las buenas nuevas de Jesús, te hace un evangelista, no pierdas la oportunidad de serlo.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información