Qué significa hacer vallado en la Biblia

Qué significa hacer vallado en la Biblia. El término “vallado” es procedente de la palabra “valla” que de acuerdo a la Real Academia Española se refiere a un cerco que se levanta y se construye con la tierra comprimida con el fin de proteger un lugar y evitar el acceso a éste.

Te invito a leer: Oración para comenzar un nuevo día. ¡10 Versículos alentadores!

Sin embargo en la biblia la palabra “vallado” encierra muchos aspectos de gran importancia, ya que se considera como un cerco de protección, en el cual se le presta ayuda a la persona que se encuentre en dificultades o que se encuentre afligido en una etapa de su vida, bien sea por el trabajo, la familia, la salud, las finanzas, entre otros.

Índice De Contenidos

    Qué significa hacer vallado en la biblia. Significado

    Ciertamente el vallado representa una pared que es construida partiendo del Espíritu Santo, y si tienes una fe absoluta y verdadera, esa protección divina será aún mayor.

    De esta manera, una espiritualidad plena te proporciona protección y te genera la paz que necesitas en tu vida. Así que si tienes desasosiego en alguna fase de tu vida, debes ser capaz de levantar ese vallado que te resguardará de todo mal. Recuerda que eres Hijo de Dios y tiene al Espíritu Santo de tu parte.

    Este cerco de protección te va a ayudar a alejar los malos pensamientos, malas energías, actitudes negativas, que van en contra de tu salud espiritual. Dios siempre te bendecirá y proteger con su manto mientras haces tu vida y sigues tu rutina.

    Es decir, que donde quiera que te encuentres, estarás cercado por el Espíritu Santo y nada malo te puede perturbar. Sin embargo no estás exento a tener dificultades, pero siempre prevalecerá tu paz, tu armonía espiritual en media de la tormenta.

    Ese vallado impide a que puedas caer en las tentaciones de enojarte, decir malas palabras, perder el control ante una situación adversa, porque estás cercado en el nombre de Jesucristo y su poder te guardará de caer. Por el contrario mantendrá tu cabeza en alto y te levantará como a las águilas y te dará fuerzas como las del búfalo.

    Para que tu vallado sea sólido debes poner de tu parte y protegerte a ti mismo. Primeramente debes mantener siempre la comunión con Dios, fortalecerte en la fe, leer la palabra, ayunar, orar y congregarte. Recuerda que la oración entre los hermanos tiene poder para restaurar y para proteger a los cristianos.

     En este sentido, mientras mayor sea la energía y sinceridad de tu espíritu, nadie podrá derribar ese vallado construido a través del Espíritu Santo, ya que no existe nada más fuerte en el mundo que el amor que pueda sentirse por Dios. Así que si tu relación con el Señor es sólida, en tu espíritu siempre existirá la alegría y el gozo de Dios que sobrepasa todo entendimiento.

     Aspectos importantes para construir un vallado

    La Biblia nos muestra que todos los creyentes e Hijos de Dios deben levantar un vallado espiritual que los resguarde y los mantenga alejados de toda maldad. Esta pared de esperanza te protegerá y te mantendrá al margen de sentimientos como la depresión, la envidia, pensamientos negativos, tristeza, perversión, entre otros que nos puedan atormentar y desviar del camino verdadero que es Cristo.

    De esta manera que todo lo que hagas y todo lo que proclames debe ir acompañado con el mensaje y con el propósito que te asignó el Señor en este mundo. Si cada acto lo haces con fe, tendrás retribución por eso.

    Es decir que toda persona que actúa con amor recibe amor, por esta razón, cuando se purifica y se nutre tu alma, estarás constantemente resguardado por Dios. Pero es importante que consideres los siguientes aspectos:

    1.- El poder de la oración

    El poder de la oración es inquebrantable, pero debe estar acompañada de la fe, sinceridad, amor y esperanza, siempre confiando en que Dios te escucha y tiene el poder de cumplir las peticiones de tu corazón.

    Te puede interesar leer: Oración de tranquilidad y esperanza según la biblia

    En este sentido, la oración forma parte esencial de nuestro vallado, ya que a través del clamor recibimos la gloria de Dios, y su presencia nos da la fortaleza necesaria para enfrentarnos al día día, superando las adversidades y dando buen testimonio como Hijos de Dios que somos. Además cuando oramos sentimos la paz del Señor.

    La oración además ilumina nuestro camino, nos llena de la luz admirable de Cristo y renueva nuestras fuerzas. Es nuestra herramienta para derribar potestades malignas y desviar toda tentación de nuestra vida, pensamientos y alma, cerrándole el paso a cualquier situación negativa que se nos presente y abriéndole las puertas al Espíritu santo de Dios.

    En este sentido, la bendición del vallado según la biblia es para todos los fieles creyentes que dependen únicamente del Padre Celestial y para aquellas personas que están de victoria en victoria, proyectando el poder de Dios en su vida con amor y bondad.

    De esta manera que cuando colocas una valla en tu vida espiritual, estás probando que estás decidido a clamar por tu larga vida, dispuesto siempre a recibir un derramamiento del fuego celestial proveniente del Dios omnipotente, del Todopoderoso.

    Así que cuando le cerramos las puertas a la maldad, a todo lo negativo, al odio y al desamor, estamos garantizando nuestro crecimiento espiritual arraigado en la sabiduría, lo que te permitirá aferrarte al Señor con todas tus fuerzas y esperanza. Al respecto puedes hacer la siguiente oración:

    Padre celestial, Señor nuestro

    Te damos gracias porque cuando estamos ante ti, tu gracia se derrama sobre nosotros y nos adviertes las asechanzas del maligno contra nosotros.

    Te pido que perdones mis pecados y que siempre me tengas alejado del enemigo.

    Aleja todas las tentaciones de mi vida para que no pueda dejar ninguna puerta abierta al enemigo.

    Entrego mi alma a ti, levanta un vallado para mi protección y no me desampares nunca,

    De igual forma protege a mi familia, a mis seres queridos, a mis hermanos en Cristo.

    Te pido mi Señor que mi vallado sea fuerte y que me proteja por siempre. Dame la fortaleza para vencer frente las adversidades.

    Ayúdame en mis necesidades y debilidades. Escucha mi oración y hazme un verdadero Hijo tuyo mi Dios amado,

    En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, Amén

    2.- Aléjate del pecado

    El pecado constituye la puerta de entrada al desaliento y a la preocupación, por lo cual debes limpiar tu alma y tu espíritu mediante el arrepentimiento, y esto debes hacerlo todos los días de tu vida, constantemente.

    En este sentido, el camino del bien es el sendero que debemos transitar para glorificar y enaltecer la palabra de Dios. De esta manera el enemigo no tendrá ninguna puerta abierta para entrar en nuestra vida, tal como lo asegura la palabra:

     “Así Satanás no se aprovechará de nosotros, pues conocemos muy bien sus malas intenciones” (2Corintios 2:11)

    De esta manera, las personas levantan vallas protectoras durante su vida a través de las oraciones, pidiendo el resguardo de su familia, hijos, seres queridos y esto es de gran importancia para Dios, quien responde a las peticiones de sus Hijos ante las diferentes situaciones difíciles que se les puedan presentar.

    Por lo cual, debes comenzar a protegerte a ti mismo, construyendo vallados que le impedirán la entrada a los malos pensamientos y a los sucesos  desfavorables, que nunca podrán ser destruidos mientras impere tu fe en el Señor y permanezca tu comunión con el Espíritu Santo.

    Si te sientes en paz y tienes al Señor de tu lado, todo lo negativo no podrá controlar tu vida, ya que el vallado que has construido es muy fuerte e indestructible porque está plantado sobre la roca que es Cristo, sobre su padre y sobre el Espíritu Santo.

    3.- Cuida todos los aspectos de tu vida

    La construcción de nuestro vallado debe hacerse bajo la cobertura del Espíritu Santo, quien nos resguardará de todo mal, nos alejará del pecado y de las tentaciones. Nos dará las fuerzas para superar situaciones adversas. Nos permitirá confiar en el Señor porque estamos bajo su protección divina y por eso tenemos más confianza en que podemos lograr las cosas.

    Sin embargo como cristianos debemos considerar todos los aspectos relacionados a nuestra vida en general, debemos cuidar nuestra mente, nuestro cuerpo y fortalecer nuestra alma para nunca desviarnos del propósito que Dios tiene para nosotros.

    Como creyentes debemos recordar que somos templo y morada del Espíritu Santo, que debemos ser decorosos, prudentes y controlar nuestros deseos carnales. No somos de este mundo, pero debemos vivir en él, convivir con los demás, trabajar, estudiar, entre otras cosas.

    Así que debemos actuar como Hijos de Dios en todos los espacios y no solo cuando estemos en la iglesia o enfrente de nuestros hermanos en Cristo, ya que el Señor conoce todo de nosotros y escudriña nuestros corazones, sabe nuestras intenciones y las peticiones, sueños, proyectos que tenemos.

    Por lo cual, debemos ser vigilantes en nuestra vida física y espiritual, en la dirección que toman nuestros pensamientos, las palabras que empleamos y cómo nos comportamos. De nada sirve construir un vallado si tenemos una vida desordenada, llena de debilidades, de pecados, de resentimientos.

    Asimismo debemos cuidar nuestra relación matrimonial, familiar, laboral, ya que debemos ante todo manifestar el carácter de Cristo y servir de testimonio de lo que hace Dios en cada uno de sus Hijos. Ten siempre en cuenta de que tienes la mente de Cristo y que eres un hijo de Dios y por eso te hacer ser más que vencedor, tal como se puede apreciar en la palabra:

    “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:36-39)

    Cómo levantar un vallado

    Las Sagradas Escrituras nos muestran que cuando venimos a Cristo, hemos pasado de pertenecer al reino de las tinieblas al Reino de luz.

    Qué significa hacer vallado en la Biblia
    Qué significa hacer vallado en la Biblia

    Así que Satanás es enemigo del Señor y de todo aquello que le pertenece a Dios, por los cual los creyentes debemos estar siempre velando y orar con fervor diariamente, ya que este enemigo, siempre estará buscando el momento indicado para desviarnos del camino correcto y destruir nuestras vidas.

    Así que la Palabra nos exhorta a construir un vallado con ladrillos espirituales que no se puedan derribar, y esto se logra mediante la comunión que tengamos con nuestro Señor, orando siempre por nuestra protección y por la de nuestra familia y seres queridos.

    El enemigo no descansa nunca y siempre estará asechando, sobre todo a los Hijos de Dios porque él aprovechará una brecha que les dejemos para poder entrar y realizar su obra de maldad y perjudicarnos en todos los aspectos de nuestra vida a los que tenga acceso o encuentre una entrada.

    Él se aprovecha de los momentos difíciles donde nos encontramos débiles, tristes y con pocas fuerzas. Por lo cual es ahí donde más debemos acercarnos a Dios y pedirle mucha fortaleza para superar las pruebas con éxito y obtener la victoria.

    Hay que mencionar que la única manera en la que el diablo tiene lugar en nuestra vida es cuando le damos acceso legal, viviendo una vida pecaminosa o en desobediencia, de lo contrario él no posee ninguna autoridad sobre los hijos de Dios porque tenemos la armadura de Cristo.

    En este sentido, si tenemos la capacidad de discernir, saber los planes de Dios para nuestra vida, y actuar según lo que nos enseña la Palabra de Dios, Satanás nunca podrá perjudicarnos ni tener acceso a nuestra vida.

    Así que como Hijos de un Dios vivo, debemos construir un vallado indestructible, con paredes bien fuertes para que el enemigo no se nos acerque, ni a nosotros ni a nuestra familia y seres queridos, ya que hemos puesto una barrera que nos aleja de toda maldad y nos proporciona la luz que es Cristo.

    Puedes leer: 30 Versículos para protección del hogar

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir